MercurioVenusTierraMarteJúpiterSaturnoUranoNeptuno

http://www.20minutos.es/minuteca/astronomia/

Distribuir contenido
Noticias de Astronomía en 20MINUTOS.ES
Actualizado: hace 5 horas 59 mins

La NASA predice con exactitud el impacto de un pequeño asteroide

Mié, 16/03/2022 - 12:49

Astrónomos han sido capaces de predecir exactamente dónde y cuándo impactaría un pequeño asteroide que golpeó la atmósfera sobre el Mar de Noruega antes de desintegrarse el 11 de marzo de 2022.

Dos horas antes de que el asteroide impactara, K. Sarneczky, del Observatorio Piszkésteto en el norte de Hungría, informó por primera vez de las observaciones del pequeño objeto 2022 EB5 al Minor Planet Center, el centro de intercambio de información reconocido internacionalmente para las mediciones de posición de pequeños cuerpos celestes. El objeto se publicó en la página de confirmación de objetos cercanos a la Tierra del Minor Planet Center para marcarlo para observaciones adicionales que lo confirmarían como un asteroide previamente desconocido.

El sistema de evaluación de riesgos de impacto "Scout" de la NASA tomó estas primeras medidas para calcular la trayectoria de 2022 EB5. Tan pronto como Scout determinó que 2022 EB5 iba a golpear la atmósfera de la Tierra, el sistema alertó al Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) y a la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA, y marcó el objeto en la página web de Scout para notificar el objeto cercano a la comunidad observadora.

Mantenido por CNEOS en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, Scout busca automáticamente en la base de datos del Minor Planet Center posibles nuevos impactadores a corto plazo. CNEOS calcula todas las órbitas conocidas de asteroides cercanos a la Tierra para mejorar las evaluaciones de riesgo de impacto en apoyo de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria.

"Scout tenía solo 14 observaciones durante 40 minutos de un observatorio para trabajar cuando identificó por primera vez el objeto como un impactador. Pudimos determinar las posibles ubicaciones de impacto, que inicialmente se extendieron desde el oeste de Groenlandia hasta la costa de Noruega", dijo en un comunicado Davide Farnocchia, ingeniero de navegación en JPL que desarrolló Scout. "A medida que más observatorios rastrearon el asteroide, nuestros cálculos de su trayectoria y ubicación del impacto se volvieron más precisos".

Scout determinó que 2022 EB5 entraría en la atmósfera al suroeste de Jan Mayen, una isla noruega a casi 470 kilómetros de la costa este de Groenlandia y al noreste de Islandia. A las 22.23 UTC, 2022 EB5 golpeó la atmósfera según lo predicho por Scout, y los detectores de infrasonidos confirmaron que el impacto ocurrió a la hora prevista.

Los asteroides diminutos como 2022 EB5 son numerosos e impactan en la atmósfera con bastante frecuencia, aproximadamente cada 10 meses"

A partir de las observaciones del asteroide a medida que se acercaba a la Tierra y la energía medida por los detectores de infrasonidos en el momento del impacto, se estima que 2022 EB5 tenía un tamaño de aproximadamente 2 metros. Los pequeños asteroides de este tamaño se vuelven lo suficientemente brillantes como para ser detectados solo en las últimas horas antes de su impacto (o antes de que se acerquen mucho a la Tierra). Son mucho más pequeños que los objetos que la NASA le encarga a la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria que detecte y advierta.

"Los asteroides diminutos como 2022 EB5 son numerosos e impactan en la atmósfera con bastante frecuencia, aproximadamente cada 10 meses", dijo Paul Chodas, director de CNEOS en JPL. "Pero muy pocos de estos asteroides han sido realmente detectados en el espacio y observados extensamente antes del impacto, básicamente porque son muy débiles hasta las últimas horas, y un telescopio de exploración tiene que observar el lugar correcto del cielo en el momento adecuado para uno para ser detectado".

Realizar un seguimiento y calcular sus trayectorias

Un asteroide más grande con potencial de impacto peligroso se descubriría mucho más lejos de la Tierra. El objetivo de la NASA es realizar un seguimiento de tales asteroides y calcular sus trayectorias para tener un aviso de muchos años antes de un impacto potencial en caso de que se identifique uno. Pero este evento del mundo real con un asteroide muy pequeño permitió a la comunidad de defensa planetaria ejercitar capacidades y dio cierta confianza en que los modelos de predicción de impacto en CNEOS son altamente capaces de informar la respuesta al impacto potencial de un objeto más grande.

2022 EB5 es solo el quinto asteroide pequeño que se detecta en el espacio antes de golpear la atmósfera de la Tierra. El primer asteroide descubierto y rastreado mucho antes de chocar con la Tierra fue 2008 TC3, que ingresó a la atmósfera sobre Sudán y se desintegró en octubre de 2008. Ese asteroide de 4 metros de ancho dispersó cientos de pequeños meteoritos sobre el Desierto de Nubia. A medida que las encuestas se vuelvan más sofisticadas y sensibles, se detectarán más de estos objetos inofensivos antes de ingresar a la atmósfera.

Descubierta la mayor molécula en un disco de formación de planetas

Mar, 08/03/2022 - 14:13

Un equipo de investigadoras del Observatorio de Leiden, en los Países Bajos, han detectado por primera vez dimetil éter en un disco de formación de planetas, que, con nueve átomos, se convierte en la molécula más grande identificada en un disco de este tipo hasta la fecha.

El descubrimiento, que ha sido posible gracias al instrumento Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), ubicado en Chile, es un precursor de moléculas orgánicas de mayor tamaño que pueden conducir a la aparición de vida.

Nashanty Brunken, estudiante de máster en el Observatorio de Leiden y autora principal de este estudio que se publica hoy en Astronomy & Astrphysics, explica que "a partir de estos resultados podemos aprender más sobre el origen de la vida en nuestro planeta y, por lo tanto, tener una mejor idea del potencial de vida en otros sistemas planetarios".

El dimetil éter es una molécula orgánica comúnmente detectada en nubes de formación estelar, pero nunca antes se había encontrado en un disco de formación de planetas.

El equipo también hizo una detección tentativa de formiato de metilo, una molécula compleja similar al dimetil éter que también es una pieza clave en la construcción de moléculas orgánicas aún más grandes.

"Es realmente emocionante detectar por fin estas moléculas de mayor tamaño en los discos. Durante un tiempo pensamos que no iba a ser posible observarlos", afirma la coautora Alice Booth, también investigadora en el Observatorio de Leiden.

El hallazgo de las moléculas

Las moléculas se encontraron en el disco de formación de planetas que hay alrededor de la joven estrella IRS 48, también conocida como Oph-IRS 48, ubicada a 444 años luz de distancia, en la constelación de Ofiuco.

IRS 48 ha sido objeto de numerosos estudios porque su disco contiene una "trampa de polvo" atmosférica con forma de anacardo.

Esta región, que probablemente se formó como resultado de un planeta recién nacido o una pequeña estrella compañera ubicada entre la estrella y la trampa de polvo, retiene un gran número de granos de polvo de tamaño milimétrico que pueden unirse y convertirse en objetos de tamaño kilómetro como cometas, asteroides y, potencialmente, incluso planetas.

Se cree que muchas moléculas orgánicas complejas, como el dimetil éter, surgen en nubes de formación estelar, incluso antes de que nazcan las estrellas mismas. En estos ambientes fríos, los átomos y las moléculas simples, como el monóxido de carbono, se adhieren a los granos de polvo, formando una capa de hielo y experimentando reacciones químicas que resultan en moléculas más complejas.

La comunidad astronómica descubrió recientemente que la trampa de polvo que hay en el disco de IRS 48 también es un depósito de hielo que alberga granos de polvo cubiertos con este hielo rico en moléculas complejas.

En esta región del disco es donde ALMA ha detectado signos de la molécula de dimetil éter: a medida que el calentamiento de IRS 48 sublima el hielo en gas, las moléculas atrapadas, heredadas de las nubes frías, se liberan y se vuelven detectables.

"Lo que hace que esto sea aún más emocionante es que ahora sabemos que estas moléculas complejas de mayor tamaño están disponibles para alimentar el proceso de formación de planetas en el disco", señala Booth.

"Esto no se sabía antes, ya que en la mayoría de los sistemas estas moléculas están ocultas en el hielo", añade.

El descubrimiento del dimetil éter sugiere que muchas otras moléculas complejas que se detectan comúnmente en regiones de formación estelar también pueden estar al acecho en estructuras heladas presentes en discos de formación de planetas.

Estas moléculas son las precursoras de moléculas prebióticas como los aminoácidos y los azúcares, que son algunos de los componentes básicos de la vida. Estudiando su formación y evolución se puede mejorar nuestra comprensión de cómo las moléculas prebióticas terminan en los planetas, incluido el nuestro.

"Estamos muy contentos de poder comenzar a seguir todo el viaje de estas moléculas complejas desde las nubes que forman estrellas hasta los discos de formación de planetas y cometas. Esperemos que, con más observaciones, podamos acercarnos un paso más a la comprensión del origen de las moléculas prebióticas en nuestro propio Sistema Solar", concluye Nienke van der Marel, investigadora del Observatorio de Leiden que también participó en el estudio.

Qué son estas esferas de cristal que han encontrado en la Luna

Sáb, 26/02/2022 - 11:59

La misión Yutu-2 de China ha hecho un misterioso descubrimiento en su investigación de la cara oculta de la Luna. Brillando en medio del polvo seco y gris, la cámara panorámica del rover detectó dos pequeñas esferas intactas de vidrio translúcido.

Tal y como recoge Science Alert, estas esferas pueden registrar información sobre la historia de la Luna, incluida la composición de su manto y los eventos de impacto. Yutu-2 no pudo obtener datos de composición, pero estas piezas lunares naturales podrían ser importantes objetivos de investigación en el futuro.

El vidrio no es raro en la Luna, como suele suceder. El material se forma cuando el material de silicato se somete a altas temperaturas, y ambos ingredientes están fácilmente disponibles en la Luna.

En el pasado lunar, hubo un extenso vulcanismo que condujo a la formación de vidrio volcánico; y los impactos de objetos más pequeños, como los meteoritos, también generan un calor intenso, lo que da como resultado la formación de vidrio.

Esto último es lo que podría estar detrás de las esférulas observadas por Yutu-2, según un equipo de científicos dirigido por el geólogo planetario Zhiyong Xiao de la Universidad Sun Yat-sen y la Academia de Ciencias de China.

Sin embargo, es difícil saberlo con certeza, porque la mayoría del vidrio encontrado en la Luna hasta la fecha tiene un aspecto diferente de las esférulas descubiertas por Yutu-2. Hay esférulas en abundancia, pero tienden a tener menos de un milímetro de tamaño.

En la Tierra, estas diminutas esferas de vidrio se crean durante un impacto, generando un calor tan intenso que la corteza se derrite y se rocía en el aire. El material fundido se endurece y vuelve a caer en forma de diminutas perlas de vidrio.

Las esférulas de Yutu-2 son mucho más grandes, de 15 a 25 milímetros de ancho. Eso por sí solo no los hace únicos; se recuperaron bolas de vidrio de hasta 40 milímetros de diámetro del lado cercano de la Luna durante la misión Apolo 16. Estos se rastrearon hasta un cráter cercano y se cree que también son esférulas de impacto.

Lo novedoso

Pero hay diferencias entre los dos descubrimientos. Como explican Xiao y sus colegas, las esferas del otro lado parecen ser translúcidas o semitransparentes y tienen un brillo vítreo. Además de las dos que parecen translúcidas, encontraron cuatro esférulas más que tienen un brillo similar, pero no se pudo confirmar su translucidez.

Estas esférulas se encontraron cerca de cráteres de impacto recientes, lo que podría sugerir que se formaron durante impactos de meteoritos lunares, aunque es posible que ya estuvieran presentes, enterradas bajo la superficie y simplemente excavadas por impactos.

Sin embargo, el equipo cree que la explicación más probable es que se formaron a partir de un vidrio volcánico llamado anortosita que se derritió nuevamente con el impacto, volviéndose a formar en globos redondos translúcidos.

"En conjunto, la morfología peculiar, la geometría y el contexto local de los glóbulos de vidrio son consistentes con los vidrios de impacto anortosíticos", escriben los investigadores en su artículo.

Esto podría convertir a los objetos en el equivalente lunar de las formaciones terrestres llamadas tectitas: objetos vítreos del tamaño de un guijarro que se forman cuando el material de la Tierra se derrite, se rocía en el aire y se endurece y se convierte en una bola a medida que vuelve a caer, como una versión más Los científicos no están seguros sin estudiar su composición, pero si son tectitas lunares, podrían ser bastante comunes en la superficie lunar. Esto ofrece algunas posibilidades tentadoras para futuras investigaciones, dice el equipo.

"Como el primer descubrimiento de glóbulos de vidrio macroscópicos y translúcidos en la Luna, este estudio predice que dichos glóbulos deberían ser abundantes en las tierras altas lunares, proporcionando objetivos de muestreo prometedores para revelar la historia de impacto temprano de la Luna", concluyen.

Un agujero negro desafía todos los conocimientos actuales sobre su formación: ¿por qué gira así?

Jue, 24/02/2022 - 21:56

Un agujero negro desafía los modelos actuales sobre la formación de estos objetos a raíz de una supernova, pues los astrónomos han observado que gira en una dirección fuertemente desalineada respecto al plano orbital que comparte con una estrella.

El estudio que publica hoy Science y cuenta con participación del Centro de Astrobiología, del Instituto Astrofísico de Canarias y de la Universidad de la Laguna (Tenerife) señala que esa desalineación es de al menos 40 grados, la mayor observada hasta ahora.

Cuando los objetos forman parte de configuraciones ligadas gravitacionalmente, como un sistema binario en el que una estrella y un agujero negro giran uno alrededor del otro, sus ejes de rotación tienden a alinearse entre sí y a ser perpendiculares al plano orbital.

Si está lo suficientemente cerca de su compañera binaria, el agujero negro extraerá material de esta y formará un disco de acreción alrededor suyo, el cual puede emitir radiación óptica y de rayos X.

Los agujeros negros en proceso de acreción suelen formar haces de materia ionizada lanzados a lo largo de su eje, llamados chorros relativistas o jet.

Aunque estos rasgos se utilizan a menudo para caracterizar las propiedades fundamentales de un agujero negro, los métodos estándar utilizados para medir su giro a partir de las observaciones de rayos X suponen una desalineación insignificante de los ejes.

Motivo de la desalineación

El sistema binario MAXI J1820+70 está ubicado en nuestra galaxia a unos 10.000 años luz de la Tierra y formado por una agujero negro con una masa aproximadamente ocho veces mayor que la del Sol y su estrella compañera.

El equipo presenta en el estudio observaciones polarimétricas ópticas del sistema binario, lo que permite determinar la orientación del disco de acreción y las combinan con otras anteriores de la orientación de los chorros relativistas.

Así, los astrónomos han visto que el eje de giro está desalineado con respecto al plano orbital del sistema en al menos 40 grados, la mayor desviación registrada hasta ahora.

Esta elevada desalineación debe haberse generado durante la formación del agujero negro, ya que la acreción de masa y las fuerzas de marea siempre acercan los ejes a la alineación, consideran los autores.

Descubren un mundo como Tatooine: un exoplaneta raro con dos soles a 245 años luz de la Tierra

Mié, 23/02/2022 - 12:51

Un exoplaneta raro que orbita alrededor de dos estrellas a la vez ha sido detectado utilizando un telescopio terrestre por un equipo dirigido por la Universidad de Birmingham.

El planeta, llamado Kepler-16b, hasta ahora solo se había visto con el telescopio espacial Kepler. Orbita alrededor de dos estrellas, con las dos órbitas también orbitando entre sí, formando un sistema estelar binario. Kepler-16b se encuentra a unos 245 años luz de la Tierra y, al igual que el planeta natal de Luke Skywalker, Tatooine, en el universo de Star Wars, tendría dos puestas de sol si pudieras pararte en su superficie.

El telescopio de 193 cm utilizado en la nueva observación tiene su base en el Observatoire de Haute-Provence, en Francia. El equipo pudo detectar el planeta utilizando el método de velocidad radial, en el que los astrónomos observan un cambio en la velocidad de una estrella cuando un planeta orbita alrededor de ella.

La detección de Kepler-16b utilizando el método de velocidad radial es una demostración importante de que es posible detectar planetas circumbinarios utilizando métodos más tradicionales, con mayor eficiencia y menor costo que utilizando naves espaciales.

Es importante destacar que el método de velocidad radial también es más sensible a los planetas adicionales en un sistema, y también puede medir la masa de un planeta, su propiedad más fundamental.

Descubren una de las estrellas más luminosas de la Vía Láctea

Mar, 22/02/2022 - 13:34

Un equipo internacional de astrónomos, liderado por investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y la Universidad de La Laguna (ULL), ha descubierto una de sus estrellas más masivas y luminosas de la Vía Láctea, tras una densa nube de gas y polvo interestelar.

Denominada 2MASS J20395358+4222505, se trata de una estrella supergigante azul y tiene una masa casi 50 veces mayor que la del Sol, un radio casi 40 veces más grande y una luminosidad que multiplica por un millón la solar, informa el IAC.

Sin embargo, lo más desconcertante para los investigadores es una variación en su velocidad de 60 Kilómetros por segundo, sorprendentemente elevada para sus dimensiones.

El objeto, que ya formaba parte de diferentes catálogos astronómicos, ha podido ser observado con gran precisión y detalle gracias al instrumento MEGARA, instalado en el Gran Telescopio Canarias (GTC o Grantecan).

El estudio se publica hoy en la revista "Monthly Notices of the Royal Astronomical Society", informa la nota.

El IAC explica que la estrella 2MASS J20395358+4222505 es una de las más luminosas de la Vía Lactea y está situada cerca del corazón de la región de formación estelar masiva más cercana, Cygnus-X, a unos 5.700 años luz de la Tierra.

Sin embargo, J20395358+4222505 es una estrella desconocida y la razón de su casi anonimato es que ésta se encuentra detrás de densas nubes de gas y polvo que reducen su luz visible casi 10.000 veces.

Los investigadores creen que, probablemente, la estrella pasará a ser una hipergigante azul, de las cuales se conocen muy pocas en la Vía Láctea.

La minería espacial, cada vez más cerca de hacerse realidad: "Es necesaria incluso para que la humanidad progrese"

Dom, 20/02/2022 - 08:58

Perforar un túnel de varios centenares de metros en un asteroide del tamaño de Texas para colocar una bomba, detonarla y salvar, así, a la humanidad. Suena a ciencia ficción. Lo es. Se trata del argumento de la mítica película 'Armageddon', basada en una particular visión de su director, Michael Bay, de la minería espacial. Abordada más recientemente por el film 'No mires arriba', esta disciplina acapara los focos cada vez que en la industria escasean ciertos materiales abundantes en otros astros. Sin embargo, deberá pasar todavía un tiempo para que la explotación de estos recursos se convierta en una realidad.

No es de extrañar que esta posibilidad de obtener materiales más allá de los límites de la Tierra ejerza una especial fascinación sobre los espectadores, los científicos y las empresas, pues constituye un auténtico desafío para los investigadores y una fuente de recursos casi inagotable. De hecho, uno de los asteroides del millón que orbita en el cinturón entre Marte y Júpiter, el Psyche 16, tiene por sí solo un valor de aproximadamente 10.000 trillones de dólares, gracias a sus reservas de oro, hierro y níquel, según ha calculado la NASA. Pero, ¿en qué consiste exactamente la minería espacial?

Se trata de la explotación de los recursos minerales -aunque el campo no está cerrado a los energéticos- de cuerpos menores que orbitan alrededor de la Tierra, como la Luna y los asteroides, según explica Francisco Javier de Cos, ingeniero de minas y catedrático de la Universidad de Oviedo. No obstante, si la tecnología avanzara lo suficiente, podrían entrar en el punto de mira de esta disciplina también otros astros más lejanos, como los cometas o los satélites de planetas como Júpiter, algunos de ellos muy ricos en hidrocarburos.

¿En qué punto está la minería espacial?

Actualmente, esta ciencia se encuentra todavía en un nivel "incipiente", centrado en "el sondeo, la prospección y la caracterización" de estos cuerpos, para identificar aquellos más interesantes por tener metales raros, preciosos y escasos en la tierra, detalla De Cos. Es precisamente a esto a lo que se dedica el Grupo de Modelización Matemática Aplicada que dirige en la Universidad de Oviedo, a analizar mineralógica y morfológicamente estos astros y estudiar la técnica ideal para explotarlos en el futuro. "Sentamos las bases para una actividad minera posterior. Estamos todavía experimentando, no mandamos misiones ni nada por el estilo", aclara.

"Ahora mismo nos centramos en el sondeo, prospección y caracterización de estos cuerpos. Sentamos las bases para una actividad minera posterior,"

En cuanto a los plazos, no se atreve a poner una fecha, pero no duda que acabará sucediendo. "Tardará un poquito menos, tardará un poquito más, pero es una realidad que va a pasar. Por complejidad y por coste, no va a ser algo inmediato. En cinco o diez años, pues no. A medio plazo, seguro", apunta.

A este respecto se pronuncia también Francisco Espartero, doctor en Astrofísica y en Ingeniería Civil y astrónomo técnico en el Observatorio de Sierra Nevada, que considera que es "cuestión de muy poco tiempo" que la explotación de recursos espaciales arranque y empiece a ser rentable. "No es inminente, pero ya no es ciencia ficción. Ya hay proyectos privados y determinadas agencias de algunos países que se lo están planteando en serio. Estamos convencidos de que en esta década van a comenzar a hacer las primeras apuestas importantes por explotar estos asteroides e incluso los recursos de la Luna", señala.

¿Qué tecnología falta por desarrollar?

El principal escollo que la minería espacial debe superar para convertirse en una realidad es el todavía insuficiente desarrollo tecnológico. Una de las complicaciones para poner en marcha proyectos de explotación espacial es la dificultad para vencer la fuerza de la gravedad, tanto para salir de la Tierra como para regresar tras aterrizar en un asteroide. "Nos resulta muy caro. Hasta ahora, las misiones que han ido a tomar muestras ni se han posado. Echan un chorro de aire y recogen el polvillo y las gotitas que salen despedidos. Orbitar es más o menos fácil, pero despegar de nuevo es muy complicado", subraya De Cos.

Lanzar un kilo de la Tierra al espacio conlleva un "enorme coste", por lo que mandar pesadas máquinas capaces de extraer muchos recursos para hacer explotaciones intensivas representa un "problema". Ante esta coyuntura, algunas voces proponen enviar impresoras 3D y construir in situ las herramientas. Sin embargo, deberían tener también un tamaño considerable para poder crear instrumentos útiles.

"Hay un interés muy importante de la industria privada en la minería espacial. El coste es multimillonario, pero el rendimiento también lo será"

A intentar a desarrollar esta tecnología se han lanzado las agencias y algunas compañías, que tienen la mirada puesta en aprovechar los recursos casi infinitos de los asteroides. "Hay un interés muy importante de la industria privada en la minería espacial. Existe un demanda cada vez mayor de elementos y especies químicas muy concretas que son también muy escasos por parte del sector tecnológico, incluso las de armamento, aeronáutica, navegación espacial, satélites artificiales... Y también entran las cuestiones geopolíticas. El coste es multimillonario, pero el rendimiento también lo será", dice Espartero.

Una de las dificultades para conocer el punto exacto de desarrollo de esta tecnología, lamenta, es que no siempre trasciende toda la información deseada por los expertos. "Además, surge otra cuestión. ¿Cómo colaborarían estos organismos? Lo ideal sería que hubiera un consorcio a nivel mundial en el que tanto el sector privado como el público pudieran ir a una y ayudar realmente a la humanidad", plantea el también profesor del Máster de Astrofísica la UNIR.

Explotación de la Luna

Si bien los asteroides representan uno de los objetivos principales de la minería espacial, es factible que acabe siendo la Luna el primer cuerpo extraterrestre explotado. La misión Artemisa, de la NASA, y otras agencias tienen como finalidad llevar de nuevo al ser humano al satélite terrestre y, una vez logrado, la posibilidad de crear un asentamiento allí facilitaría la extracción de recursos minerales e incluso energía.

Además de minerales interesantes para la industria, la Luna contiene ciertos elementos que no es posible encontrar en la Tierra, como el tritio y el helio 3, que pueden convertirse en el futuro en una de las principales fuentes de energía verde, a través de la fusión nuclear. La complicación radica en obtenerlos, procesarlos, llevarlos al planeta y que todo el proceso resulte rentable. "Si se lograse, la humanidad como tal avanzaría una barbaridad en todos estos temas. Es complicado, pero podría suponer que todo el mundo tuviera acceso a una energía limpia y barata", recalca Espartero.

Beneficio medioambiental

Además de las posibles ventajas energéticas, esta ciencia presenta otros beneficios medioambientales. De acuerdo con un estudio de la Universidad de París-Saclay, por cada kilo de platino minado en el espacio se liberan unos 150 de dióxido de carbono a la atmósfera del astro en cuestión. Esta cantidad se dispara a los 40.000 en el caso de la Tierra, de donde se deduce que esta explotación fuera del planeta reduciría sustancialmente la contaminación.

"Te encuentras con una fuente en la que el recurso es abundante y en la que, si lo explotas adecuadamente, no hay ningún daño ecológico para el planeta"

"No se trata solo de que la minería espacial te permita obtener materiales que escasean en la Tierra, sino que hay muchos cuya extracción es realmente impactante para nuestro ecosistema. Entonces, de un plumazo, te encuentras con una fuente en la que el recurso es abundante y en la que, si lo explotas adecuadamente, no hay ningún daño ecológico para el planeta. Son dos ventajas muy grandes que nos hacen a todos estar convencidos de que tarde o temprano esto va a ir para adelante", relata De Cos.

¿De quién es el espacio? ¿Se puede explotar?

A pesar de que la minería espacial es una ciencia incipiente, ya existe legislación que la regula. Se le aplica el artículo segundo del Tratado del Espacio de 1967, que establece la no apropiación nacional del espacio extraterrestre, la Luna y otros cuerpos celestes, pero eso no implica la prohibición de la explotación de los recursos naturales, explica Elisa González, presidenta de la Asociación Española de Derecho Aeronáutico y Espacial. "Lo permite indirectamente porque no lo prohíbe", incide.

Posteriormente y con el desarrollo de la minería espacial, han ido floreciendo legislaciones espaciales nacionales. La primera nación en pronunciarse fue Estados Unidos, que aprobó en 2015 la Ley de Competitividad de Lanzamientos Espaciales Comerciales (Asteroid Act) y autoriza a sus nacionales explotar los recursos espaciales. A ellos, los siguió en 2017 Luxemburgo, con una ley que permite esto mismo, pero no solo a sus ciudadanos, sino también a extranjeros con una sociedad registrada en el país y con una licencia. Más tarde, Emiratos Árabes Unidos (2020) y Japón (2021) aprobaron regulaciones similares.

González no descarta que los otros diez países firmantes de los Acuerdos Artemisa -un tratado internacional en el marco del programa del mismo nombre con el objetivo de establecer los principios de cooperación para futuras misiones de exploración y explotación civil con fines pacíficos en la Luna, en Marte y en cualquier cometa o asteroide del Sistema solar- procedan del mismo modo y creen su propia legislación al respecto.

De manera simultánea, para profundizar en esta regulación se ha creado el Grupo de trabajo de La Haya sobre gobernanza de recursos espaciales, y la Comisión sobre utilización pacífica del espacio terrestre de las Naciones Unidas también trabaja en esta línea. "Las directrices que salgan de allí, tal vez acaben desembocando en un tratado internacional, pero, como los estados han ido regulando nacionalmente, no hace falta", dice la también directora del módulo espacial del curso de posgrado Especialista en Derecho Aeronáutico y Espacial de ICADE Universidad Pontificia Comillas y AEDAE.

"Llegará un momento en que dependeremos de mirar hacia afuera para poder desarrollarnos"

A la espera de un mayor desarrollo tecnológico y con una legislación casi lista, De Cos tiene claro el futuro de esta disciplina: "Digamos que es una ciencia en la que hay que investigar y mucho, por el futuro potencial que tiene, pero en la que todavía falta recorrido, falta mucho camino por hacer. Es excitante y emocionante, pero no inminente, aunque estrictamente necesario incluso para el progreso de la humanidad. Llegará un momento en que dependeremos de mirar hacia afuera para poder desarrollarnos".

Una bola de fuego procedente de un asteroide cruza Sierra Mágina (Jaén) durante la noche

Mar, 15/02/2022 - 12:06

Una bola de fuego procedente probablemente de un asteroide cruzó Sierra Mágina, en la provincia de Jaén, durante la noche del pasado lunes, según ha informado este martes la Red de Detección de Bólidos y Meteoros MeteoroSMA.

La citada red de la Universidad de Málaga y de la Sociedad Malagueña de Astronomía recoge en su web, que fue a las 21:59 horas del pasado lunes cuando se detectó "una espectacular bola de fuego que se desintegró sobre la provincia de Jaén".

Fue grabada en vídeo por las estaciones de Dehesa San Francisco, en Huelva; El Viso, en Córdoba, y el observatorio de El Torcal, en Málaga. Además, fue captada en una imagen por el observatorio Bootes-2, de la Red Global Bootes. También se obtuvo su espectro, lo que permitirá obtener información sobre su composición.

El bólido comenzó a brillar a 84 kilómetros de altura y recorrió una distancia de 45 kilómetros en dirección sureste a una velocidad media de 45.000 kilómetros por hora sobre el Parque Natural Sierra Mágina. Se extinguió por su roce con la atmósfera cuando estaba a 51 kilómetros de altura.

En el gráfico de su brillo se aprecian varios estallidos que llegaron a alcanzar magnitud -10. La órbita calculada sugiere que el cuerpo progenitor era un asteroide, según ha apuntado la red MeteoroSMA.

Así es el 'megacometa' que se acerca a la Tierra: mide 137 km de ancho

Lun, 14/02/2022 - 07:46
Observaciones con el radiotelescopio ALMA en Chile han confirmado que el cometa C/2014 UN271 (Bernardinelli-Bernstein) procedente de la nube de Oort es un objeto excepcionalmente grande.

La NASA divulga las primeras imágenes captadas por el telescopio espacial 'James Webb'

Dom, 13/02/2022 - 10:32

La agencia aeroespacial de Estados Unidos (NASA), ha divulgado este domingo las primeras imágenes captadas por el nuevo telescopio espacial James Webb, ahora mismo a punto de completar la primera fase de la alineación de su espejo principal, un proceso que durará meses.

Aún así, la NASA ha publicado ya un mosaico de imágenes de 18 puntos de luz estelar organizados al azar, y que servirán de referencia para alinear y enfocar el telescopio.

El telescopio fue lanzado el 25 de diciembre a bordo de un cohete Ariane desde el puerto espacial europeo de Kourou en la Guayana Francesa. Es el sucesor del telescopio Hubble, que lleva en uso más de 30 años. Durante el mes que viene, el equipo ajustará gradualmente los segmentos del espejo hasta que las 18 imágenes se conviertan en una sola estrella, situada en la constelación de la Osa Mayor conocida como HD 84406.

"Tomar tantos datos correctamente el primer día ha requerido que todas las operaciones científicas y los sistemas de procesamiento de datos de Webb aquí en la Tierra funcionaran sin problemas", ha explicado el científico adjunto del telescopio de Webb y astrónomo del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, Marshall Perrin, a la web de la NASA.

Hay que decir que las imágenes que la NASA ha publicado son solo una parte central de ese mosaico más grande, una imagen enorme con más de 2.000 millones de píxeles. Los científicos esperan que las imágenes que capte el telescopio proporcionen información sobre el universo poco después del Big Bang, hace unos 13.800 millones de años.

Descubren Próxima D, un nuevo planeta que orbita alrededor de Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sol

Jue, 10/02/2022 - 14:48

Un equipo de astrónomos que utiliza el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile ha encontrado evidencias de otro planeta orbitando alrededor de Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sistema Solar, según publican en la revista 'Astronomy & Astrophysics'.

Este candidato a planeta es el tercero detectado en el sistema y el más ligero descubierto hasta ahora orbitando esta estrella. Con sólo una cuarta parte de la masa de la Tierra, el planeta es también uno de los exoplanetas más ligeros jamás encontrados.

"El descubrimiento demuestra que nuestro vecino estelar más cercano parece estar repleto de nuevos e interesantes mundos, al alcance de nuevos estudios y futuras exploraciones", explica João Faria, investigador del Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio, en Portugal, y autor principal del estudio. Próxima Centauri es la estrella más cercana al Sol, situada a poco más de cuatro años luz.

El planeta recién descubierto, llamado Próxima d, orbita alrededor de Próxima Centauri a una distancia de unos cuatro millones de kilómetros, menos de una décima parte de la distancia de Mercurio al Sol. Orbita entre la estrella y la zona habitable -el área alrededor de una estrella donde puede existir agua líquida en la superficie de un planeta- y tarda sólo cinco días en completar una órbita alrededor de Próxima Centauri.

Próxima b, un planeta comparable a la Tierra

Ya se sabe que la estrella alberga otros dos planetas: Próxima b, un planeta con una masa comparable a la de la Tierra que orbita la estrella cada 11 días y está dentro de la zona habitable, y el candidato Próxima c, que está en una órbita más larga de cinco años alrededor de la estrella.

Próxima b fue descubierto hace unos años mediante el instrumento HARPS del telescopio de 3,6 metros de ESO. El descubrimiento se confirmó en 2020 cuando los científicos observaron el sistema Próxima con un nuevo instrumento en el VLT de ESO que tenía mayor precisión, el Espectrógrafo Echelle para Exoplanetas Rocosos y Observaciones Espectroscópicas Estables (ESPRESSO).

Fue durante estas observaciones más recientes del VLT cuando los astrónomos detectaron los primeros indicios de una señal correspondiente a un objeto con una órbita de cinco días. Como la señal era tan débil, el equipo tuvo que realizar observaciones de seguimiento con ESPRESSO para confirmar que se debía a un planeta, y no simplemente al resultado de cambios en la propia estrella.

"Tras obtener nuevas observaciones, pudimos confirmar esta señal como un nuevo candidato a planeta --afirma Faria--. Me entusiasmó el reto de detectar una señal tan pequeña y, al hacerlo, descubrir un exoplaneta tan cercano a la Tierra".

Una cuarta parte de la masa terrestre

Con sólo una cuarta parte de la masa de la Tierra, Próxima d es el exoplaneta más ligero jamás medido mediante la técnica de la velocidad radial, superando a un planeta recientemente descubierto en el sistema planetario L 98-59.

Esta técnica consiste en detectar las pequeñas oscilaciones en el movimiento de una estrella creadas por la atracción gravitatoria de un planeta en órbita. El efecto de la gravedad de Próxima d es tan pequeño que sólo hace que Próxima Centauri se mueva de un lado a otro a unos 40 centímetros por segundo (1,44 kilómetros por hora).

"Este logro es extremadamente importante -asegura Pedro Figueira, científico del instrumento ESPRESSO en ESO en Chile-. Demuestra que la técnica de la velocidad radial tiene el potencial de desvelar una población de planetas ligeros, como el nuestro, que se espera que sean los más abundantes de nuestra galaxia y que potencialmente pueden albergar vida tal y como la conocemos".

"Este resultado muestra claramente de lo que es capaz ESPRESSO y me hace pensar en lo que será capaz de encontrar en el futuro", añade Faria.

La búsqueda de otros mundos por parte de ESPRESSO se complementará con el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, actualmente en construcción en el desierto de Atacama, que será crucial para descubrir y estudiar muchos más planetas alrededor de estrellas cercanas.

Viajar a la Luna de nuevo en 2022: la NASA y otras empresas privadas ya preparan a sus astronautas

Mié, 09/02/2022 - 09:20

Que el hombre pise la Luna es uno de los anhelos que no se ha vuelto a repetir en la historia desde las famosas imágenes de Neil Armstrong, aunque no son pocos los esfuerzos que se están haciendo para lograr que otra tripulación tome tierra en el satélite.

Así, hay varias misiones y proyectos tanto de la NASA como de otras empresas privadas de varios países del mundo que trabajan en misiones no tripuladas, que son la fase previa antes de mandar a los astronautas a la Luna.

La misión Artemis I de la NASA

La NASA está trabajando en su misión Artemis I, la primera misión del megacohete SLS y la cápsula Orion, en un viaje no tripulado de ida y vuelta al entorno lunar.

El lanzamiento estaba pensado para finales del año 2021, luego se atrasó a febrero de 2022 y, finalmente, se ha aplazado hasta el mes de abril o mayo de este mismo año.

De este modo, los ingenieros continúan el trabajo asociado con las tareas de finalización y las pruebas del conocido como sistema de terminación de vuelo antes del ensayo general, como recoge Europa Press, con el objetivo de garantizar que el sistema integrado esté listo para lanzar de forma segura la misión Artemis I.

El Falcon 9 que impactará en la Luna de forma no intencionada

El Falcon 9 de Space X fue lanzado en febrero de 2015, hace 7 años. Sin combustible para regresar a la atmósfera de la Tierra y sin energía para escapar de la gravedad del sistema Tierra-Luna, ha estado vagando por la órbita desde entonces.

Ahora, su trayectoria hará que impacte en la Luna el 4 de marzo. Como pesa unas 4 toneladas métricas, debería impactar en la Luna a una velocidad de unos 2,58 km/s, convirtiéndose en el primer artefacto espacial que golpea la Luna de forma no intencionada, como recoge Europa Press.

El Luna 25 de Rusia

El lanzamiento de Luna 25, la primera nave espacial rusa a la superficie de la Luna tras un paréntesis de 45 años y dos años de retraso, ha sido fijado para el 1 de octubre de 2021.

El proyecto Luna-25 tiene como objetivo lanzar una sonda automática para la investigación en el Polo Sur de la Luna. Se espera que el módulo aterrice en el cráter Boguslavsky para analizar la composición del regolito, el polvo lunar, realizar una estereofotografía para preparar el mapa tridimensional de la superficie e identificar las coordenadas del módulo de aterrizaje con precisión milimétrica utilizando un reflector láser en ángulo.

Otros proyectos

Entre otros proyectos, la India está preparando el Chandrayaan 3 para tratar de aterrizar en la Luna a mediados de año. Igualmente, la empresa privada Intuitive Machines de los Estados Unidos tiene a Nova-C, un robot para transportar cargas útiles, mientras que el Astrobotic Technoloy del mismo país tiene Peregrine, para el mismo fin.

Se buscan ideas ingeniosas, razón: un cielo plagado de satélites que nos impiden estudiar el espacio

Mar, 08/02/2022 - 15:23

Las constelaciones de satélites artificiales como OneWeb, o Starlink de SpaceX son obstáculos que imposibilitan el desarrollo de la investigación astronómica. Aunque los profesionales se han quejado de ello, el inconveniente sigue presente y algunas organizaciones estudian cómo pueden solventarlo.

La Unión Astronómica Internacional (IAU) tiene una solución para que las constelaciones de satélites no entorpezcan en el trabajo de los astrónomos. Según anunciaron la semana pasada, su plan es colaborar con otros expertos para mitigar los problemas de visión y de radio que suponen estos objetos a la investigación.

Su proyecto consiste en poner en marcha el 1 de abril un Centro para la Protección del Cielo Oscuro y Tranquilo de la Interferencia de Constelaciones de Satélites. En él, la IAU pretende reunir a profesionales que cuenten con herramientas de software para astrónomos y el trabajo en políticas nacionales e internacionales, entre otras cosas.

El centro reunirá a astrónomos, industria, expertos en políticas y la comunidad en general, y actuará como un puente entre todas las partes interesadas –apuntó Piero Benvenuti, exsecretario general de la IAU y director del nuevo centro-. El centro es esencialmente un centro de coordinación”.

#IAUnews On 3 February at 18:00 UT, leaders of the IAU, NSF's NOIRLab, and the SKA Observatory (SKAO) will announce the newly established IAU Centre for the Protection of the Dark and Quiet Sky from Satellite Constellation Interference. https://t.co/eHAzv0PdP1 pic.twitter.com/nDvJzivFXw

— Astro Union (@IAU_org) February 3, 2022

Con el objetivo de elaborar su propuesta, la IAU trabajará de la mano del Laboratorio Nacional de Investigación de Astronomía Óptica-Infrarroja (NOIRLab), encabezado por la Fundación Nacional de Ciencias de EE UU. Además, también colaborarán con el Observatorio de Matriz de Kilómetro Cuadrado (SKAO).

Según reveló Benvenuti, “el presupuesto inicial no es grande” y el centro tendrá un personal de siete equivalentes a tiempo completo. No obstante, conforme aumenten las tareas del centro deberán “comenzar a recaudar fondos con empresas y fundaciones”.

Las medidas antes de la IAU

La IAU no es la primera institución que se ha percatado en la complicación que implican los satélites a la investigación astronómica. Mientras algunos expertos estaban trabajando mano a mano con los operadores de constelaciones de satélites, otros astrónomos criticaron a las compañías que lanzan miles de satélites que dificultan sus actividades.

SpaceX, la empresa aeroespacial de Elon Musk, trató de hacer caso a las quejas de los profesionales y trato de oscurecer las superficies reflectantes en sus satélites para reducir su brillo. Asimismo, la firma también instaló viseras para evitar que la luz solar reflejase sobre dichas superficies.

Esta compañía tiene más de 2.000 satélites Starlink orbitando la Tierra. Pese a sus intentos de reducir su reflejo, un estudio reciente considera que sus satélites todavía no han alcanzado el umbral recomendado por los astrónomos.

Por su parte, los encargados de OneWeb también pretenden cubrir sus satélites de superficies reflectantes para reducir su brillo, según Connie Walker de NOIRLab. Es mejor hacer estos acuerdos que pasar por regulaciones porque las regulaciones tardan mucho tiempo en solidificarse”, opina Walker.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Confirman la existencia de un segundo asteroide troyano terrestre de más de un kilómetro de diámetro

Mar, 01/02/2022 - 18:12

La existencia de un segundo asteroide troyano terrestre, bautizado como 2020 XL5, ha sido confirmada tras una década de búsqueda por un equipo internacional de astrónomos, dirigido por el investigador Toni Santana-Ros, de la Universidad de Alicante (UA) y del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB).

Los resultados han sido publicados este martes en la revista internacional Nature Communications, según han informado fuentes de la UA en un comunicado.

Los asteroides troyanos terrestres son pequeños objetos que orbitan alrededor de los denominados puntos lagrangianos L4 o L5 del sistema Sol-Tierra (siguen la órbita de nuestro planeta alrededor del Sol).

Se trata de "zonas de gran estabilidad en las que un cuerpo puede permanecer en órbita", ha explicado Santana-Ros, quien, en declaraciones a EFE, ha resaltado que "precisamente la órbita de 2020 XL5 es lo que le hace distinto del resto de objetos cercanos a la Tierra" (en inglés, Near Earth Objects o NEOs).

2020 XL5 tiene poco más de un kilómetro de diámetro -unos tres veces más grande que el primero que conocíamos hasta ahora, el 2010 TK7, descubierto hace diez años- y orbita alrededor del punto de Lagrange L4.

Claves para saber cómo se formó la tierra

Desde un punto de vista general, el descubrimiento de estos objetos es muy significativo porque pueden contener un registro prístino sobre las primeras condiciones en la formación del sistema solar, ya que los troyanos primitivos podrían haber estado orbitando cerca de algunos planetas durante desde su formación.

Además, descubrir objetos troyanos primitivos podría añadir restricciones a los modelos de evolución dinámica del sistema solar.

Sin embargo, tanto 2020 XL5 como 2010 TK7 son "troyanos temporales": están orbitando en el punto lagrangiano L4 desde hace unos centenares de años, y no desde el momento de la formación de la Tierra.

"En el caso del objeto descubierto estará orbitando alrededor de ese punto durante al menos 4.000 años, que, para el ser humano, es una eternidad, pero a escala de los modelos de formación del sistema solar es un periodo corto", ha precisado el experto.

Además, "estos objetos son muy importantes para poder entender mejor de qué modo el sistema solar se formó o no se formó"; es decir, "pueden poner limitaciones (restricciones) a nuestros modelos de formación del sistema solar y de la Tierra en particular", ha indicado.

Santana-Ros ha subrayado también que, tras la confirmación ahora de este segundo asteroide troyano terrestre, estos objetos han dejado ser "algo teórico" para convertirse en una realidad tangible.

La dificultad para hallarlos

Aunque desde hace décadas se conocen asteroides troyanos en otros planetas como Venus, Marte, Júpiter, Urano y Neptuno, no fue hasta 2011 cuando se encontró el primer asteroide troyano terrestre.

"Ha habido muchos intentos previos de encontrar troyanos terrestres, incluyendo estudios in situ, como la búsqueda dentro de la región L4 realizada por la nave espacial OSIRIS-REx, de la NASA, o la llevada a cabo por la misión Hayabusa-2, de la JAXA, dentro de la región L5", ha dicho Santana-Ros. "Pero todos los esfuerzos dedicados no habían logrado hasta ahora descubrir ningún nuevo miembro de esta población", ha añadido.

La razón de esta baja tasa de éxito en los descubrimientos puede explicarse por la geometría de un objeto que orbita las regiones L4 o L5 del sistema Tierra-Sol visto desde nuestro planeta.

Debido a su posición, estos objetos solo son observables muy cerca del Sol. La ventana de tiempo de observación entre la salida del asteroide por el horizonte y el amanecer es, por tanto, muy pequeña, según la nota de prensa de la UA.

Este hecho ha obligado a los astrónomos a apuntar sus telescopios muy abajo en el cielo, donde las condiciones de visibilidad son peores y con el hándicap adicional de que la inminente luz solar satura la luz de fondo de las imágenes a los pocos minutos de la observación.

Para solucionar dicho escollo, el equipo ha efectuado una búsqueda de telescopios de cuatro metros que pudieran observar en estas condiciones. Finalmente, los investigadores consiguieron los datos del telescopio Lowell Discovery, de 4,3 m (Arizona, EEUU), y del telescopio SOAR, de 4,1 m, operado por el NOIRLab de la NSF (Cerro Pachón, Chile).

Candidatos ideales para futuras naves espaciales

Por otra parte, los troyanos terrestres podrían convertirse en bases ideales para una futura exploración avanzada del sistema solar o, incluso, en una fuente de recursos, según Santana-Ros.

Dado que L4 y L5 comparten la misma órbita que la Tierra, es necesario un bajo cambio de velocidad (delta-v) para ser alcanzados. Esto implica que una nave espacial precisaría un presupuesto de energía muy bajo para sobrevolar estos puntos o para poder permanecer en ellos.

"El problema del cuerpo que hemos descubierto es que tiene una órbita inclinada respecto al plano de la Tierra, lo que hace que sea bastante más caro llegar a él, por lo que no lo hace un buen candidato para ser visitado", ha apuntado el investigador.

Descubren un misterioso objeto cósmico que emite gigantescas ráfagas de energía tres veces a la hora

Jue, 27/01/2022 - 10:14

Un equipo que cartografía las ondas de radio en el Universo ha descubierto algo inusual que libera una gigantesca ráfaga de energía tres veces por hora, y que no se parece a nada que los astrónomos hayan visto antes. Los investigadores creen que podría tratarse de una estrella de neutrones o una enana blanca -núcleos de estrellas colapsados- con un campo magnético ultrapotente, según publican en la revista Nature.

Al girar en el espacio, el extraño objeto emite un haz de radiación que cruza nuestra línea de visión y, durante un minuto de cada veinte, es una de las fuentes de radio más brillantes del cielo.

La astrofísica doctora Natasha Hurley-Walker, del nodo de la Universidad de Curtin del Centro Internacional de Investigación Radioastronómica, en Australia, que dirigió el equipo recuerda que "este objeto aparecía y desaparecía a lo largo de unas horas durante nuestras observaciones. Eso fue completamente inesperado -asegura-. Para un astrónomo fue algo espeluznante, porque no hay nada conocido en el cielo que haga eso. Además, está muy cerca de nosotros, a unos 4.000 años luz".

El objeto fue descubierto por Tyrone O'Doherty, estudiante con honores de la Universidad de Curtin, utilizando el telescopio Murchison Widefield Array (MWA) en el interior de Australia Occidental y una nueva técnica desarrollada por él. "Es emocionante que la fuente que identifiqué el año pasado haya resultado ser un objeto tan peculiar -reconoce O'Doherty, que ahora está estudiando un doctorado en Curtin-. El amplio campo de visión de la MWA y su extrema sensibilidad son perfectos para inspeccionar todo el cielo y detectar lo inesperado".

Los objetos que se encienden y se apagan en el Universo no son nuevos para los astrónomos: los llaman "transitorios". La astrofísica del ICRAR-Curtin y coautora del estudio, la doctora Gemma Anderson, añade que "cuando se estudian los transitorios, se observa la muerte de una estrella masiva o la actividad de los restos que deja tras de sí".

Increiblemente brillante y más pequeño que el Sol

Los "transitorios lentos" -como las supernovas- pueden aparecer en el transcurso de unos días y desaparecer al cabo de unos meses, mientras los "transitorios rápidos", como un tipo de estrella de neutrones llamado púlsar, se encienden y apagan en milisegundos o segundos. Pero la doctora Anderson subraya que encontrar algo que se encendiera durante un minuto era realmente extraño.

Según apunta, el misterioso objeto era increiblemente brillante y más pequeño que el Sol, y emitía ondas de radio muy polarizadas, lo que sugería que el objeto tenía un campo magnético extremadamente fuerte.

La doctora Hurley-Walker explica que las observaciones coinciden con un objeto astrofísico predicho llamado 'magnetar de período ultra largo'. "Se trata de un tipo de estrella de neutrones que gira lentamente y cuya existencia se ha predicho en teoría -explica-. Pero nadie esperaba detectar directamente una como ésta porque no esperábamos que fueran tan brillantes. De alguna manera, está convirtiendo la energía magnética en ondas de radio de forma mucho más eficaz que todo lo que hemos visto antes".

Hurley-Walker está ahora monitorizando el objeto con el MWA para ver si se vuelve a encender. "Si lo hace, hay telescopios en todo el hemisferio sur e incluso en órbita que pueden apuntar directamente a él", apunta.

Además tiene previsto buscar más de estos objetos inusuales en los vastos archivos del MWA. "Más detecciones dirán a los astrónomos si se trata de un evento único y raro o de una vasta población nueva que nunca habíamos notado antes", prosigue.