MercurioVenusTierraMarteJúpiterSaturnoUranoNeptuno

http://www.20minutos.es/minuteca/astronomia/

Distribuir contenido
Noticias de Astronomía en 20MINUTOS.ES
Actualizado: hace 6 horas 4 mins

Vídeo | Los 10 segundos que muestran el paso del asteroide de 1 km de diámetro que se acercó anoche a la Tierra

Mié, 19/01/2022 - 16:40

El nuevo telescopio Guille y de Solà (TGS) del Observatorio de Pujalt (Barcelona) se ha estrenado haciendo un seguimiento y filmando el asteroide 1994 PC1, que tiene un tamaño de 1 kilómetro de diámetro y que anoche, a las 22:51 horas, pasó por el punto más cercano a la Tierra, a 1,9 millones de kilómetros, unas 5 veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

Este asteroide fue descubierto en 1994 desde Australia y pertenece al grupo de asteroides Apolo, que dan vueltas al Sol en órbitas cercanas a la Tierra.

Desde el Parque Astronómico del Observatorio de Pujalt, el astrónomo Josep Maria Llenas ha hecho este seguimiento con el nuevo telescopio, pendiente de inaugurar oficialmente por la epidemia, que ha estrenado así su labor de investigación colaborando en la aportación de datos sobre este asteroide para la comunidad científica.

"Ningún peligro para la Tierra"

Llenas ha explicado que "este asteroide no supone ningún peligro para la Tierra en estos momentos, sin embargo, el seguimiento de éste y muchos otros ayudan a la comunidad científica a poder ajustar mucho mejor cercanas aproximaciones en un futuro".

La posibilidad de desviar la dirección de un asteroide

El astrónomo también ha recordado que el pasado mes de noviembre la NASA lanzó la misión DART, que tiene como objetivo impactar con un asteroide para poder variar ligeramente su órbita y así poder comprobar si con la tecnología actual se podría desviar un asteroide como el que hace 66 millones de años, al final del Cretácico, extinguió los dinosaurios y que calcula que tenía un diámetro de unos 10 kilómetros.

Los datos recogidos en el Observatorio de Pujalt han sido compartidos con el equipo de investigación del astrofísico Josep Maria Trigo, del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC) y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC)

Cómo ver la luna de lobo de enero 2022: a qué hora se puede observar mejor y cuál es su significado

Lun, 17/01/2022 - 11:20

Llega uno de los días más esperados por los amantes de la astronomía y, aunque estos días ya ha hecho atisbos de aparecer, no será hasta este martes 18 de enero de 2022 cuando se pueda observar con total plenitud la primera luna llena que da la bienvenida a este año.

Conocida como luna del lobo, este fenómeno del cielo nocturno será el gran protagonista esta semana. Este martes, el satélite de nuestro planeta entrará oficialmente en la fase de luna llena a las 00.48 horas, cuando se encuentre en la constelación de Cáncer.

¿Por qué recibe este peculiar nombre?

Concretamente, se situará a unos 400.000 kilómetros, muy cerca de su apogeo, que es la distancia máxima a la Tierra. Por esta razón es posible que se vea más pequeña y menos brillante de lo habitual. Como detallan en el portal especializado Eltiempo.es, esta luna llena será visible durante toda la noche, aunque en los días anteriores y posteriores parecerá estar completamente iluminada.

Pero, ¿por qué se conoce como luna del lobo? Recibe este particular nombre porque hace referencia a cuando los nativos de las tribus de América del Norte escuchaban a los lobos aullar con mayor intensidad durante esta época del año y así advertían de su distancia.

Durante la noche del 18 de enero será fácil de observar a simple vista, pero la carga lumínica puede dificultar la observación astronómica. Además, las noches de luna llena son más complejas para poder observar los elementos del espacio profundo porque "la luz reflejada por el satélite es suficiente para impedir la observación de los objetos más tenues, como nebulosas y galaxias", añaden.

Llega la luna del lobo: la primera luna llena de 2022

Vie, 14/01/2022 - 17:50

Alzar la vista al firmamento en la negritud de la noche y preguntarse qué hay ahí fuera, qué grandes enigmas esconden los astros que pueblan el universo. Esa curiosidad, esa fascinación por el universo ha acompañado al ser humano desde que comenzó a hollar la Tierra, y uno de sus grandes protagonistas ha sido la Luna.

Como reina absoluta de la noche a ojo desnudo, continúa ejerciendo esa atracción sobre los habitantes del planeta, que el próximo martes, 18 de enero, podrán observar la luna llena de enero, la primera de 2022, conocida como luna del lobo.

El próximo martes, el satélite terrestre entrará en fase de luna llena a las 0:48, cuando estará en la constelación de Cáncer. Se encontrará a unos 400.000 kilómetros, muy cerca de su apogeo, que es la distancia máxima al planeta. Por eso, se verá algo más pequeña y menos brillante de lo habitual, aunque la diferencia no será apreciable a simple vista, como explican en eltiempo.es.

Este nombre de luna de lobo proviene de las tribus amerindias y hace referencia al hecho de que, en esta época del año, los nativos escuchaban a estos cánidos aullar con mayor intensidad y frecuencia fuera de sus aldeas.

Antes de alcanzar su máximo esplendor el próximo día 18, el satélite terrestre entró en su fase de luna nueva el pasado 2 de enero. A partir de ahora, cada día saldrá y se pondrá aproximadamente 40 minutos más tarde que en las jornadas anteriores.

Cabe recordar que son estas noches de luna llena las peores para observar los objetos del espacio profundo, ya que la luz reflejada por el satélite es suficiente para impedir la observación de los objetos más tenues, como nebulosas y galaxias.

Superlunas de 2022

En cuanto a las superlunas que traerá el 2022, habrá tres sucesivas: en junio, julio y agosto. Este fenómeno se produce cuando el satélite se halla cerca de su perigeo, que es la menor distancia a la Tierra.

Este término de superluna no es una definición oficial, sino que se ha popularizado en los últimos años. En esas ocasiones, el satélite es un 10% más grande y brillante de lo habitual, si bien la diferencia no es apreciable salvo que seamos observadores habituales de la luna llena.

El origen de las moléculas de un meteorito marciano hallado en la Antártida no es biológico

Jue, 13/01/2022 - 22:43

Un estudio publicado este jueves determina que las moléculas encontradas en un meteorito procedente de Marte y que llegó a la Tierra no tienen origen orgánico, sino que se sintetizaron como resultado de interacciones entre agua y rocas hace 4.000 millones de años.

La investigación, llevada a cabo por la Institución Carnegie para la Ciencia de Estados Unidos y publicado en Science, halló que en Marte se produjeron interacciones entre agua y rocas similares a las que ocurren en la Tierra y que las rocas marcianas experimentaron dos procesos geoquímicos importantes.

El primero de ellos, bautizado como serpentinización, ocurre cuando rocas ricas en hierro o magnesio interactúan químicamente con agua en circulación, lo que cambia su mineralogía y produce hidrógeno.

El segundo, conocido como carbonización, implica la interacción entre rocas y agua un poco ácida que contenga dióxido de carbono disuelto y que resulta en la formación de minerales carbonizados.

El meteorito del que se extrajeron las moléculas, Allan Hills (ALH) 84001, fue descubierto en la Antártida en 1984 y es considerado uno de los proyectiles más antiguos en alcanzar la Tierra desde Marte.

Las moléculas orgánicas -que normalmente se asocian a la vida, aunque también pueden ser creadas en procesos no biológicos como este- contienen carbono e hidrógeno y a veces también incluyen oxígeno, nitrógeno, sulfuro y otros elementos.

Durante muchos años, la comunidad científica ha debatido cuál es el origen del carbono orgánico encontrado en el meteorito, con posibilidades que iban desde la actividad volcánica hasta impactos sobre la superficie de Marte y los restos de antiguas formas de vida.

"Analizar el origen de los minerales del meteorito puede servir como una ventana que revele los procesos geoquímicos que ocurrieron temprano en la historia de la Tierra, así como el potencial de Marte para ser habitado", ha indicado en un comunicado el científico que lideró el estudio, Andrew Steele.

El telescopio ALMA capta 'in fraganti' a un intruso estelar

Jue, 13/01/2022 - 20:37

Un equipo científico ha logrado registrar un fenómeno pocas veces observado hasta ahora: el acercamiento de un objeto al sistema estelar Z Canis Majoris (Z CMa). Gracias a observaciones del telescopio ALMA, en Chile, en colaboración con el VLA, en Estados Unidos, los investigadores pudieron comprobar que este objeto ajeno al sistema se acercó e interactuó con el entorno de la protoestrella binaria y provocó la formación de unos largos y caóticos penachos de polvo y gas en el disco que la rodea.

Este tipo de fenómeno se había observado con cierta frecuencia en simulaciones computacionales de procesos de formación estelar, pero hasta ahora se habían realizado escasas observaciones directas, informa un comunicado de ALMA.

"Es difícil obtener pruebas de estos fenómenos de acercamiento porque ocurren muy rápido y cuesta detectarlos", explica Ruobing Dong, astrónomo de la Universidad de Victoria (Canadá) e investigador principal del estudio: "Lo que hicimos equivale a capturar la imagen de un rayo en el momento exacto en que azota un árbol".

Este hallazgo, según Dong, demuestra que los encuentros cercanos con estrellas jóvenes rodeadas por discos son reales y no simples conjeturas formuladas en simulaciones computacionales.

Nicolás Cuello, astrofísico de la Universidad de Grenoble Alpes, en Francia, y coautor del artículo, agrega que, en el caso de Z CMa, fue la morfología (o estructura) de estos penachos la que ayudó a los científicos a identificar y ubicar con precisión al intruso.

"Los encuentros estelares causan cambios morfológicos en los discos (espirales, deformaciones, sombras, etc.) que delatan estos acercamientos. En este caso, al observar cuidadosamente el disco de Z CMa, detectamos la presencia de varios indicios de acercamientos".

Dichos indicios no solo ayudaron al equipo científico a identificar el objeto intruso, sino que permitieron deducir las consecuencias que tendrían estas interacciones para el futuro de Z CMa y los nuevos planetas que se están formando en el sistema, un proceso que sigue siendo un misterio.

"Gracias a esta nueva investigación, ahora sabemos que estos acercamientos ocurren y que generan un importante impacto en los discos circumestelares gaseosos donde se forman los planetas, alrededor de las estrellas jóvenes", afirma Cuello.

Estos acercamientos -apunta- pueden perturbar considerablemente estos discos que rodean las estrellas afectadas, tal como lo demuestran los extensos penachos observados alrededor de Z CMa.

Qué es Maggie, el mayor objeto nunca visto en nuestra galaxia

Mié, 12/01/2022 - 11:41

Maggie es el nombre que recibe el mayo objeto observado en la Vía Láctea: una estructura que se extiende unos 3.900 años luz, formada casi en su totalidad en gas hidrógeno atómico y que podría representar un vínculo en el ciclo de materia de las estrellas.

Lo han descubierto un grupo de astrónomos, dirigido por investigadores del Instituto Max Planck de Astronomía (MPIA), que han hecho un análisis de las mediciones que sugiere que el gas atómico en este carril converge localmente para formar hidrógeno molecular. Cuando se comprime en grandes nubes, este es el material del que eventualmente se forman las estrellas.

"Todavía no sabemos exactamente cómo llegó allí. Pero el filamento se extiende unos 1.600 años luz por debajo del plano de la Vía Láctea", dice en un comunicado Jonas Syed, estudiante de doctorado en MPIA y primer autor del artículo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.

Como resultado, la radiación del hidrógeno, que tiene una longitud de onda de 21 centímetros, se destaca claramente sobre el fondo, haciendo visible el filamento.

"Las observaciones también nos permitieron determinar la velocidad del gas hidrógeno", explica Henrik Beuther. Es coautor del estudio y dirige el programa de observación THOR (La encuesta de línea HI / OH / Recombination de la Vía Láctea) en el MPIA, en el que se basan los datos. "Esto nos permitió mostrar que las velocidades a lo largo del filamento apenas difieren". Por tanto, concluyen los investigadores, se trata de una estructura coherente.

Las características de Maggie

Su velocidad media está determinada principalmente por la rotación del disco de la Vía Láctea. "Con esta información y un nuevo método para analizar datos, logramos determinar el tamaño y la distancia del filamento", dice Sümeyye Suri. Es otra coautora y ex astrónoma del MPIA que ahora trabaja en la Universidad de Viena. "Tiene unos 3.900 años luz de largo y 130 años luz de ancho". A una distancia de unos 55.000 años luz, se encuentra en el otro extremo de la Vía Láctea. En contraste, las nubes más grandes conocidas de gas molecular típicamente se extienden "solo" alrededor de 800 años luz de ancho.

El hidrógeno se encuentra en el Universo en varios estados. Los astrónomos lo encuentran en forma de átomos y moléculas, en los que se unen dos átomos. Solo el gas molecular se condensa en nubes relativamente compactas, que desarrollan regiones heladas donde finalmente emergen nuevas estrellas. Pero aún se desconoce en gran medida cómo ocurre exactamente la transición del hidrógeno atómico al molecular. Eso hace que la oportunidad de estudiar este filamento extraordinariamente largo sea aún más emocionante, según los autores.

En una inspección más cercana, el equipo notó que el gas converge en algunos puntos a lo largo del filamento. Concluyen que el gas hidrógeno se acumula en esos lugares y se condensa en grandes nubes. Los investigadores también sospechan que esos son los entornos donde el gas atómico cambia gradualmente a una forma molecular.

En datos publicados anteriormente, de hecho encontraron evidencia de que Maggie contenía hidrógeno molecular en una fracción de masa de aproximadamente el 8%. Es posible que estemos ante una región de la Vía Láctea donde se está produciendo la materia prima inmediata para nuevas estrellas. Por lo tanto, podrían formarse nuevas estrellas aquí en un futuro lejano. "Sin embargo, quedan muchas preguntas sin respuesta", señala Syed. "Los datos adicionales, que esperamos nos den más pistas sobre la fracción de gas molecular, ya están esperando ser analizados".

Detectan otra supernova de tipo 'vaca': la más brillante vista en rayos X

Mar, 11/01/2022 - 18:28

Astrónomos han descubierto otro miembro de la nueva clase de explosiones de supernova 'vaca', la más brillante vista en rayos X hasta la fecha. El nuevo evento, denominado AT2020mrf, es solo el quinto encontrado hasta ahora perteneciente a la clase de supernovas 'Cow' (vaca). El grupo lleva el nombre de la primera supernova encontrada en esta clase, AT2018cow, cuyo nombre generado aleatoriamente deletreaba la palabra 'vaca' en inglés.

¿Qué se esconde detrás de estas insólitas explosiones estelares? La nueva evidencia apunta a agujeros negros activos o estrellas de neutrones. Cuando una estrella masiva explota, deja un agujero negro o un remanente estelar muerto llamado estrella de neutrones. Por lo general, estos remanentes estelares están relativamente inactivos y envueltos por el material expulsado en la explosión.

Pero según Yuhan Yao, un estudiante graduado de Caltech, los eventos tipo vaca tienen en su núcleo objetos compactos muy activos, y en su mayoría expuestos, que emiten rayos X de alta energía. Yao presentó los nuevos hallazgos virtualmente en la reunión 239 de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

"Podemos ver el corazón de estas explosiones para presenciar directamente el nacimiento de agujeros negros y estrellas de neutrones", dice en un comunicado, y señala que las supernovas no están cubiertas por material.

El primer evento 'vaca', AT2018cow, sorprendió a los astrónomos cuando se descubrió en 2018: la explosión estelar fue 10 veces más brillante en luz visible que las supernovas típicas y se desvaneció más rápidamente. También emitió una gran cantidad de rayos X altamente variables, lo que llevó a los astrónomos a creer que estaban presenciando directamente el nacimiento de un agujero negro o una estrella de neutrones por primera vez.

Arrojan montones de masa antes de explotar

Otro factor distintivo de las 'vacas' es que arrojan montones de masa antes de explotar, y esta masa se ilumina más tarde, después de la explosión. Cuando las estrellas estallan, generan ondas de choque que se cree que atraviesan el material preexistente, haciendo que brillen en radio y luz de longitud de onda milimétrica.

AT2020mrf es el primero que se encuentra inicialmente en rayos X en lugar de luz óptica. Yao y sus colegas detectaron el evento en julio de 2020 utilizando datos de rayos X del telescopio ruso-alemán Spektrum-Roentgen-Gamma (SRG). Verificaron las observaciones tomadas con luz óptica por la Instalación Transitoria Zwicky (ZTF), que opera desde el Observatorio Palomar de Caltech, y descubrieron que ZTF también había detectado el evento.

Los datos de SRG revelaron que esta explosión brilló inicialmente con 20 veces más luz de rayos X que el evento Cow original. Los datos capturados un año después por el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA mostraron que la explosión no solo seguía chisporroteando, sino que brillaba con 200 veces más luz de rayos X que la detectada en el evento 'vaca' original durante un período de tiempo similar.

"Cuando vi los datos de Chandra, al principio no creí en el análisis", dice Yao. "Volví a ejecutar el análisis varias veces. Esta es la supernova 'vaca' más brillante vista hasta la fecha en rayos X". Los astrónomos dicen que un "motor central" dentro de los escombros de supernova debe estar impulsando la intensa radiación de rayos X en curso.

"La gran cantidad de energía liberada y la rápida variabilidad de rayos X observada en AT2020mrf proporcionan una fuerte evidencia de que la naturaleza del motor central es un agujero negro muy activo o una estrella de neutrones que gira rápidamente llamada magnetar", dice Yao. "En eventos tipo 'vaca', todavía no sabemos por qué el motor central está tan activo, pero probablemente tenga algo que ver con el tipo de estrella progenitora que es diferente de las explosiones normales".

Debido a que este evento no se parecía exactamente a los otros cuatro eventos similares a Cow, Yao dice que esta nueva clase de supernovas es más diversa de lo que se pensaba originalmente. "Encontrar más miembros de esta clase nos ayudará a acotar la fuente de su poder", dice. El estudio ha sido enviado a Astrophysical Journal.

Científicos observan por primera vez cómo un exoplaneta ha sido deformado por su estrella anfitriona

Mar, 11/01/2022 - 13:42

Un equipo internacional de científicos ha observado por primera vez cómo un exoplaneta ha sido deformado por la fuerza de su estrella anfitriona, un efecto conocido como 'balón de rugby' del que, hasta ahora, los astrónomos solo habían teorizado.

Los resultados de este trabajo, en el que han participado investigadores del Centro de Astrobiología (CAB), se publican hoy en la revista Astronomy & Astrophysics.

Los datos, proporcionados por la misión CHEOPS de la Agencia Espacial Europea (ESA), revelan que el exoplaneta WASP-103b ha sido deformado por las potentes fuerzas de marea entre el planeta y su estrella anfitriona, WASP-103, más caliente y más grande que nuestro Sol.

"Su forma es más parecida a la de un balón de rugby que a la de una esfera"

"Este exoplaneta tarda menos de un día en dar la vuelta a su estrella y su forma es más parecida a la de un balón de rugby que a la de una esfera", dice Jorge Lillo-Box, investigador del Centro de Astrobiología y coautor del estudio.

El fenómeno no es extraño. En la Tierra, por ejemplo, se producen las mareas de los océanos, resultado de la influencia de la Luna que 'tira' ligeramente de nuestro planeta mientras nos orbita.

El Sol también tiene un efecto, pequeño pero significativo, sobre las mareas, pero está demasiado lejos de la Tierra como para causar grandes deformaciones.

Una estrella 1,7 veces más grande que nuestro Sol

En este caso, la estrella alrededor de la cual gira el exoplaneta, denominada WASP103, en la constelación de Hércules, tiene una temperatura similar y es unas 1,7 veces más grande que nuestro Sol.

El exoplaneta, WASP-103b, es un planeta gigante gaseoso con casi el doble del tamaño de Júpiter y 1,5 veces su masa y su extrema cercanía a su estrella anfitriona podría causar mareas gigantescas, algo que hasta ahora no había podido confirmarse.

Utilizando nuevos datos del telescopio espacial Cheops de la ESA, combinados con datos obtenidos por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA y el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, la comunidad astronómica ha podido detectar cómo las fuerzas de marea deforman al exoplaneta WASP-103b, dándole una forma ovalada.

Estos datos se han complementado con imágenes de alta resolución espacial del instrumento AstraLux, en el Observatorio de Calar Alto (Almería), gracias a los cuales se ha podido confirmar el origen de la señal.

Cheops mide los tránsitos de exoplanetas, es decir, los cambios de luz que se producen cuando un planeta pasa por delante de su estrella pero en esta ocasión, su alta precisión ha permitido detectar la diminuta señal que indica que WASP-103b está sufriendo una deformación causada por las fuerzas de marea.

Los datos de Cheops han permitido también derivar un parámetro denominado número de Love, que mide cómo se distribuye la masa dentro de un planeta, lo que puede dar información sobre su estructura interna y los materiales y determinar en qué proporción puede ser rocosa, gaseosa o líquida.

"Entender esta estructura interna es esencial para comprender los procesos de formación y evolución de sistemas planetarios", apunta Jorge Lillo-Box.

El número de Love del exoplaneta WASP-103b es similar al de Júpiter, lo que sugiere que la estructura interna podría ser similar, a pesar de que WASP-103b tiene el doble de radio.

El Telescopio James Webb

Esto se debe a que está 'inflado', probablemente por el calor que emana su estrella anfitriona y por otros mecanismos que en el futuro se podrán estudiar con el Telescopio James Webb, el mayor observatorio espacial de la historia que ayudará a averiguar muchas más cosas sobre la estructura interna y el núcleo de los exoplanetas y, por tanto, sobre su formación.

El estudio también señala que el periodo orbital de WASP-103b podría estar aumentando y que el planeta se está alejando lentamente de la estrella, lo que indicaría que, junto a las fuerzas de marea, hay otro factor que influye en el planeta pero será necesario llevar a cabo más observaciones para averiguar por qué está ocurriendo esto.

Un filamento de hidrógeno de 3.900 años luz, llamado 'Maggie', emerge en la Vía Láctea

Vie, 07/01/2022 - 15:27

Un grupo de astrónomos, dirigido por investigadores del Instituto Max Planck de Astronomía (MPIA), ha identificado una de las estructuras conocidas más largas de la Vía Láctea.

Se extiende unos 3.900 años luz y consiste casi en su totalidad en gas hidrógeno atómico. Este filamento, llamado "Maggie", podría representar un vínculo en el ciclo de materia de las estrellas.

El análisis de las mediciones sugiere que el gas atómico en este carril converge localmente para formar hidrógeno molecular. Cuando se comprime en grandes nubes, este es el material del que eventualmente se forman las estrellas.

"Todavía no sabemos exactamente cómo llegó allí. Pero el filamento se extiende unos 1.600 años luz por debajo del plano de la Vía Láctea ", dice en un comunicado Jonas Syed, estudiante de doctorado en MPIA y primer autor del artículo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.

"Las observaciones también nos permitieron determinar la velocidad del gas hidrógeno", explica Henrik Beuther. Es coautor del estudio y dirige el programa de observación THOR (La encuesta de línea HI / OH / Recombination de la Vía Láctea) en el MPIA, en el que se basan los datos.

"Esto nos permitió mostrar que las velocidades a lo largo del filamento apenas difieren". Por tanto, concluyen los investigadores, se trata de una estructura coherente.

Su velocidad media está determinada principalmente por la rotación del disco de la Vía Láctea. "Con esta información y un nuevo método para analizar datos, logramos determinar el tamaño y la distancia del filamento", dice Sümeyye Suri. Es otra coautora y ex astrónoma del MPIA que ahora trabaja en la Universidad de Viena. "Tiene unos 3.900 años luz de largo y 130 años luz de ancho". A una distancia de unos 55.000 años luz, se encuentra en el otro extremo de la Vía Láctea. En contraste, las nubes más grandes conocidas de gas molecular típicamente se extienden "solo" alrededor de 800 años luz de ancho.

El hidrógeno se encuentra en el Universo en varios estados. Los astrónomos lo encuentran en forma de átomos y moléculas, en los que se unen dos átomos. Solo el gas molecular se condensa en nubes relativamente compactas, que desarrollan regiones heladas donde finalmente emergen nuevas estrellas. Pero aún se desconoce en gran medida cómo ocurre exactamente la transición del hidrógeno atómico al molecular. Eso hace que la oportunidad de estudiar este filamento extraordinariamente largo sea aún más emocionante, según los autores.

En una inspección más cercana, el equipo notó que el gas converge en algunos puntos a lo largo del filamento. Concluyen que el gas hidrógeno se acumula en esos lugares y se condensa en grandes nubes. Los investigadores también sospechan que esos son los entornos donde el gas atómico cambia gradualmente a una forma molecular.

En datos publicados anteriormente, de hecho encontraron evidencia de que Maggie contenía hidrógeno molecular en una fracción de masa de aproximadamente el 8%. Es posible que estemos ante una región de la Vía Láctea donde se está produciendo la materia prima inmediata para nuevas estrellas. Por lo tanto, podrían formarse nuevas estrellas aquí en un futuro lejano. "Sin embargo, quedan muchas preguntas sin respuesta", señala Syed. "Los datos adicionales, que esperamos nos den más pistas sobre la fracción de gas molecular, ya están esperando ser analizados".

Un equipo de astrónomos alemanes ha creado este mapa con más de 25.000 agujeros negros

Mar, 04/01/2022 - 14:42

Un agujero negro es una región infinita del espacio donde en su interior existe una concentración de masa que puede generar un campo gravitatorio, teniendo en cuenta que ningún material, partícula o luz puede escapar de él.

Como son difíciles de detectar, los investigadores de la Universidad de Hamburgo (Alemania) han creado un mapa visual de más de 20.000 agujeros negros en el cielo. En la imagen principal de la noticia se pueden apreciar numerosos puntos blancos como si fuesen estrellas, sin embargo, son dichos fenómenos cósmicos que están activos.

Identificar un agujero negro con un instrumento de observación tradicional es una tarea complicada, pero se pueden apreciar desde la Tierra cuando devoran una estrella o pasan cerca de una nube de materia interestelar, de esta manera, interactúan con su disco de acrecimiento que está compuesto de polvo y gas.

Los agujeros emiten una gran cantidad de rayos X cuando atraen el material estelar y lo destruyen, además, estas señales de alta energía son detectadas por Low Frequency Array (LOFAR) -una red de telescopios distribuida en 52 estaciones que están situadas en varios puntos de Europa-.

Para elaborar el mapa, el grupo de investigadores empleó dicha tecnología para mapear el 4% del hemisferio norte con el objetivo de detectar 25.000 agujeros negros supermasivos. Estos astrónomos han publicado el estudio en Astronomy & Astrophysics, señalando que tuvieron problemas en la tarea de cartografiar una parte del cielo.

La misión todavía no ha terminado, debido a que el equipo quiere mapear todo el hemisferio norte para obtener información sobre la estructura a gran escala del universo y detectar nuevos agujeros negros.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Hoy es el perihelio, el día en el que la Tierra se encuentra más cerca del Sol: así se ve la estrella desde la Tierra

Mar, 04/01/2022 - 12:19

Este martes 4 de enero de 2022 se ha producido un evento astronómico que se conoce como perihelio, es decir, el día del año en el que la Tierra se encuentra más cerca del Sol.

Concretamente, esta máxima aproximación de nuestro planeta a la estrella se ha dado a las 05.00 horas (EST), es decir, a las 11.00 horas (GMT), tal y como informan desde la NASA.

Este evento se produce todos los años por estas fechas, mientras que el afelio, cuando la Tierra está lo más alejada del Sol, se produce en el mes de julio. Sin embargo, esto nada tiene que ver con las temperaturas: "Aunque la luz solar que cae sobre la Tierra será un poco más intensa hoy que en julio, el invierno continuará sin cesar", explican también desde la NASA.

Tanto el perihelio como el afelio se producen porque las órbitas de los planetas, también el de la Tierra, no son perfectamente circulares, sino que tienen forma elíptica, lo que hace que el Sol no sea exactamente el punto central del Sistema Solar.

De este modo, todos los años, en el movimiento habitual de la Tierra habrá un punto en el que esta esté más cerca del Sol y, por el contrario, otro punto en el que esté más alejada que el resto de los días del año.

Además, hay que saber que el perihelio también hace que este 4 de enero se dé la velocidad orbital máxima de la Tierra, acelerando 3.420 kilómetros por hora sobre la media.

Hoy es el día del año que estamos más cerca del Sol. La diferencia de tamaño con el sol de julio (cuando estamos más lejos) es claramente apreciable al telescopio. Además, es el día en que la Tierra se mueve más rápido alrededor de nuestra estrella. pic.twitter.com/pUAWqOJ6Le

— Paco Bellido (@ElbesoenlaLuna) January 4, 2022

Este martes 4 de enero la Tierra alcanzará su velocidad máxima en todo el año

Lun, 03/01/2022 - 19:22

Este martes, 4 de enero, la Tierra llega al perihelio de 2022, mayor cercanía al Sol en su órbita. Eso produce máxima velocidad orbital, acelerando 3.420 kilómetros por hora sobre la media.

La Tierra gira alrededor del Sol, describiendo una órbita elíptica de 930 millones de kilómetros, a una velocidad media de 107.280 kilómetros por hora, lo que supone recorrer la distancia en 365 días y casi 6 horas, de ahí que cada cuatro años se cuente uno bisiesto.

Pero, de acuerdo con la segunda ley de Kepler, esa velocidad de traslación varía, aumentando hasta ser máxima en el perihelio -la menor distancia al Sol- con 110.700 kilómetros por hora, y reduciéndose hasta ser mínima en el afelio, con 103.536 kilómetros por hora, más de 7.000 kilómetros por hora de diferencia.

El alfelio llegará el 4 de julio

Según Earth Sky, el perihelio de 2022 se producirá a las 06.52 UTC del 4 de enero, con una distancia de algo más de 147 millones de kilómetros. El afelio en 2020 será el 4 de julio, a unos 5 millones de kilómetros de distancia más.

Kepler se dio cuenta de que la línea que conecta a los planetas y al Sol abarca igual área en igual lapso de tiempo. Esto significa que cuando los planetas están cerca del Sol en su órbita, se mueven más rápidamente que cuando están más lejos.

Así, la velocidad orbital de un planeta será menor, a mayor distancia del Sol, y a distancias menores la velocidad orbital será mayor. La distancia media del Sol es en promedio de 150 millones de kilómetros. En el afelio alcanza los 152,09 millones de kilómetros y en el perihelio baja a 147,10 millones de kilómetros de distancia.

Un asteroide casi "potencialmente peligroso" se acerca a la Tierra, según la Nasa: mide más que un campo de fútbol

Mié, 29/12/2021 - 19:06

¿Qué ocurriría si un asteroide de más de 140 metros impactara contra la Tierra? Los expertos del Instituto de Ciencia Davidson están convencidos de que liberaría una cantidad de energía al menos mil veces mayor que la energía liberada por la primera bomba atómica lanzada en Nagasaki (Japón, 1945). Pues bien, este 29 de diciembre, un asteroide bautizado como AE3 y que mide 149 metros de longitud -equiparable al largo de un campo y medio de fútbol, se aproximará a 4,54 millones de kilómetros del planeta. ¿Existe riesgo?

Desde hace semanas, la NASA vigila muy de cerca la órbita de ésta y otra roca espacial que se acercará a la Tierra el próximo 6 de enero. Pero la agencia estadounidense ya lo ha dejado claro: no hay riesgo, aunque, tan solo sea por un metro de longitud del asteroide...

El asteroide AE3: a un metro de ser 'potencialmente peligroso'

En concreto, el esteroide AE3 se queda a un único metro de ser considerado como 'potencialmente peligroso' por la agencia estadounidense, ya que ostenta una longitud de 149 metros y esta catalogación se aplica a partir de los 150 metros. No obstante, en lo relativo a la distancia con relación a la Tierra, cuyo umbral de peligrosidad se sitúa en 7,5 millones de kilómetros, el AE3 se aproximará a 4,54 millones de kilómetros, es decir, casi el doble de cerca de lo considerado peligroso, siendo el asteroide de los tres estudiados que más próximo pase del planeta.

Sin embargo, también habrá que estar pendientes de otro objeto estelar. Es el YE15, descubierto en 2014 y de 7 metros de longitud, que pasará a unos 7,4 millones de kilómetros de distancia de la Tierra el día de Reyes, 6 de enero.

De los dos, este último es el más pequeño, aproximadamente el tamaño de un autobús, y el único que no dejará ningún rastro en el cielo.

Por otro lado, el denominado AH ya se arrimó a 4,55 millones de kilómetros de distancia de la Tierra el pasado 27 de diciembre. Aquel objeto estelar medía 107 metros y fue muy observado por astrónomos de todo el mundo. Como los dos que están por llegar, no representó ninguna amenaza para la Tierra.

La Palma estrena el Centro de Visitantes del Observatorio Astronómico del Roque de los Muchachos

Mié, 29/12/2021 - 13:04

El Cabildo de la Palma ha inaugurado en el Observatorio del Roque de Los Muchachos, considerado científicamente como uno de los mejores del mundo, su Centro de Visitantes. La Palma contará así con un nuevo espacio de referencia a nivel científico y turístico que acercará el mundo de la astronomía a sus visitantes.

El Centro se encuentra en un enclave privilegiado, ubicado alrededor de un entorno paisajístico único, a 2.400 metros de altitud, que garantiza las mejores condiciones para la observación del cielo, albergando en su cercanía algunos de los telescopios de astrofísica más importantes a nivel internacional.

El Centro se encuentra a 2.400 metros de altitud, lo que garantiza las mejores condiciones para la observación del
cielo y las estrellasVentana al Universo

Sus visitantes podrán disfrutar de una experiencia cercana a lo que se vive desde el interior de los telescopios del Observatorio. El edificio cuenta con tres salas de exposiciones: la primera de ellas, denominada Canarias, una ventana al universo, donde se explican las singulares condiciones que ofrece el archipiélago, y especialmente La Palma y el Roque de los Muchachos, para la observación astronómica; la segunda, llamada Explorando el universo, en la que se muestra, de forma sintética, el estado actual del conocimiento que poseemos sobre el Universo, y la tercera denominada De vuelta a la Tierra, en la que se muestra el marco natural en el que se encuentra enclavado el Observatorio.

Asimismo, todas las áreas del edificio se han recubierto con basalto, incluidas las cubiertas, las vueltas de forjados y falsos techos, creando un efecto muy integrado en el entorno volcánico donde se encuentra.

El nuevo espacio ha contado con una inversión de alrededor de 6 millones de euros y pretende ser una pieza clave para la recuperación de La PalmaHorarios y protocolo de visitas

El horario de visitas en invierno será de lunes a domingo de 10:00 a 16.00 horas, mientras que en verano será, de lunes a domingo, de 10:00 a 16:30 horas. El recorrido se hará en grupos cumpliendo los protocolos covid, que estarán acompañados en todo momento por un guía, pudiendo a llegar a albergar en diferentes salas hasta a cien personas al mismo tiempo. Durante los primeros meses podrá ser visitado por la población de la Isla y por los turistas de forma gratuita.

El mejor cielo del mundo para observar las estrellas

La “Isla Bonita” brinda a los amantes de la astronomía las mejores características medioambientales para el conocimiento de esta ciencia y el disfrute de experiencias turísticas relacionadas con esta, gracias a sus cielos oscuros y despejados durante casi todo el año.

En el punto más alto de la isla se encuentra el Observatorio del Roque de Los Muchachos, por encima del llamado “mar de nubes”, donde existe una atmósfera limpia, sin turbulencias y estabilizada por el océano.

En ese sentido, la isla fue la primera Reserva Starlight del mundo, cuenta con el reconocimiento de Destino Starlight y también fue testigo en 2007 de la Primera Conferencia Internacional Starlight, en la que se firmó la Declaración Mundial en Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas, uno de los principales hitos en este campo.

Experiencias de Astroturismo

Dentro del abanico de posibilidades que la isla ofrece, una de las actividades más populares e interesantes es recorrer los senderos y miradores astronómicos habilitados, y en los que podremos contar también con las explicaciones de guías especializados. Los Llanos del Jable, la Muralla, el Llano de la Venta, la Montaña de las Toscas son algunos de los más espectaculares.

Además, numerosos hoteles y casas de turismo rural de la isla cuentan en sus establecimientos con instrumental básico para la observación (telescopios, prismáticos…) para todos los aficionados o principiantes. Las experiencias llegan incluso a la Gastronomía. Algunos restaurantes ofreces menús temáticos con platos con sugerentes sabores, texturas, imágenes y nombres que nos recuerdan planetas, galaxias o constelaciones. También hay encuentros especiales para realizar fotografías nocturnas.

Algunos restaurantes ofrecen menús temáticos con sabores, texturas, imágenes y nombres que recuerdan a planetas, galaxias y constelaciones

Cada año, la isla acoge también el festival Astrofest, una cita llena de eventos relacionados con la concienciación y la divulgación de la astronomía entre los palmeros y los visitantes, que por ejemplo tiene entre su agenda de eventos un curioso apagón lumínico.

Para más información la isla cuenta con un website específico con información detallada: starsislandlapalma.es

Este dispositivo para detectar extraterrestres podría averiguar si hay vida más allá de la Tierra

Dom, 26/12/2021 - 08:00

¿Alguna vez has pensado seriamente si hay vida más allá de nuestro planeta? Todos hemos hablado de la existencia de los extraterrestres y cómo podríamos mantener contacto con ellos en el caso de que existieran.

La Universidad de Hawai’i ha lanzado un comunicado informando que han instalado dos dispositivos de detección de láseres en la cima de Haleakala (un volcán en Hawái).

Estos escáneres se han montado en los tejados de un edificio y rastrearán los cielos del océano Pacífico con el objetivo de detectar civilización más allá de la Tierra, además, el sistema se ha instalado en colaboración con el Instituto SETI para monitorizar más cielo gracias a las transmisiones de radio extraterrestres.

Karen Meech, profesora de astronomía en iFa, afirma en el comunicado que “la UH ha estado involucrada durante mucho tiempo en astrobiología para explorar la posibilidad de vida en otros lugares, tanto a través de investigación relacionada con la formación de mundos habitables como el descubrimiento de exoplanetas y el desarrollo de una nueva tecnología innovadora de espejos y telescopios para detectar planetas”.

Este nuevo sistema para detectar láseres extraterrestres funcionará bajo el supuesto de que los flashes serán monocromáticos y aparecerán como una única longitud de onda, significando que estos dispositivos ‘LaserSETI’ podrían construirse a partir de sensores de estado sólido bidimensionales relativamente lentos.

Los dispositivos estarán equipados con dos cámaras idénticas y el divisor emitirá la luz entrante en espectros para que la cámara lo registre a una velocidad rápida, asimismo, las lentes comerciales serán capaces de obtener imágenes.

Quieren instalar más láseres en otras partes del mundo

Hay dispositivos LaserSETI en Maui y en California para obtener una cobertura simultánea a distancia, de esta manera, se puede investigar fuera del sistema solar.

Por otro lado, está previsto desplegar diez instrumentos más en Puerto Rico, Canarias y Chile para cubrir gran parte del hemisferio occidental.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

La estrella del belén

Vie, 24/12/2021 - 07:27

No hay belén sin su estrella. Suele colocarse justo encima del portal como si una de esas Perseidas fugaces de agosto se hubiera plantado encima del establo donde nació Jesús. Tampoco les falta la estrella a los árboles de Navidad y este año, la más grande y luminosa, fue plantada en lo alto de la Sagrada Familia de Gaudí. En realidad, solo el Evangelio de San Mateo menciona la existencia de un "cuerpo astral", sin especificar si era estrella, planeta o cometa que, según dijo, apareció por el oeste guiando a unos Reyes de Oriente hasta Judea.

Más que Reyes o Magos debieron ser astrónomos que advirtieran de algún tipo de fenómeno en el espacio y, fuera o no leyenda, lo cierto es que aquella nota evangélica hizo cavilar durante siglos a quienes escrutaban el universo. El propio Johannes Kepler, matemático que revolucionó la astronomía en el siglo XVII con sus leyes sobre el movimiento de los planetas, determinó que lo acontecido en Belén pudo deberse a una conjunción de Júpiter y Saturno. Kepler disponía ya de instrumentos ópticos capaces de observar el cielo mucho mejor de lo que pudieron hacerlo aquellos tres sabios de Oriente, pero nada parecido a lo que ahora en este campo científico está por venir.

Hoy viernes, día de Nochebuena, a las 13.20 hora española, un cohete Ariane lanzará desde la base de Kourou en la Guayana Francesa un telescopio espacial de nueva generación, que pretende dejar al Hubble a la altura de un catalejo de pirata. Todo es superlativo en este ambicioso proyecto que arrancó a finales de los años 80 y que sufrió toda suerte de vicisitudes técnicas y presupuestarias provocando sucesivos retrasos y aplazamientos. Empiezan ya por ser estratosféricos los diez mil millones de dólares invertidos en este programa científico de los que un 80% los aportó la NASA y el 20% restante entre la Unión Europea y Canadá.

Este gran telescopio emprenderá hoy, si por fin nada lo impide, un viaje de 16 días

Bautizado con el nombre de James Webb, funcionario norteamericano que impulsó en los 60 el programa Apolo, este gran telescopio emprenderá hoy, si por fin nada lo impide, un viaje de 16 días para cubrir el millón y medio de kilómetros que le separa del punto donde se pretende que orbite desde el lado no soleado de nuestro planeta.

El James Webb desplegará allí un espejo de seis metros y medio de diámetro compuesto por 18 hexágonos de berilio, elemento extremadamente duro y liviano, que irán recubiertos de una pátina de oro. Un parasol gigante del tamaño de una cancha de tenis protegerá los espejos y los instrumentos científicos a temperaturas próximas al cero absoluto. La tecnología más sofisticada puesta al servicio de un artilugio capaz de poner al alcance del ojo humano las primeras estrellas y galaxias que se formaron en el universo temprano después del llamado big bang. Las investigaciones y descubrimientos que este telescopio espacial puede proporcionar sobre la evolución de los sistemas planetarios e incluso en la búsqueda de huellas químicas que señalen la existencia de vida extraterrestre son inconmensurables.

Su aportación al conocimiento sobre los orígenes del universo puede ser mucho mayor que la de cualquier otro programa espacial

Para la mayoría de los mortales el viaje por el espacio de un instrumento óptico no resultará seguramente tan atractivo ni espectacular como la llegada del hombre a la Luna o la exploración de Marte, pero su aportación al conocimiento sobre los orígenes del universo puede ser mucho mayor que la de cualquier otro programa espacial.

Tal vez algún día, ese telescopio espacial encuentre como Kepler una explicación al movimiento del "cuerpo astral" que, según San Mateo, guio a los Reyes de Oriente hasta un establo de Belén. Imaginen que notición. ¡Feliz Navidad!

Descubren después de 90 años por qué las cabezas de los cometas pueden ser verdes pero nunca sus colas

Mar, 21/12/2021 - 13:09

Un estudio dirigido por la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW Sydney), en Australia, ha resuelto un misterio de 90 años sobre por qué las cabezas de los cometas pueden ser verdes pero nunca sus colas, al demostrar el mecanismo por el cual el dicarbono, el químico que hace que las cabezas de algunos cometas se pongan verdes, se descompone con la luz solar.

Según publican los investigadores en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', esto explica por qué el color verde vibrante nunca llega a la cola del cometa.

Según relatan los investigadores, de vez en cuando, el Cinturón de Kuiper y la Nube de Oort lanzan hacia la Tierra cometas, compuestos de hielo, polvo y rocas, en lo que constituyen restos de 4.600 millones de años de la formación del sistema solar. Estos cometas sufren una colorida metamorfosis al cruzar el cielo, y la cabeza de muchos de ellos adquiere un radiante color verde que se hace más brillante a medida que se acercan al Sol. Pero, extrañamente, este tono verde desaparece antes de llegar a una o dos colas que se arrastran detrás del cometa.

La teoría que han comprobado

Astrónomos, científicos y químicos llevan casi un siglo desconcertados por este misterio. En la década de 1930, el físico Gerhard Herzberg propuso la teoría de que el fenómeno se debía a que la luz solar destruía el carbono diatómico (también conocido como dicarbono o C2), una sustancia química creada a partir de la interacción entre la luz solar y la materia orgánica de la cabeza del cometa, pero como el dicarbono no es estable, esta teoría ha sido difícil de comprobar.

Ahora los investigadores han encontrado por fin la forma de probar esta reacción química en un laboratorio y, al hacerlo, ha demostrado que esta teoría de 90 años es correcta.

"Hemos comprobado el mecanismo por el que el dicarbono es descompuesto por la luz solar --afirma Timothy Schmidt, profesor de química de la UNSW Science y autor principal del estudio--. Esto explica por qué la coma verde -la capa difusa de gas y polvo que rodea al núcleo- se reduce a medida que el cometa se acerca al Sol, y también por qué la cola del cometa no es verde".

El protagonista del misterio, el dicarbono, es altamente reactivo y el responsable de que muchos cometas sean de color verde. Está formado por dos átomos de carbono pegados y sólo se encuentra en entornos extremadamente energéticos o con poco oxígeno, como las estrellas, los cometas y el medio interestelar.

El dicarbono no existe en los cometas hasta que se acercan al Sol. Cuando el Sol empieza a calentar el cometa, la materia orgánica que vive en el núcleo helado se evapora y se traslada a la coma. La luz del Sol rompe entonces estas moléculas orgánicas más grandes, creando dicarbono.

El equipo dirigido por la UNSW ha demostrado ahora que, a medida que el cometa se acerca aún más al Sol, la radiación ultravioleta extrema rompe las moléculas de dicarbono que ha creado recientemente en un proceso llamado "fotodisociación". Este proceso destruye el dicarbono antes de que pueda alejarse del núcleo, haciendo que la coma verde se vuelva más brillante y se reduzca, y asegurando que el tinte verde nunca llegue a la cola.

Es la primera vez que se estudia esta interacción química aquí en la Tierra. "Me parece increíble que alguien en la década de 1930 pensara que esto es probablemente lo que está sucediendo, hasta el nivel de detalle del mecanismo de cómo estaba sucediendo, y luego 90 años después, descubrimos que es lo que está sucediendo --resalta Jasmin Borsovszky, autora principal del estudio y ex estudiante de Ciencias de la UNSW--. Herzberg fue un físico increíble y llegó a ganar el Premio Nobel de Química en la década de 1970. Es muy emocionante poder demostrar una de las cosas que teorizó".

El profesor Schmidt, que lleva 15 años estudiando el dicarbono, afirma que los hallazgos nos ayudan a comprender mejor tanto el dicarbono como los cometas. "El dicarbono procede de la ruptura de moléculas orgánicas más grandes congeladas en el núcleo del cometa, el tipo de moléculas que son los ingredientes de la vida", afirma.

"Al conocer su vida y destrucción, podemos entender mejor la cantidad de material orgánico que se evapora de los cometas. Descubrimientos como éste podrían ayudarnos algún día a resolver otros misterios del espacio", añade.

Cómo se comprobó la teoría

Para resolver este rompecabezas, el equipo necesitaba recrear el mismo proceso químico galáctico en un entorno controlado en la Tierra y lo consiguieron con la ayuda de una cámara de vacío, un montón de láseres y una potente reacción cósmica.

"Primero tuvimos que fabricar esta molécula que es demasiado reactiva para almacenarla en una botella --recuerda el profesor Schmidt--. "No es algo que podamos comprar en las tiendas, así que lo hicimos tomando una molécula más grande, conocida como percloroetileno o C2Cl4, y haciendo estallar sus átomos de cloro (Cl) con un láser UV de alta potencia".

Las moléculas de dicarbono recién creadas se enviaron viajando a través de un haz de gas en una cámara de vacío de unos dos metros de largo.

A continuación, el equipo apuntó otros dos láseres UV hacia el dicarbono: uno para inundarlo de radiación y el otro para que sus átomos fueran detectables. El impacto de la radiación desgarró el dicarbono, enviando sus átomos de carbono volando hacia un detector de velocidad.

Analizando la velocidad de estos átomos que se mueven con rapidez, el equipo pudo medir la fuerza del enlace del carbono con una precisión de uno entre 20.000, que es como medir 200 metros con una precisión de un centímetro.

Borsovszky afirma que, debido a la complejidad del experimento, tardaron nueve meses en poder realizar su primera observación. "Estuvimos a punto de rendirnos --reconoce--. Nos llevó mucho tiempo asegurarnos de que todo estaba alineado con precisión en el espacio y el tiempo". Y el profesor Schmidt afirma que es la primera vez que se observa esta reacción química.

Se conocen unos 3.700 cometas en el sistema solar, aunque se sospecha que podría haber miles de millones más. Por término medio, el núcleo de un cometa tiene la friolera de 10 kilómetros de ancho, pero su coma suele ser 1.000 veces mayor.

Un descubrimiento que ayudará a resolver otros misterios

"Esta apasionante investigación nos muestra lo complejos que son los procesos en el espacio interestelar --destaca el profesor Martin van Kranendonk, astrobiólogo y geólogo de la UNSW que no participó en el estudio--. La Tierra primitiva habría experimentado un revoltijo de diferentes moléculas portadoras de carbono que llegaban a su superficie, lo que permitió que se produjeran reacciones aún más complejas en el camino hacia la vida".

Ahora que el misterio de la cola verde desaparecida en los cometas está resuelto, el profesor Schmidt, especializado en química espacial, quiere seguir resolviendo otros misterios del espacio.

Así, a continuación, espera investigar las bandas interestelares difusas: patrones de líneas oscuras entre las estrellas que no coinciden con ningún átomo o molécula que conozcamos. "Las bandas interestelares difusas son un gran misterio sin resolver --relata--. No sabemos por qué la luz que llega a la Tierra a menudo tiene 'mordiscos'. Este es sólo un misterio más en un enorme inventario de cosas extrañas en el espacio que aún no hemos descubierto".

Logran capturar varias estrellas moviéndose alrededor del agujero negro de la Vía Láctea

Vie, 17/12/2021 - 16:52

El Interferómetro del Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral (VLTI de ESO) ha obtenido las imágenes más profundas y nítidas hasta la fecha de la región que rodea al agujero negro supermasivo del centro de nuestra galaxia.

Las nuevas imágenes se acercan 20 veces más de lo que era posible antes del VLTI y han ayudado a los astrónomos a encontrar una estrella nunca antes vista cerca del agujero negro. Al rastrear las órbitas de las estrellas en el centro de nuestra Vía Láctea, el equipo ha realizado la medición más precisa hasta ahora de la masa del agujero negro.

"Queremos saber más sobre el agujero negro del centro de la Vía Láctea, Sagitario A*: ¿Qué masa tiene exactamente? ¿Gira? ¿Las estrellas que lo rodean se comportan exactamente como esperamos de la teoría general de la relatividad de Einstein? La mejor manera de responder a estas preguntas es seguir a las estrellas en órbitas cercanas al agujero negro supermasivo. Y aquí demostramos que podemos hacerlo con mayor precisión que nunca", explica Reinhard Genzel, director del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre (MPE) de Garching (Alemania), galardonado con el Premio Nobel en 2020 por la investigación sobre Sagitario A*.

Los resultados del estudio de Genzel y su equipo, que amplían su estudio de tres décadas sobre las estrellas que orbitan el agujero negro supermasivo de la Vía Láctea, se publican en dos artículos en la revista Astronomy & Astrophysics.

En su búsqueda por encontrar aún más estrellas cerca del agujero negro, el equipo, conocido como la colaboración GRAVITY, desarrolló una nueva técnica de análisis que les ha permitido obtener las imágenes más profundas y nítidas hasta ahora de nuestro Centro Galáctico.

"El VLTI nos proporciona esta increíble resolución espacial y con las nuevas imágenes llegamos más profundo que nunca. Estamos asombrados por su cantidad de detalles y por la acción y el número de estrellas que revelan alrededor del agujero negro", explica Julia Stadler, investigadora del Instituto Max Planck de Astrofísica en Garching que dirigió los esfuerzos de obtención de imágenes del equipo durante su estancia en el MPE.

Sorprendentemente, encontraron una estrella, llamada S300, que no se había visto anteriormente, lo que demuestra lo poderoso que es este método cuando se trata de detectar objetos muy débiles cerca de Sagitario A*.

Con sus últimas observaciones, realizadas entre los pasados meses de marzo y julio, el equipo se centró en realizar mediciones precisas de las estrellas a medida que se acercaban al agujero negro. Entre ellas se encuentra la estrella S29, la más cercana al agujero negro a finales de mayo de 2021. Pasó a una distancia de tan solo 13.000 millones de kilómetros, unas 90 veces la distancia entre el Sol y la Tierra, a la asombrosa velocidad de 8.740 kilómetros por segundo. Nunca se ha observado que ninguna otra estrella pase tan cerca del agujero negro ni que viaje tan rápido alrededor de él, resaltan.

Las mediciones e imágenes del equipo fueron posibles gracias a GRAVITY, un instrumento único que la colaboración desarrolló para el VLTI de ESO, ubicado en Chile, que combina la luz de los cuatro telescopios de 8,2 metros del Very Large Telescope (VLT) de ESO mediante una técnica llamada interferometría. Esta técnica es compleja, "pero al final se obtienen imágenes 20 veces más nítidas que las de los telescopios individuales del VLT, revelando los secretos del Centro Galáctico", afirma Frank Eisenhauer, del MPE, investigador principal de GRAVITY.

"El seguimiento de las estrellas en órbitas cercanas a Sagitario A* nos permite sondear con precisión el campo gravitatorio en torno al agujero negro masivo más cercano a la Tierra, poner a prueba la Relatividad General y determinar las propiedades del agujero negro", explica Genzel.

Las nuevas observaciones, combinadas con los datos anteriores del equipo, confirman que las estrellas siguen trayectorias exactamente como predice la Relatividad General para los objetos que se mueven alrededor de un agujero negro de masa 4,30 millones de veces la del Sol. Se trata de la estimación más precisa de la masa del agujero negro central de la Vía Láctea hasta la fecha. Los investigadores también lograron afinar la distancia a Sagitario A*, encontrándola a 27.000 años luz.

Para obtener las nuevas imágenes, los astrónomos utilizaron una técnica de aprendizaje automático, denominada Teoría del Campo de Información. Hicieron un modelo de cómo podrían ser las fuentes reales, simularon cómo las vería GRAVITY y compararon esta simulación con las observaciones de GRAVITY.

Esto les permitió encontrar y rastrear estrellas alrededor de Sagitario A* con una profundidad y precisión sin precedentes. Además de las observaciones de GRAVITY, el equipo también utilizó datos de NACO y SINFONI, dos antiguos instrumentos del VLT, así como mediciones del Observatorio Keck y del Observatorio Gemini de NOIRLab, en Estados Unidos.

GRAVITY se actualizará a finales de esta década y se convertirá en GRAVITY+, que también se instalará en el VLTI de ESO y aumentará la sensibilidad para revelar estrellas más débiles incluso más cerca del agujero negro. El equipo pretende encontrar estrellas tan cercanas que sus órbitas puedan sentir los efectos gravitatorios causados por la rotación del agujero negro.

El próximo Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, que se está construyendo en el desierto chileno de Atacama, permitirá además al equipo medir la velocidad de estas estrellas con gran precisión. "Con la potencia de GRAVITY+ y del ELT combinados, podremos averiguar a qué velocidad gira el agujero negro -asegura Eisenhauer-. Nadie ha sido capaz de hacerlo hasta ahora".

¿Qué fenómenos astronómicos quedan por ver antes de que acabe 2021?

Jue, 16/12/2021 - 11:42
A pesar de que el 2021 está llegando a su fin, todavía durante la segunda mitad del mes de diciembre se van a poder observar en el cielo algunos fenómenos astronómicos, tal y como se contempla en la Agenda Astronómica del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Qué fenómenos astronómicos quedan por ver antes de que acabe 2021

Jue, 16/12/2021 - 11:31

A pesar de que el 2021 está llegando a su fin, todavía durante la segunda mitad del mes de diciembre se van a poder observar en el cielo algunos fenómenos astronómicos, tal y como se contempla en la Agenda Astronómica del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Las lluvias de meteoros, las conjunciones entre diferentes cuerpos del espacio, el inicio de una nueva estación o las fases lunares todavía se darán durante el final del mes de diciembre y, también, el final del año.

Inicio del invierno

En primer lugar, hay que apuntar la fecha del 21 de diciembre de 2021, donde se produce el inicio oficial del invierno, concretamente, a las 16.59 horas (horario oficial peninsular), según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, con una duración total de 88 días y 23 horas, finalizando el 20 de marzo de 2022 con el comienzo de la primavera.

Fases lunares

Por otro lado, en cuanto a las fases de la Luna, el pasado 11 de diciembre comenzó el cuarto creciente, que durará hasta la Luna llena del 19 de diciembre, para después pasar a cuarto menguante el próximo 27 de diciembre, siendo esta la fase que despedirá el año 2021.

Conjunciones en el cielo

Igualmente, durante el mes de diciembre se han producido varias conjunciones, pero todavía queda alguna para final de año. Será el 22 de diciembre, con Venus junto a Plutón, aunque para ver a Plutón habrá que precisar de un telescopio, como indican desde Eltiempo.es.

Igualmente, habrá otra conjunción el 29 de diciembre, con Venus y Mercurio, mientras que el jueves 30, Mercurio estará en conjunción con Plutón. Por último, habrá una última conjunción el 31 de diciembre, donde se podrá ver la Luna en conjunción con Marte.

Lluvias de estrellas

La lluvia de estrellas de las Gemínidas tiene lugar todos los años hacia el 14 de diciembre, cuando se pueden observar hasta 150 estrellas fugaces por hora, aunque durante el año 2021 este momento de máxima actividad se producirá dos días después de que la Luna alcance su fase de cuarto creciente.

Por último, las Úrsidas tienen lugar del 17 al 26 de diciembre, aunque el pico máximo se dará el 22 de diciembre, cuando se pueden alcanzar entre 10 y 50 meteoros por hora, con una velocidad de unos 33 kilómetros por segundo, una tasa de actividad modesta.