MercurioVenusTierraMarteJúpiterSaturnoUranoNeptuno

http://www.20minutos.es/minuteca/astronomia/

Distribuir contenido
Noticias de Astronomía en 20MINUTOS.ES
Actualizado: hace 1 hora 29 mins

Huellas geológicas de una megainundación en el ecuador de Marte

Lun, 23/11/2020 - 12:07
Inundaciones de magnitud inimaginable una vez atravesaron el cráter Gale en el ecuador de Marte hace unos 4.000 millones de años, un hallazgo que sugiere la posibilidad de la vida existió allí.(Fuente: NASA)

Resuelven el misterio de la rara Nebulosa del Anillo Azul

Dom, 22/11/2020 - 20:40

La Nebulosa del Anillo Azul, que dejó perplejos a los científicos cuando se descubrió en 2004 por su rareza, parece ser el ejemplo más joven conocido de dos estrellas fusionadas en una.

Hace 16 años, los científicos del la misión Galaxy Evolution Explorer de la NASA detectaron un objeto diferente a todos los que habían visto en la Vía Láctea: una gran y tenue mancha de gas que parecía tener una estrella en su centro. En las longitudes de onda ultravioleta utilizadas por el satélite, la mancha parecía azul, aunque en realidad no emite luz visible para el ojo humano, y observaciones cuidadosas identificaron dos anillos gruesos dentro de ella, por lo que el equipo la apodó Nebulosa del Anillo Azul. Desde entonces, lo estudiaban con múltiples telescopios terrestres y espaciales, pero cuanto más aprendían sobre él, más misterioso parecía.

Un equipo de científicos ha combinado ahora observaciones terrestres con modelos teóricos detallados para investigar las propiedades del objeto. El artículo que describe sus hallazgos aparece en Nature.

"Estábamos en medio de una observación una noche, con un nuevo espectrógrafo que habíamos construido recientemente, cuando recibimos un mensaje de nuestros colegas sobre un objeto peculiar compuesto por un gas nebuloso que se expandía rápidamente desde una estrella central", ha indicado Stefansson en un comunicado. "¿Cómo se formó? ¿Cuáles son las propiedades de la estrella central? ¡Nos emocionamos de inmediato por ayudar a resolver el misterio!".

La mayoría de las estrellas de la Vía Láctea están en sistemas binarios: pares de estrellas orbitando entre sí. Si están lo suficientemente cerca, tales sistemas pueden encontrar su desaparición en un evento de fusión estelar: a medida que las estrellas evolucionan, se expanden, y si están lo suficientemente cerca, una de las estrellas puede engullir a su compañera en órbita, haciendo que la compañera se mueva en espiral hacia adentro, hasta que las dos estrellas chocan. A medida que el compañero pierde su energía orbital, puede expulsar material a altas velocidades.

Más evidencia en apoyo de esta hipótesis provino de observaciones con dos espectrógrafos diferentes en grandes telescopios en el suelo: el espectrógrafo óptico HIRES en el Telescopio Keck de 10 metros en la parte superior de Maunakea en Hawai, y el Buscador de Planetas de zona habitable en el infrarrojo cercano en el Telescopio Hobby-Eberly de 10 metros del Observatorio McDonald en Texas, un nuevo espectrógrafo de infrarrojo cercano que Stefánsson ayudó a diseñar, construir y encargar para detectar planetas alrededor de estrellas cercanas.

"Las observaciones espectroscópicas fueron claves para permitirnos comprender mejor el objeto, a partir del cual vemos que la estrella central está inflada y vemos firmas de acreción probablemente de un disco de escombros circundante", dijo Stefansson.

"De hecho, los datos espectroscópicos junto con el modelado teórico muestran que la Nebulosa del Anillo Azul es consistente con la imagen de un sistema estelar binario en fusión, lo que sugiere que la compañera en espiral hacia adentro era probablemente una estrella de baja masa", ha asegurado Keri Hoadley, becaria postdoctoral en Caltech y autora principal del artículo.

Aunque las reliquias de algunos eventos de fusión binaria de este tipo se han observado antes, todos estos objetos han sido envueltos por nubes y polvo opaco, obstruyendo la vista de las propiedades del remanente estelar central. La Nebulosa del Anillo Azul es el único objeto que permite una vista sin obstrucciones del remanente estelar central, ofreciendo una ventana clara a sus propiedades y dando pistas sobre el proceso de fusión.

"La Nebulosa del Anillo Azul es rara", ha dicho Hoadley. "Como tal, es realmente emocionante que pudiéramos encontrarla, y estamos entusiasmados con la posibilidad de encontrar más objetos de este tipo en el futuro. Si es así, eso nos permitiría obtener más información sobre los restos de fusiones estelares y los procesos que las gobiernan".

Cualquier civilización que la humanidad contacte será más antigua

Dom, 22/11/2020 - 15:55

Cualquier civilización inteligente con la que la humanidad pueda contactar probablemente sea dos veces más antigua que nosotros, y potencialmente mucho más antigua, según un nuevo estudio estadístico.

El trabajo, dirigido por el doctor David Kipping en la Universidad de Columbia, se detalla en un nuevo artículo en el International Journal of Astrobiology, que considera cómo los humanos contactarían una civilización de mil millones de años.

Comprender la importancia de esa pregunta requeriría estimar lo probable es que exista una civilización de mil millones de años. Esa no es una pregunta particularmente fácil de responder, ya que no existe ninguna evidencia directa de civilizaciones de mil millones de años.

Sin embargo, el registro histórico proporciona dos tipos de conjuntos de datos similares, aunque en escalas de tiempo mucho más pequeñas: cuánto tiempo han durado las civilizaciones históricas y cuánto tiempo duran las especies. Los autores intentaron encontrar un modelo estadístico que se ajustara razonablemente a esos dos conjuntos de datos, informa Universe Today.

Oportunamente, ambos conjuntos de datos se adhieren a un modelo estadístico similar, conocido como distribución exponencial. Las distribuciones exponenciales son muy comunes en estadística y, convenientemente, solo requieren una única variable para determinar la forma de la curva. En este modelo, toda la distribución se describe por la vida media de una civilización. Los datos históricos volvieron a ser útiles cuando se buscaban valores razonables de ese parámetro, siendo el promedio de vida más adecuado aproximadamente el doble de la edad actual de nuestra civilización.

El doctor Kipping y sus coautores señalan que esta distribución exponencial, aunque es un punto razonable para comenzar a extraer algunos detalles, es una simplificación de lo que probablemente sea un cálculo muy complejo. A pesar de esa simplificación, el documento puede extraer varias ideas.

La edad promedio de cualquier civilización extraterrestre potencial es una de esas ideas. Los autores calculan que, en promedio, una civilización que detectemos será aproximadamente dos veces más antigua que la nuestra. Una advertencia interesante aquí es que no establecen directamente la edad de nuestra propia civilización y señalan que las matemáticas funcionan sin importar la edad que se use.

Por ejemplo, si una persona define la edad de nuestra civilización como los 12.000 años que hemos estado prosperando, entonces es probable que las civilizaciones continúen prosperando de una manera detectable durante 24.000 años en promedio. Sin embargo, eso no significa que la civilización sea destruida al final de ese período de tiempo, simplemente significa que ya no están haciendo lo que se utilizó para definir una "civilización".

Otro ejemplo muestra cómo podría funcionar esto. Según las estimaciones del autor, es probable que la vida útil de una civilización que emite ondas de radio al espacio solo sea de 200 años, aproximadamente el doble de la vida útil de los 100 años que ya lo hemos estado haciendo. Alrededor de ese período de tiempo, una civilización que usa radio probablemente comenzaría a usar tecnologías más avanzadas que reemplacen las ondas de radio de transmisión omnidireccional, como los láseres. Entonces, si bien ha dejado de existir como una civilización "emisora de radio", sus miembros todavía están vivos y bien utilizando una tecnología nueva, algo menos detectable.

Alternativamente, también nos hemos vuelto más expertos en ver otras características potenciales de una civilización tecnológica. En conjunto, estas características se conocen como "tecnofirmas" y van desde pulsos de láser dirigidos hasta mapas de calor de exoplanetas. Kipping señala que una nueva generación de telescopios será capaz de detectar algunas de estas tecnofirmas en exoplanetas cercanos, lo que nos dará una visión de posibles civilizaciones alienígenas que nunca antes habíamos podido observar.

Otra de las cuestiones que aborda el documento es la probabilidad de que una civilización detectada sea más antigua o más joven que nosotros. Esto podría tener implicaciones de gran alcance sobre cómo, o incluso si, decidimos iniciar el primer contacto.

Las curvas exponenciales tienen una gran parte del área bajo la curva (es decir, el número total de civilizaciones) en la parte inferior de la curva, con un número cada vez menor en una "cola" extendida más alejada. Usando esta curva de distribución exponencial, aproximadamente el 60% de las civilizaciones probablemente sean más jóvenes que nosotros, mientras que el 40% probablemente sean mayores.

A primera vista, esto implicaría que es más probable que encontremos una civilización más joven que nosotros. Sin embargo, esto no explica un fenómeno conocido como sesgo temporal. Aunque hay más civilizaciones que tienen una vida más corta que la nuestra, el hecho de que tengan una vida más corta significa que es mucho menos probable que terminemos existiendo al mismo tiempo que ellos.

Este resultado es la conclusión principal del artículo: que cualquier civilización que detectemos tiene más probabilidades de ser mayor que nosotros en lugar de más joven. De hecho, las matemáticas muestran que hay un 10% de posibilidades de que una civilización que logremos encontrar sea más de 10 veces más antigua que nosotros. Si estas civilizaciones siguen la curva de crecimiento tecnológico exponencial que la humanidad ha estado siguiendo durante los últimos siglos, "la mente se aturde en cuanto a cuánto más avanzada podría ser dicha civilización", señala Kipping.

También ha indicado que estos modelos estadísticos tienen el impacto más práctico cuando se consideran civilizaciones de capacidad técnica ambigua. Si una civilización es notablemente más avanzada que nosotros, como una que puede construir un enjambre de Dyson (una estrella recubierta por una esfera para dominar su energía), no habrá muchas dudas sobre cuáles son sus capacidades tecnológicas en comparación con las nuestras.

Sin embargo, si logramos detectar una isla de calor en un exoplaneta cercano, podría representar una civilización que acaba de pasar de la edad de piedra o una que ya ha desarrollado una Inteligencia Artificial completamente desarrollada.

Júpiter y Saturno se verán como un planeta doble en diciembre, nunca visto desde la Edad Media

Dom, 22/11/2020 - 08:50

Tras la puesta del sol el 21 de diciembre, Júpiter y Saturno aparecerán más juntos en el cielo nocturno de lo que lo han estado desde la Edad Media, aparentando ser un planeta doble.

"Las alineaciones entre estos dos planetas son bastante raras, ocurren una vez cada 20 años aproximadamente, pero esta conjunción es excepcionalmente rara debido a lo cerca que se verán los planetas entre sí", ha dicho en un comunicado el astrónomo de la Universidad de Rice Patrick Hartigan. "Habría que retroceder hasta justo antes del amanecer del 4 de marzo de 1226 para ver una alineación más cercana entre estos objetos visibles en el cielo nocturno".

Júpiter y Saturno se han estado acercando en el cielo de la Tierra desde el verano. Del 16 al 25 de diciembre, los dos estarán separados por menos del diámetro de una luna llena.

"En la noche de mayor aproximación, el 21 de diciembre, se verán como un planeta doble, separados solo por una quinta parte del diámetro de la luna llena", dijo Hartigan, profesor de física y astronomía. "Para la mayoría de telescopios, cada planeta y varias de sus lunas más grandes serán visibles en el mismo campo de visión esa noche".

Aunque las mejores condiciones de observación estarán cerca del ecuador, el evento se podrá observar en cualquier lugar de la Tierra, si el clima lo permite. Hartigan dijo que el dúo planetario aparecerá bajo en el cielo occidental durante aproximadamente una hora después del atardecer cada noche.

"Cuanto más al norte esté un espectador, menos tiempo tendrá para vislumbrar la conjunción antes de que los planetas se hundan bajo el horizonte", ha dicho. Por suerte, los planetas serán lo suficientemente brillantes como para ser vistos en el crepúsculo. "Para cuando los cielos estén completamente oscuros en Houston, por ejemplo, la conjunción estará a solo 9 grados sobre el horizonte", ha indicado Hartigan. "Ver eso sería posible si el clima coopera y tiene una vista despejada hacia el suroeste".

Pero una hora después de la puesta del sol, las personas que miran hacia el cielo en Nueva York o Londres encontrarán los planetas aún más cerca del horizonte, a unos 7,5 grados y 5,3 grados respectivamente. Los espectadores allí, y en latitudes similares, harían bien en echar un vistazo a la rara vista astronómica tan pronto como sea posible después del atardecer, sostiene.

Aquellos que prefieran ver a Júpiter y Saturno tan cerca y más alto en el cielo nocturno deberán esperar hasta el 15 de marzo de 2080, dijo Hartigan. Después de eso, la pareja de planetas no hará tal aparición hasta algún tiempo después del año 2400.

El segundo radiotelescopio más grande del mundo tendrá que ser desmantelado por riesgo de colapso

Sáb, 21/11/2020 - 08:00

La Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos acaba de anunciar que tendrá que desmontar el famoso Observatorio de Arecibo, el radiotelescopio de 300 metros de ancho ubicado en Puerto Rico.

¿Por qué? Ha resistido años de desgaste, pero en agosto un cable de soporte se rompió y provocó una grieta de 100 metros de largo en el plato, y a principios de este mes se produjo la rotura de un segundo cable.

Tras romperse los dos cables, la plataforma de 900 toneladas que cuelga sobre la gran antena parabólica del observatorio quedó solo sujeta por un cable auxiliar y varios secundarios, y el estado de estos cables no es precisamente bueno según un reciente examen practicado por la Universidad Central de Florida.

Las evaluaciones de los ingenieros del daño encontraron que la estructura está "en peligro de una falla catastrófica" que amenazaría a los otros edificios cerca de la cúpula y que el telescopio podría colapsar en cualquier momento. Además, las roturas han desestabilizado la estructura de tal manera que no se puede reparar sin correr un riesgo significativo: "Cualquier intento de reparación podría poner a los trabajadores en peligro potencialmente mortal", ha dicho la Fundación.

Bajo estas circunstancias, la Fundación Nacional de Ciencias ha hecho oficial la noticia de que el plato gigante de Arecibo tendrá que ser 'desmontado'. El siguiente paso será planear "el desmantelamiento controlado", para lo que NSF ha autorizado "un estudio fotográfico de alta resolución utilizando drones", poniendo así fin a cerca de sesenta años de historia.

Durante la mayor parte de su vida, Arecibo fue el radiotelescopio de un solo plato más grande del mundo, hasta que en enero de este mismo año le arrebató el puesto el ‘Telescopio Esférico de Quinientos metros de Apertura’ -FAST, por sus siglas en inglés-, localizado en una cuenca natural al suroeste de China.

Sus casi seis décadas de vida, ha tenido una capacidad única de estudiar la atmósfera y los objetos en el espacio. Algunos de sus logros más notables fueron encontrar evidencia de la existencia de estrellas de neutrones, obtener imágenes directamente de un asteroide por primera vez en la historia y detectar un púlsar que albergaba los primeros exoplanetas identificados. También jugó un papel muy importante en la búsqueda de vida extraterrestre.

Sus instalaciones, que han soportado terremotos y huracanes, han sido utilizadas por científicos de todo el mundo, aunque también han servido de escenario para películas como GoldenEye en 1995 y Contact en 1997.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Se hace rico gracias a un meteorito que se estrelló contra el tejado de su casa

Mié, 18/11/2020 - 07:31
Un fabricante de ataúdes de Indonesia se transformó en millonario, de la noche a la mañana, al estrellarse contra el techo de su casa un trozo de meteorito valorado en más de 1,5 millones de euros.

Cómo observar la lluvia de estrellas de las Leónidas del lunes 16 al martes 17 de noviembre

Lun, 16/11/2020 - 13:03

Otoño es una de las estaciones del año que más espectáculos astronómicos nos ofrece. Desde las Dracónidas, que surcaron el cielo nocturno a principios de octubre, pasando por las Oriónidas y la famosa luna azul de Halloween, esta semana es el turno de las Leónidas.

Esta lluvia de meteoros procede de los fragmentos del cometa 55P/Tempel-Tuttle, que fue descubierto en el año 1865 y posee un periodo orbital de 33,2 años. Pero, ¿por qué se produce? Como cada año a mediados de noviembre, la Tierra pasa por un anillo poblado con los restos de este cometa desprendidos en anteriores pasos cerca del Sol.

De esta manera, "cuando uno de esos meteoroides entra en contacto con la atmósfera terrestre, se vaporiza por la fricción con el aire, creando así el resplandor luminoso que conocemos como meteoro o estrella fugaz", explican desde el departamento de astronomía del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Los meteoros de una lluvia de estrellas parecen tener un único punto de origen, denominado radiante, y en el caso de las Leónidas la localización se encuentra en la constelación de Leo.

En este sentido, 2020 será "un año excelente para la observación" de este fenómeno ya que el momento de máxima actividad "se producirá un día después de la luna nueva", añaden. Por ello, se espera que en la noche de este lunes 16 de noviembre al martes 17 de noviembre tenga lugar el máximo pico de actividad de las Leónidas coincidiendo con un cielo oscuro.

La principal recomendación para observar este espectáculo astronómico es acudir a un lugar que proporcione una vista completa del cielo nocturno alejado de la contaminación lumínica.

"Es preferible observar desde un lugar que tenga pocos obstáculos (edificios o árboles) para la vista y no utilizar instrumentos ópticos que nos limiten el campo de visión", indican desde el IGN.

Según el Real Observatorio Astronómico de Madrid, el momento idóneo para observar esta lluvia de estrellas será pasada la medianoche. Para apreciar el fenómeno en su totalidad conviene dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, "en la dirección opuesta a la posición de la Luna si la observación se realiza antes de su ocaso", añaden en el IGN.

Se prevé que podrán caer unos 20 meteoros por hora o más, según Meteored, y únicamente necesitarás un lugar donde sentarte o tumbarte, una manta o ropa de abrigo y esperar hasta que la vista se acostumbre para apreciar este increíble fenómeno de destellos fugaces brillantes y coloridos.

Esta noche se espera el máximo de la lluvia de estrellas fugaces de las leónidas. La falta de Luna proporcionará un cielo oscuro ideal para observar estos meteoros procedentes del cometa 55P/Tempel-Tuttle. El mejor momento para observar será pasada la medianoche. pic.twitter.com/frPMs4UDM0

— Real Observatorio (@RObsMadrid) November 16, 2020

Las increíbles imágenes de Marte que revelan un triple cráter

Dom, 15/11/2020 - 12:04

A lo largo de sus 4.600 millones de años de historia de Marte, miles de asteroides han dejado su huella en forma de cráteres. Estas particulares cicatrices que permanecen intactas son de especial interés para los astrónomos, que buscan saber a través de estas colisiones un poco más sobre el pasado del planeta rojo y del Sistema Solar. Científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), han puesto el foco en un triple cráter localizado en el hemisferio sur de Marte, en una región conocida como Noachis Terra, del que han tomado espectaculares fotografías.

Aunque los cráteres de doble o triple impacto son poco habituales de ver, no son desconocidos para los astrónomos, ya que no solo hay ejemplos en Marte, sino también en la Tierra. No obstante, no todos se forman de la misma manera.

La misión Mars Express de la ESA ha sido la que ha tomado la imagen de este cráter que consta de tres depresiones: la más grande mide 45 km de ancho y la más pequeña, 28 km, indica la ESA en un comunicado.

Tras el hallazgo, los científicos han tratado de averiguar cómo se pudo formar un triple cráter de estas características. "Una posible explicación, y que se cree que es la más probable, es que el objeto que impactó se rompió en tres antes de golpear el suelo, formando un trío de cráteres al impactar", aseguran desde la ESA.

La segunda hipótesis alude a una simple coincidencia: "En diferentes momentos, tres objetos separados podrían haber golpeado la superficie de Marte en esta ubicación, creando una superposición ordenada de cráteres completamente por casualidad", sostiene la agencia espacial.

Según la ESA, las observaciones de numerosas misiones vienen a respaldar la primera de las teorías. Si el objeto se fragmentó, señalan, pudo deberse a que la atmósfera de la región de Noachis era mucho más densa y más difícil de penetrar de lo que es ahora. Esto lleva a pensar que Marte pudo ser en su etapa temprana un planeta mucho más cálido y húmedo que el mundo frío y árido que vemos hoy, sostienen los investigadores.

Hallan en los anillos de los árboles el rastro de explosiones a miles de años luz

Sáb, 14/11/2020 - 17:07

Una nueva investigación llevada a cabo por la Universidad de Colorado (EE UU) ha descubierto en los anillos de los árboles el rastro dejado por explosiones masivas de energía que ocurrieron a miles de años luz de la Tierra.

El estudio, publicado en International Journal of Astrobiology, analiza los impactos de las supernovas, uno de los eventos más violentos del universo conocido, y cómo estas explosiones podrían haber provocado al menos cuatro alteraciones del clima de la Tierra durante los últimos 40.000 años.

Robert Brakenridge, geocientífico de la Universidad de Colorado, ha encontrado huellas de estas explosiones cósmicas distantes en los registros de anillos de árboles muy antiguos del planeta. "Son eventos extremos y sus efectos potenciales parecen coincidir con los registros de anillos de árboles", ha explicado en un comunicado.

La investigación de Brakenridge gira en torno al Carbono-14 o radiocarbono, un isótopo de carbono que se encuentra solo en pequeñas cantidades en la Tierra. Este radiocarbono, explica el geocientífico, se forma cuando los rayos cósmicos del espacio bombardean la atmósfera de nuestro planeta de forma casi constante.

“Generalmente hay una cantidad constante año tras año. Los árboles recogen dióxido de carbono y parte de ese carbono será radiocarbono", indica Brakenridge.

No obstante, los científicos han registrado algunos casos en los que la concentración de este isótopo en los anillos de los árboles aumenta de forma repentina y sin una razón aparente. Mientras que algunos investigadores han planteado la hipótesis de que estos picos podrían deberse a erupciones solares o eyecciones de energía procedente del Sol, Brakenridge y su equipo han puesto el foco en sucesos mucho más lejanos a la Tierra.

"Estamos observando eventos terrestres que piden una explicación", ha indicado Brakenridge. "En realidad, solo hay dos posibilidades: una llamarada solar o una supernova. Creo que la hipótesis de la supernova se ha descartado demasiado rápido", ha defendido.

Para probar la validez de esta hipótesis, el equipo liderado por Bakenridge elaboró primero una lista de supernovas conocidas durante los últimos 40.000 años, rastreables a través de los remanentes de supernovas de nebulosas que dejaron atrás. Luego, compararon esta lista con el registro de picos de radiocarbono en los anillos de los árboles del mismo periodo.

Los investigadores descubrieron que de las ocho supernovas más cercanas estudiadas, todas parecían estar asociadas con picos inexplicables en el registro de radiocarbono en la Tierra.

El hallazgo abre una posibilidad a los científicos de emplear los anillos de los árboles como una herramienta útil para estudiar la historia de las explosiones estelares de la galaxia.

El asteroide que vale más que toda la economía de la Tierra

Jue, 05/11/2020 - 12:09
Psyche 16, que es más grande que algunos países, es el más valioso del universo.

Un océano de lava, viento supersónico y atmósfera de rocas: así es el K2-141b

Mié, 04/11/2020 - 12:52
Uno de los descubrimientos más extremos fuera de nuestro Sistema Solar son los planetas de lava: mundos ardientes y ultracalientes, que giran tan cerca de su estrella anfitriona que algunas de sus regiones son océanos de lava fundida. El exoplaneta K2-141b es uno de ellos y sus características se detallan en un artículo científico publicado este martes.

Luna azul: se podrá ver este 31 de octubre y no se repetirá hasta 2023

Sáb, 31/10/2020 - 09:06

A pesar de su llamativo nombre, el curioso fenómeno de la luna azul no se refiere a su color, sino que se produce cuando en un solo mes hay dos lunas llenas, algo poco habitual. Este año podrá verse en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, coincidiendo con la festividad de Halloween y el Día de todos los Santos.

Este fenómeno tiene lugar aproximadamente cada 2,5 años, y la última ocurrió el 31 de marzo de 2018, tal y como explican desde la NASA. La próxima luna azul tendrá lugar en agosto de 2023.

Por lo general, hay una luna llena cada mes. En esta ocasión, la última luna llena coincidió el 1 de octubre, por lo que se ha podido completar un ciclo lunar antes de que finalice el mes y se puede ver de nuevo una segunda luna llena. Febrero, por ejemplo, jamás podrá tener una luna azul al contar solo con 28 días —o 29 en caso de año bisiesto—.

Asimismo, indica la NASA, esta luna azul de octubre será la primera en coincidir en Halloween desde 1944, y no ersá hasta 2039 cuando vuelva a caer en esta festividad.

Pese a que esta luna no adopta una coloración como la que indica su nombre, sí puede haber lunas llenas con tonos azulados, como ha ocurrido en algunas ocasiones a lo largo de la historia, cuenta la NASA. En 1883, el volcán indonesio Krakatoa tuvo una erupción tan grande que las partículas de ceniza dispersas en la atmósfera actuaron como filtro y volvieron la Luna de color azul.

Descubren un planeta del tamaño de la Tierra deambulando por la Vía Láctea y sin estrella madre

Vie, 30/10/2020 - 17:40

Un equipo de científicos ha identificado un planeta de tamaño similar al de la Tierra que flota en la Vía Láctea y sin estar gravitacionalmente unido a ninguna estrella.

Este llamado "planeta rebelde", ha sido descubierto por un grupo de científicos de Estados Unidos y Polonia, que han publicado el hallazgo en la revista 'Astrophysical Journal Letters', donde aseguran que se trata del más pequeño jamás identificado hasta la fecha.

Para detectar al planeta, los científicos usaron una herramienta llamada 'microlente gravitacional', que hizo que el planeta fuera visible al interferir con la luz de estrellas más distantes ubicadas detrás de él.

"Las posibilidades de observar microlentes son extremadamente escasas porque tres objetos (fuente, lente y observador) deben estar casi perfectamente alineados", declara el autor del artículo y astrónomo Przemek Mroz del Instituto de Tecnología de California.

Además, el grupo de científicos afirma que, realmente, este planeta no se trataría de un caso aislado, sino que nuestra galaxia podría estar repleta de planetas rebeldes. Los astrónomos creen que este tipo de planetas pueden formarse a raíz del gas denso y el polvo de alrededor de las estrellas, y que son expulsados violentamente de sus sistemas planetarios originales tras experimentar interacciones gravitacionales con otros cuerpos espaciales.

El mismo equipo ya encontró en 2011 diez objetos parecidos, del tamaño de Júpiter (mucho mayor que el actual, que estiman que tenga una masa menor que la Tierra pero mayor que la de Marte), y que tampoco contaban con una estrella madre.

Luna azul, el espectacular fenómeno astronómico del 31 de octubre

Vie, 30/10/2020 - 09:36

El mes de octubre es un periodo perfecto para mirar el cielo y contemplar los diferentes fenómenos que se producen en esta época y que se pueden observar desde nuestro país.

A las dos pasadas lluvias de estrellas, las dracónidas y las oriónidas, que han tenido lugar durante principios y mediados del mes de octubre, se suma la doble Luna llena en el mismo mes.

El mes de octubre tiene dos lunas llenas, la del día 1 y la del día 31. Esta segunda Luna llena se conoce como Luna azul o Luna azul de Halloween, ya que coincide con la noche de Todos los Santos el día 31 de octubre, según el Real Observatorio de Madrid.

Esta Luna azul no consiste en que el satélite se vea de ese color, sino que al ser Luna llena el satélite se ve mucho más impresionante. Sin embargo, se trata de un fenómeno poco frecuente, que parece ir a juego con la misteriosa noche de Halloween, ya que no es habitual que haya dos lunas llenas en el mismo mes.

También se denomina Luna azul a la tercera Luna llena cuando en una misma estación tienen lugar cuatro plenilunios en vez de solo tres.

Esta noche, mira hacia el este para ver la conjunción de Marte con la Luna. Este mes de octubre va a tener dos lunas llenas, los días 1 y 31. Como esta segunda Luna llena se suele llamar "Luna azul", podrás decir que estás viendo el planeta rojo junto a Luna (casi) azul. pic.twitter.com/9DzjAHL0j1

— Real Observatorio (@RObsMadrid) October 29, 2020

Pero, además, ese mismo día habrá otro fenómeno interesante: desde España, será claramente visible en el cielo durante la noche del 31 de octubre el planeta Urano.

Según los cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, ese día, a partir de las 16:55 horas, se podrá observar en el cielo el planeta Urano, momento en el que será más brillante que en cualquier otra época del año.

La NASA logra almacenar las muestras recogidas en el asteroide Bennu tras un fallo que puso en peligro la misión

Vie, 30/10/2020 - 06:20
La NASA anunció este jueves que su sonda espacial OSIRIS-REx ha logrado finalmente almacenar en una cápsula hermética las muestras de piedra y polvo recogidas en el asteroide Bennu la semana pasada, después de que un fallo en el cierre del compartimento de recogida pusiera en peligro la misión.

La NASA logra almacenar las muestras recogidas en el asteroide Bennu tras un fallo que puso en peligro la misión

Vie, 30/10/2020 - 01:27

La NASA anunció este jueves que su sonda espacial OSIRIS-REx ha logrado finalmente almacenar en una cápsula hermética las muestras de piedra y polvo recogidas en el asteroide Bennu la semana pasada, después de que un fallo en el cierre del compartimento de recogida pusiera en peligro la misión.

"Hemos terminado esta operación con éxito", informó el director del proyecto, Rich Burns. Según explicó la NASA, el equipo de la misión pasó dos días trabajando las veinticuatro horas para llevar a cabo el procedimiento de estiba.

La agencia espacial señaló que para que la nave pudiese realizar cada paso de la secuencia de almacenamiento, el equipo tuvo que evaluar las imágenes y la telemetría de cada paso anterior y confirmar que todo iba saliendo bien. Dado que OSIRIS-REx se encuentra actualmente a más de 320 millones de kilómetros de la Tierra, esto requirió que el equipo también trabajara con un retraso de tiempo superior a 18,5 minutos.

La NASA ya anunció el pasado viernes que las muestras recogidas por la OSIRIS-REx sobre la superficie del asteroide Bennu son "más que suficientes". La sonda recogió las muestras el pasado martes, pero se estaba a la espera de que se confirmase si se habían alcanzado los 60 gramos que se habían marcado como objetivo mínimo.

En un comunicado, la NASA confirmó que pudo comprobar a través de imágenes enviadas por la sonda que el recolector de muestras estaba lleno y que lo recogido es "más que suficiente".

La agencia detalló asimismo que se estaban perdiendo lentamente algunas partículas debido a que piezas más grandes no habían permitido que el recolector se sellase del todo.

Por ese motivo la NASA anunció que cancelaba la prueba que tenía que hacer durante el fin de semana para medir el tamaño de la muestra, y que después procedería a almacenarla directamente para que no se perdiese más.

"Aunque es posible que tengamos que movernos más rápido para almacenar la muestra, no es un problema grave. Estamos muy emocionados de ver lo que parece ser una muestra abundante", dijo entonces el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen.

La OSIRIS-REx llegó a Bennu el 3 de diciembre de 2018 y empezó a orbitar el asteroide el 31 de ese mismo mes, tras un trayecto de más de cuatro años, ya que fue lanzada en septiembre de 2016 de Cabo Cañaveral.

El martes pasado la sonda contactó con el asteroide y arrojó nitrógeno comprimido sobre su superficie para levantar polvo y grava para recogerla para la muestra.

La NASA destacó entonces que el asteroide Bennu "ofrece a los científicos una ventana al sistema solar primitivo, ya que empezó a tomar forma por primera vez hace miles de millones de años y arroja ingredientes que podrían haber ayudado a sembrar la vida en la Tierra".

Si la misión se confirma exitosa, en marzo de 2021 -la próxima vez que Bennu se alinee con la Tierra de forma adecuada- la OSIRIS-REx emprenderá su vuelta. Su aterrizaje en paracaídas está previsto para el 24 de septiembre de 2024 en el desierto de Utah (EE UU).

Duendes y elfos de luz se dejan ver en la atmósfera de Júpiter

Mié, 28/10/2020 - 13:31
Los nuevos resultados de la misión Juno de la NASA en Júpiter sugieren que 'duendes' o 'elfos' de luz parecen hacerse notar en la atmósfera superior del planeta más grande del sistema solar. Es la primera vez que estos destellos de luz brillantes, impredecibles y extremadamente breves, conocidos formalmente como eventos luminosos transitorios se han observado en otro mundo, tal como publica la revista Journal of Geophysical Research: Planets.(Fuente: NASA)

Nuevos datos confirman un posible impacto del asteroide Apophis contra la Tierra en 2068

Mar, 27/10/2020 - 15:32

La detección de un efecto físico que actúa sobre la aceleración del asteroide de 300 metros Apophis confirma que el escenario de impacto contra la Tierra en 2068 sigue siendo posible.

El investigador Dave Tholen y sus colaboradores del Instituto de Astronomía (IfA) de la Universidad de Hawai han anunciado la detección de la aceleración de Yarkovsky en el asteroide Apophis cercano a la Tierra.

Esta aceleración surge de una fuerza extremadamente débil sobre un objeto debido a una radiación térmica no uniforme. Esta fuerza es particularmente importante para el asteroide Apophis, ya que afecta la probabilidad de un impacto terrestre en 2068.

Todos los asteroides necesitan volver a irradiar como calor la energía que absorben de la luz solar para mantener el equilibrio térmico, un proceso que cambia ligeramente la órbita del asteroide. Antes de la detección de la aceleración de Yarkovsky en Apophis, los astrónomos habían concluido que un impacto potencial con la Tierra en 2068 era imposible. La detección de este efecto actuando sobre Apophis significa que el escenario de impacto de 2068 sigue siendo una posibilidad.

Apophis es digno de mención debido a su aproximación extremadamente cercana a la Tierra el viernes 13 de abril de 2029, cuando el asteroide de 300 metros de tamaño se hará visible a simple vista al pasar dentro del cinturón de satélites de comunicaciones que orbitan la Tierra.

"Sabemos desde hace algún tiempo que un impacto con la Tierra no es posible durante la aproximación cercana de 2029", dijo en un comunicado Tholen, quien ha estado siguiendo con precisión el movimiento de Apophis en el cielo desde que su equipo lo descubrió en 2004.

"Las nuevas observaciones obtenidos con el telescopio Subaru a principios de este año fueron lo suficientemente buenos para revelar la aceleración Yarkovsky de Apophis, y muestran que el asteroide se está alejando de una órbita puramente gravitacional en unos 170 metros por año, lo que es suficiente para mantener el escenario de impacto de 2068 en juego", agregó Tholen.

Los cálculos de la órbita fueron realizados por Davide Farnocchia del Jet Propulsion Laboratory, quien es coautor del artículo que se presentó en la reunión virtual 2020 de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

Se están realizando más observaciones para refinar la amplitud del efecto Yarkovksy y cómo afecta la órbita de Apophis. Los astrónomos sabrán bien antes de 2068 si existe alguna posibilidad de impacto.

Nuevo fenómeno atmosférico: descargas eléctricas frías que provocan destellos azules en el cielo

Mar, 27/10/2020 - 14:50

Un estudio de investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y publicado en el Journal of Geophysical Research - Atmospheres ha confirmado la existencia de descargas eléctricas frías dentro de las nubes. Se diferencian de las calientes, que forman rayos, en la temperatura y el color azul de sus destellos.

Este nuevo fenómeno atmosférico fue detectado por primera vez en la década de 1980 y registra emisiones o eventos de radio (narrow bipolar events o NBE por sus siglas en inglés) procedentes de las nubes de carácter bipolar (con claras subidas y bajadas en los pulsos de radio), según informa la Agencia SINC.

La incógnita estaba hasta ahora en de dónde salían estos pulsos bipolares. La investigación llevada a cabo por el grupo de electricidad atmosférica (TRAPPA) del Instituto de Astrofísica de Andalucía ha resuelto esta incógnita al detectar, por primera vez de manera simultánea, destellos azules y emisión bipolar pulsada en radio procedente de las nubes de tormenta.

Se llegó a la conclusión de que se trataba de descargas eléctricas frías naturales por la ausencia de brillo en el rango típico de los rayos. Estas descargas se forman en las nubes de tormenta, tal y como los investigadores esperaban.

“Específicamente serían descargas de tipo corona (tienen este aspecto de halo luminoso), que cuando se estudian en el laboratorio se caracterizan por su aspecto filamentoso y color azulado (emiten en el azul y en el ultravioleta cercano), y que también se producen en condiciones cotidianas, como en los tendidos de alta tensión o en los pararrayos”, explica Francisco J. Gordillo Vázquez, investigador del IAA que coordina el estudio.

Congelada y en más cantidad de la esperada... estas son las claves del descubrimiento de agua en la Luna

Mar, 27/10/2020 - 06:49
Disponer de agua en la Luna sin necesidad de transportarla desde la Tierra y en la cantidad suficiente para abastecer a las futuras colonias humanas que poblarán el satélite en los próximos años. Ese es el gran beneficio que se desprende de los dos estudios publicados este lunes por la NASA y que pueden suponer un avance sustancial en la conquista del espacio.