MercurioVenusTierraMarteJúpiterSaturnoUranoNeptuno

http://www.20minutos.es/minuteca/astronomia/

Distribuir contenido
Noticias de Astronomía en 20MINUTOS.ES
Actualizado: hace 6 horas 28 mins

Detectan por primera vez la luz de un agujero negro

Vie, 03/07/2020 - 16:56

Astrofísicos han visto evidencia por primera vez de una fusión de agujeros negros girando en espiral hasta colisionar produciendo luz, tal y como habían teorizado antes.

Cuando dos agujeros negros giran en espiral alrededor del otro y finalmente chocan, envían ondas en el espacio y el tiempo llamadas ondas gravitacionales. Debido a que los agujeros negros no emiten luz, no se espera que estos eventos brillen con ondas de luz o radiación electromagnética.

Pero los astrofísicos de Graduate Center, CUNY K. E. Saavik Ford y Barry McKernan han postulado formas en que una fusión de agujeros negros podría explotar con luz. Ahora, junto a investigadores del Zwicky Transient Facility (ZTF) en Caltech, describen en Physical Review Letters lo que parece ser un destello de luz de un par de agujeros negros que se unen.

El evento, llamado S190521g, fue identificado por primera vez por el Observatorio de Ondas Gravitacionales con Interferómetro Láser (LIGO) de la National Science Foundation (NSF) y el detector europeo Virgo el 21 de mayo de 2019. A medida que los agujeros negros se fusionaron, sacudiendo el espacio y el tiempo, enviando las ondas gravitacionales. Poco después, los científicos de ZTF, que se encuentra en el Observatorio Palomar cerca de San Diego, revisaron sus grabaciones del mismo evento y descubrieron lo que puede ser un destello de luz proveniente de los agujeros negros que se unen.

Una vez que los agujeros negros se fusionan, el nuevo agujero negro, ahora más grande, experimenta una sacudida que lo envía en una dirección aleatoria, y atraviesa el gas en el disco. "Es la reacción del gas a esta bala de alta velocidad lo que crea una llamarada brillante, visible con telescopios", dijo el coautor McKernan en un comunicado.

"Este agujero negro supermasivo estuvo burbujeando durante años antes de esta erupción más abrupta", dijo el autor principal del estudio, Matthew Graham, profesor de investigación de astronomía en Caltech y científico del proyecto para ZTF. "La erupción ocurrió en la escala de tiempo correcta, y en la ubicación correcta, para coincidir con el evento de onda gravitacional. En nuestro estudio, concluimos que la erupción es probablemente el resultado de una fusión de agujeros negros, pero no podemos descartar por completo otras posibilidades."

Se prevé que dicha llamarada comience días o semanas después de la salpicadura inicial de ondas gravitacionales producidas durante la fusión. En este caso, ZTF no captó el evento de inmediato, pero cuando los científicos volvieron y examinaron las imágenes de archivo de ZTF meses después, encontraron una señal que comenzó días después del evento de onda gravitacional de mayo de 2019. ZTF observó que la llamarada se desvaneció lentamente durante un mes.

Los científicos intentaron obtener una visión más detallada de la luz del agujero negro supermasivo, llamado espectro, pero para cuando miraron, la bengala ya se había desvanecido. Un espectro habría ofrecido más apoyo a la idea de que la llamarada provenía de la fusión de agujeros negros dentro del disco del agujero negro supermasivo. Sin embargo, los investigadores dicen que pudieron descartar en gran medida otras posibles causas de la erupción observada, incluida una supernova o un evento de interrupción de las mareas, que ocurre cuando un agujero negro esencialmente se come una estrella.

Identificado el agujero negro más masivo del Universo temprano, con una masa 34.000 millones de veces la del Sol

Mié, 01/07/2020 - 14:09

Una nueva investigación dirigida por la Universidad Nacional de Australia (ANU) ha permitido saber cómo de masivo es en realidad el agujero negro de más rápido crecimiento en el Universo, así como cuánto engulle.

El agujero negro gigante estudiado, conocido como 'J2157', fue descubierto por el mismo equipo de investigación en 2018. El estudio ha sido publicado en 'Monthly Notices of the Royal Astronomical Society'.

Según el Doctor Christopher Onken y sus colegas, este objeto es 34.000 millones de veces la masa del Sol y engulle el equivalente de un Sol todos los días. O lo que es lo mismo, su masa es aproximadamente 8.000 veces la masa de Sagitario A*, el agujero negro en el centro de la Vía Láctea. "Si el agujero negro de la Vía Láctea quisiera engordar, tendría que tragarse dos tercios de todas las estrellas de nuestra galaxia", compara Onken.

Tal y como explica, los científicos estudiaron el objeto en un momento en que el universo tenía solo 1.200 millones de años, menos del 10% de su edad actual. "Es el agujero negro más grande que se ha pesado en este periodo temprano del Universo", indica Onken.

Cómo los agujeros negros se hicieron tan grandes tan temprano en la vida del Universo sigue siendo un misterio, pero el equipo está ahora buscando más agujeros negros con la esperanza de que puedan proporcionar algunas pistas.

"Sabíamos que estábamos con un agujero negro muy masivo cuando nos dimos cuenta de su rápida tasa de crecimiento", afirma el miembro del equipo, el Doctor Fuyan Bian, astrónomo del Observatorio Europeo Austral (ESO).

"Cuánto pueden tragar los agujeros negros depende de la cantidad de masa que ya tengan. Entonces, para que este objeto esté devorando materia a un ritmo tan alto, pensamos que podría convertirse en un nuevo poseedor del récord. Y ahora lo sabemos", comenta.

El equipo, que incluye investigadores de la Universidad de Arizona, utilizó el Very Large Telescope (VLT) de ESO en Chile para medir con precisión la masa del agujero negro. "Con un agujero negro tan enorme, también estamos emocionados de ver qué podemos aprender sobre la galaxia en la que está creciendo", apunta Onken, que se pregunta si es esta galaxia uno de los gigantes del Universo temprano, o el agujero negro se tragó una cantidad extraordinaria de sus alrededores.

De Perseidas, naturaleza y cómo disfrutar de una noche de verano mágica

Lun, 29/06/2020 - 05:00

Mirar al cielo en busca de una estrella fugaz a la que pedirle un deseo es una costumbre tan propia del verano como lo es quemar los malos propósitos en la hoguera de San Juan, dos tradiciones que, dejando al margen a los escépticos, este año cobran más importancia que nunca.

Este verano -que promete ser uno de los más atípicos de nuestra vida crisis del coronavirus mediante- es quizá el que más deberíamos pedir por las cosas buenas, y el 12 de agosto es la época marcada en el calendario para hacerlo. Es el momento en el que Las Perseidas -más conocidas como Lágrimas de San Lorenzo- hacen su aparición en el cielo, dejando una lluvia de estrellas de la que disfrutar durante varias noches veraniegas.

“Este año, entre el 12 y el 13 de agosto será el momento de máxima actividad de este fenómeno, que en realidad no son estrellas, sino meteoros”, explica Antonia Varela, doctora en astrofísica por la Universidad de Canarias y directora de la Fundación Starlight, una entidad que promueve la protección del cielo y el astroturismo. “Las Perseidas reciben su nombre porque se encuentran cerca de la constelación de Perseo y se trata de una nube de rocas y polvo que un cometa dejó en el espacio interplanetario a su paso cercano al Sol. Cuando La Tierra pasa cerca de estos restos del cometa, estos entran en contacto con la atmósfera a gran velocidad, se vuelven incandescentes y crean el fenómeno luminoso que todos conocemos”, explica.

Para disfrutar de este fenómeno hay dos condiciones fundamentales: un poco de paciencia y un cielo despejado, lejos de grandes núcleos urbanos y contaminación lumínica. “El problema de muchas ciudades no es solo el exceso de alumbrado, sino el mal alumbrado, con el que además se está desperdiciando energía y dinero. Hasta hace poco nadie era consciente de la importancia de proteger el cielo nocturno, y no solo porque sea algo que nos ayude en el campo científico, sino porque tiene un gran valor como patrimonio cultural y turístico”, apunta Varela.

La sierra de Gredos, Gúdar Javalambre, el Montsec, Fuerteventura, Menorca, la reserva de la biosfera Valles de Leza, La Palma, la sierra sur de Jaén, la zona del Alto Turia, Trevinca o el Valle del Roncal son solo algunos de los destinos que desde esta fundación cuentan con la distinción de ‘Destino Turístico Starlight’, lo cual los convierte en lugares idóneos para observar el cielo y disfrutar también de la naturaleza y de un entorno de desconexión, un plan perfecto para este verano

“Para declarar un destino turístico como ‘Starlight’ debe cumplir varios parámetros técnicos, como la nubosidad, la transparencia y la nitidez y la turbulencia atmosférica. Estos son naturales y no podemos incidir en ellos, pero sí en la contaminación lumínica, porque se puede corregir y se pueden proteger las zonas en las que no hay”, apunta la directora de la entidad. “Una vez que se cumple esto, la organización mundial de turismo también evalúa que esos espacios sean visitables en cuanto alojamiento, seguridad y accesibilidad, así como restauración, miradores, zonas donde pernoctar, etcétera”, añade.

Además de Las Perseidas, durante las noches veraniegas se podrá disfrutar de otras efemérides astronómicas, como el momento de máximo acercamiento a la Tierra de otros dos planetas del Sistema Solar: el 14 de julio, Júpiter será visible junto a la constelación de Sagitario, mientras que el día 20 del mismo mes, Saturno tendrá su oposición, también en la constelación de Sagitario, aunque sus anillos solo serán visibles con telescopio. El 19 de junio, desde las Islas Canarias, se podrá ver como la Luna oculta al planeta Venus y el 6 de septiembre, también desde las islas, se verá el mismo fenómeno sobre Marte.

Para disfrutar de otra lluvia de estrellas habrá que esperar a principios de octubre, cuando Las Dracónidas hacen su aparición.

Este es el sonido que emiten las estrellas

Dom, 28/06/2020 - 09:24

A pesar de que el oído humano no lo pueda percibir en el espacio, el universo no está en silencio, sino que las estrellas producen ondas acústicas de infrasonido que se pueden grabar.

Esto fue lo que hizo en 2005 el astrofísico Garik Israelian, que recopiló estos sonidos en una biblioteca acústica. Brian May, guitarrista de Queen y también astrofísico, se inspiró en esta bilioteca para crear en 2011 el festival Starmus, que une estrellas y música, y ahora el proyecto Starsounds.

Junto a un grupo de científicos y artistas visuales, este proyecto tomó primero las ondas acústicas grabadas de Israelian y las aceleraron para que pudieran ser escuchadas.

Posteriormente, Paul Franklin y Oliver James, especialistas en efectos visuales, crearon una serie de imágenes basadas en las formas de onda de las estrellas, incluida el Sol. El resultado es una pieza musical que hipnotiza y que está disponible para todos en internet.

¿Qué es un eclipse anular de Sol o 'anillo de fuego'?

Vie, 19/06/2020 - 08:32
Para dar la bienvenida al verano, este 21 de junio tiene lugar uno de los fenómenos astronómicos más impactantes: un eclipse anular solar, también conocido como 'anillo de fuego', por la imagen que proyecta. Este fenómeno se produce cuando la Luna oculta al Sol y proyecta una sombra.

Captan un ritmo regular de ondas de radio de origen cósmico misterioso

Jue, 18/06/2020 - 15:28

Astrónomos han captado un ritmo curioso y repetitivo de ráfagas de radio rápidas que emanan de una fuente desconocida fuera de nuestra galaxia, a 500 millones de años luz de distancia.

Las ráfagas de radio rápidas, o FRB, son destellos cortos e intensos de ondas de radio que se cree que son el producto de objetos pequeños, distantes y extremadamente densos, aunque exactamente lo que podrían ser esos objetos es un viejo misterio en astrofísica. Los FRB suelen durar unos pocos milisegundos, tiempo durante el cual pueden eclipsar galaxias enteras.

Desde que se observó el primer FRB en 2007, los astrónomos han catalogado más de 100 ráfagas de radio rápidas de fuentes distantes dispersas en todo el universo, fuera de nuestra propia galaxia. En su mayor parte, estas detecciones fueron únicas, parpadearon brevemente antes de desaparecer por completo. En un puñado de casos, los astrónomos observaron ráfagas de radio rápidas varias veces desde la misma fuente, aunque sin un patrón discernible.

Esta nueva fuente de FRB, que el equipo ha catalogado como FRB 180916.J0158 + 65, es la primera en producir un patrón periódico o cíclico de ráfagas de radio rápidas. El patrón comienza con una ruidosa ventana de cuatro días, durante la cual la fuente emite ráfagas aleatorias de ondas de radio, seguidas de un período de 12 días de silencio de radio.

Los astrónomos observaron que este patrón de 16 días de ráfagas de radio rápidas se repitió constantemente durante 500 días de observaciones. "Este FRB que estamos informando ahora es como un reloj", dice en un comunicado Kiyoshi Masui, profesor asistente de física en el Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial del MIT. "Es el patrón más definitivo que hemos visto de una de estas fuentes. Y es una gran pista que podemos usar para comenzar a buscar la física de lo que está causando estos destellos brillantes, que nadie realmente entiende".

Masui es miembro de la colaboración CHIME / FRB, un grupo de más de 50 científicos liderados por la Universidad de Columbia Británica, la Universidad McGill, la Universidad de Toronto y el Consejo Nacional de Investigación de Canadá, que opera y analiza los datos del Canadá. Experimento de mapeo de intensidad de hidrógeno, o CHIME, un radiotelescopio en Columbia Británica que fue el primero en captar señales de la nueva fuente periódica de FRB.

La colaboración CHIME / FRB ha publicado los detalles de la nueva observación en la revista Nature. En 2017, CHIME se erigió en el Dominion Radio Astrophysical Observatory en Columbia Británica, donde rápidamente comenzó a detectar ráfagas de radio rápidas de galaxias en todo el universo, a miles de millones de años luz de la Tierra.

CHIME consta de cuatro antenas grandes, cada una del tamaño y la forma de una media tubería de snowboard, y está diseñada sin partes móviles. En lugar de girar para enfocarse en diferentes partes del cielo, CHIME mira fijamente todo el cielo, utilizando el procesamiento de señal digital para identificar la región del espacio donde se originan las ondas de radio entrantes.

Desde septiembre de 2018 hasta febrero de 2020, CHIME seleccionó 38 ráfagas de radio rápidas de una sola fuente, FRB 180916.J0158 + 65, que los astrónomos rastrearon hasta una región que agita estrellas en las afueras de una galaxia espiral masiva, a 500 millones de años luz de Tierra. La fuente es la FRB más activa que CHIME ha detectado hasta ahora, y hasta hace poco era la fuente FRB más cercana a la Tierra.

A medida que los investigadores trazaron cada una de las 38 ráfagas a lo largo del tiempo, comenzó a surgir un patrón: una o dos ráfagas ocurrirían durante cuatro días, seguidas de un período de 12 días sin ninguna explosión, después de lo cual el patrón se repetiría. Este ciclo de 16 días ocurrió una y otra vez durante los 500 días que observaron la fuente. "Estas explosiones periódicas son algo que nunca hemos visto antes, y es un fenómeno nuevo en astrofísica", dice Masui.

Exactamente qué fenómeno está detrás de este nuevo ritmo extragaláctico es un gran desconocido, aunque el equipo explora algunas ideas en su nuevo artículo. Una posibilidad es que las explosiones periódicas provengan de un único objeto compacto, como una estrella de neutrones, que gira y tambalea, un fenómeno astrofísico conocido como precesión. Suponiendo que las ondas de radio emanan de una ubicación fija en el objeto, si el objeto gira a lo largo de un eje y ese eje solo apunta hacia la dirección de la Tierra cada cuatro de los 16 días, entonces observaríamos las ondas de radio como explosiones periódicas.

Otra posibilidad implica un sistema binario, como una estrella de neutrones que orbita alrededor de otra estrella de neutrones o un agujero negro. Si la primera estrella de neutrones emite ondas de radio y está en una órbita excéntrica que la acerca brevemente al segundo objeto, las mareas entre los dos objetos podrían ser lo suficientemente fuertes como para causar que la primera estrella de neutrones se deforme y explote brevemente antes de que se aleje. Este patrón se repetiría cuando la estrella de neutrones retroceda a lo largo de su órbita.

Los investigadores consideraron un tercer escenario, que involucra una fuente emisora de radio que rodea una estrella central. Si la estrella emite un viento o una nube de gas, cada vez que la fuente pasa a través de la nube, el gas de la nube podría aumentar periódicamente las emisiones de radio de la fuente.

"Tal vez la fuente siempre emite estas ráfagas, pero solo las vemos cuando atraviesan estas nubes, porque las nubes actúan como una lente", dice Masui.

Quizás la posibilidad más emocionante es la idea de que este nuevo FRB, e incluso aquellos que no son periódicos o incluso repetitivos, pueden originarse en magnetares, un tipo de estrella de neutrones que se cree que tiene un campo magnético extremadamente poderoso. Los detalles de los magnetares siguen siendo un misterio, pero los astrónomos han observado que ocasionalmente liberan cantidades masivas de radiación a través del espectro electromagnético, incluida la energía en la banda de radio.

"La gente ha estado trabajando en cómo hacer que estos magnetares emitan ráfagas de radio rápidas, y esta periodicidad que hemos observado se ha trabajado en estos modelos para descubrir cómo encaja todo esto", dice Masui.

Muy recientemente, el mismo grupo hizo una nueva observación que respalda la idea de que los magnetares pueden ser una fuente viable de ráfagas de radio rápidas. A fines de abril, CHIME captó una señal que parecía una rápida explosión de radio, proveniente de una magnetar encendida, a unos 30.000 años luz de la Tierra. Si se confirma la señal, esta sería la primera FRB detectada dentro de nuestra propia galaxia, así como la evidencia más convincente de los magnetares como fuente de estas misteriosas chispas cósmicas.

Hay 6.000 millones de planetas similares a la Tierra en la Vía Láctea con 36 posibles civilizaciones alienígenas

Jue, 18/06/2020 - 09:56

Un nuevo estudio arroja que en la galaxia de la Vía Láctea, donde se sitúa el Sistema Solar, podría haber al rededor de 6 mil millones de planetas con características similares a la Tierra. La investigación sugiere que habría uno de estos exoplanetas (planetas que no orbitan el Sol) por cada 5 estrellas similares al Sol, teniendo en cuenta que hay cerca de 400 mil millones de estrellas en la galaxia, informa Fox News.

"De esos 400 mil millones de estrellas de La Vía Láctea, el 7% son de tipo-G (como el Sol)", comentó Jaymie Matthews, astrónomo de la University of British Columbia y coautor del estudio. "Esto significa que algo menos de 6 mil millones de estrellas tienen planetas similares a la Tierra en nuestra galaxia", puntualizó.

Durante el presente mes de junio se han identificado más de 4.000 exoplanetas, de los cuales 50 se cree que son potencialmente habitables. Tienen un tamaño y órbita adecuados para albergar agua en la superficie y, teóricamente, hacer posible la vida. Un estudio publicado a inicios de esta semana sugiere que puede haber 36 civilizaciones alienígenas en la Vía Láctea, pero la mayoría estarían a una distancia de cientos de años luz.

A inicios del mes de marzo, un estudiante de astronomía de la University of British Columbia descubrió 17 nuevos exoplanetas, de los cuales uno tiene aproximadamente el mismo tamaño que la Tierra. El astro fue bautizado como 'KIC-7340288 b' y se aprecia lo "suficientemente pequeño para ser considerado rocoso". Mida 1.5 veces el tamaño de nuestro planeta, y se encuentra en la "zona habitable" de la estrella que orbita.

Recientemente se descubrió otra 'super Tierra' también potencialmente habitable, denominada 'K2-18b' situada a 124 años luz del planeta humano. Según los investigadores, se encuentra también en la "zona habitable" de la estrella que orbita, y por lo tanto "Es posible que el planeta pueda albergar agua en estado líquido, y se podría respirar dado que sus condiciones atmosféricas son ricas en hidrógeno", apuntaron.

Detectan una bola de fuego sobrevolando Andalucía a 67.000 km/hora

Jue, 11/06/2020 - 00:37

Los detectores del proyecto SMART desde los observatorios astronómicos de Sierra Nevada (Granada), Calar Alto (Almería), La Hita (Toledo) y Sevilla han registrado el paso de una bola de fuego sobre Andalucía a una velocidad de 67.000 kilómetros por hora.

Según informó este miércoles el investigador principal del proyecto SMART, José María Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), la bola de fuego fue grabada a las 23.30 horas de este martes 9 de junio.

El fenómeno se produjo al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un cometa a una velocidad de unos 67.000 kilómetros por hora.

El choque con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente y generase una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 100 kilómetros sobre el norte de la provincia de Sevilla, casi sobre la vertical de la localidad de El Pedroso.

Desde allí avanzó en dirección noroeste, extinguiéndose a unos 61 kilómetros de altitud cerca del límite provincial entre las provincias de Sevilla y Badajoz; la distancia total recorrida en la atmósfera por esta roca antes de desintegrarse completamente fue de unos 48 kilómetros.

Los detectores del proyecto SMART operan en el marco de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (SWEMN), que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

España hace historia con la primera cámara de tamaño reducido instalada en la ISS

Mar, 09/06/2020 - 22:13
España hace historia con la primera cámara de tamaño reducido instalada en la Estación Espacial Internacional. Tras siete años de intensos desarrollos e innovación y una inversión de más de 16 millones de euros, la empresa española Satlantis ha culminado con éxito uno de los hitos tecnológicos internacionales más importantes de los últimos años. Por primera vez, una cámara óptica de dimensiones reducidas para la observación de la Tierra llegaba a la Estación Espacial Internacional (ISS), a la que ha sido ensamblada.(Fuente: Imágenes Cedidas)

Una misteriosa señal cósmica de radio sigue un patrón regular de 157 días

Lun, 08/06/2020 - 18:09

La observación durante cuatro años de una de las misteriosas señales cósmicas FRB (ráfagas rápidas de radio) conocidas, concluye que registra un evidente patrón cíclico de 157 días.

Utilizando las 32 ráfagas descubiertas durante la campaña realizada con el Telescopio Lovell, junto con los datos de observaciones publicadas previamente, el equipo del Observatorio Jodrell Bank descubrió que la emisión del FRB conocido como 121102 sigue un patrón cíclico, con ráfagas de radio observadas en una ventana que dura aproximadamente 90 días seguidos de un periodo de silencio de 67 días. El mismo comportamiento luego se repite cada 157 días.

Este descubrimiento proporciona una pista importante para identificar el origen de estas enigmáticas ráfagas de radio rápidas. La presencia de una secuencia regular en la actividad de explosión podría implicar que las explosiones potentes están vinculadas al movimiento orbital de una estrella masiva, una estrella de neutrones o un agujero negro.

El doctor Kaustubh Rajwade, de la Universidad de Manchester, que dirigió la nueva investigación, dijo: "Este es un resultado emocionante ya que es solo el segundo sistema en el que creemos que vemos esta modulación en la actividad de estallido. La detección de una periodicidad proporciona una restricción importante para el origen de las explosiones y los ciclos de actividad podrían argumentar en contra de una estrella de neutrones en precesión".

La repetición de FRB podría explicarse por la precesión, como una parte superior oscilante, del eje magnético de una estrella de neutrones altamente magnetizada, pero con los datos actuales, los científicos creen que puede ser difícil explicar un período de precesión de 157 días dados los grandes campos magnéticos esperados en estos estrellas.

La existencia de FRB solo se descubrió en 2007 y inicialmente se pensó que eran eventos únicos relacionados con un evento cataclísmico, como una estrella en explosión. Esta imagen cambió en parte una vez que se vio que el FRB 121102, descubierto originalmente con el radiotelescopio de Arecibo el 2 de noviembre de 2012, se repitió en 2016. Sin embargo, hasta ahora, nadie reconocía que estas explosiones de hecho se organizaban en un patrón regular.

El profesor Benjamin Stappers, quien lidera el proyecto MeerTRAP para buscar FRB utilizando el telescopio MeerKAT en Sudáfrica, dijo: "Este resultado se basó en el monitoreo regular posible con el telescopio Lovell, y las no detecciones eran tan importantes como las detecciones".

En un nuevo artículo publicado en 'Monthly Notices of the Royal Astronomical Society', el equipo confirma que FRB 121102 es solo la segunda fuente repetida de FRB para mostrar dicha actividad periódica. Para su sorpresa, la escala de tiempo para este ciclo es casi 10 veces más larga que la periodicidad de 16 días exhibida por la primera fuente repetida, FRB 180916.J10158 + 56, que fue descubierta recientemente por el telescopio CHIME en Canadá.

El telescopio chino FAST, el más grande del planeta, buscará vida extraterrestre a partir de septiembre

Sáb, 06/06/2020 - 22:13

El ‘Telescopio Esférico de Quinientos metros de Apertura’ -FAST, por sus siglas en inglés- es un radiotelescopio localizado en una cuenca natural de Da Wo Dang, al suroeste de China. Su construcción comenzó en 2011, aunque fue propuesto por primera vez por el Gobierno chino en 1994 y la financiación para la construcción se aprobó oficialmente en 2007, según el Daily Mail. Después de cinco años y 180 millones de dólares, hizo en 2016 sus primeras pruebas.

FAST & advanced: Unveiling secrets behind the world's largest single-dish radio telescope, in mountains of China's Guizhou pic.twitter.com/gGAeTXSPM9

— China Xinhua News (@XHNews) January 11, 2020

Pero no ha sido hasta enero de este mismo año cuando el telescopio más grande del mundo ha estado listo para la misión para la que, según el Gobierno chino, fue construido: buscar vida más allá de nuestro planeta. Después de las primeras operaciones básicas, se ha anunciado que “la búsqueda de señales profundas arrancará en septiembre”.

El FAST cuenta con un perímetro de 1,6 km, un diámetro de medio kilómetro y su disco parabólico es tan grande como 30 campos de fútbol. Es 2,5 veces más sensible que el segundo telescopio más grande del mundo y permitirá explorar hasta cuatro veces más porciones del espacio que los actuales radiotelescopios más potentes, dice el The Jakarta Post.

La ventaja de los radiotelescopios frente a los telescopios ópticos es que operan en longitudes de onda donde la atmósfera no interfiere, de manera que consiguen captar ondas que están mucho más lejos, incluso a millones de años luz. ¿Se ha captado algo que parezca vida extraterrestre hasta la fecha? No parece, por el momento han revelado solo púlsares y ráfagas de radio rápidas.

FAST, the world's largest single-dish radio telescope, identifies 114 pulsars https://t.co/T5E8RqnmX0 pic.twitter.com/f54NGyDYCo

— China Xinhua News (@XHNews) March 23, 2020

Dada su sensibilidad, este tipo de aparatos deben estar totalmente aislados de interferencias humanas cercanas, para evitar el peligro de confundir a los astrónomos con señales captadas que son, en realidad, producto de los terráqueos. Esta es una de las razones por las cuales en 2016, al inicio de las pruebas del telescopio, el Gobierno de China reubicó a 2.029 familias, un total de 9.110 personas, que vivían a unos cinco kilómetros del mismo. Las autoridades planeban dar a cada persona unos 1.800 dólares por compensación de vivienda, informaba The New York Times.

China to relocate over 9,000 residents to protect world's largest radio telescope https://t.co/hLK8Ak0IKr pic.twitter.com/DtfZuWZIkr

— China Xinhua News (@XHNews) February 16, 2016

Las mejores imágenes de la 'luna de fresa' en todo el mundo

Sáb, 06/06/2020 - 07:55
Este 5 de junio ha tenido lugar un eclipse penumbral denominado 'luna de fresa' al coincidir con el fin de la primavera, con la época de cosechas de este fruto y por su color durante esta época del año. Este fenómeno ha sido visible por completo desde Asia, África, Oriente Próximo, Oceanía y partes de América Latina.

Qué son los neutrinos, viajeros cósmicos que atraviesan día y noche nuestros cuerpos

Sáb, 06/06/2020 - 07:07

Los neutrinos son una de las partículas más enigmáticas que existen, y también de las que más abundan en el universo. Su difícil detección ha hecho que muchos científicos hayan puesto en marcha proyectos en la Antártida o en las profundidades del Mediterráneo para poder captarlos y conocer más sobre ellos.

"Día y noche, cada segundo, miles de millones de neutrinos nos atraviesan", indica el profesor de la Universidad de Valencia Juan de Dios Zornoza, en declaraciones que recoge la BBC.

Tal y como indica este físico, los neutrinos son la clave para comprender mejor el universo: "Igual que un astrónomo se va a la montaña con su telescopio y observa las estrellas, nosotros queremos conocer cómo funciona el universo. Pero en lugar de utilizar la luz, utilizamos otro mensajero cósmico que son los neutrinos", explica Zornoza.

Después de los fotones (partículas de luz), los neutrinos son la segunda partícula más presente en el universo. Sin embargo, apenas interactúan con otras fuerzas y pueden atravesar la materia, lo que las hace muy difíciles de detectar, comenta Zornoza.

Por su parte, el investigador del MIT Carlos Alberto Argüelles añade que estas partículas "interactúan solamente vía una de las cuatro fuerzas que conocemos (la gravedad, la fuerza electromagnética, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza nuclear débil). Los neutrinos interactúan solamente con la fuerza nuclear débil", puntualiza.

Otro de los enigmas que los científicos tratan de desvelar es el origen de los mismos: "Sabemos que tienen una masa, pero no sabemos aún cuánto es o cómo se origina. Deben estar conectados a otra partícula que les debe estar dando masa que es secreta, algo tiene que estar produciendo esa masa", agrega Argüelles.

Juan Antonio Aguilar, investigador de la Universidad Libre de Bruselas, destaca sobre los neutrinos que viajan en línea recta, por lo que son ideales para estudiar el universo al no ser desviada por campos magnéticos. "Esto significa que si hay una fuente en el universo que emite neutrinos, estos neutrinos van a venir desde allí hacia nosotros en línea recta", asegura este investigador español, una afirmación que Argüelles completa: "Son mensajeros directos de los objetos de los que provienen y nos dan una información verdaderamente única".

El misterio en torno a los neutrinos ha incentivado la puesta en marcha de varios proyectos para intentar conocerlos mejor. Es el caso del telescopio de neutrinos IceCube, una iniciativa en la que colaboran unos 300 científicos de 12 países de todo el mundo y que consiste en analizar datos recibidos por satélite de sensores instalados en un kilómetro cúbico de hielo bajo la superficie de la Antártida. ANTARES es otro de los proyectos en marcha, con detectores colocados a 2.500 metros de profundidad en el Mediterráneo. Un tercer experimento, ANITA, busca neutrinos mediante decenas de antenas sujetas a un globo estratosférico.

Para comprender mejor la importancia de los neutrinos, Zornoza explica que su detección "nos daría pistas para entender de qué está hecha la materia oscura".

Eclipses lunares de junio: ¿cuándo se podrán ver la 'luna de fresa' y el eclipse solar anular?

Jue, 04/06/2020 - 09:11

Uno de los fenómenos astronómicos más estudiados por la astrología y más impactantes son los eclipses. Este año hay cuatro eclipses penumbrales de Luna que serán visibles desde España. El primero fue el pasado 10 de enero, el siguiente será este viernes 5 de junio y los próximos el 5 de julio y el 30 de noviembre, según el Observatorio Astronómico Nacional (OAN).

"El máximo del eclipse del 5 de junio será a las 21:22 hora peninsular y solo podrá observarse desde las Islas Baleares, coincidiendo con la salida de la Luna. Justo lo contrario que el eclipse del 5 de julio, cuyo máximo a las 6:30 horas coincidirá con la puesta de la Luna y se verá en toda España excepto las Islas Baleares", añade la OAN.

Un eclipse lunar es un fenómeno que ocurre cuando hay luna llena. Existen tres tipos de eclipses de luna: total, parcial y penumbral. Este último se caracteriza por un ligero oscurecimiento de la superficie de la Luna al atravesar la zona de penumbra que proyecta la Tierra. Es menos visible que un eclipse total, ya que solo se proyecta una sutil sombra exterior.

Este viernes 5 de junio tendrá lugar un eclipse penumbral denominado 'luna de fresa' al coincidir con el fin de la primavera y con la época de cosechas de este fruto y por su color durante esta época del año. Este fenómeno será visible por completo desde Asia, África, Oriente Próximo, Oceanía y partes de América Latina.

Unos días después, el 21 de junio, tendrá lugar uno de los eclipses solares más impresionantes. Este fenómeno astronómico se produce cuando la Luna oculta al Sol y proyecta una sombra. Es bastante fácil de ver desde la Tierra. El eclipse solar anular, o también conocido como anillo de fuego por la imagen que proyecta, ocurre cuando la Luna no cubre por completo el Sol y proyecta la imagen de un estrecho aro luminoso.

Este eclipse "será anular y visible principalmente desde África y Asia, pero en Melilla habrá un ligero ocultamiento apenas perceptible incluso observando al telescopio. El máximo será a las 7:20 horas de la mañana con el Sol y la Luna a poco más de 3 grados sobre el horizonte", destaca el OAN.

Concluye la instalación de las nueve cúpulas del centro astronómico Galáctica

Mié, 03/06/2020 - 18:19

Tras la reanudación de los trabajos finales de instalación,suspendidos el 30 de marzo por la prohibición de actividades profesionales no esenciales durante parte del estado de alarma, las cúpulas se encuentran ya instaladas en sus respectivos edificios, han informado en una nota de prensa.

A lo largo de los últimos días, el CEFCA ha realizado el conjunto de verificaciones y pruebas de aceptación final de la nueva instalación según los requerimientos del contrato, entre las que se encontraban pruebas de estanqueidad de las cúpulas, procedimientos de apertura y cierre, tanto a través del software de control como en modo manual. Todas ellas han sido superadas con éxito.

El contrato de construcción, suministro e instalación de las cúpulas fue adjudicado a la empresa estonia Komtronik en abril de 2019 por 235.950 euros -IVA no incluido- con cargo al Fondo de Inversión de Teruel 2017.

La instalación de las cúpulas de Galáctica ha sido realizada en dos fases a lo largo del último año, habiéndose recibido las dos cúpulas de mayor tamaño en octubre de 2019 y las siete cúpulas restantes en marzo de 2020.

Una vez finalizada la instalación de todo el conjunto, CEFCA continuará con varios desarrollos técnicos necesarios para dotar al centro de las principales capacidades previstas: la compleción y acondicionamiento interior de los edificios de las cúpulas, la infraestructura de comunicación de éstas con la sala de control, diversos sistemas informáticos y videocámaras e instalación de la estación meteorológica.

Todo ello previo a la instalación de los telescopios con los que contará el centro, y en paralelo al proceso de licitación del contrato de elaboración del proyecto de contenidos y musealización de Galáctica, cuyos plazos se reanudan de junio de 2020.

De las nueve cúpulas, tres estarán permanentemente dedicadas a telescopios semiprofesionales de uso general de Galáctica: un telescopio solar de 15 centímetros de apertura, y otros dos telescopios de 40 y 80 de diámetro de espejo principal para realizar observaciones nocturnas.

Las seis restantes estarán preparadas para la instalación y el uso de los telescopios e instrumentación de los propios visitantes, conocido como 'hosting' de telescopios.

El CEFCA reabre el concurso para equipar el centro de divulgación de astronomía Galáctica

Sáb, 30/05/2020 - 12:56

Según ha informado el Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, el procedimiento, que tuvo que interrumpirse debido a la suspensión de los plazos administrativos por la crisis sanitaria de la COVID-19, se reanuda con un presupuesto de 120.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses.

Además, el Centro se encuentra ultimando la instalación de la red de nueve cúpulas para la observación astronómica, que constituye uno de los elementos centrales del proyecto, tal y como ha adelantado el director del centro astrofísico turolense, Javier Cenarro.

En tres de ellas, se habilitarán otros tantos telescopios fijos de uso general, uno solar y otros dos para observaciones nocturnas, mientras el resto se reservará para aficionados. Así, se permitirá a los usuarios instalar sus propios telescopios para facilitar la observación del firmamento en modo 'hosting'.

Las empresas interesadas en el concurso para dotar de contenido al centro de divulgación tendrán de plazo hasta el próximo 9 de junio para presentar sus ofertas. Debido a la crisis sanitaria, y con la finalidad de minimizar riesgos y garantizar la seguridad de las personas, se ha fijado una única visita informativa a las instalaciones restringida a un representante por parte de cada posible contratista, que tendrá lugar el 4 de junio a las 11.00 horas. Será necesario concertar cita previa en la dirección de correo electrónico 'Ival@cefca.es'.

La actuación está subvencionada a partes iguales entre el Gobierno de España y el Gobierno de Aragón, con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel. El CEFCA es una fundación privada de iniciativa pública, adscrita al Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, del Gobierno de Aragón.

La titular del centro, presidenta del Patronato de la Fundación y consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, se ha congratulado por "el nuevo impulso" dado a un complejo que "aúna ciencia y divulgación" y cuya "oferta única tendrá también un indudable potencial turístico".

Díaz ha recordado que Galáctica "pretende acercar la astronomía a los ciudadanos" en unas instalaciones destinadas tanto "a usos de carácter científico y divulgativo, así como de educación cultural y ambiental". Para ello, cuenta con espacios para la realización de talleres, cursos, prácticas de estudiantes y trabajo de campo por parte de los visitantes.

Hallan pruebas de la existencia de antiguos lagos interconectados en Marte de hace 3.700 millones de años

Jue, 28/05/2020 - 14:02

Investigadores de la Universidad de Zaragoza ha hallado nuevas evidencias de la existencia de antiguos lagos en Marte, unas formaciones naturales de aproximadamente 3.700 millones de años de antigüedad y que pudieron estar interconectadas.

El descubrimiento de los geólogos Ángel García-Arnay y Francisco Gutiérrez, del departamento de Ciencias de la Tierra de Unizar, se ha recogido en un artículo publicado en la revista de divulgación científica ‘Geomorphology’.

Los investigadores han identificado diez depósitos sedimentarios en forma de abanico, junto a antiguos valles fluviales del planeta, así como 54 terrazas ubicadas a lo largo de los límites de las depresiones, según ha informado este jueves la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.

Los lagos están presentes en la región de Nepenthes Mensae, al noroeste del cráter Gale, una zona de transición entre las tierras altas y bajas de Marte, conocida por ser la base de operaciones del rover ‘Curiosity’ de la Agencia Espacial estadounidense desde el año 2012.

La cartografía de detalle de estas morfologías, su distribución espacial, así como su análisis morfológico y morfométrico sugieren que los depósitos y las terrazas eran, probablemente, antiguos deltas de tipo Gilbert y plataformas costeras, respectivamente.

Esta interpretación se basa en su gran similitud con sus equivalentes terrestres, así como la detección de minerales arcillosos formados en presencia de agua líquida en el frente de uno de los deltas.

Para datar la antigüedad de la superficie de las depresiones se ha utilizado un método de conteo de los cráteres de impacto, que ha permitido estimar la existencia de estos lagos aproximadamente hace 3.700 millones de años, durante la época del Noéico tardío, con posibles procesos de reactivación en el periodo Hespérico, hace unos 3.500 millones de años.

Los hallazgos de los investigadores del Instituto de Investigación en Ciencias Ambientales revelan un "importante papel morfogenético que el agua líquida ha desempeñado en la evolución de las regiones" de Marte, han explicado desde la Universidad de Zaragoza.

Un estudio confirma que 'Próxima b' es un exoplaneta con una masa similar a la de la Tierra que podría albergar vida

Mar, 26/05/2020 - 13:01
Un equipo internacional en el que participan investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha confirmado que Próxima b, descubierto hace cuatro años, es un planeta extrasolar que orbita a la estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri, ha informado este martes el IAC.

Un estudio confirma que 'Próxima b' es un exoplaneta con una masa similar a la de la Tierra que podría albergar vida

Mar, 26/05/2020 - 12:54

Un equipo internacional en el que participan investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha confirmado que Próxima b, descubierto hace cuatro años, es un planeta extrasolar que orbita a la estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri, ha informado este martes el IAC.

Hace cuatro años un equipo liderado por el investigador Guillem Anglada-Escudé midió una perturbación en la velocidad radial de la estrella de poco más de 1 metro por segundo, cerca del límite de la precisión de los instrumentos del momento, y se trataba de un candidato a exoplaneta de masa similar a la tierra.

Ese candidato a planeta extrasolar está situado en la zona de habitabilidad de su estrella, y la confirmación de que es un exoplaneta se ha llevado a cabo utilizando medidas de velocidad radial realizadas con el nuevo instrumento Espresso, el espectrógrafo más preciso construido hasta la fecha, explica el IAC.

Con Espresso se han obtenido medidas de velocidad radial en la estrella Próxima Centauri con una precisión de 30 cm/s, cuatro veces mejores que las obtenidas con Harps, el instrumento usado para el descubrimiento.

La investigación de la confirmación la ha realizado un equipo en el que participan investigadores del IAC y de otras instituciones en España, Italia, Portugal, Suiza y del Observatorio Europeo Austral (ESO), que han utilizado medidas de velocidad radial del espectrógrafo Espresso, instalado en el Very Large Telescope (VLT), de Chile.

El investigador del IAC Alejandro Suárez Mascareño lidera este estudio en el que combinando la precisión de Espresso con la cantidad de fotones que puede colectar el Very Large Telescope (VLT) se abre la puerta a descubrir la población de planetas terrestres (incluso de masa muy inferior a la Tierra) en las estrellas del vecindario solar, se afirma en un comunicado.

Espresso ha demostrado que puede llegar más allá de lo que ningún espectrógrafo había llegado antes, comenta Alejandro Suárez Mascareño, primer autor de la publicación, y quien añade que se abre un nuevo escenario, pues hasta ahora se estaba limitado a descubrir planetas de varias masas terrestres o, como mucho, alrededor de una masa terrestre en estrellas frías.

El investigador afirma que esa limitación "desaparece" con Espresso, cuya precisión ha requerido un esfuerzo de ingeniería por parte del consorcio internacional que lo ha hecho posible, involucrando instituciones como la Universidad de Ginebra (Suiza), el Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio (Portugal), el Instituto Nacional de Astrofísica (INAF, Italia) , el Instituto de Ciencias del Espacio (Portugal), el Centro de Astrobiología en España y el European Southern Observatory (ESO).

En el IAC, una de las instituciones codirectoras del proyecto, se han desarrollado varios de los componentes opto-mecánicos clave del espectrógrafo. Las nuevas observaciones posibilitan una detección mucho más clara y rápida que la originalmente publicada, refinan el conocimiento de los parámetros físicos del planeta y descartan que el origen de la señal pudiese estar causado por efectos estelares o efectos sistemáticos de los instrumentos de la pasada generación.

Confirmar Próxima b, señala Jonay González Hernández, investigador del IAC y coautor del trabajo, era una tarea importante, y agrega que se trata de uno de los planetas más interesantes conocidos en el vecindario solar.

Explica que su masa, similar a la de la Tierra, la posibilidad de que pueda albergar vida y su cercanía, lo convierten en uno de los candidatos ideales para la búsqueda de biomarcadores usando instrumentación y telescopios de próxima generación, como el espectrógrafo hires, para el futuro telescopio de 39 metros, en cuya construcción participa el IAC.

Los investigadores indican que, acompañando a Próxima b, el equipo encontró indicios de una segunda señal en los datos cuya causa no ha podido establecerse de forma definitiva. "En caso de tratarse de la señal de un planeta, podría tener una masa inferior a un tercio de la masa de la Tierra", explica Rafael Rebolo, director del IAC y codirector del proyecto Espresso.

Los resultados de este trabajo contribuyen a esclarecer las condiciones del sistema planetario más cercano a la Tierra y han sido aceptados para su publicación en la revista Astronomy & Astrophysics.

Además de los investigadores citados, desde el IAC también han colaborado en esta publicación Felipe Murgas, Carlos Allende Prieto, Manuel Amate, Ana Belén Fragoso, Ricardo Génova Santos, Enric Pallé, José Luis Rasilla, Samuel Santana Tschudi y Fabio Tenegi Sanginés.

Un grupo de astrónomos capta una galaxia con forma de "anillo de fuego cósmico"

Lun, 25/05/2020 - 16:22

Un grupo de astrónomos han capturado la imagen de un tipo súper raro de galaxia, descrita como un "anillo de fuego cósmico", como los que existieron hace 11.000 millones de años, según publica este lunes la revista Nature. La galaxia, cuya masa es aproximadamente como la de la Vía Láctea, es circular y tiene un agujero en el medio, y se asemeja a un dónut gigantesco.

El hallazgo, anunciado en el último número online de Nature Astronomy, podría sacudir las teorías existentes sobre la formación de las estructuras galácticas y cómo han evolucionado, según apunta el estudio.

"Se trata de un objeto muy curioso que no hemos visto nunca antes", apuntó el investigador a cargo del proyecto, Titantian Yuan, del Centro australiano Centre of Excellence for All Sky Astrophysics in 3 Dimensions. Yan agregó que esa galaxia, denominada R5519, "tiene al mismo tiempo un aspecto extraño y familiar".

La galaxia se encuentra a 11.000 millones de años luz del Sistema Solar, con un gigantesco agujero en el medio, un diámetro dos mil millones de veces más largo que la distancia que hay entre la Tierra y el Sol. Según esto, dicho de otra manera, es tres millones de veces mayor que el diámetro del agujero negro súper masivo en la galaxia Messier 87.

"Está formando estrellas a una tasa 50 veces más grande que la Vía Láctea", indicó Yuan, que trabajó con otros expertos de Australia, Estados Unidos, Canadá, Bélgica y Dinamarca. El experto explicó asimismo que "la mayor parte de esa actividad tiene lugar en su anillo, así que verdaderamente es un anillo de fuego".

Para captar dicha imagen, Yuan empleó información espectroscópica recopilada por el Observatorio Keck de Hawaii e imágenes grabadas por el Telescopio espacial Hubble de la NASA para identificar esa estructura poco habitual.

Con las evidencias recopiladas, vieron que se trata de un tipo conocido como "una galaxia anular colisional", y es la primera que se ha registrado hasta la fecha que se localiza al comienzo del Universo. El estudio observa que existen dos tipos diferentes de galaxias anuales o en anillo: los más comunes se originan debido a procesos internos, mientras que las colisionales son el resultado de encuentros violentos e inmensos con otras galaxias, que son más raras y poco comunes que las otras.

Según el coautor del estudio Ahmed Elagali, del Centro Internacional para la Investigación de Radioastronomía en Australia Occidental, estudiar la R5519 ayudará a determinar cuándo comenzaron a desarrollarse las galaxias en espiral. Para otro de los expertos, Kenneth Freeman, de la Universidad Nacional Australiana, el descubrimiento tiene implicaciones para comprender cómo se formaron galaxias como la Vía Láctea.