MercurioVenusTierraMarteJúpiterSaturnoUranoNeptuno

http://www.20minutos.es/minuteca/astronomia/

Distribuir contenido
Noticias de Astronomía en 20MINUTOS.ES
Actualizado: hace 3 horas 32 mins

Descubren cerca del Sol el 'tsunami' más gigantesco de la Vía Láctea

Dom, 12/01/2020 - 18:33
Astrónomos de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, han descubierto una estructura gaseosa monolítica en forma de onda, la más grande jamás vista en la Vía Láctea, compuesta por viveros estelares interconectados, según publican en la revista Nature.Nombrada como 'ola Radcliffe' en honor a la base de operaciones de la colaboración, el Instituto Radcliffe de Estudios Avanzados, el descubrimiento transforma la visión de 150 años de las 'guarderías' estelares cercanas como un anillo en expansión a otra que presenta más bien un filamento ondulado, formador de estrellas, que alcanza billones de kilómetros por encima y por debajo del disco galáctico.El trabajo fue posible gracias a un nuevo análisis de datos de la nave espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA), lanzada en 2013 con la misión de medir con precisión la posición, la distancia y el movimiento de las estrellas.El equipo de investigación combinó los datos súper precisos de Gaia con otras mediciones para construir un mapa 3D detallado de materia interestelar en la Vía Láctea, y percibió un patrón inesperado en el brazo espiral más cercano a la Tierra.Así, los investigadores descubrieron una estructura larga y delgada, de aproximadamente 9.000 años luz de largo y 400 años luz de ancho, con forma de ola, con una cresta de 500 años luz arriba y abajo del plano medio del disco de nuestra galaxia. Esta ola acoge muchas de las 'guarderías estelares' que anteriormente se pensaba que formaban parte del Cinturón de Gould, una banda de regiones formadoras de estrellas que se cree que están orientadas alrededor del Sol en un anillo."Ningún astrónomo esperaba que viviéramos junto a una colección gigante de gas en forma de ola, o que formara el brazo local de la Vía Láctea", reconoce Alyssa Goodman, profesora de astronomía aplicada de la Universidad de Harvard, investigadora asociada en la Institución Smithsonian, y codirectora del Programa de Ciencias en el Radcliffe Institute of Advanced Study."Nos sorprendimos por completo cuando nos dimos cuenta de lo larga y recta que es la ola Radcliffe, mirándola desde arriba en 3D, pero lo sinusoidal que es cuando se ve desde la Tierra —admite—. La existencia misma de esta ola nos obliga a repensar nuestra comprensión de la estructura 3D de la Vía Láctea"."Gould y Herschel observaron estrellas brillantes formándose en un arco proyectado en el cielo, por lo que durante mucho tiempo la gente ha estado tratando de averiguar si estas nubes moleculares realmente forman un anillo en 3D", recuerda João Alves, profesor de astrofísica estelar de la Universidad de Viena."En cambio, lo que hemos observado es la estructura de gas coherente más grande que conocemos en la galaxia, organizada no en un anillo sino en un filamento masivo y ondulado. El Sol se encuentra a solo 500 años luz de la ola en su punto más cercano —continúa—. Ha estado frente a nuestros ojos todo el tiempo, pero no podíamos verlo hasta ahora".El nuevo mapa en 3D muestra nuestro vecindario galáctico bajo una nueva luz, brindando a los investigadores una vista revisada de la Vía Láctea y abriendo la puerta a otros descubrimientos importantes."No sabemos qué causa esta forma pero podría ser como una onda en un estanque, como si algo extraordinariamente masivo aterrizara en nuestra galaxia —aventura Alves—. Lo que sí sabemos es que nuestro Sol interactúa con esta estructura. Pasó junto a un festival de supernovas cuando cruzó Orión hace 13 millones de años, y en otros 13 millones de años volverá a cruzar la estructura, como si estuviéramos surfeando la ola".En estudios anteriores, el grupo de investigación de Douglas Finkbeiner, profesor de astronomía y física en Harvard, fue pionero en técnicas estadísticas avanzadas para mapear la distribución 3D del polvo utilizando grandes estudios de los colores de las estrellas.Ahora, armados con nuevos datos de 'Gaia', los estudiantes graduados de Harvard Catherine Zucker y Joshua Speagle aumentaron recientemente estas técnicas, mejorando drásticamente la capacidad de los astrónomos para medir distancias a las regiones de formación estelar. Ese trabajo, dirigido por Zucker, se publica en el Astrophysical Journal."Sospechamos que podría haber estructuras más grandes que simplemente no podríamos poner en contexto. Por lo tanto, para crear un mapa preciso de nuestro vecindario solar combinamos observaciones de telescopios espaciales como Gaia con astroestadística, visualización de datos y simulaciones numéricas", explica Zucker.Zucker desempeñó un papel clave en la compilación del catálogo más grande de distancias precisas hasta viveros estelares locales, la base del mapa 3D utilizado en el estudio y se ha fijado el objetivo de pintar una nueva imagen de la Vía Láctea cercana y lejana."Reunimos a este equipo para poder ir más allá del procesamiento y la tabulación de los datos para visualizarlos activamente, no solo para nosotros sino para todos. Ahora, literalmente, podemos ver la Vía Láctea con nuevos ojos", destaca.Goodman añade que "todas las estrellas en el universo, incluido nuestro Sol, se forman en nubes dinámicas, colapsantes, de gas y polvo. Pero determinar cuánta masa tienen las nubes y lo grandes que son ha sido difícil, porque estas propiedades dependerán de lo lejos que esté la nube".Según Goodman, los científicos han estado estudiando densas nubes de gas y polvo entre las estrellas durante más de cien años, haciendo zoom en estas regiones con una resolución cada vez mayor. Antes de Gaia, no había conjuntos de datos significativos lo suficientemente expansivos como para revelar la estructura de la galaxia a gran escala. Desde su lanzamiento en 2013, el observatorio espacial ha permitido medir las distancias a mil millones de estrellas en la galaxia de la Vía Láctea.

El eclipse penumbral de Luna de este viernes será visible en España

Jue, 09/01/2020 - 11:43
Un eclipse penumbral de Luna tendrá lugar este viernes 10 de enero y será visible en África oriental, Asia, Oceanía y casi toda Europa. Así, será visible en España, según el Observatorio Astronómico Nacional (OAN). El inicio del eclipse de penumbra tendrá lugar a las 17.07 horas de Tiempo Universal (TU), es decir, a las 18.07 horas en la Península.

La novena estrella más brillante del cielo se oscurece misteriosamente... y puede estar a punto de explotar

Lun, 30/12/2019 - 20:37
Betelgeuse, la novena estrella más brillante del cielo nocturno, se apaga. Ubicada en la constelación de Orión, esta supergigante roja se ha ido oscureciendo misteriosamente desde octubre hasta que su luminosidad se ha desvanecido a la mitad de la habitual en un fenómeno que puede significar que está a punto de explotar.Esta estrella, con una masa 12 veces la del Sol y que se extendería hasta casi la órbita de Júpiter si tuviese su centro en medio del Sistema Solar, se encuentra a unos 600 años luz. Agotado ya el combustible en su núcleo que le proporcionaba energía y tras sufrir un enorme aumento de tamaño, está destinada a sufrir una implosión central y un colapso masivo y recomponerse como una supernova de Tipo II, pero no se sabe cuándo.En un artículo publicado el 8 de diciembre en The Astronomer's Telegram, investigadores de la Universidad de Villanova daban cuenta de que las estimaciones de la curva de luz -cortesía de la Asociación Estadounidense de Observadores de Estrellas Variables (AAVSO)- verificaban que la estrella se había desvanecido aproximadamente una magnitud.Un cambio de este tipo no es inusual para una estrella variable como Betelgeuse, cuyas alteraciones fueron detectadas por primera vez por el astrónomo Sir John Herschel en 1836. Sin embargo, el actual desvanecimiento es el más importante durante los 25 años de monitoreo continuo de esta supergigante roja y 50 años de observaciones de banda V fotoeléctrica.Este cambio en el brillo de Betelgeuse puede obedecer a muchos factores diferentes y hay espacio para el escepticismo. Sin embargo, la proximidad de su explosión es una explicación posible a estas alteraciones.De estar asistiendo a la génesis de un estallido de supernova, Betelgeuse está suficientemente lejos para resultar inofensiva para la vida en la Tierra. Se halla a más de 600 años luz, muy por encima de los 50 que marcan el límite para la radiación de una explosión así fuese letal en el planeta. No obstante, su brillo podría ser más de cien veces más intenso que el de Venus, y la haría visible en el cielo diurno.

'Comet Interceptor', la misión que irá tras un cometa interestelar

Jue, 26/12/2019 - 16:00
En 2016, la Agencia Espacial Europea hizo historia con Rosetta, la sonda que durante dos años documentó la intensa transformación de un cometa en su viaje al Sol. Aquella nave hizo grandes descubrimientos pero dejó cuestiones pendientes que ahora, una nueva misión, intentará resolver con un cometa primitivo. 'Comet Interceptor' -el nombre elegido por el equipo internacional de científicos que ha propuesto la nueva aventura- analizará por primera vez un cometa prístino, uno procedente de la Nube de Oort o del espacio interestelar que nunca antes se haya acercado al Sol y que, por tanto, siga prácticamente inalterado desde el momento de su formación. Y es que hasta ahora, "todos o casi todos los cometas que se han estudiado en las últimas décadas, estaban vinculados al campo gravitatorio solar y habían pasado muchas veces por el entorno del Sol, donde recibieron su radiación, se calentaron, enfriaron y sublimaron gases", toda una serie de cambios que alteran el carácter primitivo de estos cuerpos, explica Luisa M. Lara, coordinadora del equipo español de la misión. Por eso, "estudiar de cerca un cometa nuevo, inalterado, nos permitirá avanzar en la comprensión de los procesos físicos y químicos que tuvieron lugar en las primeras fases de la formación del Sistema Solar", puntualiza Lara, investigadora del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) . Como primer paso, los científicos deberán elegir al candidato adecuado: un cometa que se esté acercando a su primer encuentro con el Sol y que lo haga a una velocidad que permita interceptarlo, una búsqueda que se hará desde distintos telescopios en tierra de gran abertura. 'Comet Interceptor' es una misión que llevarán a cabo tres naves que estarán esperando al cometa en el punto 2 de Lagrange (o punto L2), un lugar del Sistema Solar dinámicamente estable, situado entre los campos gravitatorios de la Tierra y el Sol, a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta al Sol, y un sitio perfecto para observar el universo profundo o para esperar la llegada de un cometa. Las tres naves esperarán ahí hasta que el cometa ideal se aproxime al Sol. En ese momento, se activarán desde tierra para ir al encuentro del cuerpo prístino. La nave principal, llamada A, efectuará un sobrevuelo a una distancia segura, mientras que las naves secundarias, B1 de (de la agencia japonesa JAXA) y B2 (de la ESA), serán más arriesgadas y se situarán cerca del núcleo del cometa para estudiarlo desde varias posiciones con el fin de obtener una visión tridimensional y recoger toda la información posible, unos datos que después enviarán a la nave A y, desde ahí, a la Tierra. Estas sondas, que han sido concebidas como kamikazes, morirán durante la misión a causa del exceso de polvo expulsado por el cometa, la radiación, etc, pero A vivirá más tiempo, si bien aún no se ha decidido cuál será su final: "podría seguir su misión y acompañar más tiempo al cometa o podría caer sobre él, como hizo la nave Rosetta con 67P", comenta la investigadora. Cabe la posibilidad de que la misión no encuentre ningún cometa prístino que cumpla los requisitos exigidos pero, en ese caso, el plan B es estudiar un cometa especialmente "particular". "Los hay que son muy activos, otros que se han roto varias veces, otros binarios...no son cometas prístinos pero son muy interesantes para estudiar porque presentan características anormales dentro de la gran población de cometas periódicos", subraya Lara. El origen de la misión es tan peculiar como su objetivo, explica Lara: "surgió de un llamamiento de la ESA para aprovechar el espacio sobrante del Ariane 6, el cohete que enviará al telescopio Ariel al espacio en 2028. La ESA pidió misiones exprés y nosotros presentamos la 'Comet Interceptor' que fue seleccionada por la agencia". Por tanto, uno de los condicionantes de la misión fue el límite de espacio, razón por la que las naves tienen dimensiones pequeñas en comparación con las que son usadas en la exploración planetaria. Las naves B1 y B2 se miden en unidades de CubeSat, satélites del tamaño de un tetrabrick con instrumentos miniaturizados y un coste mucho más pequeño también. Así, a diferencia de Rosetta que llevaba una veintena de complejos instrumentos para estudiar a 67P (el famoso cometa con forma de patito de goma), esta misión irá equipada solo con nueve, algunos de ellos copiados -y miniaturizados- de aquel precedente histórico. "La misión pretende responder a algunas de las preguntas que se quedaron en el aire con Rosetta, y es que, al tratarse de un cometa prístino, nos permitirá identificar mejor la localización de los hielos, determinar cómo es su rotación, y abordar cuestiones como si la forma del núcleo cometario es original o si es resultado de los constantes viajes cerca del Sol, entre otras cuestiones". "Hay muchas características de los cometas periódicos que conocemos bien pero que todavía desconocemos si son primitivas o no. Esta misión nos ayudará a saberlo", concluye. Para todo ello, las sondas llevarán nueve instrumentos, cuatro de ellos de fabricación española: CoCa, una cámara de alta resolución en el visible infrarrojo cercano; MANiac, un espectrómetro de masas; EnVisS, una cámara visible multiespectral con filtros polarimétricos, y OPIC, una cámara para cartografiar el núcleo y los chorros de polvo en varias longitudes de onda. Estos instrumentos "nos permitirán avanzar en la comprensión de los procesos físicos y químicos que tuvieron lugar en las primeras fases de formación del Sistema Solar y profundizar en hallazgos inesperados de la misión Rosetta" y que, en conjunto, hacen de la misión "un bonito y arriesgado reto del que, estoy segura, la divulgación científica se podrá abordar con un maravilloso cómic", concluye la investigadora del IAA.

El último eclipse solar de la década

Jue, 26/12/2019 - 12:29
El último eclipse solar de la década ha tenido lugar la madrugada del 26 de diciembre y ha podido ser observado en países como India, Singapur o Filipinas. El anillo de fuego se pudo ver a través de internet en el resto del mundo.

Las mejores fotos del eclipse solar con 'anillo de fuego'

Jue, 26/12/2019 - 11:48
El último eclipse solar de la década ha tenido lugar la madrugada del 26 de diciembre y ha podido ser observado en países como India o Filipinas. El anillo de fuego se pudo ver a través de internet en el resto del mundo.

Algunas estrellas 'lanzan' cometas hacia la Tierra

Vie, 20/12/2019 - 17:34
Un estudio realizado por astrónomos del Instituto de Observación Astronómica de la Universidad Adam Mickiewicz (Polonia), del que se ha hecho eco ABC, ha identificado dos estrellas cercanas que 'lanzan' cometas hacia el Sistema Solar.La investigación, que será publicada en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, es la primera que constata una sospecha antigua entra la comunidad científica.Desde que Jan Oort propusiera por primera vez en 1950 la existencia en las fronteras del Sistema Solar de la Nube de Oort , una nube compuesta por materiales sobrantes tras la formación de los planetas de nuestro sistema, muchos astrónomos han imaginado que de ahí provendrían gran parte de los cometas de 'periodo largo'. Estos son los cometas que tardan más de 200 años en dar una vuelta alrededor del Sol.Para estos astrónomos, una estrella que pasase por las inmediaciones de la Nube de Oort podría 'capturar' alguno de esos restos para propulsarlos posteriormente hacia el sistema solar interior. Sobre esta hipótesis han trabajado los astrónomos polacos.Gracias a los datos de la misión Gaia, que recoge mediciones precisas de unos 1.700 millones de objetos astronómicos, los investigadores han podido calcular las trayectorias de 650 estrellas y compararlas con las órbitas de 270 cometas, a una distancia máxima de 13 años luz del Sol.Con estos datos los astrónomos establecieron modelos informáticos con posibles parejas de estrellas y cometas con el fin de reproducir sus trayectorias. Posteriormente, eliminaban estrellas del modelo para comprobar si de esta forma cambiaba la órbita del cometa asociado. Si cambiaba, significaba que esa estrella estaba asociada gravitatoriamente a ese cometa.La autora principal de la investigación, Rita Wysoczańska, reconoció que solo habían descubierto dos asociaciones, cuando se pueden observar docenas de cometas todos los años. Por lo tanto, "el mecanismo propuesto por Oort no es suficiente para generar todos los cometas que observamos".Los investigadores esperan más datos de la misión Gaia para encontrar más relaciones entre las estrellas de nuestro entorno y los cometas.

La primera imagen de un agujero negro, declarada "descubrimiento del año"

Jue, 19/12/2019 - 22:01
La primera imagen de un enorme agujero negro captada por una red de telescopios en Chile, México, España y otros sitios alrededor del mundo, ha sido distinguida este jueves como el "descubrimiento del año" por la revista Science de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS)El Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT, en inglés) es una red de instrumentos que incluye el Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano, en México; el Atacama Large Milimeter Array y el Atacama Pathfinder Experiment, en Chile; el Instituto Radioastronómico milimétrico, en España; el Telescopio del Polo sur; el Telescopio james Clerk Maxwell en Hawaii y el Submilimeter telescope en Arizona, ambos en EE UU."Este fue un gran año para la ciencia pero ¿Qué puede ser más maravilloso y asombroso que ver, de veras, un agujero negro?" ha señalado Tim Appenzeller, editor de noticias de la revista.Los agujeros negros son objetos cósmicos de una gran densidad inmensa cuya fuerza de gravedad es tan poderosa que capturan y consumen todo lo que les rodea, incluida la luz, y dado que no la reflejan, a menudo se ocultan a plena vista camuflados sin contraste con la oscuridad del vacío espacial.Aunque empiezan siendo relativamente pequeños cuando se expanden y alcanzan masas enormes, como ocurre en el centro de las galaxias, el remolino caótico de gases, polvo y estrellas agitado por su gravedad crea una envoltura adicional.Dos décadas atrás un puñado de astrónomos comenzó a explorar la posibilidad de que los gases calientes y tumultosos cerca del borde de un agujero negro pudieran hacerlo visible. esos gases resplandecen en muchas longitudes de ondas, incluídas las milimétricas (ondas radiales cortas) que pueden atravesar elk gas y el polvo que rodean el centro de una galaxia.Los más de 200 científicos en el equipo EHT pudieron captar dentro de la imagen de la nube de gas caliente y brillante que lo rodea la silueta del gigantesco agujero negro ubicado en el centro de Messier 87, una galaxia a casi 55 millones de años luz de la Tierra.En abril de 2017 ALMA y otros siete observatorios de la red EHT en Estados Unidos, México, Chile, España y el Polo Sur se coordinaron para una observación durante 10 noches del agujero negro y la galaxia M87. "Tuvimos suerte con las condiciones meteorológicas", comentó el director fundador de EHT, Shep Doeleman, del Centro Harvard Smithsonian para Astrofísica en Cambridge, Massachusetts (EE.UU.). Si bien M87 es enorme, con una masa que pesa el equivalente de 6500 millones de soles, es relativamente pequeña en magnitudes cósmicas con un tamaño aproximado al de nuestro sistema solar."Yo sigo estupefacto", ha dicho el astrofísico Roger Blandford de la Universidad estadounidense de Stanford. "Creo que nadie entre nosotros pudo imaginar la figura icónica que se obtuvo".Según la revista Science, la imagen también conquistó la mente y la imaginación de la gente en todo el mundo y pasó a ocupar primeras planas en las noticias internacionales, además de convertirse en un meme de internet y pronto pasó a ser la imagen más copiada en la historia de la plataforma web de la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU.

Así es CHEOPS, el satélite de 'corazón' español que despega para entender mejor el origen de los mundos

Mié, 18/12/2019 - 01:23
Cuando en apenas dos semanas un cohete Soyuz añada un satélite más a las decenas de miles de objetos artificiales que hay repartidos por el espacio un grupo de científicos en Torrejón de Ardoz podrán respirar tranquilos.Gracias a la colaboración fundamental de España, la Agencia Espacial Europea (ESA) colocará este miércoles -se pospuso un día por un problema que podría estar en el software del cohete- su primer satélite destinado a la observación de exoplanetas (planetas fuera del Sistema Solar).La enorme maraña de detalles técnicos y la complejidad de los dispositivos que entrañan este tipo de misiones busca dar respuesta a algunas de las grandes cuestiones de la humanidad. ¿Estamos solos en el universo? ¿Cómo se creó la Tierra? ¿Podríamos 'mudarnos' a otros planetas?El propósito de la misión CHEOPS (Acrónimo de 'satélite de caracterización de exoplanetas') a priori es tan poco sugerente para los legos en ciencia como su nombre. Su objetivo no es otro que "observar estrellas que se sabe que albergan planetas con una precisión sin precedentes para caracterizar su población de planetas". Para ello utilizará una técnica denominada "fotometría de tránsito ultraprecisa".A diferencia de proyectos tan célebres como Kepler o TESS de la NASA, CHEOPS no es, sostiene la ESA, "una máquina de descubrimiento", sino más bien una misión de seguimiento centrada en sistemas que ya han sido descubiertos.Dicho profanamente, donde otros ya han puesto el dedo, CHEOPS irá más lejos. "La misión puede estimar los tamaños de estos planetas con una precisión mucho mayor, mejorando nuestros conocimientos sobre su densidad y permitiendo a los científicos refinar los modelos de formación y evolución de los planetas"La información que envíe este satélite permitirá al equipo científico de la misión, coordinado desde la Universidad de Ginebra (Suiza), realizar mediciones mucho más precisas del tamaño de estos planetas, obtener datos interesantes sobre las atmósferas -como la presencia de nubes- o describir la presencia de lunas y anillos.“Después de dos décadas de descubrimientos de planetas, con CHEOPS entramos en la era de la ‘exoplanetología’", sostiene Didier Queloz, jefe de ciencia de CHEOPS de la Universidad de Génova.Aunque no sea su función principal, la misión también tiene un potencial de descubrimiento de otros planetas significativo. El 15% del programa estará dedicado a ello.El satélite ha sido construido y ensamblado por Airbus Defence and Space en sus instalaciones de Barajas (Madrid), desde donde ya ha sido transportado a la Guayana Francesa para su próximo lanzamiento.Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración de varios estados miembros de la ESA y Suiza, con un pormenorizado reparto de funciones. El centro de operaciones de este consorcio estará situado en las instalaciones del INTA en Torrejón de Ardoz.CHEOPS no es más que el primer paso de la ambiciosa estrategia de exploración de exoplanetas de la agencia europea, que planea poner en órbita otros dos satélites más -Plato y Ariel- a finales de la década de 2020. De hecho, se trata de una misión de bajo coste dado que su presupuesto no supera los 50 millones de euros y se ha desarrollado en solo seis años.

Descubierto el episodio más violento en la historia de la Vía Láctea

Lun, 16/12/2019 - 17:52
Un equipo internacional de científicos ha descubierto un violento episodio, probablemente el más energético en la historia de la Vía Láctea, que desencadenó más de 100.000 explosiones estelares o supernovas.En la investigación, cuyos resultados publica la revista Nature Astronomy, han participado científicos de varios centros del mundo, entre ellos el Instituto de Astrofísica de Andalucía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La investigación basada en un nuevo muestreo de las regiones centrales de la Vía Láctea ha revelado la historia completa de su formación estelar y ha demostrado que se produjeron abruptos altibajos en la formación de las estrellas, ha informado el CSIC, el mayor centro de investigación público español. La detección de este episodio ha sido posible gracias a una muestra de estrellas cien veces superior a la de proyectos anteriores, y ha sido obtenida dentro del proyecto "Galacticnucleus", una iniciativa financiada por el Consejo Europeo de Investigación. Este proyecto, que está coordinado por investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía, estudia la región central de la Vía Láctea, el ambiente astronómico más extremo que es posible estudiar en detalle, con un agujero negro supermasivo rodeado de un denso cúmulo estelar. "Por primera vez hemos obtenido una visión detallada del proceso de formación de las estrellas en una gran región del centro galáctico", ha señalado el investigador Rainer Schödel, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Andalucía y coordinador del proyecto Galacticnucleus.El astrofísico Francisco Nogueras-Lara, primer autor del estudio, ha precisado que "al contrario de lo que se esperaba, hemos descubierto que la formación de las estrellas no ha sido continua”. El estudio ha revelado que alrededor del 80 por ciento de las estrellas en el centro de la Vía Láctea se formaron en el pasado remoto, hace entre ocho y trece mil millones de años. Ese período de formación inicial de estrellas fue seguido por unos 6.000 millones de años de latencia durante los cuales apenas nacieron estrellas. Ese periodo "estéril" llegó a su fin con un intenso estallido de formación estelar que ocurrió hace unos 1.000 millones de años. “Las condiciones en el centro galáctico durante este estallido de actividad debieron parecerse a las de las galaxias starburst –literalmente, estallidos de estrellas–, que muestran un ritmo de formación estelar de más de cien masas solares por año, muy superior a la tasa actual de la Vía Láctea, que oscila anualmente entre una y dos masas solares”, ha apuntado Nogueras-Lara, que investiga en el Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg (Alemania). En este tipo de estallidos de formación estelar nacen muchas estrellas masivas que presentan una vida breve, ya que queman su combustible, el hidrógeno nuclear, mucho más rápido que las estrellas con una masa menor y culminan sus vidas con violentas explosiones de supernova. “Este estallido de actividad, que resultó en la explosión de más de 100.000 supernovas, fue probablemente uno de los eventos más enérgicos en toda la historia de la Vía Láctea”, ha precisado Schödel. Este estallido fue seguido por un período de actividad reducida, pero en las últimas decenas de millones de años el centro galáctico ha estado formando estrellas a un ritmo relativamente alto. Este resultado cambia la imagen de cómo se forman las estrellas en la región central de la Vía Láctea: en lugar de una formación estelar constante, esta parte de la galaxia presenta notorios picos de actividad a lo largo de su historia. La investigación ha sido posible gracias a las observaciones del centro galáctico realizadas con el instrumento "HAWK-I" del telescopio VLT (del Observatorio Austral Europeo) en el desierto de Atacama (Chile). Esta cámara infrarroja, capaz de ver a través de las nubes de polvo del centro galáctico, hizo posible la obtención de la imagen más detallada de ese centro, publicada en octubre; para ello se estudiaron más de tres millones de estrellas, cubriendo un área correspondiente a más de 60.000 años luz cuadrados. Estudiar el centro de la Vía Láctea es fundamental para obtener una imagen completa de cómo se formó, ha recordado hoy el CSIC, que ha recordado que los datos obtenidos en el marco del proyecto "Galacticnucleus" permiten también comprender mejor la estructura y las propiedades del centro galáctico y sus "poblaciones" estelares.

La triste historia de la única persona herida por un meteorito

Dom, 08/12/2019 - 08:49
Ann Hodges pasó a la historia el 30 de noviembre de 1957 cuando se convirtió en la única persona herida por el impacto de un meteorito. Le ocurrió mientras estaba dormida en su casa de Sylacauga.Entonces tenía 31 años y estaba durmiendo en su sofá cuando algo la despertó sobresaltada. Había sido golpeada en un costado y toda la estancia estaba llena de polvo. En un primer momento creyó que la chimenea de su casa se había venido abajo provocando todo aquello.Sin embargo, lo que en realidad había ocurrido era que había sido impactada por un fragmento de cuatro kilos de un meteorito que se había partido en dos, convirtiéndose en la única persona que ha sufrido hasta la fecha un incidente de estas características y es que las posibilidades de que algo así ocurra son aún menores que la de ser alcanzado por un rayo. Concretamente una entre 1,6 millones, explican desde ABC.Ann Hodges fue hospitalizada, pero lo peor no vendría por esa herida, que no revestía gravedad, sino por todo lo que envolvió su historia después. Primero, se abrió una batalla por la custodia de la roca. Custodiada en un primer momento por las Fuerzas Aéreas, estas prometieron devolvérsela a Hodges tras analizarla, pero la casera de esta la reclamó llegando a resolverse todo en los tribunales, que dieron la roca a la protagonista de esta historia, que tuvo que pagar 500 dólares por daños y perjuicios a su casera.La roca acabaría en el Museo de Historia Natural de Alabama tras años sirviendo de pisapapeles de Ann y su marido tras los intentos fallidos del matrimonio por venderla. Ann Hodges no ganó dinero, pero sí fama, una fama que le acabaría pasando factura, desembocando en problemas mentales y patologías que la llevaron, primero, a divorciarse 10 años después del impacto y a acabar en un psiquiátrico con 52 años, donde murió al sufrir una insuficiencia renal.El otro fragmento que cayó en Sylacauga y su dueño, un granjero llamado Julius Kempis McKinney, corrieron una suerte bien distinta. Tras contactar con un abogado, este granjero logró vender la piedra y comprarse una casa y un coche.

Un satélite de 'corazón' español para entender mejor el origen de los mundos

Vie, 06/12/2019 - 09:08
El propósito de la misión CHEOPS (Acrónimo de 'satélite de caracterización de exoplanetas' y que ha sido construido y ensamblado, en Barajas, Madrid) a priori es tan poco sugerente para los legos en ciencia como su nombre. Su objetivo no es otro que "observar estrellas que se sabe que albergan planetas con una precisión sin precedentes para caracterizar su población de planetas". Para ello utilizará una técnica denominada "fotometría de tránsito ultraprecisa".

Parker Solar Probe: la misión espacial de la NASA que desvela los secretos del Sol

Jue, 05/12/2019 - 14:35
Así es la sonda solar 'Parker Solar Probe'

La primera sonda que se adentra en el Sol empieza a desvelar sus secretos

Jue, 05/12/2019 - 03:50
El primer vistazo dentro de la corona del Sol ha develado ondas de plasma y campos magnéticos cambiantes arrastrados por la rotación de la estrella que modificarán varias nociones científicas y la capacidad de pronosticar acontecimientos meteorológicos espaciales, indicaron este miércoles científicos de la Universidad de Michigan (EE UU).La información procede de la sonda Parker Solar Probe de la agencia espacial estadounidense, NASA, lanzada en agosto de 2018 con instrumentos científicos avanzados, y que ha completado tres de sus 24 travesías orbitales planificadas a través de partes de la atmósfera solar hasta ahora inexploradas.La misión Parker se diseñó para responder, principalmente, a dos cuestiones que han ocupado a los científicos: ¿Por qué la corona del Sol aumenta de temperatura al alejarse de la superficie? y ¿qué acelera el viento solar, el torrente de protones, electrones y otras partículas que emanan de la corona?"Ya las primeras órbitas nos han dejado impresionados por lo diferente que es la corona solar cuando se la observa de cerca", dijo en una teleconferencia de prensa Justin Kasper, de la Universidad de Michigan e investigador principal el instrumento de Parker que estudia los vientos solares."Estas observaciones cambiarán fundamentalmente nuestra comprensión del Sol y del viento solar, y nuestra capacidad para pronosticar los acontecimientos meteorológicos espaciales", añadió.Este nuevo conocimiento de la forma en que el Sol expele constantemente materia y energía contribuirá a los esfuerzos para proteger a los astronautas y a los vehículos espaciales, señaló Nicola Fox, directora de la división de heliofísica en la NASA.Como el Sol mismo, el viento solar está compuesto de plasma en el cual los electrones, con carga negativa, se han separado de los iones de carga positiva, creando océanos de partículas que flotan libremente con carga eléctrica individual.Las mediciones hechas por Parker muestran cambios rápidos de dirección en el campo magnético y chorros repentinos y veloces de material, y un acontecimiento que llamó particularmente la atención de los científicos han sido los vuelcos en la dirección del campo magnético.La sonda mostró, asimismo, que la rotación del Sol afecta el viento solar a distancias mucho mayores que lo pensado. Ya se sabía que al aproximarse a la estrella el campo magnético del Sol arrastra el viento en la misma dirección de la rotación solar, y más lejos del Sol se esperaba encontrar al menos una traza débil de esa rotación."Para nuestra gran sorpresa, al aproximarnos al Sol ya detectamos grandes flujos rotacionales, de 10 a 20 veces mayores que lo pronosticado por los modelos estándar", dijo Kasper. "Esto significa que hay algo fundamental que no sabemos acerca del Sol, y acerca de cómo escapa el viento solar".Los descubrimientos de Parker en lo que hace al campo magnético, el cual se cree que desempeña un papel clave en el misterio del calentamiento creciente de la corona a mayor distancia de la estrella, también fueron sorprendentes, explicaron los científicos.Algunos científicos creen que las oscilaciones magnéticas detectadas en el viento solar, denominadas "ondas de Alfvén", puedan ser remanentes del mecanismo que causó el fenómeno de calentamiento, y Parker ahora ha encontrado algo inesperado."Al aproximarse al Sol, empieza a verse estas ondas Alfvén 'alocadas' que tienen cuatro veces más energía que las ondas regulares alrededor suyo", explica Kasper. "Tienen rachas de 480.000 kilómetros por hora, tan fuertes que vuelcan la dirección del campo magnético".Estas acentuaciones de velocidad que revierten la polaridad podrían dar otra explicación de la causa por la cual la corona se torna más y más caliente al alejarse del Sol.

Hallan una estrella que oculta entre sus pulsaciones fulguraciones millones de veces más intensas que el Sol

Lun, 02/12/2019 - 16:24
El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), con sede en Granada, ha asegurado que las observaciones proporcionadas por la misión espacial Kepler (NASA) durante los últimos años han permitido detectar una estrella que oculta, entre sus pulsaciones, fulguraciones millones de veces más intensas que las de el Sol.Según informó el IAA en una nota de prensa, las estrellas se clasifican en distintos tipos según su temperatura, en una secuencia llamada 'Obafgkm', donde la O corresponde a las estrellas más calientes, con hasta 30.000 grados, y la M a los astros más fríos, cuya superficie no supera los 3.000 grados.El Sol, una estrella mediana de tipo G, mantiene una temperatura de unos 6.000 grados, y hasta hace poco se pensaba que las estrellas más calientes no presentaban actividad estelar superficial como el Sol, que muestra manchas o fulguraciones (eventos explosivos que liberan, en pocos minutos, la energía de millones de bombas de hidrógeno).Ahora, un grupo de investigadores han hallado una estrella pulsante de tipo A que presenta, ocultas entre sus pulsaciones, fulguraciones varios millones de veces más intensas que las del Sol.Se cree que el campo magnético solar, responsable de la actividad de nuestra estrella, se produce por una mezcla de factores, entre ellos la presencia de lo que se conoce como zona convectiva, una capa que abarca el 30% más externo de radio del Sol, así como el distinto ritmo de rotación entre esta región y la contigua y más interna."Hasta hace poco se pensaba que las estrellas con una temperatura por encima de los 7.000 grados no podían presentar actividad estelar superficial, ya que sus capas convectivas son demasiado delgadas para generar campos magnéticos suficientemente intensos", apuntó Eloy Rodríguez, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) que encabeza el trabajo.Sin embargo, las observaciones proporcionadas por la misión espacial Kepler han permitido detectar la existencia de actividad estelar superficial en gran número de estrellas calientes de tipo A, e incluso de tipo B, que en principio carecen de zona convectiva.Estas observaciones no solo sugieren la existencia de manchas en las superficies de estos tipos de estrellas calientes, sino que también se han detectado fulguraciones en algunas de ellas. "Esto indica la existencia de campos magnéticos superficiales en estos objetos, lo que contradice la teoría y nuestro conocimiento actual sobre estrellas con envolturas totalmente radiativas", ha señalado Rodríguez.El estudio, encabezado por investigadores del IAA-CSIC, se ha centrado en una muestra de estrellas observadas con Kepler en el cúmulo estelar NGC 6811, con observaciones en alta cadencia, de una observación cada minuto.Esto ha permitido detectar actividad estelar en un gran porcentaje de estrellas de tipo A presentes en el cúmulo, pero, además, ha revelado por primera vez fulguraciones ocultas entre las pulsaciones de una estrella variable, conocida como KIC 9716385.Según la nota de prensa del IAA, las pulsaciones estelares son variaciones periódicas en la luminosidad de una estrella, producidas por ondas de presión o de gravedad propagándose en su interior. En el caso de ID36, estamos hablando de una estrella variable de tipo Delta Scuti que muestra más de cien modos de pulsación."Solo cuando extrajimos, de las curvas de luz originales, las variaciones de luminosidad debidas a las pulsaciones, las vimos claramente. Detectamos diez fulguraciones a lo largo de los dieciocho meses de observación, con una distribución irregular, dos o tres fulguraciones en pocos días seguidas largos periodos de inactividad, algo similar a lo que ocurre en las estrellas enanas M, objetos mucho más fríos y donde la actividad estelar es común", apunta María José López-González, investigadora del IAA-CSIC.La energía emitida durante las fulguraciones de KIC 9716385 es de hasta varios millones de veces más intensa que la de las fulguraciones solares típicas, de modo que estamos hablando de superfulguraciones.Muestran las características habituales de estos eventos explosivos, con un aumento rápido de brillo y un desvanecimiento progresivo, la duración media oscila entre los veinte y los cincuenta minutos, pero el máximo de energía se alcanza en apenas cinco minutos."El caso de KIC 9716385 abre la posibilidad de encontrar casos similares, es decir, estrellas pulsantes de corto periodo con fulguraciones enmascaradas por las pulsaciones. Sin embargo, a día de hoy este objeto es el único encontrado y es posible que continúe siendo un caso único, teniendo en cuenta el nivel actual de precisión fotométrica y la disponibilidad actual de series temporales suficientemente largas y de alta cadencia de muestreo", ha concluido Rodríguez.

Valencia esconde uno de los mejores lugares del mundo para ver las estrellas

Dom, 24/11/2019 - 12:50
A 936 metros sobre el nivel del mar y en pleno interior de la provincia de Valencia se esconde uno de los 14 mejores lugares del planeta para observar la luz de las estrellas: Aras de los Olmos, un pequeño pueblo con cielo limpio y libre de contaminaciones lumínicas.Declarado Reserva Starlight por la Unesco en 2017, Aras de los Olmos se convierte en espacio natural protegido comprometido con la defensa de la calidad del cielo nocturno y el acceso a la luz de las estrellas, y en el que universidades y asociaciones apuestan por la divulgación científica e investigación.Con menos de 400 habitantes, este humilde enclave del interior valenciano se ha convertido en referente astroturístico, como confirma el dato de 2018: recibió más de 5.000 visitantes de España, Francia, Alemania y Holanda, interesados en la astronomía, según confirma su concejala de turismo, Angelina Andrés Vicente.El fundador de la empresa AstrExperiència de Aras de los Olmos, Alejandro Vera, asegura por su parte que el 95% del público corresponde a familias y el 5% a expertos.Para obtener el certificado de Reserva Starlight, además de la calidad del cielo, intervienen muchos otros factores como la preservación de las condiciones de observación astronómica, la conservación de la naturaleza, la integridad de los paisajes nocturnos y el patrimonio cultural.También es relevante para lograr esa denominación la contaminación lumínica: Vera explica que antes de ser declarado reserva, el municipio se adhirió a la declaración de la Palma (2007) de la fundación Starlight y organismos internacionales como la Unión Europea, que reconoce como derecho propio de la Humanidad el acceso a la luz de las estrellas."Se trata de que podamos ver las estrellas como lo hacían nuestros abuelos hasta hace poco", comenta el experto, quien asegura que Aras de los Olmos cambió hace años su iluminación a leds monocromáticos anaranjados respetuosos con el cielo y no contaminantes.El pueblo, además, es la sede del Observatorio Astronómico de la Universitat de València (UV), el observatorio astronómico universitario en activo más antiguo de España fundado en 1909, y tiene dos observatorios más.Cometas, eclipses, perseidas, galaxias, constelaciones... Todo fenómeno astronómico es protagonista visual desde estos observatorios y según Vera, este otoño se podía ver a través del telescopio el tránsito de Mercurio que solo ocurre una docena de veces por siglo, en el que se puede ver transitar la sombra del planeta delante del disco solar.Esos fenómenos llaman también al romanticismo y Vera resalta que incluso hace tres años pudo ser testigo de una pedida de mano mientras una pareja observaba los anillos de Saturno.La mayoría del público que acude a la empresa nunca ha utilizado un telescopio y tratan de enseñarle el funcionamiento, además de concienciar sobre "el grave problema de la contaminación lumínica que supone para la salud, el medio ambiente y la biodiversidad", añade.En 2017 también fue fundada la asociación AstroAras, que en marzo organizó las primeras jornadas astronómicas en las que se dieron a conocer las últimas curiosidades sobre el origen del universo y a las que acudieron casi un millar de personas, según Angelina Andrés.Además la UV organiza allí la Universidad de Verano, que este año ha cumplido su segunda edición y se ha dedicado a estudiar la relación entre astronomía y desarrollo, entre los avances científicos y las posibilidades que aporta el universo al ser humano."Y es que hablar de astronomía es hablar de un campo de investigación que supera las fronteras académicas por su enorme potencial para el desarrollo sostenible de las zonas rurales de nuestro territorio", explica la UV en el tríptico de este programa.Entre observatorios, jornadas y actividades astronómicas, Aras de los Olmos es un lugar idóneo para aprender sobre el cosmos en Valencia, sobre todo en los meses de primavera y verano.

La Agrupación Astronómica de Huesca y Fundación CAI organizan el I Curso de Iniciación a la Astronomía

Vie, 15/11/2019 - 18:56
El programa consta de 14 horas repartidas en clases teóricas y prácticas, con talleres y dos observaciones con telescopios, ha informado la Fundación Caja Inmaculada en una nota de prensa.Las sesiones teóricas y los talleres tendrán lugar los lunes y miércoles, de 19.00 a 21.00 horas, en el salón de actos de Fundación CAI en Huesca, los días 25 y 27 de noviembre y 2, 4, 11, 16 y 18 de diciembre.Habrá una introducción a la astronomía, se abordará la observación de cielo a simple vista con un taller de planisferios, se tratará sobre cómo ha de ser la preparación parar una observación, se analizará el Sistema Solar, se celebrará un taller titulado 'Sol y evolución estelar/Relojes de Sol', habrá una observación lunar con telescopios y una observación del cielo a simple vista y con telescopios.Las observaciones del cielo y la luna se realizarán en algún lugar cercano a Huesca donde no haya contaminación lumínica. El precio del curso es de 40 euros para socios de la agrupación y 50 para no socios. Las inscripciones se pueden realizar en el siguiente enlace

Un agujero negro expulsa a una estrella superrápida de la Vía Láctea

Mié, 13/11/2019 - 12:44
Un agujero negro supermasivo expulsó a una estrella superrápida del centro de la Vía Láctea y se dirige ahora hacia el vacío intergaláctico, un fenómeno observado por primera vez por un grupo internacional de astrónomos de Australia, Chile, Estados Unidos y Reino Unido.

La Ciutat de les Arts i les Ciències organiza una observación del tránsito de Mercurio por el disco solar

Sáb, 09/11/2019 - 13:03
Se colocarán un total de cuatro telescopios en este espacio exterior de la Ciutat de les Arts i les Ciències donde podrá acceder todo el público interesado, según ha explicado la Generalitat en un comunicado. Personal de la Ciutat de les Arts i les Ciències y de la Asociación Valenciana de Astronomía atenderán las consultas de los participantes y guiarán en la observación de este curioso fenómeno.Los tránsitos se producen cuando un planeta pasa delante del disco del Sol. En ese momento, el planeta se ve como un pequeño disco negro que se mueve lentamente frente al brillante círculo solar. Las órbitas de Mercurio y Venus se encuentran dentro de la órbita terrestre, por lo que son los únicos planetas que pueden pasar entre la Tierra y el Sol para producir el tránsito.Se trata de un fenómeno "poco común" y en el caso de Mercurio sólo se produce unas trece veces cada siglo. Hoy en día, los tránsitos son una de las herramientas que se usan para descubrir planetas que orbitan alrededor de las estrellas.Aunque Mercurio pasa entre la Tierra y el Sol al menos tres veces al año, es "extraño" que se produzca la alineación exacta para que sea observable, debido la inclinación de la órbita del planeta, por lo que los tránsitos solo pueden ocurrir en mayo o noviembre. Así, el próximo tendrá lugar en 2032.

Hubble capta una galaxia distante replicada doce veces

Vie, 08/11/2019 - 14:40
El Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA ha observado una galaxia en las regiones distantes del Universo que aparece replicada al menos 12 veces en el cielo nocturno. Esta vista única, creada por lentes gravitacionales fuertes, ayuda a los astrónomos a comprender mejor la era cósmica conocida como la época de la reionización.