MercurioVenusTierraMarteJúpiterSaturnoUranoNeptuno

http://blog.astroaficion.com/

Distribuir contenido
Cursos de astronomía y actividades para descubrir el espacio
Actualizado: hace 7 horas 2 mins

Cosmos: estreno de la segunda temporada en marzo 2020

Vie, 13/12/2019 - 17:05

Han pasado casi 6 años desde que, en marzo de 2014, se estrenara la renovada serie de Cosmos. Gracias a la colaboración de National Geographic y Fox se recuperó una serie que se convirtió en leyenda en los años 80. Y es que la original serie de Cosmos, protagonizada por el famoso Carl Sagan, se ha considerado la mejor serie documental de la historia.

El éxito de la serie Cosmos: A Spacetime Odyssey.

El remake de Cosmos fue un éxito global. La expectación por ver la resurrección de la mítica serie fue máxima. Y así lo demuestran sus cifras.

La serie, protagonizada por el mediático astrofísico Neil deGrasse-Tyson, se emitió en 181 países. Sus 13 episodios fueron doblados a 45 idiomas, acumulando una audiencia total de 135 millones de espectadores. Sin duda, una de los mayores proyectos que ha llevado a cabo National Geographic.

El estreno de la primera temporada congregó a más de 8 millones de espectadores frente a la pantalla. ¿Conseguirá la segunda temporada estar a la altura?

Cosmos vuelve en marzo 2020

El estreno de la segunda temporada estaba programado para la primavera de 2019. Sin embargo, debido a polémicas denuncias contra su presentador, Neil deGrasse, la productora decidió posponer su emisión.

Ahora, superada la polémica contra su presentador, Fox y National Geographic han anunciado su fecha de estreno. Cosmos: Possible Worlds se estrenará el 9 marzo de 2020.

“Un viaje a través del espacio y el tiempo con más de 13 mil millones de años de evolución cósmica”, reza el trailer de la nueva temporada. “La más audaz”, según describe Ann Druyan, viuda de Carl Sagan y productora ejecutiva de ‘Cosmos’.

La serie narra un viaje único desde los orígenes del universo hasta una futurista Feria Mundial 2039. Como de costumbre, la serie de ‘Cosmos’ nos trasladará a mundos perdidos y explorará posibles futuros, abordando conceptos científicos y desbordando efectos especiales que te dejaran con la boca abierta.

Más allá de la serie

Cosmos es algo más que una serie. Carlos Sagan marcó un antes y un después en la vida de muchas personas. Carl Sagan consiguió despertar el interés por la ciencia y la astronomía a toda una generación. Y eso es algo que todavía hoy continuamos notando en las actividades de AstroAfición. Muchas veces nos encontramos con clientes que aún recuerdan, y recomiendan encarecidamente, la serie original; gente que recuerda su juventud y a la que le asaltan bonitos recuerdos al pasar una noche bajo las estrellas con nosotros; y científicos que tienen muy claro de dónde proviene su vocación. Por todos ellos, y por los que están por llegar, esperamos que continúe el éxito de Cosmos por mucho tiempo.

Y por eso nos alegramos al ver que Cosmos no termina con la serie. Junto a la nueva temporada, National Geographic publicará una novela, titulada igual que la serie, como continuación del popular libro de ‘Cosmos’ de Sagan.

Mientras esperamos al estreno oficial de Cosmos, te recomendamos que aproveches para ver estas películas que todo aficionado a la astronomía debería ver:

5 películas sobre astronomía que todo astroaficionado debe ver

La entrada Cosmos: estreno de la segunda temporada en marzo 2020 se publicó primero en AstroAficion.

Lluvia de estrellas: Gemínidas 2019

Mar, 03/12/2019 - 07:31

Las Gemínidas son una de las mayores lluvias de estrellas del año. Pese a que su actividad es mayor que las Perseidas, las Gemínidas son mucho menos conocidas, debido especialmente a las fechas en las que se producen. Las mejores noches para observar la lluvia de estrellas de las Gemínidas 2019 serán las de los días 13 y 14 de diciembre.

Las Gemínidas en 2019

Las Gemínidas pueden alcanzar una actividad de hasta 120 meteoros por hora, según la Sociedad de Observadores de Meteoros de España (SOMYCE). Además, a diferencia de otras lluvias de estrellas, suelen manetener un pico de actividad muy elevado durante varias horas. Este máximo se espera que se produzca la noche del 14 al 15 de diciembre, coincidiendo así con el fin de semana y haciendo mucho más accesible y fácil su observación.

Sin embargo, en 2019 la Luna estará en una recién iniciada fase menguante, por lo que se encontrará iluminada en más de un 90% y saldrá por el horizonte poco después de las 20h.

El radiante de las Gemínidas se localiza en la constelación que le da nombre: Gemini. Esta constelación, muy próxima a la constelación de Orión, se encuentra a poca altura sobre el horizonte Este durante las primeras horas de la noche, por lo que las mejores fugaces se observarán a partir de la media noche, cuando el radiante alcance cierta altura en el cielo.

¿Cómo fotografiar las Gemínidas?

Fotografiar estrellas fugaces es relativamente fácil pero necesitas un buen equipo, algo de preparación, un poco de suerte y, sobre todo, mucha paciencia.

En este artículo te contamos cuáles son las mejores técnicas para fotografiar estrellas fugaces, qué equipo se necesita y dónde apuntar la cámara para capturar muchas estrellas fugaces.

Guía para fotografiar estrellas fugaces El origen de las Gemínidas

La mayoría de las lluvias de estrellas tienen su origen en cometas. Sin embargo, las Gemínidas deben su origen, no a un cometa, sino a un asteroide: el 3200 Phaeton.

Existen importantes diferencias entre un cometa y un asteroide, algunas de ellas hacen que el origen de la lluvia de estrellas de las Gemínidas sean un misterio. Descubre porqué son importantes esas diferencias con este artículo:

Diferencia entre cometa y asteroide Disfruta de la lluvia de estrellas

Más allá de su peculiar origen, las Gemínidas son una de las lluvias de estrellas más importantes del año y que más han despertado el interés de los aficionados a la astronomía desde hace mucho tiempo. Pese al frío de esta época, son un espectáculo único y que vale la pena observar.

Si estás cerca de Madrid, te esperamos en alguna de nuestras salidas de observación astronómica que hemos preparado para esos días:

Observación astronómica con telescopios Cata bajo las estrellas

La entrada Lluvia de estrellas: Gemínidas 2019 se publicó primero en AstroAficion.

Efemérides astronómicas: diciembre de 2109

Sáb, 30/11/2019 - 19:08

Hola de nuevo, comenzamos la entrada con una reflexión de utilidad sobre nuestra afición. Como supongo que imagináis la foto que acompaña a este texto se tomó el día del tránsito de Mercurio.

Nada que ver con la imagen del mismo evento que iniciaba el artículo del mes pasado, y sin embargo tras esta imagen había bastante preparación. Día libre en el trabajo, elección del equipo que se iba a utilizar (Canon 70D a foco primario en un Maskutov de 5” y montura ecuatorial con seguimiento), adquisición y adaptación de los filtros necesarios… y amanece nublado.

La enseñanza a extraer es la importancia de gestionar nuestras expectativas y manejar la frustración, algo que por otra parte nos resultará de enorme utilidad en el resto de las facetas de nuestra vida.

Una última recomendación: No cometáis, como hice yo, el error de precipitaros. Hacia el final del tránsito, en la hora previa al ocaso, el cielo mejoró mucho. Lo comprobé de vuelta a casa con el equipo en el maletero.

 

VISIBILIDAD PLANETARIA

Ya nos faltan pocas rotaciones para terminar un traslación más, que por cierto y en sentido estricto no duran ni 24 horas, ni 365 días, tal como ya os hemos comentado en otras ocasiones.

En cualquier caso el aspecto que tendrán los planetas de nuestro Sistema Solar es como el de la imagen que os adjuntamos. Recordad que tiene finalidad ilustrativa y no respeta ningún tipo de escala, aunque queda preciosa como fondo de escritorio.

 

Sistema Solar en diciembre de 2019

 

MERCURIO

Tras su “viaje” por delante del disco solar del mes pasado podremos observarlo algo antes del amanecer. No obstante Mercurio tiene un rápido movimiento aparente por el cielo (no en vano es el mensajero alado de los dioses) y volverá a acercarse raudo al encuentro del Sol y las casi dos horas de adelanto respecto al Sol de primeros de mes quedarán en unos exiguos minutos al comienzo del nuevo año.

 

VENUS

Será visible en el cielo desde el atardecer. Desde nuestro punto de vista irá alejando del Sol conforme avance el mes, por lo que su tiempo de observación pasará de algo más de hora y media a casi tres horas a finales de diciembre.

 

MARTE

Será visible unas dos horas y media antes del amanecer, donde permanecerá hasta que las luces del alba lo oculten.

 

JÚPITER

A lo largo de diciembre Júpiter se va a ir acercando cada vez más al Sol hasta quedar detrás de él el día 27 al entrar en conjunción. Este hecho va a condicionar bastante la visibilidad del planeta, que sólo podremos ver al atardecer durante la primera quincena del mes, ya que luego estará demasiado cerca del Solo como para poder observarlo.

 

SATURNO

Será visible desde el atardecer hasta que desaparezca bajo el horizonte. A principio de mes dispondremos de casi tres horas para disfrutar de las vistas del planeta y sus anillos, pero este tiempo se irá recortando rápidamente hasta llegar a algo menos de una hora a finales de diciembre.

 

URANO

Podremos observarlo desde algo después del ocaso, una vez ha oscurecido lo suficiente, ya que tanto Urano como Neptuno sólo pueden verse con apoyo óptico, ya que su escaso brillo impide observarlos a simple vista. Desde el comienzo de la tarde ya aparecerá bastante alto en el horizonte, y durante la primera semana del mes alcanzará su máxima altura una hora y media antes de la medianoche (CET, UTC+1). No obstante esta situación irá cambiando conforme avanza el mes hasta que su tránsito se produzca unas dos horas después del ocaso.

 

NEPTUNO

Una vez más los gemelos helados muestran condiciones de observación parecidas, aunque en esta ocasión Neptuno ya habrá alcanzado su máxima altura en el transcurso del atardecer, produciéndose su ocaso en torno a la media noche.

Como siempre os adjuntamos las curvas de visibilidad detalladas por si son de vuestra utilidad. Están calculadas para un observador en latitud 40ºN y en horario UTC+1

 

Curvas de visibilidad planetaria. Diciembre de 2019

 

COMETAS

Como ya sabéis desde hace unos meses la observación de cometas está algo floja. Os adjuntamos de nuevo el mapa de localización del cometa C/2017 T2 PANSTARRS actualizado para este mes. A la espera de que aparezca algo mejor actualmente es el que se encuentra mejor situado y su curva de brillo poco a poco va aumentando. Podéis descargarlo para imprimirlo haciendo clic sobre la imagen.

 

Localización del cometa C/2017 T2 PANSTARRS en diciembre de 2019

 

LLUVIAS DE METEOROS

Diciembre cuenta varias lluvias de estrellas, todas con una actividad meteórica baja, con la salvedad de las Gemínidas (GEM) que, junto a las Cuadrántidas de Enero, es la lluvia de meteoros más activa, con una THZ de 120. Presenta actividad entre los días 7 y 17 de diciembre y máximo previsto el día 14.

Tiene el radiante en la constelación de Gemini, junto a la estrella Castor, y produce meteoros lentos que pueden ser muy brillantes y con vivos colores. El enjambre procede del asteroide Phaeton, lo que las hace aún más especiales, ya que lo habitual es que las lluvias de meteoros estén producidas por cometas.

Lamentablemente este año el máximo coincide prácticamente con la Luna llena, que además se encontrará en una posición respecto al radiante que dificultará mucho poder disfrutar de las Gemínidas.

Con esta perspectiva conviene explorar otras opciones en las lluvias menores, sobre todo porque existen indicios de que pueden presentar estallidos que incrementen mucho el número de meteoros observables en las mismas.

La alternativa la encontramos en las Úrsidas (URS), una lluvia menor con THZ de 30 que ha presentado breves estallidos de más de 100 meteoros en ocasiones anteriores. Presenta actividad entre el 17 y el 26 de diciembre y el máximo este año se producirá en condiciones de Luna nueva, el máximo está previsto para el día 22 de diciembre.

 

Radiantes de las lluvias de meteoros de diciembre de 2019.

 

EFEMÉRIDES ASTRONÓMICAS

 

domingo, 1 de diciembre de 2019

3:30

Conjunción (8) Flora-NGC6514 (M20)

9:18

Conjunción Venus-Lam Sgr

20:11

Conjunción (8) Flora-NGC6531 (M21)

lunes, 2 de diciembre de 2019

13:46 - 16:04

Tránsito de Ío sobre Júpiter

14:13 - 16:30

Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter

16:21 - 19:03

Tránsito de Europa sobre Júpiter

17:14 - 19:57

Tránsito de la sombra de Europa sobre Júpiter

19:18

Máximo de chi-Oriónidas

martes, 3 de diciembre de 2019

9:39

Conjunción (8) Flora-NGC6546

miércoles, 4 de diciembre de 2019

7:58

Luna en cuarto creciente

08:17 - 10:34

Tránsito de Ío sobre Júpiter

08:41 - 10:58

Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter

9:10

Fenómeno Lunar Transitorio Lunar-X

09:56 - 11:52

Tránsito de Calisto sobre Júpiter

10:53 - 13:34

Ocultación de Europa por Júpiter

11:42 - 14:23

Eclipse de Europa por Júpiter

13:45 - 15:46

Tránsito de la sombra de Calisto sobre Júpiter

15:18

Conjunción Luna-Neptuno

jueves, 5 de diciembre de 2019

5:09

Apogeo lunar (paralaje = 54’ 12.950”)

viernes, 6 de diciembre de 2019

18:36

Conjunción Jupiter-NGC6514 (M20)

23:50

Máximo de Phoenícidas Dic

sábado, 7 de diciembre de 2019

17:34

Máximo de Púppidas/Vélidas

22:20

Conjunción (6) Hebe-Del Vir 

domingo, 8 de diciembre de 2019

2:33

Conjunción (7) Iris-Del Sco

7:29

Conjunción Júpiter-NGC6531 (M21)

lunes, 9 de diciembre de 2019

16:50

Máximo de Monocerótidas

miércoles, 11 de diciembre de 2019

8:24

Conjunción Luna-Del1 Tau

9:47

Conjunción Venus-Saturno

10:44

Conjunción Luna-Eps Tau

12:23

Conjunción Jupiter-NGC6546

12:31

Conjunción Luna-Alp Tau

15:59 - 16:42

NGC1647 detrás de Luna

19:42

Conjunción Mercurio-Bet1 Sco

jueves, 12 de diciembre de 2019

4:31

Conjunción Mercurio-Ome1 Sco

6:12

Luna llena

13:40

Conjunción Marte-Alp2 Lib

14:46 - 15:23

Zet Tau detrás de Luna

15:42

Máximo de sigma-Hídridas

18:58

Conjunción Mercurio-(7) Iris

viernes, 13 de diciembre de 2019

7:48

Conjunción (1) Ceres-Phi Sgr

07:49 - 08:41

Eta Gem detrás de Luna

10:54 - 11:25

Mu Gem detrás de Luna

21:57

Máxima declinación de la Luna (23.225°)

sábado, 14 de diciembre de 2019

3:32

Conjunción Júpiter -Cr367

10:32

Conjunción Luna-Del Gem

19:39

Máximo de Gemínidas

23:03

Conjunción (8) Flora-NGC6642

lunes, 16 de diciembre de 2019

12:38

Conjunción Mercurio-Alp Sco 

martes, 17 de diciembre de 2019

9:36

Conjunción Luna-Alp Leo

miércoles, 18 de diciembre de 2019

5:01

Conjunción (7) Iris-NGC6093 (M80) 

9:13

Conjunción (15) Eunomia-Alp Aqr

19:39

Conjunción (1) Ceres-Sig Sgr 

21:30

Perigeo lunar (paralaje = 59’ 14.575”)

jueves, 19 de diciembre de 2019

5:57

Luna en cuarto menguante

6:15

Fenómeno Lunar Transitorio Lunar-X 

viernes, 20 de diciembre de 2019

12:26

Máximo de Coma Berenícidas

sábado, 21 de diciembre de 2019

04:09 - 06:27

Ocultación de Ío por Júpiter

04:16 - 06:35

Eclipse de Ío por Júpiter 

06:32 - 08:53

Tránsito de Calisto sobre Júpiter

07:41 - 10:00

Tránsito de la sombra de Calisto sobre Júpiter

domingo, 22 de diciembre de 2019

5:19

Solsticio de invierno

lunes, 23 de diciembre de 2019

3:35

Conjunción Luna-Marte

4:03

Máximo de Úrsidas 

miércoles, 25 de diciembre de 2019

12:38

Conjunción Luna-Mercurio

18:12

Conjunción (8) Flora-NGC6717 

jueves, 26 de diciembre de 2019

00:11 - 00:53

NGC6514 (M20) detrás de Luna 

01:47 - 02:17

NGC6546 detrás de Luna

6:13

Luna nueva

6:18

Eclipse solar (central anular)

7:03

Conjunción Luna-Júpiter 

14:20 - 15:32

NGC6656 (M22) detrás de Luna

21:11

Mínima declinación de la Luna (-23.224°)

viernes, 27 de diciembre de 2019

11:49

Conjunción Luna-Saturno

19:28

Conjunción de Júpiter (elongación 0.095°)

domingo, 29 de diciembre de 2019

3:10

Conjunción Luna-Venus 

18:29 - 20:58

Eclipse de Calisto por Júpiter 

18:42 - 21:18

Ocultación de Calisto por Júpiter

20:03 - 23:07

Tránsito de la sombra de Ganimedes sobre Júpiter

20:10 - 23:15

Tránsito de Ganimedes sobre Júpiter

lunes, 30 de diciembre de 2019

6:43

Conjunción (8) Flora-Omi Sgr

23:01

Conjunción (18) Melpomene-Gam Cap 

martes, 31 de diciembre de 2019

2:03

Conjunción (15) Eunomia-Zet1 Aqr

La entrada Efemérides astronómicas: diciembre de 2109 se publicó primero en AstroAficion.

El primer Planetario Móvil Adaptado de España

Jue, 28/11/2019 - 18:40

En AstroAfición somos expertos en planetarios portátiles. Llevamos más de una década trabajando con cúpulas para llevar la astronomía a cualquier punto de España y ofrecemos la compra o el alquiler de planetarios para colegios, ayuntamientos y empresas.

El único planetario móvil accesible en España

Estamos orgullosos de haber diseñado el primer planetario móvil accesible de nuestro país. Gracias a su inusual estructura, este planetario móvil permite un acceso sin obstáculos, dejando una entrada libre y a nivel con tamaño suficiente para una silla de ruedas.

Planetario móvil accesible

Con este planetario portátil podremos llevar la astronomía a muchas más personas. Personas mayores, familias con niños pequeños, personas con problemas de movilidad… ¡Todos podrán disfrutar de un viaje extraordinario entre estrellas y planetas.

Alquila un planetario móvil digital

Un diseño a medida

Un planetario es una cúpula que permite simular el cielo estrellado o proyectar audiovisuales en 360º. Debido a la necesidad de poder transportarlos, los planetarios móviles son carpas hinchables con forma de semiesfera, en las que normalmente se entra a través de una apertura vertical. Este acceso suele ser más o menos sencillo dependiendo del tipo de planetario, pero siempre representa un pequeño obstáculo debido a su estrechez y a que no se puede dejar abierto, o de lo contrario, se escaparía el aire y se desinflaría.

En esta imagen se pueden comparar ambos sistemas: planetario tradicional (izquierda) y planetario adaptado (derecha).

En el sistema tradicional,el aire infla la cúpula y la puerta debe permanecer cerrada para evitar que se desinfle. Por eso, la entrada y la salida debe ser rápida y la gente debe abrirse paso empujando las paredes de la cúpula.

Por el contrario, en el planetario portátil adaptado la estructura exterior permanece hinchada en todo momento, permitiendo tener la puerta abierta indefinidamente. Gracias a esta estructura (esa especie de michelines), hemos podido crear un planetario con una puerta de 2 metros de alto y 1 metro de ancho para que puedan entrar familias con niños en brazos o en carrito, ancianos y personas en sillas de ruedas sin ningún problema.

¿Cómo surgió la idea?

Hace un tiempo participamos en unas jornadas de astronomía en un campamento de verano organizado por la Comunidad Valenciana. Nuestros monitores cargaron la furgoneta y se desplazaron hasta Valencia para llevar uno de nuestros planetarios a los más de 250 niños que participaban en el campamento urbano.

Las jornadas transcurrieron con normalidad y el planetario despertó el interés de muchísimos niños, que estaban deseando adentrarse en la cúpula para descubrir qué se escondía en el interior. Los profesores y los niños disfrutaron de un sorprendente viaje entre estrellas y planetas. Pero la última sesión del planetario fue muy especial.

En el campamento había un grupo de niños con distintos grados de discapacidad, que habían dejado para el final. Algunos de los niños tenían dificultad para andar y otros necesitaban una silla de ruedas. No fue nada fácil pero con paciencia y gracias a la ayuda de sus profesores, cuidadores y familiares, conseguimos que todos ellos accedieran al planetario; unos de la mano, otros en brazos y alguno teniendo que levantar la cúpula y entrada por debajo. Quizá fue la sesión con mayores complicaciones técnicas de nuestra historia pero sin duda fue la más satisfactoria. Ver las caras de felicidad y emoción de los niños fue una recompensa extraordinaria.

A raíz de aquella actividad nos dimos cuenta del problema. Y nos pusimos manos la obra para darle una solución. Unos meses después por fin podemos anunciar que AstroAfición dispone del primer y único planetario móvil adaptado de nuestro país. Y lo ponemos a tu disposición, llevándolo a cualquier punto de España.

Solicita un planetario móvil

Esperamos que este planetario nos permita llevar la astronomía a muchas más personas, ofreciendo una actividad inclusiva y sin obstáculos. ¡Os esperamos en nuestro planetario móvil para vivir un inolvidable viaje entre estrellas y planetas!

Alquila un planetario móvil digital

La entrada El primer Planetario Móvil Adaptado de España se publicó primero en AstroAficion.

Los mejores libros de astronomía para niños

Jue, 21/11/2019 - 11:24

En otras ocasiones hemos hablado de cuáles son los mejores libros de astronomía para adultos, pero hoy queremos centrarnos en los más pequeños y hemos preparado un listado de los mejores libros de astronomía para niños. Entre ellos, encontrarás diferentes temáticas, contenidos y personajes que os ayudarán a descubrir el fascinante mundo de la astronomía. Pero si quieres, también puedes echar un vistazo a nuestras recomendaciones de libros de astronomía para adultos:

Nota: si quieres comprar alguno de estos libros, pincha en el título o en la imagen y te llevará directamente a Amazon.es, donde no solo encontrarás los mejores precios sino que además estarás ayudando a mantener esta web, ya que recibimos una pequeña comisión por cada compra. Muchas gracias por adelantado.

Libros de astronomía para niños

Los niños son curiosos por naturaleza y los temas del espacio y las estrellas siempre despiertan muchas preguntas en ellos. Con esta recopilación de libros de astronomía para niños podremos aprender junto a ellos de una manera fácil y divertida.

Hay muchos libros de astronomía para niños pero hemos seleccionado los que consideramos mejores o más originales. Entre ellos hay libros de dibujos, novelas, cuentos o libros de móviles y recortables. Una recopilación de libros sobre el espacio con distintos enfoques y para diferentes edades para que elijas el que más te guste.

Astronáutica: La ciencia explicada a los más pequeños Carlos Pazos, 2018

Carlos Pazos es el autor de @molasaber, que ha creado una pequeña revolución en las redes sociales con sus infografías e imágenes que desbordan creatividad, diversión y contenido científico. A partir de todo este trabajo y reconocimiento, ha creado una colección de libros infantiles centrados en temáticas científicas.

La colección «Futuros Genios» está pensada para compartir un momento de lectura y aprendizaje en familia. A través de ilustraciones sencillas y divertidas se explican de manera sencilla todo tipo de conceptos científicos y da respuesta a preguntas que todos nos hemos planteado alguna vez. En este libro de la serie, centrado en la astronomía y la astronaútica podrás acompañar a Valentina en un increíble viaje a Marte.

Los super-preguntones Vox Editorial, 2013.

Los niños tienen siempre un montón de preguntas y seguro que más de una vez nos hemos quedado sin saber qué responderles. En este libro, sus dudas tendrán solución: ¿Por qué el espacio es negro? ¿Por qué sale el arco iris? ¿Qué pasaría si metiéramos a Saturno en una piscina?

Para ayudar a los mayores a responder estas preguntas y para entretener a los pequeños con las sorprendentes respuestas, la editorial Vox tiene una colección de 3 libros para “superpreguntones” dedicados al cuerpo humano, los animales y la Tierra y el Universo. En esta combinación de imaginación, surrealismo y curiosidades, acompañadas de unos dibujos tan delirantes como ilustrativos. Su formato, a prueba de niños, consiste en una encuadernación en espiral, páginas plastificadas y un cierre imantado que los convierten en unos libros tan singulares como robustos.

Lo que nos cuentan las estrellas Kelsey Oseid, 2017.

En este maravilloso libro podrás encontrar explicaciones científicas a través de impresionantes ilustraciones. Recorrerás el cielo nocturno y descubrirás las fases de la Luna, quiénes fueron los primeros astrónomos, cuáles son las estrellas más brillantes y los planetas que se pueden ver a simple vista. Además, también profundiza en temas algo más complicados y modernos como los exoplanetas, pero siempre de una manera sencilla para disfrutar en familia.

A lo largo de este viaje interestelar, exploraremos algunos de los mitos antiguos que se esconden tras nuestro cielo nocturno, así como los principios científicos que explican lo que vemos y lo que no en las estrellas. Una opción muy buena para disfrutar de la astronomía en familia.

Geronimo Stilton. El gran libro del espacio Geronimo Stilton, 2015.

Una aventura espacial vivida de la mano de nuestros ratones favoritos. Con este cuento conoceréis todas las curiosidades que encierra el universo: los planetas más parecidos a la Tierra, las estrellas y los agujeros negros, los distintos tipos de galaxias, las naves espaciales, el día a día de los astronautas… ¡Una aventura espacial de la mano de nuestros amigos ratones!

El Universo. Mini-Larousse. Editorial Larousse, 2011.

Una guía Larousse adaptada a los más pequeños de la casa. Con este libro los niños aprenderán cómo es el mundo que les rodea: la noche y el día, las fases de la Luna, las estaciones, las estrellas y los planetas… ¡Tendrán todo el Universo a su alcance!

La colección Mini-Larousse es una de las enciclopedias infantiles más conocidas y está dirigida a niños y niñas a partir de 3 años. Además de este libro del espacio también encontrarás otros sobre dinosaurios, historia, cuerpo humano, etc. Como en todos ellos, tratan de fomentar las ganas de aprender, mezclando contenidos escolares y temas adicionales para descubrir en su tiempo libre.

Mi primer gran libro del espacio (NG kids) Catherines D. Hughes, 2014.

National Geographic nos ofrece este maravilloso libro del espacio. Una alucinante guía que te llevará por nuestro sistema solar. Verás de cerca el Sol y la Luna, conocerás los planetas, viajarás por las galaxias lejanas… y mucho más.

En este libro encontrarás más de cien ilustraciones y fotografías espectaculares, descubrimientos sobre el universo, textos muy accesibles adecuados para primeros lectores o para compartir en voz alta, sorprendentes datos y curiosidades y todo tipo de actividades que despertarán el interés y curiosidad de los niños por la astronomía y el espacio.

The Darkest Darks (en inglés) Chris Hadfield, 2019.

Un libro del espacio escrito por uno de los astronautas más mediáticos de la historia: el canadiense Chris Hadfield. Chris nos enamoró a los mayores con vídeos súper originales desde la Estación Espacial Internacional, como aquel en el que cantaba Space Oddity. Y ahora ha escrito este libro que encantará a los más pequeños de la casa.

Una historia entreñable de un niño que quería ser astronauta pero tenía miedo a la oscuridad. El cuento está acompañado de ilustraciones preciosas y experiencias personales del astronauta. Un libro muy recomendable para disfrutar con ellos y practicar inglés

¿Qué es una nebulosa? Tipos de nebulosas

Lun, 18/11/2019 - 09:21

Hace un tiempo hablamos de qué se puede ver a través del telescopio. Hoy queremos entrar en detalle sobre qué tipos de nebulosas existen en el cielo, cómo se ven y cuáles son sus diferencias.

¿Qué es una nebulosa?

Antes de entrar a clasificar los tipos de nebulosas, conviene definir qué entendemos por nebulosa en astronomía.

Las nebulosas son grandes nubes formadas principalmente de gas y polvo. El gas que las forma es fundamentalmente hidrógeno y helio, pero no por ello las nebulosas son siempre iguales. Así pues, existen nebulosas de tipos muy diferentes, tanto por sus características como por su origen. En este sentido encontramos nebulosas con orígenes totalmente opuestos. Por ejemplo, existen nebulosas de las que nacen las estrellas y nebulosas que se forman cuando muere una estrella.

Tipos de nebulosas en astronomía

Podemos observar en el cielo cientos o miles de nebulosas. Sin embargo, solo existen unos pocos tipos de nebulosas. Así, dentro de las nebulosas encontramos nebulosas de emisión, nebulosas de reflexión, nebulosas oscuras, nebulosas planetarias y remanentes de supernova.

Nebulosas de emisión

Las nebulosas de emisión son aquellas que brillan con luz propia. Las estrellas cercanas excitan el gas de la nebulosa, provocando su ionización. De esta forma, el gas de la nebulosa es capaz de emitir luz en distintas longitudes de onda en función del gas que las forma y de la energía que recibe de las estrellas de alrededor.

Estas nebulosas son generalmente las más brillantes y espectaculares. Su forma es irregular, pero siempre aparecerán rodeadas de estrellas. Este tipo de nebulosas abundan en las cercanías del centro galáctico, por lo que durante el verano es cuando podemos observar muchas más. Uno de los ejemplos más típicos es la Nebulosa del Omega, también conocida como nebulosa del Cisne o M17.

Nebulosa de reflexión. M17 o Nebulosa del Cisne Nebulosas de reflexión

Las nebulosas de reflexión no reciben suficiente energía de las estrellas cercanas como para emitir luz propia. Sin embargo, sí que son capaces de reflejar la luz de las estrellas próximas. Estas nebulosas son generalmente de colores azulados, aunque también podemos encontrar nebulosas de reflexión de otros colores como en el caso de Rho Ophiuchi.

Este tipo de nebulosas no son tan brillantes, por lo que suelen resultar más difíciles de observar. El ejemplo típico de nebulosa de reflexión lo encontramos en Las Pléyades. Este cúmulo de estrellas aún muestra parte de la nebulosa de la que han surgido las estrellas. Precisamente, estas estrellas, jóvenes y azuladas, son las que iluminan la nube de gas que queda a su alrededor. Desde un cielo oscuro y a través de un telescopio podremos ver esta nebulosidad rodeando el cúmulo de estrellas.

Pléyades de Marco Lorenzi – Nebulosa de reflexión Nebulosas de emisión y reflexión

Esta clasificación no es cerrada y, en ocasiones puede haber nebulosas que entren en dos o más categorías. Un ejemplo muy claro es la nebulosa de Orión, que combina regiones de emisión y de reflexión. El centro de la nebulosa es iluminada por las estrellas jóvenes que forman el conocido “trapecio”, mientras que el resto de la nebulosa emite luz propia. De hecho, es una de las nebulosas de emisión más brillantes y espectaculares del cielo.

Nebulosa de Orión Nebulosas oscuras o de absorción

Las nebulosas oscuras no están asociadas a ninguna estrella. Por tanto, no están ionizadas ni reflejan la luz de ningún astro. Así pues, una nebulosa oscura es una zona de gas y polvo interestelar que no brilla ni emite luz. A través del telescopio aparecerá como una región oscura que oculta las estrellas o el gas que tiene detrás.

Una de las nebulosas de absorción más conocidas es la nebulosa Cabeza de Caballo. Sin embargo, no es la única nebulosa oscura que existe. Por ejemplo, en nuestra Vía Láctea encontramos zonas de gas oscuras que ocultan grandes zonas del cielo, dando la sensación de que en esas regiones hay menos estrellas. La más fácil de ver es quizá el denominado “Saco de Carbón”.

Nebulosa oscura – Cabeza de caballo Nebulosas planetarias

Las nebulosas planetarias son muy diferentes al resto de nebulosas debido a su origen. Sin embargo, podrían ser consideradas nebulosas de reflexión, ya que la nube de gas es iluminada por la estrella que las genera. En este caso la nube de gas se produce tras la explosión de una estrella en forma de nova. El gas que rodeaba la envejecida gigante roja es expulsado hacia el exterior y forma generalmente un anillo alrededor de la estrella, que permanecerá durante mucho más tiempo en forma de enana blanca.

Estas nebulosas son, por tanto, mucho más pequeñas y menos brillantes. Su nombre puede llevar a confusión, ya que la única relación con los planetas es que a través del telescopio suelen verse con formas redondas y de pequeño tamaño, siendo similares a un planeta. Personalmente, este nombre me parece un grave error ya que, en realidad, no tienen nada que ver con los planetas.

Existen muchos ejemplos conocidos de nebulosas planetarias. La nebulosa del ojo de gato, la del esquimal, la hélice, etc. En este caso os mostramos una imagen de M57, la Nebulosa del Anillo, a la que siempre echamos un vistazo en nuestras observaciones astronómicas durante el verano.

M57, Nebulosa del Anillo – nebulosa planetaria Remanentes de supernova

En cambio, las estrellas muy masivas terminan su vida de manera mucho más violenta en forma de supernovas. El destino final de la estrella suele ser una estrella de neutrones o un agujero negro, y la nebulosa que genera es diferente a las nebulosas planetarias. En este caso la explosión es mucho más violenta y esto se ve reflejado en la nebulosa. Se pueden apreciar estructuras debidas a las ondas de choque de la explosión y formas más caóticas.

Hay dos ejemplos de remanentes de supernova que son muy llamativos y que acostumbramos a enseñar en nuestros cursos y observaciones. Son la nebulosa del Cangrejo, visible en invierno y primavera. Y la nebulosa de los velos, visible en verano desde cielos oscuros.

Nebulosa del Cangrejo – Remanente de Supernova

La entrada ¿Qué es una nebulosa? Tipos de nebulosas se publicó primero en AstroAficion.

¿Qué es un cúmulo estelar? Tipos de cúmulos de estrellas

Mar, 12/11/2019 - 09:39

El cielo nocturno está plagado de estrellas. Muchas de ellas se encuentran unidas en acumulaciones de cientos o miles de estrellas. Son lo que se conoce como cúmulos estelares. Pero entre todos ellos debemos diferenciar entre dos tipos de cúmulos: los cúmulos abiertos y los cúmulos globulares.

Cúmulos abiertos

Los cúmulos abiertos son agrupaciones de estrellas formados a partir de la misma nebulosa. Este tipo de cúmulos también se conocen como cúmulos galácticos, ya que se pueden encontrar por toda nuestra galaxia.

Su estructura es aleatoria y, en general, asimétrica. Pero las estrellas que los forman sí están ligadas gravitacionalmente entre sí. Normalmente están formados por varios cientos o miles de estrellas, que podemos percibir individualmente a través del telescopio.

Origen y evolución de los cúmulos abiertos

Los cúmulos abiertos son herramientas ideales para estudiar las teorías de evolución estelar. Podemos observar cúmulos con muy edades diferentes y con estrellas de distintas masas que, por tanto, evolucionan de manera diferente. Así pues, podemos analizar el comportamiento de las estrellas a través del diagrama HR desde la formación del cúmulo hasta su disgregación. De esta forma, en el origen del cúmulo las estrellas se encuentran todas distribuidas en la secuencia principal. Pero a medio plazas las estrellas más masivas irán evolucionando más rápidamente y el diagrama del cúmulo en su conjunto irá variando. Esto permite comparar los diagramas HR de los cúmulos con los modelos teóricos, ayudando así a refinarlos y perfeccionarlos, entendiendo mejor la evolución de las estrellas.

Sin embargo, el final de los cúmulos abiertos es más desolador. Debido al limitado número de estrellas en estos cúmulos, su estructura es vulnerable a los efectos gravitacionales de nuestra galaxia. Así, a lo largo de su vida estos cúmulos van sufriendo perturbaciones en órbita alrededor de la galaxia. Estas alteraciones hacen que las estrellas se separen y, por tanto, los cúmulos acaben disgregándose con el paso del tiempo.

El ejemplo más claro de cúmulo abierto lo tenemos en Las Pléyades. Sin embargo se estima que sus estrellas solo permanecerán unidas 200 millones de años más.

Pléyades de Marco Lorenzi – Nebulosa de reflexión Cúmulos globulares

Un cúmulo globular es un conjunto de cientos de miles de estrellas unidas gravitacionalmente. A diferencia de los cúmulos abiertos, estos cúmulos son bastante viejos y los encontramos en zonas exteriores de la galaxia. Se conocen alrededor de 150 cúmulos en nuestra galaxia, pero por ejemplo se estima que la Galaxia de Andrómeda contiene unos 500.

Debido a su gran cantidad de estrellas, en ocasiones resulta difícil resolverlos (distinguir estrellas individuales) a través del telescopio. Un telescopio de gran apertura nos permitirá distinguir una esfera blanquecina formada por miles de puntitos. Sin duda, son imágenes espectaculares que muchas veces recuerdan a telas de araña o ciudades vistas desde el espacio. Un ejemplo muy característico de este tipo de cúmulos es M13, el Cúmulo de Hércules.

M13, conocido como el Cúmulo de Hércules Origen y evolución de los cúmulos globulares

Su gran densidad hace que tengan una distribución esférica y que se encuentren normalmente en órbita alrededor de la galaxia, en lo que conocemos como el halo galáctico. Estas aglomeraciones, que pueden alcanzar hasta el millón de estrellas, parecen tener un origen común. Sin embargo este origen aún no está muy claro.

Estos cúmulos contienen estrellas de entre 11.000 y 13.000 millones de años. Estas edades son similares a las de las propias galaxias, por lo que parece que su formación tuvo lugar de manera simultánea. Además, no se conocen cúmulos globulares que estén formando estrellas actualmente, lo cual es consistente con la opinión de que los cúmulos globulares son, típicamente, los objetos más antiguos en la Galaxia y estuvieron entre las primeras colecciones de estrellas en formarse.

Distintos tipos de cúmulos de estrellas

Ahora ya sabes las principales diferencias entre los distintos tipos de cúmulos que podemos encontrar en el cielo. Y esperamos que cuando los observes a través del telescopio recuerdes que ambos cúmulos son muy diferentes. En cualquier caso, ya sean cúmulos abiertos o cúmulos globulares, su imagen a través del telescopio siempre resulta espectacular.

Te recomendamos observar los cúmulos abiertos: M37, M38, M44 (Pesebre), M45 (Pléyades), M46, NGC 869 Y 884 (Doble Cúmulo), NGC 457 (ET o la Líbelula), Hyades.

En cuanto a cúmulos globulares, nuestros cúmulos favoritos y que solemos ver en nuestras observaciones astronómicas son: M2, M3, M4, M5 M12, M13, M22, M53 y M71.

La entrada ¿Qué es un cúmulo estelar? Tipos de cúmulos de estrellas se publicó primero en AstroAficion.

Qué son las estrellas

Mié, 06/11/2019 - 15:43

– Timón, ¿nunca te has preguntado qué son esos puntitos brillantes?

– No me lo pregunto, lo sé.

– Ah, y ¿qué son?

– Son luciérnagas; luciérnagas que se quedaron pegadas en esa cosa negra de arriba.

– Ah… ¿sí? Siempre pensé que eran inmensas bolas de gas quemándose a millones de kilómetros de aquí.


El Rey León, 1994 Qué son las estrellas

Ni luciérnagas. Ni bolas de gas. Las estrellas son enormes esferas de plasma que emiten luz propia. La energía que emiten se genera en una serie de procesos de fusión nuclear, que genera enormes cantidades de luz y calor.

En función de su temperatura, las estrellas tienen diferentes colores. Así, podemos ver estrellas más blanco-azuladas y otras más rojizas. Aunque, en definitiva, los procesos de evolución estelar hacen que todas ellas vayan cambiando de color, brillo y tamaño según pasa el tiempo.

Cada una de ellas que vemos en el cielo brilla con mayor o menor intensidad en función de su distancia y sus características físicas. Por tanto, cuando vemos estrellas más brillantes que otras en el cielo no tiene porqué significar que sean más grandes o más luminosas, sino que puede que simplemente estén más cerca.

Sirio, la estrella más brillante del cielo de invierno en el H.Norte

La entrada Qué son las estrellas se publicó primero en AstroAficion.

Efemérides astronómicas: Noviembre de 2019

Jue, 31/10/2019 - 11:18

Comenzamos otro mes, ya de lleno en pleno otoño y con otro cambio horario recién estrenado. Mientras se ponen de acuerdo en si vamos a seguir cambiando todos los años o finalmente vamos a mantener uno sólo (y a saber en qué uso horario) aprovecharemos que para nuestros intereses anochece de golpe una hora antes que hace unos pocos días. Esto supone tener que esperar menos para comenzar las observaciones y, en ocasiones, terminar algo antes y pasar un poco menos de sueño.

Este mes de noviembre nos trae un evento poco habitual; se trata del tránsito del planeta Mercurio por delante del disco solar. Aunque no es un fenómeno excepcionalmente inusual si nos perdemos este tendremos que esperar hasta noviembre de 2023 para disfrutar del siguiente. Si queréis aseguraos de no fallar a la cita no dejéis de consultar la detallada guía que os hemos preparado aquí. La imagen de portada del artículo está sacada de un vídeo de Larry Koehn en el que nos muestra una simulación del tránsito y las zonas del planeta desde donde podrá observarse. Os recomendamos su visionado en su página de Vimeo.

Por último comentaros que hemos modificado algo la estructura de esta serie;  la sección de conjunciones de los elementos del Sistema Solar se ha integrado en la tabla final de las efemérides, elaboradas a partir del material publicado en la web del Instituto Geográfico Nacional, que ahora recoge muchos más eventos.

VISIBILIDAD PLANETARIA

 

Como es habitual os dejamos por aquí una simulación del Sistema Solar a comienzos de mes. Recordad que sólo tiene finalidad ilustrativa en cuanto a la posición relativa de los planetas y no se respetan las escalas de tamaño y distancia. Podéis descargarlo para utilizarlo como fondo de escritorio.

Sistema Solar en noviembre de 2019 MERCURIO

Tal como comentábamos al comienzo del artículo Mercurio va a transitar por delante del Sol el día once de este mes. Lógicamente esto va a condicionar enormemente sus posibilidades de observación. Los días previos al tránsito podremos verlo muy brevemente al atardecer y a partir del día once aparecerá en el cielo algo antes del amanecer, cada vez más alejado del Sol conforme nos acercamos a diciembre.

No cabe duda que la mejor ocasión para verlo será el propio día del tránsito, aunque sea recortado como un pequeño agujerito sobre el disco solar. A riesgo de parecer pesados os recordamos que NUNCA debemos mirar directamente al Sol sin la protección adecuada. Dado el pequeño tamaño del planeta será necesario contar con telescopios o prismáticos con filtros especiales.

VENUS

Durante este mes vamos a poder disfrutar de Venus desde el atardecer. Será visible desde algo antes del ocaso y permanecerá entre una hora y hora y media tras la puesta del Sol.

MARTE

Visible en el cielo desde algo antes del amanecer hasta quedar oculto por la luz del Sol. Conforme avance noviembre irá aumentando paulatinamente el tiempo disponible de observación.

JÚPITER

Visible en el cielo desde el atardecer. Con el transcurso de los días se irá acercando al Sol, pasando de dos horas y media de permanencia en el cielo a tan sólo hora y media tras el ocaso.

SATURNO

Es el planeta que nos va a brindar mejores condiciones de observación. Al igual que Júpiter será visible en el cielo desde el atardecer, pero a diferencia de éste aumentará su tiempo disponible de observación desde poco más de dos horas a primeros de mes hasta casi tres horas a finales del mismo.

URANO

Visible durante toda la noche el mejor momento para observar el planeta será en torno a la media noche, momento en el que se producirá su cruce por el meridiano sur y alcanzará su máxima altura en el cielo.

NEPTUNO

Situación análoga a la de su gemelo helado. No obstante, al producirse el orto de Neptuno unas dos horas antes que el de Urano contamos a su vez con aproximadamente dos horas menos de observación.

A continuación os adjuntamos las curvas de visibilidad planetaria para que tengáis la información más detallada.

Curvas de visibilidad planetaria para el mes de noviembre de 2019 COMETAS

La elección para este mes es el cometa C/2017 T2 PANSTARRS. en la actualidad su curva de brillo se encuentra en torno a magnitud 11, lo que lo hace asequible a la observación con telescopios y la astrofotografía con seguimiento.

Habrá que esperar hasta las horas posteriores a la medianoche para que alcance su máxima altitud, muy cerca del cenit en la constelación de Auriga y convenientemente localizado en las cercanías de Capella, su estrella principal, lo que sin duda facilitará el comienzo de su búsqueda.

A continuación os dejamos el mapa de localización para este mes, podéis descargarlo e imprimirlo para consultarlo sobre el terreno.

Mapa de localización del Cometa C/2017 T2 (PANSTARRS) en noviembre de 2019 LLUVIAS DE METEOROS Táuridas Norte (017 NTA) y Táuridas Sur (002 STA)

 Originadas por el cometa  P1/Encke, en realidad proceden del mismo enjambre que se ha dividido en dos ramificaciones debido a las perturbaciones gravitacionales de Júpiter. De las dos lluvias de meteoros la más intensa es la de las Táuridas Sur, que extiende su actividad entre el 10 de septiembre y el 20 de noviembre. Curiosamente presenta tres picos de actividad; los días 10 de octubre, 1 de noviembre y 15 de noviembre.

Las Táuridas del norte son activas entre el 20 de octubre y el 10 de diciembre. Su máximo previsto es el 13 de noviembre.

Ninguna de las dos lluvias de meteoros son muy activas (THZ 5) pero son interesantes debido a su baja velocidad, que produce meteoros muy brillantes y fáciles de ver debido a su larga duración, siendo relativamente frecuente la formación de bólidos. Tienen el radiante en la constelación de Taurus.

Leónidas (013 LEO)

Producidas por los restos del cometa Tempel-Tuttle, tienen actividad entre el 6 y el 30 de noviembre, con el máximo el día 18 y una THZ de 15, aunque cada 33 años, coincidiendo con el máximo acercamiento del cometa al Sol, pueden tener una actividad propia de tormentas de meteoros. Son meteoros rápidos, ya que la Tierra atraviesa el enjambre “de frente”, y muestran un color rojizo con estelas verdes persistentes. El radiante se encuentra en la constelación de Leo.

Alfa-Monocerótidas (246 AMO)

Es una lluvia recientemente documentada de la que se conoce bastante poco. Tiene actividad entre el 15 y el 25 de noviembre, con el máximo el día 22. Su THZ es variable, aunque presenta una actividad bastante pobre,  ha producido dos explosiones meteóricas con THZ 400 en tan sólo unos minutos. El radiante se encuentra en la constelación de Monoceros.

Oriónidas de Noviembre (250 NOO)

 Lluvia menor con THZ de 3, presentan actividad entre el 14 de noviembre y el 6 de diciembre, con el pico de actividad el 28 de noviembre. Son meteoros de velocidad media/alta con el radiante localizado en la parte superior de la constelación de Orión. Es la lluvia de meteoros con las mejores condiciones de Luna en el máximo, ya que está a pocos días del novilunio.

Radiantes de las principales lluvias de meteoros de noviembre. EFEMÉRIDES ASTRONÓMICAS

A continuación os adjuntamos una extensa relación de las efemérides astronómicas de noviembre. Las fechas y horas están calculadas en hora local CET (UTC+1).

Viernes, 1 de noviembre

 04:47 – 05:27

 NGC6514 (M20) detrás de Luna 

 20:02 – 21:06

 NGC6656 (M22) detrás de Luna 

Sábado, 2 de noviembre

 01:33

 Mínima declinación de la Luna (-23.047 °)

 07:37

 Conjunción Luna-Saturno 02

 08:35 – 11:27

Tránsito de Ganimedes sobre Júpiter

 10:21 – 12:59

 Ocultación de Europa por Júpiter 

 11:13 – 13:30

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 12:06 – 14:23

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 12:06 – 14:45

 Eclipse de Europa por Júpiter

 12:12 – 15:06

 Tránsito de la sombra de Ganimedes sobre Júpiter

 12:34

 Conjunción (4) Vesta-Xi Tau 

Lunes, 4 de noviembre

 04:58 – 07:38

 Tránsito de Europa sobre Júpiter

 05:43 – 08:00

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 06:35 – 08:52

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 06:44 – 09:25

 Tránsito de la sombra de Europa sobre Júpiter

 11:23

 Luna en cuarto creciente

 19:41

 Fenómeno Lunar Transitorio Lunar-X 

Martes, 5 de noviembre

 01:01

 Conjunción Venus-Ome1 Sco

 10:16 

Conjunción (4) Vesta-Omi Tau

 22:57 – 06 01:50

 Ocultación de Ganimedes por Júpiter 

 23:44 – 06 02:22

 Ocultación de Europa por Júpiter

Miércoles, 6 de noviembre

 00:13 – 02:30

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 00:53

 Máximo de Táuridas Sur 

 01:03 – 03:20

Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 01:24 – 04:03

 Eclipse de Europa por Júpiter 

 02:22 – 05:17

Eclipse de Ganimedes por Júpiter 

Jueves, 7 de noviembre

 08:22

 Conjunción Luna-Neptuno 

 09:37

 Apogeo lunar (paralaje = 54’ 8.023”)

 18:23 – 21:03

 Tránsito de Europa sobre Júpiter

 18:43 – 21:00

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 19:32 – 21:49

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 20:03 – 22:45

 Tránsito de la sombra de Europa sobre Júpiter

Sábado, 9 de noviembre

 08:14

 Conjunción Mercurio-(7) Iris

 12:43 – 14:17

 Eclipse de Calisto por Júpiter 

 12:58 – 15:52

 Tránsito de Ganimedes sobre Júpiter

 13:07 – 15:45

 Ocultación de Europa por Júpiter

 13:13 – 15:30

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 14:01 – 16:18

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 14:41 – 17:20

 Eclipse de Europa por Júpiter 

 16:11 – 19:06

 Tránsito de la sombra de Ganimedes sobre Júpiter

Domingo, 10 de noviembre

 01:51

 Conjunción Venus-Alp Sco

 10:37

 Conjunción Marte-Alp Vir 

Lunes, 11 de noviembre

 07:26

 Conjunción Jupiter-NGC6401 

 07:43 – 10:00

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 07:48 – 10:28

 Tránsito de Europa sobre Júpiter

 08:29 – 10:46

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 08:58

 Conjunción Luna-Urano

 09:22 – 12:03

 Tránsito de la sombra de Europa sobre Júpiter

 16:21

 Tránsito de Mercurio (mínima elongación de 0.021 °)

 19:46

 Conjunción (6) Hebe-NGC4303 (M61) 

 19:48

 Conjunción (7) Iris-NGC5897 12

Martes, 12 de noviembre

6:59

 Asteroide (4) Vesta en magnitud máxima 

14:35

 Luna llena 13

Miércoles, 13 de noviembre

0:12

Máximo de Táuridas Norte 

02:14 – 04:31-

Tránsito de Ío sobre Júpiter

Martes, 19 de noviembre

 15:10

 Fenómeno Lunar transitorio Lunar-X 

 22:11

 Luna en cuarto menguante

Miércoles, 20 de noviembre

 00:40

 Conjunción Luna-Alp Leo 

 04:14 – 06:31

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 04:52 – 07:09

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 05:18 – 07:57

 Ocultación de Europa por Júpiter 

 06:33 – 09:13

 Eclipse de Europa por Júpiter 

 07:47 – 10:44

 Ocultación de Ganimedes por Júpiter 

 10:21 – 13:19

 Eclipse de Ganimedes por Júpiter 

 17:01 – 17:34

 NGC3351 (M95) detrás de Luna 

 17:49 – 18:26

 NGC3368 (M96) detrás de Luna 

Jueves, 21 de noviembre

 22:45 – 22 01:02

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 23:21 – 22 01:38

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

Viernes, 22 de noviembre

 00:04 – 02:45

 Tránsito de Europa sobre Júpiter

 01:19 – 04:01

 Tránsito de la sombra de Europa sobre Júpiter

 06:07

 Máximo de alfa-Monocerótidas 

 08:29

Conjunción (1) Ceres-NGC6553 

Sábado, 23 de noviembre

 08:54

 Perigeo lunar (paralaje = 59’ 46.778”)

 17:15 – 19:32

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 17:50 – 20:07

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 18:41 – 21:21

 Ocultación de Europa por Júpiter

 19:50 – 22:30

 Eclipse de Europa por Júpiter 

 21:48 – 24 00:44

 Tránsito de Ganimedes sobre Júpiter

Domingo, 24 de noviembre

 00:08 – 03:06

 Tránsito de la sombra de Ganimedes sobre Júpiter

 00:36

 Conjunción Venus-(8) Flora 

 13:02

 Conjunción Venus-Júpiter 

 13:41

 Conjunción Luna-Marte 

Lunes, 25 de noviembre

 03:37

 Conjunción Luna-Mercurio

 11:45 – 14:02

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 12:18 – 14:35

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 13:29 – 16:11

 Tránsito de Europa sobre Júpiter

 14:37 – 17:19

 Tránsito de la sombra de Europa sobre Júpiter

Martes, 26 de noviembre

 08:44

 Conjunción (8) Flora-NGC6469 

 10:04

 Conjunción Júpiter-(8) Flora 

 13:59

 Conjunción Júpiter-NGC6469 

 16:06

 Luna nueva

Miércoles, 27 de noviembre

 06:16 – 08:33

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 06:47 – 09:04

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 08:05 – 10:45

 Ocultación de Europa por Júpiter

 09:07 – 11:48

 Eclipse de Europa por Júpiter 

Jueves, 28 de noviembre

 05:12

 Conjunción (6) Hebe-NGC4636 

 10:10 – 11:15

 Júpiter detrás de Luna 

 11:32

 Máxima elongación de Mercurio (20.064 °W)

 21:04

 Conjunción Luna-Venus

Viernes, 29 de noviembre

 00:46 – 03:03

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 01:15 – 03:33

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 02:56 – 05:37

 Tránsito de Europa sobre Júpiter

 02:58 – 03:39

 NGC6642 detrás de Luna 

 03:56 – 06:39

 Tránsito de la sombra de Europa sobre Júpiter

 11:36

 Mínima declinación de la Luna (-23.199 °)

 23:39

 Conjunción Luna-Saturno 

Sábado, 30 de noviembre

 10:16

 Conjunción Venus-(1) Ceres

 19:16 – 21:33

 Tránsito de Ío sobre Júpiter 

 19:44 – 22:01

 Tránsito de la sombra de Ío sobre Júpiter 

 21:29 – 2019-12-01 00:09

 Ocultación de Europa por Júpiter

 22:24 – 2019-12-01 01:05

 Eclipse de Europa por Júpiter

 

La entrada Efemérides astronómicas: Noviembre de 2019 se publicó primero en AstroAficion.

Mitos y verdades en astronomía

Mar, 29/10/2019 - 08:44

La astronomía siempre ha planteado muchas cuestiones al ser humano. Hoy en día las respuestas están al alcance de cualquiera y, sin embargo, seguimos creyendo y dando por ciertas algunas cosas que no lo son. A continuación veremos algunos mitos y verdades en astronomía.

El día no dura 24 horas

Aunque no te lo creas, el día no dura 24 horas. Si viéramos la Tierra desde el espacio podríamos afirmar que da una vuelta sobre sí misma cada 23 horas y 56 minutos. Sin embargo, para un observador situado en la Tierra, el Sol tarda 24 horas en volver a alcanzar su máxima altura sobre el horizonte (culminación). Esta diferencia de periodos es una de las claves para entender los movimientos del cielo, ya que para ver una estrella en la misma posición que ayer deberemos mirar 23h 56min después. En este artículo te explicamos en detalle estas diferencias.

La Luna sí rota sobre sí misma

Pese a lo que mucha gente piensa, la Luna sí rota sobre sí misma. Pero, como ocurre con otros cuerpos del Sistema Solar, con el paso del tiempo, sus periodos de rotación y de traslación se han sincronizado, por lo que, desde la Tierra, siempre vemos la misma cara.

Este fenómenos provoca que haya una cara de la Luna que no se pueda ver desde la Tierra. Es lo que conocemos como la cara oculta. Pero no hay que confundirlo con que esta sea la cara “oscura”. De hecho, la Luna recibe la luz solar en toda su superficie, tanto en el lado que vemos como en el que no vemos. Hace tiempo te contamos más detalles sobre la cara oculta de la Luna y su rotación tan particular.

La Luna no da una vuelta cada 28 días

Al igual que ocurre con la rotación de la Tierra, el periodo de rotación de la Luna es una de las mentiras astronómicas más extendidas.

Si observásemos la Luna desde un punto alejado de nuestro planeta, veríamos como da una vuelta en 27 días y 7 horas (periodo sidéreo). Sin embargo, transcurrido ese tiempo, para un observador en la Tierra, la Luna no muestra su misma fase, puesto que el Sol no está iluminando su superficie de la misma forma. Esto ocurre debido a que la Tierra ha continuado girando alrededor del Sol durante este tiempo y la Luna aún debe avanzar un poco más para encontrarse de nuevo en línea con el Sol. Por tanto, el tiempo que debemos esperar para ver la Luna en la misma fase es de 29 días y 12 horas y se conoce como es el periodo sinódico. Y, en ningún caso, podemos decir que la Luna da una vuelta cada 28 días, ya que esto es solo la media entre su periodo sidéreo y sinódico.

Las estaciones no dependen de la distancia al Sol

La órbita de nuestro planeta no es circular, sino elíptica. Por tanto, la Tierra varía su distancia al Sol en 5.000.000 km, desde el punto más próximo al más alejado. Esto lleva a mucha gente a pensar que cuando estamos más cerca del Sol, este calienta más y es verano; y cuando estamos más alejados, invierno. Sin embargo, esta variación de distancia no es el motivo por el que se producen las estaciones. De hecho, cuando la Tierra se encuentra más alejada del Sol (afelio), es verano en el Hemisferio Norte.

En realidad, las estaciones ocurren debido a la inclinación del eje de rotación de nuestro planeta con respecto a su plano de traslación. Esta inclinación de 23,5º provoca que los rayos del Sol incidan con diferente ángulo a lo largo del año, lo que da lugar a las estaciones. En verano el Sol alcanza una altura mucho mayor en el cielo, por lo que sus rayos inciden más directamente sobre la superficie al mismo que permanece más tiempo en el cielo y los días son más largos. Lo contrario ocurre en invierno. No solo los días son más cortos porque el Sol alcanza una menor altura sobre el horizonte, sino que también sus rayos inciden con mayor inclinación y calientan menos la superficie terrestre.

Representación de los solsticios y los equinoccios Lo importante en un telescopio no son los aumentos

Los fabricantes de telescopios de gama baja tienden a exagerar su poder de magnificación para así aumentar las ventas. Es habitual ver anuncios de telescopios que afirman alcanzar los 700 aumentos. Y esto, además de falso, es totalmente innecesario.

Al empezar en la astronomía, no conviene obsesionarse con los aumentos por dos motivos: En primer lugar, es evidente que cuanto más aumentemos la imagen, más nitidez perderemos. Y en segundo lugar rara vez necesitaremos más de 100x. Solo para la observación en detalle de planetas y algunas estrellas dobles nos interesará usar mayores aumentos (entre 150 y 250x).

Pero, ¿hasta dónde podemos llegar? Existe un consenso general que establece que el máximo de aumentos de un telescopio será aproximadamente el doble de su apertura (medida en milímetros). Por tanto, prácticamente cualquier telescopio llega a unos suficientes 100 o 150 aumentos. Sin embargo, debemos saber que el límite real nos lo marcará nuestra propia atmósfera. Así, rara vez será posible superar los 300x, ya que la atmósfera enturbiará la imagen. O incluso, en noches inestables, difícilmente podremos superar los 200x. Por tanto, no conviene obsesionarse con los aumentos.

Telescopio Existen 13 constelaciones zodiacales

El horóscopo recoge 12 constelaciones zodiacales. Sin embargo, en realidad son 13 las constelaciones por las que pasa el Sol y que, por tanto, se consideran zodiacales. Pero entonces, ¿por qué todo el mundo cree que son 12?

Antiguamente, los babilonios dividieron el cielo en 12 partes iguales, asociando cada una de estas secciones con una constelación del zodiaco. Fue entonces cuando se decidió no incluir a Ofiuco en esta clasificación, aunque era bien sabido que era también una constelación zodiacal. Sin embargo, establecer 13 zodiacos no encajaba con su calendario, que contaba con 12 meses basados en los ciclos lunares. Por no decir que el número 13 no era signo de buena suerte ya desde entonces…

De esta forma, se crearon 12 signos zodiacales repartidos en sus 12 meses lunares. Pero incluso entonces estos ciclos no coincidían exactamente con la posición del Sol sobre estas constelaciones. Así, el Sol pasaba por Virgo durante 45 días pero solo transitaba Scorpio durante una semana. Y, por supuesto, ignoraron que el Sol también recorría la constelación de Ofiuco durante 18 días al año.

Marte se verá tan grande como la Luna

¿Estamos locos? Si Marte se fuera a ver tan grande como la Luna os aseguro que nos quedaría más bien poco tiempo de vida. Sin embargo este bulo circuló por internet durante muchísimos años y aún hoy se sigue repitiendo todos los veranos. Su origen está en una oposición de Marte muy favorable en 2003, cuando Marte se situó especialmente cerca de la Tierra y se podía ver ligeramente más grande a través del telescopio. ¡¡¡Pero esta distancia era de más de 50 millones de kilómetros!!! En cambio, la Luna se encuentra a “solo” 380.000 kilómetro.

En 2018 volvió a ocurrir una oposición muy favorable y Marte se pudo ver más brillante de lo normal y un poco más grande a través del telescopio. Pero es evidente que a simple vista seguía siendo un puntito rojo.

Fuente: NASA, ESA, and The Hubble Heritage Team

La entrada Mitos y verdades en astronomía se publicó primero en AstroAficion.

Higía: Descubierto el que podría ser el planeta enano más pequeño del Sistema Solar

Lun, 28/10/2019 - 15:30
Primeras imágenes en alta resolución de Higía, el cuarto objeto más grande del cinturón de asteroides, después de Ceres, Vesta y Pallas. ¿Qué es un planeta enano? La definición de Planeta Enano viene dada tras la resolución llevada a cabo en 2006 por la IAU, la misma resolución que hizo que Plutón pasase a ser considerado Planeta Enano. En su punto número dos define a los planetas enanos como:

 

(2) Un planeta enano es un cuerpo celeste que (a) está en órbita alrededor del Sol, (b) tiene suficiente masa para que su propia gravedad supere las fuerzas de cuerpo rígido de manera que adquiera un equilibrio hidrostático (forma casi esférica) [2], (c) no ha limpiado la vecindad de su órbita y (d) no es un satélite.

RESOLUTION B5 Definition of a Planet in the Solar System

En este caso, Higía, satisface dicha definición.

El descubrimiento

Mediante el uso de el instrumento SPHERE instalado en el VLT (cerro Paranal, Chile) y su alta resolución, los astrónomos han podido resolver la forma de Higía, revelando una forma prácticamente esférica.

Los astrónomos también han utilizado SPHERE para restringir el tamaño de Higía, estimando su diámetro en poco más de 430 km. Para que os hagáis una idea del tamaño, Plutón posee un diámetro aproximado de 2400 km por su parte, Ceres, el objeto más grande del cinturón de asteroides, tiene un diámetro de 950 km.

Instrumento SPHERE. Aquí podemos el banco óptico de todo el instrumento. Comparativa de tamaño entre 3 de los 4 objetos más grandes del cinturón de asteroides. (Falta Palas) Imagen tomada por la sonda DAWN de Vesta, donde podemos apreciar la gran cuenca de impacto Rheasilvia.

Higía es el objeto principal de uno de los grupos de asteroides más grandes, con unos 7000 miembros nacidos todos ellos de un mismo cuerpo principal. Los observadores esperaban poder ver en las imágenes captadas una profunda huella en Higía, como sí ocurre en el caso de Vesta con su gran cráter Rheasilvia.

El origen de Higía

Tras una profunda investigación por parte del equipo descubridor, la hipótesis del origen de Higía se sitúa hace unos 2000 millones de años en la reunión de los restos provocados tras las colisión frontal de un gran proyectil de entre 75 y 150 km contra un cuerpo principal. Es decir, un asteroide impacta contra otro asteroide más grande, este queda completamente destrozado y, tiempo después, parte de ese cuerpo principal vuelve a unirse formando Higía.

El origen de su nombre

Higía o Hygeía ‘salud’ era la hija de Asclepio (dios de la medicina y de la curación) y Lampecia (una de las helíades, hijas de Helios). Era la diosa de la curación, la limpieza y la sanidad y con posterioridad de la Luna. De su nombre proviene la palabra Higiene. El equivalente romano es Salus.

A Higía se la representa con un cáliz en la mano del cual se alimenta una serpiente enroscada en el cuerpo de ella. Ambos símbolos fueron adoptados en el último lustro del siglo XVIII por la profesión farmacéutica.

La entrada Higía: Descubierto el que podría ser el planeta enano más pequeño del Sistema Solar se publicó primero en AstroAficion.

Un día en la Tierra NO dura 24 horas: periodo sidéreo y sinódico

Mar, 22/10/2019 - 11:59

A cualquier persona que le preguntes cuánto dura un día en la Tierra responderá rápidamente que 24 horas. Todos tenemos interiorizado que los días duran exactamente 24 horas. Sin embargo, esto no es del todo correcto, ya que depende del punto de referencia que utilicemos.

Y si te lo estás preguntando, en realidad un año tampoco dura 365 días pero de eso ya hablamos hace tiempo.

Periodo sidéreo y periodo sinódico de la Tierra

Siempre se ha dicho que la Tierra da una vuelta sobre sí misma cada 24 horas. Sin embargo, esta cifra corresponde al periodo sinódico, que es el que considera al observador situado sobre la Tierra como punto de referencia.

Pero si observáramos nuestro planeta desde un punto lejano veríamos como, en realidad, tarda 23h 56min en completar una vuelta sobre sí mismo. Este tiempo se conoce como periodo sidéreo. Entonces… ¿Qué está ocurriendo? Pues que, en lo que la Tierra completa una vuelta sobre sí misma, también se desplaza en su órbita alrededor del Sol. Esto es lo que conocemos como el movimiento de traslación terrestre, y afecta directamente a su movimiento de rotación. La traslación de la Tierra alrededor del Sol hace que el periodo para que nosotros, observadores situados en la Tierra, veamos el Sol en la misma posición de un día para otro sea de 24 horas, puesto que nuestro planeta tiene que girar un poco más para encontrarse de nuevo mirando hacia el Sol. Quizá el siguiente gráfico arroje algo de luz a tus dudas, que seguro tienes ahora mismo.

Esquema de la diferencia entre el periodo sidéreo y sinódico La Tierra no tarda 24 horas en dar una vuelta

En definitiva, si viéramos la Tierra desde el espacio veríamos como gira cada 23h 56min. Sin embargo, puesto que en ese tiempo también avanza alrededor del Sol, debemos esperar 4 minutos más para que alcance la misma posición respecto al Sol.

Dicho de otra manera, si vemos hoy una estrella en el cielo en una determinada posición a las 22:00 y queremos verla mañana en la misma posición, tendremos que mirar a las 21:56. Este es realmente el periodo de rotación de la Tierra respecto al resto de estrellas.

Espero que te haya quedado clara la diferencia entre el periodo sidéreo (relativo a las estrellas) y el sinódico (relativo al observador en la Tierra). Pero ten en cuenta que esto es una explicación simplista que solo tiene en cuenta los valores promedio de estos periodos. Al ser una órbita elíptica y no circular, el día no dura exactamente lo mismo durante todo el año. Pero eso lo dejaremos para otro artículo…

La entrada Un día en la Tierra NO dura 24 horas: periodo sidéreo y sinódico se publicó primero en AstroAficion.

Guía para ver el Tránsito de Mercurio 11 noviembre 2019

Vie, 18/10/2019 - 17:07

El 11 noviembre 2019 se producirá un Tránsito de Mercurio que será visible desde toda Europa, África y América. Apunta la fecha en tu calendario y no te olvides, porque no habrá otro hasta el año 2032.

En este artículo tienes toda la información para disfrutar del evento. Prepárate y no te pierdas el Tránsito de Mercurio 2019.

¿Qué es un tránsito?

El tránsito de Mercurio es el paso de este planeta por delante del Sol, visto desde la Tierra. Se produce cuando el Sol, Mercurio y la Tierra se encuentran perfectamente alineados. Y digo “perfectamente” porque es un detalle muy importante. Debido a la inclinación de la órbita de Mercurio, no es fácil que se produzca una alineación exacta entre los tres astros. De hecho, aunque Mercurio pasa entre la Tierra y el Sol al menos tres veces al año, los tránsitos solo ocurren unas 13 veces por siglo, en intervalos que oscilan entre 3,5 años como mínimo y 13 años como máximo. Además, como curiosidad, el tránsito de mercurio solo puede producirse en mayo o noviembre, puesto que son los únicos momentos en que los tres cuerpos se alinean.

Solo Mercurio y Venus pueden producir tránsitos, ya que son los únicos planetas que se encuentran dentro de la órbita de la Tierra. En cambio, desde Marte podrían verse también tránsitos de la Tierra, por ejemplo. Pero si miramos más allá, podemos ver tránsitos de muchos otros planetas por delante de otras estrellas. Este es uno de los métodos utilizados para la detección de exoplanetas.

Tránsito de Mercurio 2019: datos y horas

El tránsito de Mercurio es un fenómeno muy poco frecuente y, por tanto, vale la pena estar atentos e intentar observarlo. Este esquivo fenómeno se divide en diferentes fases:

  • Primer contacto: el disco del planeta toca por primera vez el disco solar y da comienzo el tránsito. Hora española: 13:35
  • Segundo contacto: el disco del planeta se encuentra totalmente dentro del disco solar, tocando por última vez el borde del Sol. Justo en ese momento podremos apreciar el efecto de «gota negra» muy característico en los tránsitos de Venus y algo más difícil de observar en los de Mercurio. Este efecto hace que veamos conectada la silueta del planeta con el borde solar como si fuera una lágrima. Hora española: 13:37
  • Máximo: Mercurio se sitúa en su punto más próximo al centro del disco solar. Hora española: 16:19 
  • Tercer contacto: Momento en que el planeta empieza a tocar el borde solar. No visible en España.
  • Cuarto contacto: Mercurio sale totalmente del disco solar. Fin del tránsito. No visible en España.

El tercer y cuarto contacto, en los cuales Mercurio sale del Sol, ocurrirán con el Sol por debajo del horizonte (en España). No obstante, la imagen de la puesta de Sol con Mercurio aún transitando por el disco solar puede ser muy impresionante. La puesta de Sol ocurrirá a las 18:02 (en Madrid).

Visibilidad del tránsito de Mercurio

Por su parte, desde América del Sur el tránsito será visible en su totalidad. Mientras que los compañeros de México se perderá el comienzo del tránsito pero podrán ver el resto del evento.

No habrá otro tránsito de Mercurio hasta el 13 de noviembre de 2032. Y los siguientes serán el 7 de noviembre de 2039 y el 7 de mayo de 2049. Estos periodos tan amplios hacen que no podamos desaprovechar la oportunidad de ver el tránsito de 2019.

Por su parte, los tránsitos de Venus son todavía más infrecuentes y me temo que, si te perdiste el último tránsito de Venus en 2012, no vas a poder ver ningún otro, ya que el siguiente es en el año 2117.

Tránsito de Venus 2012 desde Barcelona. Roberto Bravo ¿Cómo ver el tránsito de Mercurio de forma segura?

Antes de nada, conviene recordar que NUNCA debemos mirar el Sol directamente sin la protección adecuada. Los negativos, las películas quemadas, los cristales ahumados y otros métodos “caseros” NO SIRVEN. No te la juegues, la quemadura solar produce daños irreparables en los ojos.

Debido al pequeño tamaño aparente de Mercurio, es imprescindible el uso de instrumentos ópticos para ver el tránsito. A simple vista (con gafas de eclipse) no es perceptible. Por tanto, lo mejor será usar telescopios o prismáticos con filtros especiales. Si estás en Madrid y quieres observar el tránsito de Mercurio 2019, únete a la observación de AstroAfición.

Tránsito de Mercurio

Si quieres verlo por tu cuenta, estos son los métodos de observación solar más seguros:

  • Filtros solares: existen diferentes marcas y modelos de filtros solares, que son adecuados para telescopios, prismáticos o a simple vista. Marcas como Baader o Thousand Oaks fabrican diferentes tipos de filtros. Estos deben colocarse siempre en la boca del telescopio, cubriendo completamente su apertura.
  • Prisma de Herschell: una diagonal con un componente cerámico que absorbe suficiente radición solar para permitir una observación segura. Estos prismas se colocan en lugar de la diagonal y son válidos para telescopios refractores.
  • Telescopios solares: hay telescopios diseñados específicamente para ver el Sol. Coronado o Lunt son los principales fabricantes de estos telescopios. En general son equipos caros, por lo que suponen un gran gasto si lo único que quieres es ver el tránsito.
  • Método de proyección: si no tienes filtro solar también puedes utilizar tu telescopio para ver el tránsito usando el método de proyección. ¡Ojo! en este caso no se utiliza ningún filtro por lo que entraña un alto riesgo y solo debe usarse por gente con experiencia. El sistema consiste en proyectar la imagen del Sol sobre una cartulina o papel. Usa oculares baratos porque hay riesgo de que se quemen sus lentes y nunca nunca mires por el telescopio ni lo dejes al alcance los niños. Tapa el telescopio cada rato para evitar que se sobrecaliente y ten mucho cuidado.
Telescopios especiales para ver el Sol durante una observación solar de AstroAfición.

Por último, si quieres fotografiar el tránsito de Mercurio 2019 o grabar el evento en vídeo, recuerda que deberás acoplar la cámara al telescopio con el filtro puesto o utilizar un filtro para el teleobjetivo de la cámara.

La entrada Guía para ver el Tránsito de Mercurio 11 noviembre 2019 se publicó primero en AstroAficion.

Cómo se ve a través del telescopio

Mar, 15/10/2019 - 11:00

Antes de lanzarse a comprar un telescopio, es importante conocer qué podemos ver a través del telescopio. Y, sobre todo, cómo vamos a verlo.

En nuestros cursos de astronomía siempre recomendamos lo mismo. De la misma manera que uno no se compra un coche y luego se saca al carnet de conducir; al iniciarse en la astronomía uno debería aprender lo básico y luego pensar en comprarse un telescopio. Por desgracia esto no siempre es así y muchas veces la gente se lleva grandes decepciones con sus recién estrenados equipos. Hoy vamos a hablar de cómo se ven las cosas a través del telescopio.

No se ve como en las fotos

Seguro que has visto en la tele o en internet espectaculares imágenes de la Galaxia de Andrómeda o la Nebulosa de Orión. Sin duda, son impactantes. Pero siento decirte que a través del telescopio las cosas no se ven como en las fotos. Ni tu telescopio es el Hubble, ni tus ojos son tan sensibles como una buena cámara ni tu cerebro dispone de software de edición y procesado. Así que, antes de llevarte una decepción, déjame contarte cómo se ven las cosas a través del telescopio.

Expectativa y realidad a través del telescopio. Los objetos no se ven como en las fotos.

Nuestros ojos son herramientas de observación asombrosas pero están especialmente desarrollados para ver bien durante el día. ¿Te has fijado alguna vez que por la noche no somos capaces de distinguir colores? Si sales al campo, alejado de las luces de la ciudad, verás que todo se vuelve gris. Nuestros ojos no reciben suficiente luz como para excitar los conos, las células que captan el color, y solo empleamos los bastones, las células que perciben la luminosidad. Dicho de otra forma, por la noche no serías capaz de decirme de qué color son mis pantalones porque los vas a ver de color gris, más claro o más oscuro, pero gris. Lo mismo ocurre al mirar a través del telescopio. Pero no siempre…

El cielo y el telescopio marcan la diferencia

No todo depende de nuestro ojo. Hay múltiples factores que afectarán a la calidad de nuestras observaciones: la experiencia, el telescopio, la contaminación lumínica y la transparencia atmosférica.

En AstroAfición llevamos más de diez años dedicados a la astronomía. Son miles de noches las que hemos pasado a pie de telescopio y eso, obviamente, se nota. En todo este tiempo hemos ido mejorando nuestra capacidad para percibir detalles sutiles, distinguir formas y apreciar colores. Por eso, no te decepciones si no llegas a ver lo mismo que un observador avanzado. Poco a poco tú también irás adquiriendo la experiencia necesaria y mejorando tus observaciones.

Además de la experiencia, el telescopio también es un factor de gran importancia. Tanto la calidad del instrumento como su apertura son fundamentales para la observación astronómica. Os puedo asegurar que la diferencia entre observar la misma nebulosa con un telescopio de 15 centímetros a observarla con un telescopio de 30 es abismal.

Del mismo modo, la calidad del cielo y la contaminación lumínica del lugar afectarán en gran medida a la observación. El mismo telescopio en un entorno rural sin contaminación lumínica ofrecerá imágenes muchísimo mejores que en un entorno urbano o semiurbano. Así que, si tienes oportunidad, aléjate de las luces de la ciudad y sal con tu telescopio al campo. Seguro que disfrutas mucho más de la observación.

Observación planetaria y de estrellas

A simple vista podemos notar que no todas las estrellas son blancas, sino que hay algunas un poco más azuladas y otras algo más amarillentas o rojizas. Los colores de las estrellas dependen de su temperatura y, aunque son tonalidades sutiles, sí que somos capaces de percibirlas, tanto a simple vista como a través del telescopio. De hecho, estrellas dobles como Albireo nos permitirán comprobar la diferencia de colores.

Albireo, una estrella doble de colores

Lo mismo ocurre con los planetas. A simple vista podemos apreciar cierta tonalidad anaranjada o rojiza en Marte, o un ligero color amarillento en Saturno. Esto es debido a que, tanto las estrellas como los planetas, emiten suficiente luz como para excitar los conos de nuestra retina y, por tanto, percibir color. De esta forma, a través del telescopio sí veremos los colores de las estrellas y los planetas.

Saturno a través del telescopio

Lo que será muy diferente es el tamaño con el que los veremos. Incluso con un telescopio a más de 200 aumentos, no conseguiremos ver los planetas mucho más grandes. De hecho, llegará un momento en el que cuanto más aumentemos la imagen, peor se verá. Esto es debido a la distorsión atmosférica y las imperfecciones propias del telescopio. Así, muchas veces conviene verlo más pequeño pero con más detalle, que no grande y borroso.

El tamaño de Saturno a través del telescopio. Mejor pequeño y nítido que grande y borroso

Esto puede decepcionar a muchas personas, que esperan ver los planetas tal como nos los muestran las misiones espaciales. Pero a mi me sigue pareciendo asombroso que seamos capaces de ver un objeto tan lejano con tanto detalle. ¡Si en un buena noche hasta se llega a ver la división de Cassini!

Observación de cielo profundo

Entendemos por cielo profundo todos aquellos objetos que están muy alejados y, por tanto, se ven de manera débil y difusa a través del telescopio: nebulosas, galaxias y cúmulos de estrellas. Este tipo de observación es muy diferente a la observación planetaria. Y es lo que produce más decepciones y frustraciones entre los recién llegados al mundo de la astronomía.

A la hora de preparar una observación, conviene saber qué es lo que vamos a ver. Para ello, es bueno ver imágenes y tener una idea previa de cómo es dicho objeto. Pero lo que nosotros recomendamos es que no busquéis fotografías, sino dibujos. Existe toda una rama de la astronomía dedicada al dibujo astronómico, y a tratar de plasmar en papel lo que vemos a través del telescopio.

M13 a través de diferentes telescopios

En internet encontrarás multitud de dibujos de objetos astronómicos que te ayudarán a hacerte una idea de cómo se ve tal nebulosa o galaxia a través del telescopio. Para ello basta con buscar en internet (usando la palabra inglesa “sketch” = dibujo) y localizar a alguien que lo haya observado y retratado usando un telescopio con una apertura similar al tuyo. En esta web encontrarás multitud de ejemplo.

Trucos para mirar a través del telescopio

Además de apoyarte en estos dibujos, hay otro truco para aprovechar la observación al máximo. Antes explicamos que por la noche solo utilizamos los bastones de nuestros ojos. Pues bien, debes saber que estos se encuentran situados en la periferia de nuestra retina y no en el centro, donde están los conos. Por eso, si quieres aprovechar tu vista al máximo al mirar a través del telescopio, deberás utilizar el rabillo del ojo. Al mirar de reojo o mover la vista de lado a lado del ocular haremos que la luz llegue a nuestros bastones y seremos capaces de percibir muchos más detalles en objetos débiles y difusos. Te garantizo que la diferencia es enorme.

Dibujo representativo de lo que podemos ver al observar M31 por el ocular en un telescopio de aficionado

Además, prueba también a taparte un ojo con la mano o con un trozo de tela negra en vez de limitarte a guiñarlo. Al relajar los músculos de la cara notarás que percibes muchos más detalles que con tan solo guiñar. Y, por supuesto, no basta con mirar un segundo y quitarte. Cuando más tiempo estés pegado al ocular más detalles conseguirás captar.

El cielo a través del telescopio

Aunque las fotos puedan ser más espectaculares al mostrar más detalles y colores, lo realmente bonito de la astronomía es entender lo que uno está viendo. Saber que la luz que llega a tus ojos salió hace millones de años y fue emitida por estrellas que pueden que ya ni existan. Eso es lo realmente impresionante.

La astronomía es una cura de humildad, un momento de relajación y un disfrute para nuestro cerebro. Pero no esperes que todo se vea como en las fotos de la NASA o la decepción será muy grande. Lee, aprende y descubre por ti mismo cómo se ven las cosas a través del telescopio en nuestras observaciones astronómicas.

La entrada Cómo se ve a través del telescopio se publicó primero en AstroAficion.

¿Cuánto dura un día y un año en cada planeta del Sistema Solar?

Lun, 07/10/2019 - 10:02

Todos sabemos que un año en la Tierra dura 365 días y cada día dura 24 horas. Si entramos en detalle, esto en realidad tampoco es cierto, ya que se trata de medidas aproximadas o promedio. Pero lo que nos interesa hoy es saber cuánto duran los días y los años en los distintos planetas del Sistema Solar.

El concepto de día y año

Antes de nada, conviene puntualizar que entendemos por día el tiempo que tarda el planeta en dar una vuelta sobre sí mismo, alcanzando la misma posición respecto al Sol. Por su parte, entendemos por año el tiempo que tarda un planeta en dar una vuelta alrededor del Sol, alcanzando la misma posición respecto al Sol. Por tanto, cuando hablemos de “año” o de “día” deberíamos siempre añadir a qué planeta estamos haciendo referencia. Es decir, el año terrestre no será igual que el año marciano o el año venusiano.

El año y el día en los planetas interiores

Los planetas interiores son aquellos que están más cerca del Sol que la Tierra. Por tanto, conocemos por planetas interiores a Mercurio y Venus.

Mercurio

Mercurio es el planeta más cercano al Sol, situándose a una distancia de entre 46 millones de kilómetros (en su perihelio) y casi 70 millones de kilómetros (en su afelio). Esta cercanía hace que su velocidad de traslación sea muy alta, por lo que tarda tan solo 88 días en dar una vuelta alrededor del Sol. Por su parte, un día en Mercurio es especialmente largo, dura 58,5 días terrestres.

Venus

Venus es uno de los casos más extraños de nuestro Sistema Solar. Es el único caso en el que su día es más largo que su año. Esto quiere decir que tarda más en dar una vuelta sobre sí mismo, 243 días, que en darla alrededor del Sol, 224 días. Por no mencionar que además, es el único que planeta que rota en sentido contrario. Debido a esto el Sol en Venus sale por el Oeste y se pone por el Este.

El año y el día en los planetas exteriores

Por su parte, los planetas exteriores son aquellos que están más lejos del Sol que la Tierra. Por tanto, conocemos por planetas exteriores a Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Marte

Marte guarda grandes similitudes con nuestro planeta. Por ejemplo, un día en Marte dura 24h 37 minutos. Esto puede ser una gran ventaja para los futuros exploradores del planeta rojo, ya que no notarán un gran cambio en la duración del día. Además, la inclinación del eje de Marte es de 25º (la Tierra, 23,5º), por lo que tiene estaciones similares a nuestro planeta. Sin embargo, estas estaciones serían el doble de largas, ya que un año marciano dura 668 días, casi el doble que el terrestre.

Júpiter

Júpiter es el planeta más grande de nuestro Sistema Solar, con un diámetro de unas 11 veces el de la Tierra. Sin embargo, pese a su gran tamaño, la velocidad de rotación del planeta es altísima (45.300 km/h). Un día en Júpiter dura tan solo 9 horas 50 minutos. Esto explica la distribución de sus nubes de forma paralela al ecuador debido a la enorme fuerza centrípeta. Por su parte, el año en Júpiter es de casi 12 años terrestres.

Saturno

A Saturno le ocurre algo similar a Júpiter. La velocidad de rotación es tan alta (35.500 km/h) que tarda tan solo 10,5h en dar una vuelta sobre sí mismo. Sin embargo, al estar más alejado, el año en Saturno dura 29,5 años.

Urano

Urano es un caso algo especial, ya que su eje de rotación está inclinado 90º, es decir, Urano se desplaza alrededor del Sol dando vueltas “hacia adelante” como si fuera un balón de fútbol. Por tanto, si entendemos un día como el lapso de tiempo desde que el Sol sale hasta que se pone, tendríamos que decir que el día dura 84 años, que es el tiempo que tarda en completar su órbita. Un año en Urano dura 84 años, de los cuales cada polo del planeta pasa 42 años a oscuras y 42 años iluminados. Sin embargo, hemos definido el año como el tiempo que tarda en girar sobre sí mismo, por lo que podemos afirmar que un día en el planeta duraría unas 17 horas.

Neptuno

En Neptuno el día no duraría lo mismo si nos encontrásemos en el polo o en el ecuador. De media podríamos decir que su día dura 16 horas. Sin embargo, debido a su rotación diferencial, las zonas polares tardan 18 horas en completar una rotación y las zonas ecuatoriales unas 12. Por su parte, al ser el planeta más alejado, su año es con diferencia el más largo, 165 años.

Esta es la duración del día y la duración del año en cada uno de los planetas del Sistema Solar. Cada uno tiene sus peculiaridades pero llaman la atención algunos casos curiosos como los de Venus, Júpiter o Urano. Seguro que a partir de ahora piensas de otra manera al ver las nubes de Júpiter o al escurridizo Mercurio.

La entrada ¿Cuánto dura un día y un año en cada planeta del Sistema Solar? se publicó primero en AstroAficion.

Efemérides astronómicas: Octubre de 2019

Dom, 29/09/2019 - 17:55

Bueno, por fin llegó el otoño. Al igual que ocurre frecuentemente con la meteorología en la astronomía los cambios son graduales. De la misma forma en la que todavía podemos disfrutar de temperaturas relativamente suaves aún nos queda algo del cielo de verano para deleitarnos con él. Eso sí, conviene darse prisa con los últimos vistazos, ya que sólo lo tendremos disponible la primera parte de la noche.

La buena noticia es que con el avance estacional también cambia nuestro punto de vista sobre el universo; en la época estival nuestra mirada se dirige hacia el centro de nuestra galaxia y las maravillas escondidas entre las constelaciones de Leo, Virgo, Escorpión y Sagitario. En las noches de invierno el centro de la Vía Láctea está presente en el cielo durante el día, por lo que una vez ha caído el Sol podemos abrir una maravillosa ventana que nos asoma a las profundidades del universo. Como no tenemos una galaxia entera ocultando nuestro campo de visión podemos dirigir nuestra mirada muuucho más lejos.

 

EL CAMBIO ESTACIONAL DEL CIELO

En las actividades que realizamos con grupos siempre explicamos el cielo del momento del año en el que nos encontramos. Para ello partimos de las constelaciones circumpolares, comentando cómo estas giran en torno a la Estrella Polar, pero sin llegar a desaparecer nunca por debajo del horizonte.

El siguiente turno son todas las otras constelaciones, propias de cada estación del año. Cuando llegamos al punto en el que explicamos que en verano nuestro cielo “se orienta” hacia el centro galáctico y en invierno miramos hacia la profundidad del universo empezamos a ver caras de extrañeza.

Cuando hablamos de escalas tan grandes, que además no podemos ver
“desde fuera” es fácil perder la perspectiva y la orientación.

Para intentar ilustrarlo un poco mejor hemos preparado un vídeo en el que nos hemos alejado lo suficiente para tener una mejor perspectiva. En él podemos ver el Sol y la cara iluminada de nuestro planeta, de modo que cielo que observamos al fondo es el mismo que contemplaría una persona en la parte de la Tierra que no podemos ver, donde en ese momento es de noche.

Cambio estacional del cielo observado desde fuera de la Tierra

 

ENCONTRANDO LA GALAXIA DE ANDRÓMEDA

Uno de los mejores ejemplos de lo que nos espera en el cielo de los próximos meses es la Galaxia de Andrómeda, nuestra vecina en el universo. Durante este mes ya tenemos la galaxia muy bien situada en el cielo, por lo que os animamos a buscarla y disfrutar de ella. Para facilitaros la tarea hemos añadido una guía de búsqueda utilizando la técnica del salto de estrellas en la foto de portada.

 

VISIBILIDAD PLANETARIA

Antes de comenzar con los el repaso a cada planeta os recordamos que la información que os ponemos a continuación está calculada para un observador que se encuentra en latitud 40ºN. Este mes la cosa se complica un poco más porque la noche del 26 al 27 reproduce el cambio de horario de invierno CET (UTC+1) por lo que a las 3 de la madrugada volverán a ser las 2.

Como ya es costumbre adjuntamos la simulación del Sistema Solar en este mes de octubre. Podéis descargarlo para usarlo como fondo de escritorio

 

Simulación del Sistema Solar en octubre de 2019. No a escala

 

MERCURIO

Durante el mes de octubre podremos observar el planeta justo después del atardecer. Conforme avancen las semanas el planeta se irá separando más del Sol, aumentando su tiempo disponible de observación hasta el 20 de octubre, cuando alcanzará su máxima elongación este. A partir de ese momento volverá a emprender su encuentro con nuestra estrella, camino de su tránsito por delante del Sol que tendrá lugar el próximo 11 de noviembre. Os recordamos nunca debéis mirar al Sol sin los equipos astronómicos adecuados, ya sean filtros específicos o telescopios solares como los que podéis disfrutar en nuestras actividades.

 

VENUS

También será observable al atardecer, pero su visibilidad estará más condicionada, ya que se encuentra más cerca del Sol. Con el paso de los días está situación mejorará un poco ya que, al igual que Mercurio, Venus se está alejando del Sol desde nuestro punto de vista.

 

MARTE

El planeta será visible algo antes del amanecer. Los primeros días de octubre tan sólo dispondremos de unos tres cuartos de hora desde su orto hasta que las luces del alba oculten el planeta. A medida que transcurra el mes irá aumentando la distancia entre Marte y el Sol, por lo que durante la última semana contaremos con un tiempo de observación que rondará la hora y media.

 

JÚPITER

Podremos disfrutar del planeta desde el atardecer, momento en el que comenzará a ser visible. A principio de mes permanecerá en el cielo hasta una hora antes de medianoche y poco a poco irá adelantando su ocaso, hasta que se produzca tan sólo dos horas y cuarto después de la puesta del Sol.

 

SATURNO

Al igual que ocurre con Júpiter podremos contemplar a Saturno en el cielo desde algo antes del ocaso solar. Como el planeta está situado más a la izquierda de Júpiter desde nuestro punto de vista permanecerá visible hasta pasada la medianoche durante la mayoría del mes. Tan sólo después del cambio horario este tiempo se acortará de golpe, terminando el mes con su ocaso en torno a las diez y media de la noche.

 

URANO

Su orto se producirá poco después de la puesta del Sol y permanecerá visible en el cielo hasta que lo oculte la luz del amanecer. El mejor momento para observarlo será en las horas centrales de la medianoche, momento en el que se producirá su paso por el meridiano Sur, alcanzando su máxima altura

 

NEPTUNO

La situación de Neptuno es muy parecida a la de su gemelo helado, con la salvedad de que su salida se producirá antes de la puesta del Sol, por lo que alcanzará su máxima altura antes de la media noche y su ocaso se producirá un poco antes del amanecer.

A continuación os incluimos las curvas de visibilidad planetaria con la información más detallada.

 

Curvas de visibilidad planetaria en octubre de 2019

 

CONJUNCIONES Y OPOSICIONES

 

Fecha

Fenómeno  Objeto 1  Objeto 2  Separación  Elongación  Distancia angular jueves, 3 de octubre Conjunción  Luna  Júpiter  +1°06’50.4″  +68°09’54.9″  — domingo, 6 de octubre Conjunción  Luna  Saturno  +0°57’43.5″  +91°51’21.7″  — lunes, 7 de octubre Oposición  Urano  Mercurio  +182°14’53.4″  +177°45’06.6″  +96°29’57.1″ sábado, 12 de octubre Oposición  Urano  Venus  +180°01’04.2″  +179°58’55.8″  +27°05’57.6″ viernes, 18 de octubre Oposición  Luna  Júpiter  +182°22’32.4″  +177°37’27.6″  — domingo, 20 de octubre Oposición  Luna  Saturno  +180°20’05.9″  +179°39’54.1″  — jueves, 24 de octubre Oposición  Luna  Neptuno  +182°48’01.7″  +177°11’58.4″  — lunes, 28 de octubre Oposición  Sol  Urano  +180°31’05.2″  +179°28’54.8″  +5°17’44.1″ martes, 29 de octubre Conjunción  Luna  Venus  +2°50’58.7″  +20°30’49.1″  — jueves, 31 de octubre Conjunción  Luna  Júpiter  +0°28’39.3″  +45°31’13.8″  —

Si tenemos la suerte de contar con un horizonte oeste completamente despejado a finales de mes podremos disfrutar de una bonita alineación.

 

Alineación planetaria 30 de octubre

 

COMETAS

La elección de este mes ha resultado un poco más sencilla; nos hemos decantado por el cometa C/2018 W2 Africano que alcanzó su máximo brillo a finales del mes pasado. En la actualidad se encuentra en magnitud 8,5 (descendiendo en brillo) coincidiendo con su reciente punto de máxima aproximación a la Tierra. Bajo buenas condiciones de observación es detectable con telescopios pequeños e incluso prismáticos. En fotografía presenta una hermosa coma verdosa y puede apreciarse la cola de polvo que ha desarrollado. Os adjuntamos la carta de localización por si os animáis a buscarlo. Otro punto a su favor es que es visible en las primeras horas de la noche. Como no todo iba a ser maravilloso se prevé que pierda brillo muy rápidamente, por lo que para observación visual puede que sólo sea asequible durante la primera quincena.

 

 

LLUVIAS DE METEOROS

Este mes tiene varias lluvias de meteoros  menores con actividad baja y un par de ellas con pronósticos más interesantes.

Dracónidas de octubre (009 DRA). Tienen periodo de actividad entre el seis y el diez de octubre, con máximo previsto el día ocho y THZ de 10.

Oriónidas (ORI). Actividad entre 2 de octubre y 7 de noviembre. Máximo previsto para los días 21 y 22 de octubre, con THZ 20.

 

Radiantes de las lluvias de meteoros de octubre

 

EFEMÉRIDES ASTRONÓMICAS

 

Miércoles, 2 de octubre Plutón estacionario Jueves, 3 de octubre Mercurio en el afelio Venus 3.1° al N. de Spica Júpiter 1.9° al S. de la Luna Sábado, 5 de octubre Cuarto creciente Saturno 0.3° al N. de la Luna (ocultación) Jueves, 10 de octubre La Luna en el apogeo Viernes, 11 de octubre Neptuno 3.7° al N. de la Luna Domingo, 13 de octubre Luna llena Lunes, 14 de octubre Luna llena Urano 4.4° al N. de la Luna Viernes, 18 de octubre Aldebaran 2.9° al S. de la Luna Domingo, 20 de octubre Mercurio máx. elongación E. (24.6°) Lunes, 21 de octubre Cuarto menguante Miércoles, 23 de octubre Regulus 3.5° al S. de la Luna Sábado, 26 de octubre La Luna en el perigeo Marte 4.5° al S. de la Luna Domingo, 27 de octubre Urano, máximo acercamiento a la Tierra Luness, 28 de octubre Luna nueva Urano en oposición Martes, 29 de octubre Venus 3.9° al S. de la Luna Miércoles, 30 de octubre Mercurio 2.7° al S. de Venus Jueves, 31 de octubre Júpiter 1.3° al S. de la Luna Mercurio estacionario

 

 

La entrada Efemérides astronómicas: Octubre de 2019 se publicó primero en AstroAficion.

prueba tabla

Dom, 29/09/2019 - 12:55

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Miércoles, 2 de octubre

Plutón estacionario

Jueves, 3 de octubre

Mercurio en el afelio

Venus 3.1° al N. de Spica

Júpiter 1.9° al S. de la Luna

Sábado, 5 de octubre

Cuarto creciente

Saturno 0.3° al N. de la Luna (ocultación)

Jueves, 10 de octubre

La Luna en el apogeo

Viernes, 11 de octubre

Neptuno 3.7° al N. de la Luna

Domingo, 13 de octubre

Luna llena

Lunes, 14 de octubre

Luna llena

Urano 4.4° al N. de la Luna

Viernes, 18 de octubre

Aldebaran 2.9° al S. de la Luna

Domingo, 20 de octubre

Mercurio máx. elongación E. (24.6°)

Lunes, 21 de octubre

Cuarto menguante

Miércoles, 23 de octubre

Regulus 3.5° al S. de la Luna

Sábado, 26 de octubre

La Luna en el perigeo

Marte 4.5° al S. de la Luna

Domingo, 27 de octubre

Urano, máximo acercamiento a la Tierra

Lunes, 28 de octubre

Luna nueva

Urano en oposición

Martes, 29 de octubre

Venus 3.9° al S. de la Luna

Miércoles, 30 de octubre

Mercurio 2.7° al S. de Venus

Jueves, 31 de octubre

Júpiter 1.3° al S. de la Luna

Mercurio estacionario

 

La entrada prueba tabla se publicó primero en AstroAficion.

Inclinación del eje de rotación de los planetas

Lun, 23/09/2019 - 09:23

Todos los planetas giran alrededor del Sol en el mismo sentido. Y, aproximadamente, lo hacen en el mismo plano. Esto es debido propiamente al proceso de formación del Sistema Solar. Pero, entonces, ¿por qué los planetas tienen sus ejes de giro inclinados?

Ejes de rotación de los planetas

En la siguiente imagen se pueden apreciar las diferentes inclinaciones de los planetas del Sistema Solar. Salvo Mercurio y Júpiter, el resto de planetas muestran ángulos de inclinación bastante apreciables.

En este vídeo podemos ver una animación de la inclinación de los planetas y sus velocidades de rotación. Destaca especialmente Júpiter, que da una vuelta sobre sí mismo cada poco menos de 10 horas. Por el contrario, la velocidad de rotación de Venus es muy lenta (243 días) superando incluso lo que tarda en dar una vuelta alrededor del Sol.

Créditos: Dr James O’Donoghue

De entre todo ellos, seguramente el caso más conocido sea el de nuestro planeta. El eje de la Tierra está inclinado 23,5º con respecto al plano del Sistema Solar. Esta inclinación es la causa de las diferentes estaciones (primavera, verano, otoño e invierno).

El eje de Marte, por ejemplo, tiene una inclinación similar al de la Tierra (25º). Por eso, las estaciones en Marte son similares a las de nuestro planeta. Aunque su duración es mayor, ya que Marte tarda 22 meses en completar una vuelta alrededor del Sol.

Saturno, por su parte, tiene una inclinación algo mayor. Esta inclinación hace que veamos los anillos de forma diferente en ciclos de 12 años. En 2015 los anillos de Saturno alcanzaron su máxima inclinación aparente visto desde la Tierra. Poco a poco, cada año, esta inclinación va siendo menor y llegarán a estar prácticamente de canto en el año 2021.

Aparente cambio de la inclinación de los anillos de Saturno Venus y Urano, los casos más curiosos

Uno de los casos más curiosos es el de Venus. Su eje está inclinado casi 180º, es decir, está “boca abajo”. Esto hace que Venus gire en sentido contrario al resto de planetas. Es decir, el Sol en Venus sale por el Oeste y se pone por el Este, justo al contrario que en la Tierra.

Otro de los casos extraños en la rotación de los planetas es el de Urano. Su eje de rotación está inclinado 98º con respecto a su plano orbital. Por tanto, su rotación es en el mismo sentido que su traslación. Esto hace que, aparentemente, Urano vaya “rodando” mientras se desplaza alrededor del Sol. Este planeta es uno de los menos estudiados del Sistema Solar y guarda este y otros muchos misterios.

Rotación de Urano con el eje inclinado 98º ¿Por qué los ejes de los planetas están inclinados?

Los astrónomos llevan años tratando de responder a este pregunta pero, actualmente, no existe un consenso entre ellos. Quizá la teoría más probable, y contrastada en el caso de la Tierra, es que las inclinaciones fueron provocadas por grandes choques protoplanetarios en los primeros años del Sistema Solar.

Sin embargo, existen otras teorías que buscan su origen en tirones gravitatorios entre los distintos planetas, precesiones del eje de rotación, interferencias con los campos magnéticos, etc.

En cualquier caso, parece que la teoría más aceptada es la de los choques planetarios. En palabras del astrofísico Wladimir Lyra, del Museo Americano de Historia Natural, en Nueva York: “Las investigaciones revelan que el sistema solar era un sitio caótico en sus comienzos. Existió mucha interacción entre los protoplanetas. Los ocho planetas que vemos actualmente son sólo los ‘ganadores’ en una batalla que vencieron a costa de algunas cicatrices”.

La entrada Inclinación del eje de rotación de los planetas se publicó primero en AstroAficion.

Filtros para telescopio – Iniciación a la astronomía

Lun, 16/09/2019 - 09:54

Los astrónomos aficionados tienen a su disposición gran cantidad de filtros para telescopio. Aunque, personalmente, no considero que el uso de filtros sea de un nivel de iniciación a la astronomía. Por eso es algo que tratamos sobre todo en nuestro Curso Avanzado de Astronomía. Desde AstroAfición creemos que los filtros son una herramienta muy útil cuando ya se tiene la experiencia y los conocimientos básicos bien asentados. En este artículo vamos a analizar los distintos tipos de filtros astronómicos que existen y su aplicación.

Filtros de banda ancha

Los filtros de banda ancha son aquellos que eliminan ciertas líneas espectrales, dejando pasar todas las demás. En astronomía se utilizan filtros de banda ancha que eliminan las bandas de emisión más habituales de las luminarias: mercurio y sodio. Con esto se consigue mejorar el contraste de los astros al eliminar gran parte de la contaminación lumínica. Su efecto no es muy espectacular pero sí puede ayudar bastante.

Transmisión de distintos filtros astronómicos

Dentro de este tipo encontramos filtros de contaminación lumínica (LPR o CLS por sus siglas u otros nombres comerciales como SkyGlow o Deep Sky) o de contraste amplio (UHC o NPB). Dependiendo del telescopio y, sobre todo, del lugar de observación, será más aconsejable el uso de uno u otro filtro. Por ejemplo, el NPB es un filtro muy bueno pero solo con telescopios de gran apertura (>200mm). Por su parte, existen varios modelos de UHC para telescopios de gran apertura (UHC a secas) o para telescopios menores (UHC-s o UHC-e).

No obstante, el creciente uso de iluminación led hace que estos filtros sean cada vez menos útiles. A diferencia de las clásicas lámparas de sodio y mercurio, los led no emiten en una franja concreta del espectro. Por tanto, es muy complicado poder eliminar su efecto en la contaminación lumínica a través de filtros.

Filtros de banda estrecha

Los filtros de banda estrecha funcionan de manera inversa. Es decir, limitan el paso de todas las franjas de emisión salvo de algunas en concreto. De esta forma, existen filtros adecuados para cada tipo de nebulosa pero no hay uno que valga para todas. La idea de estos filtros es la siguiente: si dejamos entrar la luz que procede de estos objetos y eliminamos el resto, obtendremos una imagen muy contrastada, ya que el fondo aparecerá muy oscurecido y resaltará el objeto en cuestión. No obstante, ten en cuenta que la visión de las estrellas, y todos aquellos astros formados por ellas (cúmulos abiertos, cúmulos globulares, galaxias…) empeora considerablemente, ya que las estrellas emiten en todo el espectro y estos filtros cortan gran parte de su emisión.

Filtros para telescopios de banda estrecha

Estos filtros son, por lo tanto, muy específicos y restrictivos. Su uso está limitado a ciertas nebulosas y solo a través de telescopios de aperturas superiores a 250mm. Sin embargo el resultado que ofrecen es espectacular y, en muchas ocasiones, marcan la diferencia entre ver la nebulosa y no verla en absoluto.

Existen en el mercado filtros de distintas longitudes de onda, dependiendo de las emisiones de cada nebulosa. Los más habituales son los filtros OIII y H-beta. El filtro OIII destacan especialmente las nebulosa del Velo y algunas nebulosas planetarias. Por su parte, con el filtro H-beta se resaltan sobre todo la nebulosa California, la Cabeza de caballo y la Cocoon.

Filtros para planetaria

Existen filtros dedicados especialmente a la observación de la Luna y los planetas. Son filtros muy específicos y a los que no se les puede sacar tanto partido, por lo que no son una opción recomendada a la hora de empezar. Sin embargo, debido a su menor precio y al desconocimiento, muchos aficionados a la astronomía empiezan comprando uno o varios de estos filtros. En nuestra opinión, es un error empezar con este tipo de filtros.

Filtros de colores para Luna y planetas Filtros lunares

La luz de la Luna es muy intensa y puede llegar a ser molesta a través del telescopio. Sin embargo, es importante resaltar que la luz de la Luna no provoca daños oculares en ningún caso, como sí ocurre con el Sol. Por tanto, filtrar su luz nos permitirá estar más cómodos y ganar algo de contraste para percibir mejor los detalles pero no es algo que sea estrictamente necesario.

En el mercado de filtros lunares encontramos tres tipos de filtros:

  • Filtros lunares de color verdoso. Estos filtros suelen venir como accesorio en muchos telescopios de iniciación o en kits de oculares. Son filtros de muy mala calidad y pese a su reducido precio, no son aconsejables para la observación puesto que no ofrecen grandes ventajas y tiñen la Luna de un color verdoso desagradable.
  • Filtros de densidad neutra. Estos filtros reducen la transmisión de luz en un factor dado pero conservan bastante bien el color natural de la Luna. Existen filtros con niveles de transmisión del 8% hasta el 50%. Los filtros de mayor transmisión son más apropiados para telescopios pequeños y los de menor transmisión para tubos más grandes.
  • Filtros polarizadores variables. Son los mejores para la observación lunar, ya que permiten adaptar su transmisión de luz. Se trata de dos filtros unidos entre sí. De esta forma, al girar uno se puede regular el grado de oscuridad deseado. La mayoría de filtros polares tienen un nivel de transmisión entre 1% y 40%.
Filtros de colores para planetas

Los filtros de colores permiten resaltar detalles en la observación de planetas. Así pues, un filtro rojo permitirá observar con mayor claridad las bandas de nubes de Júpiter y un filtro azul resaltará los casquetes polares de Marte. Sin embargo, pese a su reducido precio, estos filtros están pensados para el astrónomo avanzado que quiere profundizar en detalles específicos.

Es un error habitual comenzar comprando uno de estos filtros de colores. Pero, en nuestra opinión, su uso es tan específico y aportan tan poca mejora que no son recomendables para empezar. Además, cambiar el color natural de los planetas es una sensación algo extraña y en ocasiones desagradable.

Filtros solares

La observación solar es peligrosa y comporta riesgos importantes. Por tanto, no recomendamos su práctica a aquellas personas recién llegadas a la astronomía. Solo aficionados con experiencia y siempre con las precauciones necesarias deberían realizar la observación del Sol. En este artículo explicamos cómo se puede observar el Sol de forma segura. Así que no vamos a entrar en más detalles en esta ocasión. Solamente indicaremos aquí que todo filtro solar debe ir siempre colocado en la apertura del tubo, cubriendo bien toda la superficie del mismo. Los filtros roscados en el ocular son muy peligrosos y no deben usarse en ninguna circunstancia.

Lámina Baader para observar el Sol Antes de comprar un filtro astronómico

Quería terminar con una serie de consideraciones a la hora de comprar un filtro astronómico.

En primer lugar, no olvides que todo sistema óptico rinde siempre como el peor de sus componentes. Con esto quiero decir que no escatimes a la hora de comprar un filtro astronómico. En general, los filtros para telescopios son caros y pueden rondar fácilmente los 100€. Si rebuscar encontrarás opciones de dudosa calidad por la mitad de precio. Puedes probar pero yo no me la jugaría.

Por otro lado, ten en cuenta que hay filtros de 1,25” y filtros de 2′‘. Compra aquel que vas a usar en función de la medida de tus oculares.

Por último, ten cuidado a la hora de comprar filtros. Hay algunos filtros de banda estrecha que son solo fotográficos, es decir, no valen para visual. Esto puede llevar a error ya que existen filtros OIII para visual y filtros OIII para astrofotografía. Ve con ojo cuando busques filtros y revisa bien antes de comprar.

La entrada Filtros para telescopio – Iniciación a la astronomía se publicó primero en AstroAficion.

Los colores de la aurora boreal

Jue, 12/09/2019 - 10:22

Lo que más me gusta de las auroras es que no hay dos iguales. Las formas y colores de la aurora boreal son siempre diferentes, lo que hace aún más mágica la experiencia de ver la aurora boreal. En este artículo te contamos cuáles son los colores de la aurora boreal y de qué dependen.

Pero si quieres ver la aurora boreal con tus propios ojos, acompáñanos en uno de nuestros viajes astronómicos al círculo polar. Para saber más, puedes leer un resumen de nuestro viaje a Kiruna (Suecia) en marzo 2019.

¿De qué depende el color de las auroras?

Las auroras tienen formas, estructuras y colores muy diversos que además cambian rápidamente. El más habitual es el color verde pero también podemos ver auroras con colores rojizos o azulados. Entonces, ¿de qué dependen los colores de la aurora boreal?

La razón por la que las auroras tienen distintos colores la encontramos en la composición de nuestra atmósfera. Las partículas cargadas que forman el viento solar y que llegan a la Tierra interaccionan con los diferentes átomos y moléculas de nuestra atmósfera. La energía de estas partículas excita los átomos, haciendo que sus electrones den un salto cuántico, es decir, suban a un nivel de energía superior. Al volver a su estado fundamental, es decir, al bajar a su nivel de energía normal, liberan la energía adquirida en forma de fotones. Estos fotones tienen una longitud de onda característica que podremos observar a simple vista como diferentes colores. A continuación veremos qué colores muestra cada elemento de nuestra atmósfera.

Los colores de la aurora según los elementos químicos

La atmósfera está compuesta principalmente por nitrógeno (78%) y oxígeno (21%). Por tanto, los principales causantes de los colores de las auroras boreales son el nitrógeno y el oxígeno a distintas alturas o en diferentes estados. Solo el 1% restante está formado por otros gases como
el dióxido de carbono o el argón.

Aunque el oxígeno no es el elemento más abundante en la atmósfera, sí es el que resulta más fácil de ionizar al interaccionar con las partículas cargas del Sol. Así, el oxígeno es el causante del color verdoso tan característico de las auroras. Este color es el más habitual y se corresponde a una longitud de onda de 577,7 nm. Esta emisión suele ocurrir en átomos de oxígeno que se encuentran a unos 100 km de altura.

Sin embargo, existe una segunda emisión del oxígeno correspondiente a los 630.0 nm y que se traduce en colores rojizos. Esta emisión no es tan frecuente, ya que requiere de mayor energía para producirse y solo se da en capas más altas de la atmósfera, a unos 320 km de altura. Por eso, en latitudes medias, donde no es tan frecuente ver auroras boreales (por ejemplo en Irlanda o Escocia) estas suelen ser de color rojizo, ya que suelen verse a lo lejos sobre el horizonte norte y solo se alcanzan a ver las zonas más altas de las auroras.

Por su parte, el nitrógeno produce colores más rosáceos o púrpuras en las zonas más bajas de las auroras. Estos colores solo se pueden observar en auroras bastante intensas y suelen ir acompañados de un rápido movimiento.

Además, en ocasiones las partículas cargadas del Sol pueden desligar uno de los electrones más externos de los átomos de nitrógeno, produciendo así auroras de color azulado. Estas son muy poco frecuentes y difíciles de apreciar por el ojo humano.

Piensa que todos estos colores están producidos por solo dos elementos básicos: el nitrógeno y el oxígeno. Pero los colores de la aurora boreal podrían ser muy diferentes si hubiera otros elementos en nuestra atmósfera. ¡Si por ejemplo la atmósfera estuviera formada por Sodio y Neón podríamos ver auroras de color amarillo y naranja!

La entrada Los colores de la aurora boreal se publicó primero en AstroAficion.