MercurioVenusTierraMarteJúpiterSaturnoUranoNeptuno

http://blog.astroaficion.com/

Distribuir contenido
Cursos de astronomía y actividades para descubrir el espacio
Actualizado: hace 2 horas 7 mins

¿Por qué no deberías comprar una estrella?

Mié, 13/02/2019 - 10:28

Una búsqueda rápida en internet te hará darte cuenta de que existen multitud de empresas que se dedican a poner nombres a estrellas por un precio que oscila entre 20 y 200€. Si alguna vez has pensado en regalar una estrella, tienes que leerte este artículo. A fin de cuentas, estas empresas tan solo están vendiendo un trozo de papel decorativo y una anotación en un registro privado de la compañía. Pero no, nadie puede ser el dueño de una estrella.

Las estrellas, Patrimonio de la Humanidad

Desde el comienzo de la exploración espacial por rusos y americanos, se puso de manifiesto la necesidad de regular las actividades en el espacio. Así, en 1959, la Asamblea General de Naciones Unidas creó en 1959 el Comité para los Usos Pacíficos del Espacio Exterior (COPOUS por sus siglas en inglés). De todos los tratados creados desde entonces, el más importante es el Tratado del Espacio Exterior (OST, “Outer Space Treaty”) que entró en vigor en 1967. Desde entonces y hasta 2015, 103 países han ratificado el acuerdo y 89 países estaban a la espera de hacerlo.

En este tratado se establece que todas las actividades del espacio deberán regirse por la Ley Internacional, que establece el libre acceso al espacio y a todos los objetos celestes. Sin embargo, a la vez que se permite el libre acceso, el Tratado recoge que los objetos celestes no podrán ser reclamados por ningún estado o individuo. De esta manera, se entiende que todos los astros son propiedad conjunta de toda la humanidad y no podrán ser reclamados en propiedad ni vendidos.

Además de esto, el Tratado establece que en el espacio solo podrán desarrollarse actividades pacíficas, no se podrá contaminar y que los gobiernos de cada estado serán responsables de las actividades de sus compañías.

Solo la UAI puede poner nombre a las estrellas

Hasta ahora hemos aclarado que nadie puede poseer o comerciar con los objetos celestes. Pero, ¿y ponerles nombres? Aquí es donde entra la Unión Astronómica Internacional (UAI), que es el único organismo capaz de poner nombre a un cuerpo celeste.

Comprando estrellas – Ramiro Zardoya

De los cientos de millones de estrellas conocidas, solo son visibles a simple vista cerca de 6.000. Sin embargo, solo alrededor de 330 tienen nombres propios. La mayoría de las estrellas tienen nombres árabes (Albireo o Aldebarán), latinos (Bellatrix o Polaris) o griegos (Antares). Así, es muy difícil actualmente poner nombres nuevos a las estrellas. Tan solo, en ocasiones excepcionales, se establecen nuevas denominaciones como ocurrió con la estrella Cervantes, bautizada en 2015 por la UAI a través de una votación internacional. Por tanto, queda claro que el un único organismo capaz de gestionar y modificar la lista de nombres de estrellas es la UAI. De hecho, ellos mismos explican en su web que no es posible comprar una estrella ni ponerle nombre, por mucho que haya empresas que se dediquen a ello.

Tengan o no un nombre propio, todas las estrellas cuentan con su nombre de catálogo, es decir, todas están clasificadas unívocamente en catálogos estelares. Las empresas que “venden” nombres de estrellas tan solo registran el nombre por el que tú has pagado en un libro privado editado por ellos mismos. Evidentemente, este libro carece de ninguna validez científica y nadie va a utilizar jamás el nombre que tú le pongas a una estrella. Lo único que vas a tener es un papel con un título de propiedad ficticio.

No podrás encontrar “tu estrella”

Muchas veces, vienen personas a nuestras actividades que quieren que les ayudemos a localizar su estrella y observarla a través del telescopio. Es complicado quitar la ilusión a una persona que se ha gastado un dinero en algo que no tiene ningún valor. Y mucho más difícil es que reconozcan que han sido víctimas de una estafa. Pero, por desgracia, por mucho que queramos suavizar las cosas e intentar enseñarles “su estrella” es algo realmente difícil.

Observando el cielo con telescopio

Las estrellas más brillantes ya cuentan con su nombre oficial, por lo que estas empresas se dedican a “nombrar” estrellas muy débiles que difícilmente son visibles a ojo desnudo. Incluso desde un cielo completamente oscuro, una persona normal no va a ser capaz de localizar su estrella. Tan solo con telescopios avanzados con monturas computerizadas y con unas coordenadas precisas puede que consigas localizar la estrella. Pero probablemente su imagen te decepcione, ya que será un puntito muy débil entre muchos otros.

Quizá lo más sencillo para localizar una estrella sea recurrir a software específico como WorldWide Telescope o bases de datos especializadas como Simbad, pero no esperes que aparezca la estrella marcada con el nombre que tú has elegido.

Regalar astronomía

Si quieres tener un detalle bonito y regalar algo astronómico existen otras opciones. ¿Has pensado en compartir con esa persona una noche de observación astronómica, regalarle un curso de astronomía o visitar un planetario o un observatorio astronómico? Seguro que esa persona disfruta mucho más compartiendo una experiencia astronómica contigo. O si quieres completar el regalo con algo físico, también puedes regalar un meteorito auténtico. En muchas de nuestras actividades podrás ver y tocar auténticos meteoritos provenientes de la formación del Sistema Solar. Y, en ocasiones, también ofrecemos la posibilidad de llevarte contigo un trocito de una de estas rocas espaciales. A fin de cuentas, una experiencia compartida tendrá un gran valor sentimental y un meteorito un gran valor científico. De esta manera, seguro que triunfas con el regalo.

Meteorito auténtico para regalo

La entrada ¿Por qué no deberías comprar una estrella? se publicó primero en AstroAficion.

Una reflexión sobre las mujeres astroaficionadas

Lun, 11/02/2019 - 13:24

Seguramente hoy, 11 de febrero de 2019, escucharás en numerosos medios de comunicación y redes sociales hablar sobre el día de la mujer y la niña en la ciencia. Son muchos los actos, acciones y reivindicaciones que año tras año se realizan para potenciar la presencia de mujeres en este sector y reivindicar el papel que muchas mujeres tienen en el presente o tuvieron en el pasado.

Varios de mis compañeros me animaron a escribir un post para el día de hoy en el que hablar de las mujeres astrónomas pero, aunque la considero una tarea importante, es una lucha que debe hacerse durante todo el año y he preferido aprovechar la ocasión para plantear una pequeña reflexión sobre las mujeres astroaficionadas, que creo necesaria e interesante en este momento.

La astronomía, considerada según la RAE como la ciencia que estudia los astros, sus movimientos y las leyes que lo rigen, es un campo de estudio muy amplio que atañe tanto a profesionales como a aficionados. En AstroAfición hemos reivindicado en muchas ocasiones el papel que han tenido los aficionados en grandes avances y descubrimientos astronómicos, solo por mencionar a dos de ellos, quizás los más conocidos, Carolina y William Herschel fueron dos astroaficionados que se convirtieron en grandes astrónomos de obligada mención cuando hablamos de la historia de la astronomía.

Hoy en día, los avances en materia de astronomía nos han permitido democratizar una ciencia y ponerla al alcance de cualquier persona interesada. Disfrutar de nuestros cielos de forma recreativa o con una participación activa en desarrollos científicos (descubrimientos de super novas, observación de cometas, conteo de estrelllas… ) es más fácil que nunca. Gracias a ello cada año son más los aficionados que deciden adentrarse en este sector y comprar un telescopio, formarse o simplemente salir al campo con un planisferio a observar.

Es una realidad que la comunidad de aficionados a la astronomía ha crecido mucho en los últimos años ¿Pero ha crecido por igual en materia de género? Lo cierto es que, según mi experiencia y opinión (no me baso en ningún estudio sobre ello), no son pocas las mujeres que deciden disfrutar de la astronomía aficionada. Por suerte, en los eventos y encuentros puedo decir que no estoy sola, hablando de género, pues son otras muchas mujeres las que me acompañan, aún así, si nos fijamos en el número, por ahora siguen siendo comparativamente mayores los hombres astroaficionados con respecto a las mujeres y en la mayoría de las ocasiones son ellos los que toman la iniciativa y ellas comparten la afición por empatía. Por supuesto, hay excepciones, no podemos negarlo, pero en general, somos, estamos, pero podríamos ser más y con un papel mucho más activo.

Fuente Imagen: CIEMAT

No son pocas las ocasiones en las que, cuando coincidimos varios amigos astroaficionados, hablamos sobre este tema y nos preguntamos por qué. Sería muy aventurado por mi parte dar una respuesta y me parece equivocado dotar a las aficiones de un rol de género, pero, al igual que ocurre en otros sectores científicos, la presencia de la mujer sigue siendo minoritaria y hago mía (y a través de mi traslado la opinión de mis compañeros y de AstroAfición) la reivindicación que durante este día se hará por toda la comunidad científica. ¡Hay que hablar y normalizar la situación de la mujer en la ciencia para inspirar a muchas chicas a unirse a carreras científicas o a disfrutar de una afición como la astronomía!

Personalmente soy tremendamente feliz cuando a una actividad acude una chica joven o adolescente, que si ya han llegado hasta ahí, normalmente suelen estar muy ilusionadas y tienen muy claro que les gusta la astronomía, y se acercan a mi, me preguntan o me dicen que les encantaría estar trabajando en lo que yo hago. Me encanta ese momento porque quiere decir que hay esperanza y que poco a poco lo vamos logrando. Y que si yo, con el simple hecho de estar, ya puedo resultar una inspiración ¿Que no podríamos hacer todas si todas las mujeres que tuvieran un poco de inquietud se aventuraran a descubrir una afición tan bonita como esta?


Fuente imagen

Por eso, me gustaría animar a que todas y todos los aficionados que me leáis hagáis un esfuerzo por divulgar esta afición a vuestros amigos, familiares o conocidos, independientemente de que sean chicos, chicas, mujeres u hombres, que los invitéis a descubrir un mundo apasionante que, quizás, les es desconocido hasta el momento. Una oportunidad para que cada vez seamos más (mujeres y hombres) para reivindicar el papel de la astronomía y facilitar los avances científicos en esta materia.

Y no quiero terminar este post sin mencionar a quien quizás ha sido y es mi mayor referente como astroaficionada, a quien adoro y que representa un ejemplo a seguir de lucha y esfuerzo, hablo de Leonor Ana Hernández de AstroHita, una de las astrónomas que conozco con más pasión que lucha a diario desde el Complejo Astronómico de la Hita por reivindicar el papel de la mujer astrónoma y que se que está inspirando a muchísimas niñas y niños para que conozcan esta ciencia. Desde aquí mi aplauso para ella y para sus dos compañeros que se han unido a esta lucha y comparten un objetivo común.

¿Qué opináis vosotros sobre el papel de las mujeres astroaficionadas? ¿Deberíamos ser más? ¿Qué experiencia personal tenéis? Podéis dejar vuestras opiniones en los comentarios o en las redes sociales.

Imagen de portada : Fuente

La entrada Una reflexión sobre las mujeres astroaficionadas se publicó primero en AstroAficion.

El Sol y los anillos de los árboles

Jue, 07/02/2019 - 16:55

Nuestro Sol es una estrella, y como tal, en su interior se producen reacciones de fusión nuclear. Este proceso genera turbulentos movimientos de plasma cargado en la zona de convección, que juegan un papel muy importante en la producción de los intesísimos campos magnéticos de su superficie, los cuales arrojan al espacio de forma violenta una gran cantidad de materia a gran velocidad, junto con el constante —y menos energético— flujo del viento solar.

En la Tierra podemos ver su efecto gracias a las auroras polares. La corriente de radiación y partículas cargadas bañan todo nuestro sistema estelar.

El viento solar llega hasta los confines de nuestro Sistema Solar creando una burbuja gigante conocida como heliosfera. Crédito: NASA / IBEX / Adler Planetarium.

LOS RAYOS CÓSMICOS

Rayos cósmicos penetran en la atmósfera creando una lluvia de partículas secundarias. Crédito: Simon Swordy (U. Chicago), NASA.

A diferencia de la lluvia de partículas procedentes del Sol, una ingente cantidad de núcleos atómicos de gran energía, procedentes del medio interestelar, también golpean contra los cuerpos de todo lo que conocemos bajo la influencia de nuestra estrella.

A este tipo de radiación —de la que todavía no se conoce ni su procedencia ni su naturaleza, exactamente— se le denomina “rayos cósmicos”.

Estos rayos cósmicos, extremadamente energéticos —debido a su velocidad— penetran en nuestra atmósfera e interaccionan con las moléculas de la misma, desencadenando una cascada de partículas muy especiales para estudiar, precisamente, su naturaleza y lugar de origen.

CICLO SOLAR DE 11 AÑOS

Como hemos dicho antes, nuestro Astro Rey, genera unos intensos campos magnéticos en su superficie.

En 2001 la región activa 9393 albergó uno de los mayores grupos de manchas solares observado hasta la fecha. ¡El 30 de marzo de ese año el área de manchas solares dentro del grupo abarcó una superficie 13 veces superior a la de la Tierra! Crédito: Solar and Heliospheric Observatory.

Estos eventos electromagnéticos son visibles en la superficie del Sol. Se generan arbitrariamente unas manchas oscuras, que podemos ver a ojo desnudo desde la Tierra. De estas manchas surgen las eyecciones de masa coronal (así se denominan a las tormentas solares), que son las responsables directas de cuantificar la actividad del Sol (cuantas más manchas, más actividad; cuantas menos manchas, menos actividad).

Gracias al tiempo que se ha dedicado a la observación y cuantificación de estos oscurecimientos puntuales del disco solar —de varios siglos en el caso observacional y de varias décadas en el estudio de la radiación—, se ha llegado a la conclusión de que siguen un patrón de oscilación muy específico entre el máximo y el mínimo de unos 11 años.

LOS ANILLOS DE LOS ÁRBOLES

Los nucleones de los rayos cósmicos que llegan a nuestra atmósfera chocan contra los átomos de nitrógeno —que en ella se encuentran en un 78%— y los transforma en el famoso isótopo del carbono que utilizamos para la datación temporal, el carbono 14, el cual es absorbido por las plantas a través de la fotosíntesis y fijado en su interior durante miles de años.

Los anillos de los árboles nos sirven para determinar sus edades y diversas propiedades más asociadas a ellos. Pero en estos anillos también queda fijado ese carbono 14 que se produce en las interacciones que hemos descrito.

Midiendo la cantidad de carbono 14 que se encuentra en cada anillo, y sabiendo el tiempo transcurrido entre los anillos medidos, observamos una variación de la cantidad máxima y minima de este isótopo del carbono, en intervalos de 11 años, encontrados en estos círculos. ¿Casualidad?

Los científicos usan los anillos de los árboles como ‘relojes’ para estudiar, entre otras cosas, la cantidad de carbono 14 que se encuentra en cada uno de ellos. Gracias a esto, y debido a que cada anillo representa un año, podemos saber la cantidad de radiación cósmica que nos bombardeaba en cada época de nuestra historia.

EL VIENTO SOLAR COMO PATRÓN DE INTERFERENCIA

En tiempos de baja actividad solar, el escudo natural, se debilita y una mayor cantidad de rayos cósmicos llega hasta las regiones internas del sistema solar. Crédito de la ilustración: NASA.

Podría parecer una paradoja pero, precisamente, aquello con lo que nuestra estrella más daño nos podría causar a corto plazo y de una manera muy puntual (su atmósfera, que nos envuelve), es lo que nos protege, en cierta forma, de los rayos más energéticos que nos llegan de otras zonas de nuestra galaxia —y de otras galaxias.

Y es que sabemos que el viento solar sirve como escudo contra la radiación cósmica, que cada 11 años encuentra un máximo y un mínimo de resquicios para conseguir llegar hasta nuestras plantas y dejarnos, a aquellos que las observamos, impresionados por lo que nuestro Universo y la naturaleza es capaz de revelarnos.

La entrada El Sol y los anillos de los árboles se publicó primero en AstroAficion.

Planetario móvil de AstroAfición, planetario portátil en España

Dom, 03/02/2019 - 19:42

¿Quieres disfrutar de una actividad divertida, sorprendente y súper educativa? Con nuestro planetario móvil podrás vivir una experiencia única y aprender astronomía de una manera fácil y divertida.

¿Qué es un planetario portátil?


Un planetario es un lugar donde se realizan proyecciones astronómicas envolventes gracias a su sistema de proyección 360º. Es un espacio dedicado a la divulgación y en el que es posible observar recreaciones del cielo nocturno en diversos lugares de la Tierra y en diferentes momentos del año.

Las principales ciudades del mundo cuentan con planetarios fijos. Sin embargo, gracias a nuestro planetario portátil ya no tendrás que desplazarte. Llevamos el planetario a donde necesites para que puedas disfrutar de la astronomía como nunca antes. Y lo mejor, sin que tengas que salir de tu casa, tu oficina o tu colegio.

Nuestro planetario está formado por una cúpula hinchable de 5 metros de diámetro y un sistema de proyección envolvente. Estrenado en enero 2019, es el planetario móvil más moderno de España.

Contenidos y proyecciones del planetario de AstroAfición

Nuestro planetario móvil cuenta con la más avanzada tecnología de proyección full-dome. Gracias a un nuevo sistema de proyección central en 360º las imágenes proyectadas tienen una calidad y una nitidez superior a otros sistemas de proyección especular.

Dentro del planetario se puede representar el cielo de cualquier fecha tal como se vería en cualquier lugar del mundo. Es un sistema perfecto para contemplar un cielo estrellado sin salir de la ciudad e incluso sin que sea de noche.

Además, contamos con todo tipo de proyecciones, tanto en español como en inglés, sobre temas astronómicos y científicos: formación del Universo, un viaje por el Sistema Solar, contaminación lumínica, historia de la astronomía, auroras boreales, constelaciones y estrellas del cielo, movimientos del cielo y los planetas, etc.

Un planetario itinerante. Vamos donde tú quieras

El planetario móvil se puede desplazar a cualquier lugar de España. Tan solo es necesario que el lugar elegido cuente con un espacio de 6×6 metros y 3.4 metros de altura y una toma de luz. Su montaje es rápido, pudiendo estar listo en poco más de media hora.

Tiene una capacidad de aproximadamente 30 personas (35 niños o 25 adultos) y las proyecciones tienen una duración adaptable de entre 20 y 60 minutos. Gracias a su versatilidad es fácil atender a cientos de personas por día, por lo que el coste final por espectador es muy reducido.

No solo para colegios. Un planetario móvil para niños y mayores

Todas nuestras proyecciones están guiadas por astrónomos profesionales que adaptan el contenido a cualquier edad y resuelven las dudas e inquietudes de los asistentes. Nuestro planetario resulta interesante no solo para colegios sino también para adultos gracias a sus espectaculares proyecciones inmersivas.

Contamos con proyecciones adecuadas para niños de infantil, primaria, secundaria y bachillerato. Pero también ofrecemos proyecciones pensadas para un público adulto o familiar. Nuestro planetario no es solo para colegios e institutos, sino que también es una actividad muy interesante para Ayuntamientos, fiestas, centros comerciales, residencias, etc.

Además, las actividades en el planetario móvil se pueden completar con otro tipo de talleres de astronomía u observaciones con telescopio. Estas actividades de observación astronómica pueden ser nocturnas o solares y son el complemento perfecto para un día completo de astronomía.

La entrada Planetario móvil de AstroAfición, planetario portátil en España se publicó primero en AstroAficion.

Efemérides astronómicas: Febrero de 2019

Jue, 31/01/2019 - 23:29

Hola de nuevo, terminó otro mes y aquí estamos de nuevo, en esta ocasión para contaros las efemérides astronómicas del mes de febrero junto al resto de nuestras secciones habituales.

Como habréis podido comprobar en esta ocasión la foto de portada no guarda relación directa con la astronomía; el once de febrero se celebra el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia y desde AstroAfición queríamos sumarnos a su difusión por doble motivo. El más obvio es que en nuestra sociedad todavía queda mucho por recorrer en lo referente a igualdad entre hombres y mujeres, y últimamente viendo el panorama nacional es inevitable pensar que vamos a peor en vez de mejorar.

Esta desigualdad tiene un reflejo directo en la presencia de mujeres en el ámbito científico donde encontramos menos científicas de las que nos gustaría y muchas de las que existen luchan a diario contra todo tipo de prejuicios y dificultades de conciliación.

Como lo suyo es dar voz y visibilidad a la propuesta os dejamos en enlace a la web de la iniciativa donde podéis encontrar muchísima información y actividades. https://11defebrero.org/

El otro motivo es que la astronomía como ciencia se ha visto enormemente beneficiada con la aportación de grandes mujeres científicas que, en la mayoría de las ocasiones desde el anonimato, han hecho contribuciones de enorme importancia sin las que la astronomía hoy no sería lo que es.

Esto en sí mismo merece un artículo más extenso en donde podamos rendir tributo a todas esas mujeres y hacer nuestra pequeña aportación a su reivindicación histórica. Permaneced atentos porque sé de buena tinta que nuestra comunity manager/redactora Saray está tramando algo.

ECLIPSE LUNAR DEL 21 DE ENERO

En otro orden de cosas, algunos os preguntaréis si nos quedamos a ver el eclipse (la respuesta es sí), si mereció la pena (sí de nuevo) y si pasamos mucho frío (ufff….) Os dejamos unas fotos y sacáis vuestras propias conclusiones.

Dicho lo cual vamos con nuestras secciones de costumbre.

VISIBILIDAD PLANETARIA

Os adjuntamos la imagen del Sistema Solar a comienzos de mes. La podéis descargar y usar a voluntad.

Mercurio: Durante la primera semana se encontrará demasiado cerca del Sol para poder ser observado, desde comienzos de la segunda semana podremos buscarlo con dificultad justo después del atardecer y muy bajo en el horizonte oeste. Conforme avance el mes se irá separando del Sol, retrasando su ocaso respecto al de éste, por lo que sus condiciones de visibilidad irán mejorando, por lo que en ubicaciones en las que el horizonte oeste esté despejado podremos observarlo hasta hora y media después de la puesta del Sol.

Venus: Durante todo el mes será visible desde las últimas horas de la noche hasta que la luz del amanecer oculte su brillo.

Marte: Podremos verlo desde el atardecer, ya pasada su máxima altura, hasta aproximadamente la medianoche.

Júpiter: Será visible en las horas previas a la madrugada, donde permanecerá en el cielo hasta que lo oculte la luz del Sol. Conforme avance el mes irá adelantando su orto respecto a la medianoche.

Saturno: Situación similar a la de Júpiter, aunque su salida se producirá bastante más cerca del amanecer, por lo que la segunda quincena será la que nos facilite más tiempo de observación.

Urano: Visible desde el atardecer hasta la media noche. Conforme avance febrero irá adelantando su ocaso hasta que a final de mes se ocultará una hora antes de la medianoche.

Neptuno: Las condiciones de visibilidad de Neptuno serán menores que las de su gemelo helado; aunque también será visible desde el atardecer aparecerá mucho más bajo en el horizonte, por lo que a primeros de mes su ocaso se producirá en las primeras horas de la noche y en la última semana de febrero se encontrará demasiado cerca del Sol para poder observarse.

Como viene siendo habitual os dejamos por aquí las curvas de visibilidad más detalladas. Recordad que, al igual que en el texto, están calculadas para un observador situado en Madrid (40ºN) y muestran el horario local (UTC+1)

CONJUNCIONES

2 de febrero: Ocultación de Saturno por la Luna.

5 de febrero: Conjunción Luna-Mercurio. Separación +0°49’04”

7 de febrero: Conjunción Luna-Neptuno. Separación +3°41’23”

10 de febrero: Conjunción Luna-Marte. Separación +5°58’28”

11 de febrero: Conjunción Luna-Urano. Separación   +5°06’16”

13 de febrero: Conjunción Marte-Urano. Separación +0°58’32”. Máximo no visible desde Madrid.

18 de febrero: Conjunción Saturno-Venus. Separación +1°05’00”. Máximo no visible desde Madrid.

19 de febrero: Conjunción Mercurio-Neptuno. Separación +0°40’09”. Máximo no visible desde Madrid.

27 de febrero: Conjunción Luna-Júpiter. Separación +1°49’10”

COMETAS

Tras la ya esperada decepción (al menos en lo tocante a su observación visual) del cometa 46p/Wirtanen, nuestra propuesta para este mes es el recién descubierto cometa C/2018 Y1 (Iwamoto). Este cometa fue descubierto a finales de diciembre del pasado año y al principio generó bastante expectación pues los cálculos de brillo y órbita iniciales parecían indicar que se iba a aproximar mucho a la Tierra y en su máximo podría alcanzar una magnitud que permitiera su observación visual.

No obstante, conforme se han refinado los cálculos de su órbita estas previsiones se han desinflado bastante, ya que pasará bastante más lejos de la Tierra y el Sol de lo que inicialmente se esperaba.

En cualquier caso, durante el mes de febrero cruzará por varias constelaciones del zodiaco y estará bien situado en el cielo. Además, su perihelio se producirá el 7 de febrero, tan sólo unos días antes de su máxima aproximación a la Tierra el día 13, momento en el que si se cumplen los pronósticos podría llegara a alcanzar magnitud 8,5. A continuación os adjuntamos la carta de localización. Si hacéis click en la imagen podéis descarga en un tamaño adecuado para imprimirla.

Carta de localización del cometa
C/2018 Y1 (Iwamoto) en febrero de 2019 LLUVIAS DE METEOROS

En febrero la actividad meteórica es bastante baja, con pocas lluvias de meteoros menores entre las cuales sólo es reseñables una de ellas, que presenta su pico de actividad durante el mismo.

8 de febrero.  Alfa-centáuridas (102 ACE). Con actividad entre el 31 de enero y el 20 de febrero. El radiante se encuentra en la constelación de Centauro, lo que lo sitúa por debajo del horizonte para nuestras latitudes. No obstante, pese a su baja actividad, con THZ variable entre 5 y 20, presentan bastante interés por ser frecuentes las observaciones de espectaculares bólidos asociados a este enjambre.

EFEMÉRIDES ASTRONÓMICAS

La entrada Efemérides astronómicas: Febrero de 2019 se publicó primero en AstroAficion.

¿Sabías que…? El Sol como agujero negro

Mié, 30/01/2019 - 23:23

¿Sabías que si el Sol se convirtiese de repente en un agujero negro la mecánica celeste de nuestro sistema solar no variaría en absoluto?

No, nuestra Tierra no sería engullida, ni tampoco saldría despedida de su órbita. Los planetas y cuerpos de nuestro “barrio galáctico” continuarían su recorrido eterno como si nada hubiese ocurrido; si bien es cierto, no recibiríamos ningún tipo de radiación electromagnética, ya que los agujeros negros no la emiten (a excepción de la radiación de Howking), haciendo imposible la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta.

Agujero negro de una masa solar en el lugar que ocupa el Sol. Simulación realizada con el programa Universe Sandbox

Hay que tener en cuenta que para que una estrella se convierta en un agujero negro estelar ha de tener un mínimo de unas 20 masas solares (evidentemente nuestro Sol nunca podría), hecho que se produce después de una “explosión” de supernova de tipo II, cuya onda de choque probablemente destruiría, sino todo, gran parte del sistema estelar en cuestión.

Independientemente del tamaño, la densidad o la naturaleza de los objetos, la masa es la responsable de la ligadura orbital de los cuerpos entre sí. Un hipotético agujero negro creado a partir del Sol, con la misma masa de éste, tendría unos 5 kilómetros de diámetro (el diámetro del Sol es de 1,4 millones de km.), pero su atracción gravitatoria sería la misma.

A una escala mucho mayor, el agujero negro supermasivo situado en el centro de nuestra galaxia —con permiso del papel que desempeña la materia oscura en este marco— es el responsable de mantener unidas toda la ingente cantidad de estrellas que lo orbitan, incluyendo a nuestro Sol y a nosotros mismos con él.

La entrada ¿Sabías que…? El Sol como agujero negro se publicó primero en AstroAficion.

Curiosidades sobre auroras boreales

Mar, 22/01/2019 - 08:30

Ver la aurora boreal en directo es una de esas cosas que todos deberíamos hacer al menos una vez en la vida. Las sensaciones que se tienen al observar un espectáculo natural tan impresionante son difíciles de describir con palabras. Si tú también quieres observarla, ¡tenemos una sorpresa al final de este artículo!

Pero antes, estas son algunas curiosidades sobre nuestras queridas luces del Norte.

Los colores dependen de los átomos de nuestra atmósfera

Si piensas en las auroras seguro que se te vienen a la cabeza esas espectaculares fotos con ese color verdoso tan llamativo. El verde es el color más común de las auroras pero no es el único. En función de los diferentes elementos químicos de nuestra atmósfera mostrarán diferentes colores. 

Los colores de la aurora boreal

Por ejemplo, el color verde es producido por el oxígeno en capas bajas de nuestra atmósfera. No es el componente principal del aire que respiramos, pero sí el que más fácil resulta de ionizar por las partículas cargadas procedentes del Sol. A parte de los colores verdes, también podremos ver auroras con colores más rojos (oxígeno a mayor altura) o azulados (nitrógeno).

Son imposibles de predecir

Sí, es cierto, existen aplicaciones y servicios de alerta para saber cuándo es más probable que haya auroras. Y sí, gracias a los satélites que monitorizan el Sol podemos ver casi en directo las eyecciones de masa coronal (CME) dirigidas hacia la Tierra y, con eso, podemos saber que en 2-3 días habrá mayor probabilidad de ver auroras. Todo esto es cierto y podemos decir, de alguna manera, que se puede predecir la probabilidad de que aparezcan auroras y su intensidad. Pero, ten en cuenta que esto son ayudas y se basan en predicciones y estimaciones. No existe la seguridad de que vayan a verse y, mucho menos, podemos decir con certeza en qué momento serán más activas. Si alguna vez has visto auroras en directo habrás notado que en pocos minutos pueden pasar de ser una débil cortina de luz grisácea a mostrar un baile agitado de colores verdes, rosas y azules. Y, tal como vienen, de pronto pueden desaparecer en pocos segundos. Son impredecibles.

El Polo Norte (o Sur) no es el mejor sitio para verlas

Todos sabemos que para ver auroras hay que viajar a latitudes más elevadas. Países como Finlandia, Suecia, Noruega o Islandia son los habituales destinos más habituales para los cazadores de auroras. Pero, ¿y si seguimos viajando hacia el Norte las veremos aún mejor?

En contra de lo que se se cree, no por estar más cerca del Polo hay más probabilidad de ver auroras. De hecho, ver auroras desde el Polo Norte es muy poco probable. Los mejores sitios son aquellos situados en torno al círculo polar ártico. El campo magnético de la Tierra desvía las partículas cargadas del Sol y estas chocan con nuestra atmósfera en latitudes entre 60 y 75º habitualmente. Fíjate en los mapas de actividad y verás que la aurora forma un círculo alrededor del Polo.

Aurora alrededor del Círculo Polar Ártico

¡Buenas noticias! Si quieres ir a verlas, no hace falta viajar hasta el Polo Norte. Los países nórdicos serán el destino ideal para disfrutar del espectáculo.

Se lleva observando más de 4.000 años

El primer texto que describe una aurora boreal se remonta al año 2600 a.C. Este escrito de origen chino describe cómo Fu-Pao, la madre del Imperio Amarillo de Shuan-Yuan, vio fuertes luces moviéndose alrededor de la estrella Su, parte de la constelación Bei-Dou, que iluminaban todo el área.

Desde entonces, existen menciones a la aurora boreal en multitud de escritos: desde los textos de los vikingos hasta el Antiguo Testamento de la Biblia. Destaca por ejemplo la descripción del filósofo griego Aristóteles en su libro Los meteorológicos, publicado hace 2350 años. En él hablaba de unas «nubes brillantes» y una luz parecida a las llamas de los gases ardiendo.

Aurora boreal desde Finlandia, por @AstroAficion

Con el paso de los siglos, las luces misteriosas continuaron sin tener nombre. Finalmente, Galileo Galilei y Pierre Gassendi fueron testigos de una gran aurora en el siglo XVII y le otorgaron su nombre actual. El término de «aurora boreal», o «amanecer del norte», hace homenaje a “Aurora”, la diosa romana de las mañanas, y a Bóreas, nombre griego del viento fuerte.

No se pudo explicar su origen hasta 1908

Aunque son un fenómeno conocido desde hace mucho tiempo, no se ha conocido su origen hasta hace poco más de 100 años. A finales del siglo XVIII, Bejamin Franklin las observó en sus viajes por el atlántico y desarrolló una teoría que iba bien encaminada aunque no acertase del todo. Para Franklin las auroras se producían debido a las cargas eléctricas que se concentraban en las regiones polares. Pensaba que esas cargas se iban acumulando y aumentaban su energía hasta liberarse con fuerza en el aire, provocando esa luz en movimiento.

Pero no fue hasta principios del siglo XX cuando el científico noruego Kristian Birkeland descubrió qué las causaba. Birkeland postuló que las auroras eran generadas por las moléculas de gas de la atmósfera superior al ser excitados por una corriente magnética. Sin embargo, esta teoría no fue plenamente reconocida hasta 1960, mucho después de la muerte de Birkeland. De hecho, fue nominado al Premio Nobel numerosas veces pero nunca llegó a ganar. Aunque, de alguna manera, Birkeland sí que obtuvo cierto reconocimiento. Si viajas a Noruega verás que el billete de 200 coronas aparece Kristian Birkeland junto a una bola magentizada llamada “terrella” -un modelo de la Tierra con el que demostró cómo se creaban las auroras debido al campo magnético-. 

Kristian Birkeland en el billete de 200 coronas noruegas

En 1938 se vio una aurora boreal en España

¡También podemos ver auroras sin viajar al Círculo Polar! Es lo que ocurrió en España en 1938, en plena Guerra Civil. Muchos testigos hablan de unas luces difusas que se movían hacia el Norte. En un principio se pensó que era un incendio o una explosión, habituales en tiempos de guerra. Pero más adelante fuentes científicas explicaron que se trataba de una aurora polar

Ver una aurora en latitudes medias como las de nuestro país es altamente improbable, aunque no imposible. La última vez que pudo observarse una aurora en España fue el 14 de marzo de 1989 desde el norte de Galicia. Así que, si quieres verlas, lo mejor será preparar un viaje al Norte para observar la aurora boreal.

Existen auroras polares en otros planetas

Las auroras se producen en la Tierra gracias a que nuestro planeta cuenta con su propio campo magnético y una densa atmósfera. ¿Qué otros planetas tienen atmósfera y campo magnético? Efectivamente, todos los gigantes gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) son candidatos a tener auroras polares. 

Auroras fotografiadas en Júpiter

Si viajáramos a Júpiter, Saturno, Urano o Neptuno podríamos ver espectáculos similares al de la Tierra. Pero de momento nos tendremos que conformar con las fotos de la NASA de las auroras en Júpiter y Saturno o con viajar al círculo polar para verlas en directo con nuestros propios ojos.

Mitología y leyendas sobre las auroras

La aparición de las luces del norte ha estado siempre envuelta en un halo de misterio y temor. Durante muchos años las auroras han sido presagio de muerte y mala suerte. Por ejemplo, en Noruega no se permitía a los niños salir a la calle si había auroras por temor a que se los llevara. Estos son algunos de las historias y leyendas asociadas a las auroras por distintas tribus y poblaciones.

Los esquimales pensaban que eran luces de los espíritus que marcaban  el camino a las nuevas almas. Algunos incluso relatan historias de almas que jugaban a la pelota con un cráneo de morsa.

En Groenlandia, los aborígenes pensaban que eran las almas de bebés asesinados o muertos al nacer. A las auroras se les llama “alugsukat”, que significa nacimiento secreto.

Antiguos cuentos finlandeses hablan de un zorro ártico que encendía hogueras rozando su pelo contra la nieve. De hecho, este fenómenos se conoce en finlandés como “revontulet”, que significa fuego de zorro.

Los nativos americanos atribuían las luces a una gran variedad de cosas. Por ejemplo, los espíritus de los cazadores muertos, hogueras encendidas por enanos o incluso a un adorable gigante pescando en el mar. También se creía que eran espíritus, por lo que aprovechaban para silbar y susurrar mensajes para sus difuntos.

En las culturas china y japonesa todavía se cree que los bebés concebidos debajo de una aurora tendrán suerte y un buen aspecto.

En el norte de Suecia se pensaba que la luz era provocada por grandes bancos de arenques. Por eso, la aurora era un presagio de que los pescadores traerían una buena captura.

Para los vikingos, la aurora boreal era producida por los reflejos sobre las armaduras de las valkirias.

Puedes viajar a verlas con nosotros

¿Quieres disfrutar en vivo de este espectáculo? Ahora puedes viajar con nosotros para observar la aurora boreal. AstroAfición, en colaboración con PANGEA The travel store, os ofrece este viaje a Suecia para observar la aurora boreal desde uno de los mejores lugares del planeta, la Aurora Sky Station. Un viaje único en el que irás acompañado de uno de los expertos monitores de AstroAfición, quien se encargará de guiar la observación con explicaciones y curiosidades. Además, os ayudará a tomar fotos espectaculares con vuestra cámara para que podáis guardar un recuerdo imborrable. 

Próximo viaje: Suecia – marzo 2019

¡Todavía hay plazas libres!

Aurora boreal desde Noruega. AstroAfición 2018

La entrada Curiosidades sobre auroras boreales se publicó primero en AstroAficion.

Eclipse total de Luna 20-21 de enero

Vie, 18/01/2019 - 00:31

Tal como os prometimos aquí tenéis un artículo dedicado por completo al próximo eclipse de Luna, que tendrá lugar entre los días 20 o 21 dependiendo del lugar del planeta en que nos encontremos.

Luna de perigeo o “Superluna”

Este eclipse promete ser un buen espectáculo, ya que junto a la posibilidad de poder ver el eclipse total se suman las características concretas de este plenilunio. Y es que nuestro satélite se podrá apreciar con algo más de tamaño del habitual, al encontrarse esta en su perigeo. Los aficionados a la astronomía somos reacios a usar el término “superluna”, ya que puede dar la sensación de que el tamaño de esta será muy superior al habitual, algo a lo que han contribuido para mal algunos medios de comunicación y, sobre todo, internet.

Pongamos esto en contexto. La Luna en su rotación alrededor de la Tierra describe una órbita elíptica, por lo que su distancia a la Tierra no es constante. Cuando se encuentra más alejada de nosotros se denomina apogeo y en ese momento su distancia hasta el centro de la Tierra es de aproximadamente 405400 km. Por el contrario, su punto más cercano a nosotros se denomina perigeo y sitúa a nuestro satélite a “tan solo” 362600 km del centro del planeta. Por esta razón, el brillo y el diámetro aparente con el que observamos a la Luna en el cielo tampoco es fijo, sino que varía aproximadamente un 30% en brillo y un 13% en tamaño.

Para ilustrar esto mejor os adjuntamos un fotomontaje realizado por Paco Bellido, uno de los mejores astrofotógrafos de nuestros lares. Si no conocéis su trabajo os recomendamos que le echéis un vistazo, es excelente.

Entendiendo los eclipses de Luna

Una vez aclarado este asunto vamos a describir cómo se produce un eclipse de luna. Lo primero que debemos saber es que todos los eclipses de Luna se producen en fase de Luna Llena, esto es siempre así ya que para que el eclipse tenga lugar es necesario que la Tierra se interponga justo entre el Sol y la Luna, de forma que la sombra de nuestro planeta se proyecte sobre la superficie de la Luna.

P. Entonces , si cada vez que hay Luna llena la Tierra se encuentra entre el Sol y nuestro satélite, ¿por qué no hay un eclipse de Luna cada vez que hay Luna llena?

R. La respuesta es que el plano sobre el que la Luna órbita en torno a nuestro planeta no es igual al plano sobre el que la Tierra órbita alrededor del Sol. De hecho, el plano orbital de la Luna está inclinado 5º respecto al de la Tierra. Esta pequeña desviación es suficiente para que sólo algunos meses se produzca una alineación perfecta entre el Sol, la Tierra y la Luna. Con estos dos esquemas podrás entenderlo mejor.

Posición Sol- Tierra – Luna durante un eclipse lunar

 

Comparación entre la órbita terrestre y la lunar

 

P. De acuerdo, ya está claro qué posición tienen que tener los tres astros y por qué no se produce un eclipse en cada Luna llena. Pero ¿por qué algunos eclipses son totales y otros no?

R. La explicación es sencilla, para que un eclipse sea total la Luna debe cruzar toda ella por la zona de sombra proyectada por la Tierra, y en ocasiones sólo lo hace parcialmente, por lo que vemos cómo se oscurece una parte de la Luna mientras el resto permanece iluminado.

P. Ya, pero… ¿por qué vemos la Luna de color rojo?

R. Por el mismo motivo por el que vemos rojo el cielo al atardecer, la poca luz que está iluminando la Luna durante la fase de totalidad del eclipse está muy filtrada por nuestra atmósfera, por lo que sólo la parte de la luz formada por las longitudes de onda más largas llega hasta nuestro satélite, y esta parte del espectro es la que nuestros ojos perciben como los tonos rojos y anaranjados.

P. Vale, pero eso es solo en un momento concreto, ¿verdad? Entonces, ¿cuáles son las distintas fases de los eclipses?

R. Sí, existen diferentes fases. Esto es así porque no todo el cono de sombra que proyecta la Tierra sobre la Luna es igual de “oscuro”. La zona central es lo que se denomina umbra y es la zona que produce el mayor oscurecimiento. Las partes externas se llaman penumbra y en esta zona la Luna se oscurece menos, hasta el punto de que en ocasiones es difícil percibirlo. En este dibujo puedes ver y entender las distintas fases de los eclipses.

Diagrama_de_contactos_en_un_eclipse_lunar

Fases de un eclipse
  • P1 (Primer contacto): Comienzo del eclipse penumbral. La Luna toca el límite exterior de la penumbra terrestre.
  • U1 (Segundo contacto): Comienzo del eclipse parcial. La Luna toca el límite exterior de la umbra terrestre.
  • U2 (Tercer contacto): Comienzo del eclipse total. La superficie lunar entra completamente dentro de la umbra terrestre.
  • Máximo del eclipse: Etapa de mayor ocultación del eclipse. La Luna está en su punto más cercano al centro de la umbra terrestre.
  • U3 (Cuarto contacto): Fin del eclipse total. El punto más externo de la Luna sale de la umbra terrestre.
  • U4 (Quinto contacto): Fin del eclipse parcial. La umbra terrestre abandona la superficie lunar.
  • P2 o P4 (Sexto contacto): Fin del eclipse penumbral. La Luna escapa completamente de la sombra terrestre.
Eclipse de Luna 20 – 21 enero 2019

A continuación, incluimos la información específica del eclipse lunar del día 21 de enero de 2019. Al contrario de lo que ocurrió con el último que pudimos disfrutar el pasado verano, en esta ocasión el eclipse comenzará con la Luna bastante alta en el cielo. Por tanto, será mucho más sencillo seguir e incluso fotografiar el evento. Otra ventaja añadida es que la fase de totalidad no estará tan afectada por la atmósfera como en el anterior eclipse, por lo que podremos obtener imágenes mucho más nítidas.

No obstante, es muy recomendable elegir bien el lugar de observación. Sobre todo para asegurarnos de que contamos con un cielo amplio para poder seguir el eclipse en su totalidad, ya que el final del mismo se producirá muy cerca del horizonte e incluso un poco por debajo del mismo en función de nuestra posición geográfica.

En este caso, los países de latino américa podrán observar el eclipse en su totalidad. Por otro lado, España se encuentra en el límite, por lo que las últimas fases del eclipse serán con la Luna ya muy baja en el horizonte. En este mapa podéis ver las zonas de visibilidad del eclipse.

Mapa de visibilidad del eclipse lunar del 21 de enero de 2019

 

Horario y fases del eclipse de Luna desde Madrid

Por último os adjuntamos una tabla a modo de ejemplo con los momentos más importantes del eclipse. ¡OJO!, vamos a usar el horario local CET (UTC+1) y la altura está calculada para un observador situado en Madrid. Para conocer los datos exactos de vuestra localización podéis usar el siguiente enlace y elegir el país y la localización más cercana.  https://www.vercalendario.info/es/luna/espana-21-enero-2019.html#Madrid

03:36 COMIENZA EL ECLIPSE PENUMBRAL (P1). ALTITUD DE LA LUNA: 54,2º

04:33 COMIENZA EL ECLIPSE PARCIAL (U1). ALTITUD DE LA LUNA: 44.1º

05:41 COMIENZA EL ECLIPSE TOTAL (U2). ALTITUD DE LA LUNA: 31,7º

06:12 MÁXIMO DEL ECLIPSE. ALTITUD DE LA LUNA: 26,0º

06:43 FINALIZA EL ECLIPSE TOTAL (U3). ALTITUD DE LA LUNA: 20,3º

07:50 FINALIZA EL ECLIPSE PARCIAL (U4). ALTITUD DE LA LUNA 8,3º

08:44 OCASO LUNAR.

08:48 FINALIZA EL ECLIPSE PENUMBRAL (P2). LUNA POR DEBAJO DEL HORIZONTE.

 

Esto es todo, sólo nos queda desear que las nubes se porten bien y nos permitan disfrutar del espectáculo. Feliz eclipse a todos.

La entrada Eclipse total de Luna 20-21 de enero se publicó primero en AstroAficion.

¿Sabías que…? La inflación cósmica

Dom, 13/01/2019 - 13:25

Comenzamos, con ésta, una nueva serie de entradas en el blog en las cuales iremos zambulléndonos y desgranando muchas de las maravillas y, sobre todo, curiosidades que nuestro increíble y vasto Universo comenzó a mostrar justo en el momento en el que nació.

La serie consistirá en entradas considerablemente más escuetas que las habituales, en las que la idea es llegar a todos vosotros de una manera rápida, directa, clara y concisa sin importar el tema del que se esté hablando.

Como bien habrás comprobado al leer el título de esta entrada, cada vez que leas ese “¿Sabías que…?”, tendrás que tener presente que lo que vas a leer a continuación no te va a dejar indiferente…

Y sin más preámbulos, y hecha ya la presentación, vamos a comenzar, como no, por el principio… Y es que, en el comienzo de todo…

¿Sabías que, nada más nacer, hubo un momento en el que nuestro Universo creció 90 órdenes de magnitud (potencia de 90) en una mil millonésima de segundo?

Así es, se le llama era inflacionaria, y es como si un grano de arroz creciese hasta el tamaño de nuestro Sol (1,4 millones de km.) en ese tiempo (0,0000000001 segundos).

Probablemente te puedas preguntar cómo diantres se sabe eso, y no es para menos. Pero es que para explicar muchas de las características del Universo que podemos observar hoy en día, debemos apoyarnos en la teoría de la inflación cósmica, que consiste en esa crecida exponencial —de la que hemos hablado— que se originó debido a la excitación de un campo cuántico llamado inflatón.

La inflación como solución:

La inflación resuelve y se ajusta perfectamente a conceptos como, por ejemplo, el de por qué no observamos una curvatura apreciable del Cosmos a pesar de la gran cantidad de materia y energía que en él se hallan —junto con la gran cantidad de tiempo que lleva expandiéndose—, que debería hacer que el Universo hubiera adquirido una curvatura apreciable.

Esto nos hace pensar que en el pasado, esa curvatura, tuvo que ser mucho menor, increíblemente menor; concretamente 60 órdenes de magnitud menor. La inflación “alisó” cualquier tipo de curvatura que hubiese anterior a ella.

Otra de las grandes cuestiones era por qué todas las zonas del Cosmos tienen las mismas propiedades si hay zonas tan alejadas entre sí que nunca han podido comunicarse entre ellas para transferirse información.

Pero ahí está la teoría inflacionaria para explicarnos que todo lo que vemos hoy en día a gran escala (galaxias, cúmulos de galaxias, supercúmulos de galaxias…) estuvo conectado causalmente, antes de la inflación, a nivel cuántico. Es decir, las fluctuaciones cuánticas en el inflatón explican la existencia de galaxias después de la inflación.

La entrada ¿Sabías que…? La inflación cósmica se publicó primero en AstroAficion.

Efemérides astronómicas: Enero de 2019

Lun, 31/12/2018 - 09:30

Bienvenidos otra vez y casi feliz año nuevo. Al parecer nuestro planeta está a punto de completar otra vuelta alrededor de su estrella. Los motivos por los que se toma como referencia la posición del planeta en su órbita el 1 de enero no guardan relación alguna con la astronomía y ni siquiera es algo común a todas las culturas de nuestro planeta. Como dato curioso cabe decir que en realidad en 365 días no hemos completado una vuelta entera alrededor del Sol, ya que el año sidéreo en realidad comprende 365 días 6 horas 9 minutos y 9,7632 segundos.

Una vez precisado esto volvamos con el mes de enero que en esta ocasión nos trae varias cosas interesantes como son la lluvia de meteoros más numerosa del año, un eclipse solar parcial, sólo visible desde una estrecha franja de la parte oriental de Asia, y un eclipse lunar el día 21 que sí será visible en todo el continente americano y buena parte de los continentes europeo y africano. Conforme se vaya acercando la fecha iremos publicando más información con detalles del mismo, “permanezcan atentos a sus pantallas”.

VISIBILIDAD PLANETARIA

Como siempre comenzamos esta sección con una simulación del Sistema Solar a comienzos de mes, podéis descargar la imagen para usarlo como fondo de pantalla.

Sistema solar en enero de 2019

Mercurio. Será visible justo antes del amanecer durante los diez primeros días del mes, a partir de ese momento se encontrará demasiado cerca del Sol para poder apreciarse.

Venus. El orto del planeta se producirá en las últimas horas de la madrugada. A principios de mes esto ocurrirá casi cuatro horas antes del amanecer, pero este tiempo se irá recortando hasta poco menos de tres horas a finales de enero.

Marte. Al atardecer ya podremos encontrar a Marte, que alcanzará su máxima altura en el intervalo entre el ocaso civil y el astronómico. Desaparecerá por el horizonte en torno a la medianoche.

Júpiter. La máxima autoridad del panteón romano es otro de los planetas que podremos ver antes de la salida del Sol. En este caso su ocaso variará entre las seis y media de primeros de mes y las cinco de los últimos días de este, contempladas en horario europeo central (UTC+1).

Saturno. En este momento el planeta se encuentra tan cerca del Sol que durante la primera quincena del mes no será posible observarlo, al encontrarse oculto entre las luces del alba. El resto del mes podremos atisbarlo brevemente justo antes del amanecer, tan bajo en el horizonte que la atmósfera va a condicionar mucho la calidad de la observación.

Urano. El planeta presentará unas condiciones de visibilidad parecidas a las de Marte; en la primera parte de la noche alcanzará su máxima altura y su ocaso se producirá entre tres y una horas pasada la medianoche de los días uno y treinta y uno del mes respectivamente. Lógicamente la similitud respecto a Marte es sólo temporal ya que, a diferencia de este, observable a simple vista, necesitaremos valernos de un telescopio para poder contemplar a Urano.

Neptuno. Las condiciones de observación de Neptuno son parecidas a las de su gemelo helado, con la salvedad de que el ocaso del planeta se producirá entre una y tres horas antes de la medianoche respecto al comienzo y el final del mes.

Como viene siendo costumbre a continuación os adjuntamos las curvas de visibilidad, más detalladas, para aquellos de vosotros que las necesitéis. Recordad que están calculadas para un observador situado en latitud 40ºN y el tiempo está expresado en horario CET (UTC+1).

Curvas de visibilidad planetaria en enero de 2019 CONJUNCIONES

1 de enero. Alineación de Mercurio, Júpiter, Venus y la Luna. Venus y la Luna se situarán a tan sólo 0.9°.

3 de enero. Conjunción Júpiter-Luna (d = 2.4°).

4 de enero. ConjunciónMercurio-Luna (d = 2.3°).

12 de enero. Conjunción Marte-Luna.

22 de enero. Conjunción Venus-Júpiter (d = 2.4°).

31 de enero. Alineación de Venus, la Luna y Júpiter.

COMETAS

Tras el cercano paso del cometa 46/P Wirtanen vamos a centrar nuestra atención en otro objeto, el cometa 64P/Swift-Gehrels. Este cometa ya se encuentra perdiendo brillo y durante el mes de enero tendrá una magnitud superior a 9, por lo que sólo será asequible con telescopios y cielos razonablemente oscuros. No obstante, durante el mes de enero va a estar en una zona del cielo fácil de identificar. El inconveniente es que la posición de la Luna puede dificultar su observación, por lo que conviene comprobar que en los días elegidos esto no sea una molestia. Junto a la habitual carta de localización os incluimos un link con la posición en directo del cometa, podéis acceder a ella aquí

Carta de localización del cometa 64P/Swift-Gehrels  en enero de 2019 LLUVIAS DE METEOROS

Durante el mes de enero podemos disfrutar de las Cuadrántidas que es, junto a las pasadas Gemínidas, la lluvia de meteoros más activa, con THZ de 120.

Presenta actividad entre los días uno y cinco de enero y su máximo previsto se producirá el día tres.

Posee un enjambre muy nutrido, aunque su asteroide progenitor 2003 EH1 tiene una trayectoria prácticamente perpendicular al plano orbital de la Tierra, lo que motiva que lo atravesemos completo en muy poco tiempo. Al ser el novilunio el día 6 de enero las condiciones de observación serán muy favorables.

El radiante se encuentra entre las constelaciones de Draco y Bootes, desde donde es posible observar unos meteoros que se caracterizan por su gran brillo y velocidad media que dejan persistentes trazas en el cielo y una alta posibilidad de producir bólidos.

Como propina durante la misma noche es posible observar también los meteoros que se producirán al atravesar la Tierra el enjambre de partículas que dejó el cometa 46P/Wirtanen en su paso de 1974, aunque no se espera mucha actividad asociada.

Radiante de la lluvia de meteoros de las Cuadrántidas (QUA) EFEMÉRIDES ASTRONÓMICAS

1 de enero

Conjunción Luna-Venus (d = 0.9°). Máximo no visible desde Madrid

2 de enero

Conjunción de Saturno con el Sol (Distancia geocéntrica:11.04347 U.A.)

3 de enero

Perihelio terrestre, mínima distancia al Sol. 0.983 UA

Conjunción Luna-Júpiter (d = 2.4°)

4 de enero

Máximo de Cuadrántidas (lluvia de meteoros, THZ 120)

Conjunción Luna-Mercurio (d = 2.3°). Máximo no visible desde Madrid

5 de enero

Mínima declinación de la Luna

Conjunción Luna-Saturno (d = 0.4°). Máximo no visible desde Madrid

6 de enero

Luna nueva

Eclipse solar. (Parcial, mag 0.72, saros 122, eclipse 58/70, inex 76. No visible desde Madrid).

Máxima elongación oeste de Venus (47.0°)

9 de enero

Apogeo lunar (Distancia geocéntrica: 406117 Km | Iluminación: 8.6%)

11 de enero

Conjunción Luna-Neptuno (d = 3.3°). Máximo no visible desde Madrid

13 de enero

Conjunción Mercurio-Saturno (d = 1.7°)

Fenómeno Lunar Transitorio Lunar-X

14 de enero

Luna en cuarto creciente

20 de enero

Máxima declinación de la Luna

21 de enero

Eclipse total de Luna.

Luna llena (Distancia geocéntrica:357715 Km.)

Luna en el perigeo. (Distancia geocéntrica: 357342 Km | Iluminación: 99.4%)

22 de enero

Conjunción Venus-Júpiter (d = 2.4°). Máximo no visible desde Madrid

27 de enero

Luna en cuarto menguante

28 de enero

Fenómeno Lunar Transitorio Lunar-X

30 de enero

Conjunción Luna-Júpiter (2.8°).

31 de enero

Conjunción Luna-Venus (0.1°).

La entrada Efemérides astronómicas: Enero de 2019 se publicó primero en AstroAficion.

La leyenda de la estrella Sikuliaqsiujuittuq

Mar, 11/12/2018 - 15:33

Sikuliaqsiujuittuq es el nombre que le dan los Inuit a Procyon (α-CMi), la estrella más brillante de la constelación del Can Menor que, junto con Gomeisa (β-CMi, mirzam al-ghumaisa “la faja de la mujer soñolienta”), son las dos estrellas que nos marcan la posición de dicha constelación.

Sikuliaqsiujuittuq significa “el que nunca pisa el hielo recién formado”. Representación de Canis Minor por Johann Elert Bode (el mismo de la Galaxia de Bode).

Y detrás de este nombre impronunciable hay una historia que me encantará relataros.

Hace mucho tiempo vivió un hombre llamado Sikuliaqsiujuittuq,
que estaba bien entrado en carnes. Tal era su enormidad que ninguna mujer quería casarse con él. Pero no era el único, a su hermana le ocurría lo mismo, por lo que con el tiempo acabaron viviendo juntos.

Siku (para los amigos) tenía un miedo atroz a caminar por encima del hielo. Ya que temía que este se partiese bajo sus pies haciéndolo caer a las gélidas aguas y acabando así con su vida.

Y es por este motivo por lo que se negaba a salir de caza, lo que obligaba a los demás a proporcionarle alimento. Tony Hisgett from Birmingham, UK

Con el tiempo esta situación generó un enfado tremendo en el pueblo, imaginad la situación. Tener que salir a cazar bichos como focas y osos con los riesgos para la salud que ello conlleva y alimentar a otra persona perfectamente sana que no colabora con la caza.

Hartos de alimentarlo, los cazadores, urdieron un plan de venganza y convencieron a Siku para salir a cazar por primera vez, se aseguraron de que el hielo fuese lo suficientemente grueso para que no se asustase y marcharon hacia la zona de caza.

La primera noche que pasaron fuera de sus hogares, los cazadores, engañaron a Siku diciéndole que la primera noche que uno sale a cazar por primera vez ha de tener las manos atadas a la espalda para evitar moverse y caer al agua.

Siku, que no había desconfiado nunca de ellos y que temía caer al agua, aceptó.

Aprovechando que este estaba profundamente dormido y con las manos atadas a la espalda, los cazadores lo apuñalaron hasta su muerte, dejando bajo su cuerpo una gran mancha de sangre.

Sikuliaqsiujuittuq o Procyon es una estrella que se puede observar salir por el horizonte bien entrado el invierno boreal (cuando los hielos son gruesos), con cierto tono anaranjado…. color sangre….
cuando está a escasos grados sobre el horizonte, aunque cuando toma altura y los efectos de la dispersión desaparecen se torna blanco-amarilla (clase espectral F5IV-V). Es la séptima estrella más brillante (o gorda) del cielo.

¡Buenos cielos!

La entrada La leyenda de la estrella Sikuliaqsiujuittuq se publicó primero en AstroAficion.

El horóscopo y la astronomía

Mié, 05/12/2018 - 10:48

Existen algunas constelaciones que son bien conocidas por todo el mundo: Sagitario, Scorpio, Leo… Son las constelaciones zodiacales. En este artículo vamos a ver qué relación tienen estas constelaciones con el horóscopo y veremos que probablemente tu signo del zodiaco no es el que tú pensabas.

La astrología no es astronomía

Antes de nada conviene recordar que la astronomía y la astrología son cosas muy diferentes. La astronomía se basa en el análisis científico del cosmos, mientras que la astrología busca predecir el futuro o el comportamiento humano a través de las posiciones de los astros. Aunque en su origen ambas disciplinas estuvieran relacionadas, actualmente la astronomía y la astrología no tienen nada que ver.

La astronomía y la astrología son disciplinas muy diferentes

¿Qué es el horóscopo?

Antes de adentrarnos más en este tema, es importante comprender qué es el horóscopo y cuál es su origen.

El horóscopo se define como el procedimiento adivinatorio que consiste en predecir el futuro a partir de la interpretación de la posición relativa de los planetas del sistema solar y de los signos del zodiaco en el momento de su nacimiento.

Para comprender esta definición es necesario entender qué es el zodiaco y qué quiere decir eso de “posición relativa de los planetas”. Así pues, el zodiaco es una banda de ± 9º a ambos lados de la eclíptica. Su origen viene del griego zoodiakos [kyklos] y significa “rueda de los animales”.  Esta banda no es fija, ya que se desplaza ligeramente con respecto a la bóveda celeste debido al movimiento de precesión de la Tierra. Por su parte, la eclíptica es la línea que dibuja el Sol en su movimiento aparente en el cielo, es decir, la eclíptica es la representación del plano orbital de la Tierra sobre la esfera celeste.

Las constelaciones zodiacales

Las constelaciones zodiacales son simplemente aquellas que se ubican en la franja del zodiaco. Por tanto, el Sol en su movimiento a lo largo del año va recorriendo cada una de estas constelaciones. Así pues, si naciste en octubre, decimos que tu signo zodiacal es Virgo puesto que el Sol se encontraba sobre la constelación de Virgo en ese momento.

 

La posición del Sol en el cielo marca los signos zodiacales

Sin embargo, debido a la precesión terrestre, la posición de la eclíptica va cambiando con el paso de los años. De esta forma, el zodiaco se va también desplazando y actualmente no coincide con el zodiaco clásico. En la actualidad, el Sol transita por cada una de las constelaciones zodiacales entre estas fechas:

  • Capricornio: 20 de enero – 16 de febrero
  • Acuario: 16 de febrero – 11 de marzo
  • Piscis: 11 de marzo – 18 de abril
  • Aries: 18 de abril – 13 de mayo
  • Tauro: 13 de mayo – 21 de junio
  • Géminis: 21 de junio – 20 de julio
  • Cáncer: 20 de julio – 10 de agosto
  • Leo: 10 de agosto – 16 de septiembre
  • Virgo: 16 de septiembre – 30 de octubre
  • Libra: 30 de octubre – 23 de noviembre
  • Escorpión: 23 de noviembre – 29 de noviembre
  • Ofiuco: 29 de noviembre – 17 de diciembre
  • Sagitario: 17 de diciembre – 20 de enero

Quizá hayas notado que las fechas no coinciden con las marcadas por el horóscopo. O incluso te habrás dado cuenta que, en realidad, hay 13 constelaciones zodiacales.

Tu signo zodiacal no es el que creías

Desde la antigüedad el ser humano ha contemplado el firmamento buscando respuestas entre esos puntitos brillantes que pueblan las noches. Aunque las civilizaciones antiguas no tuvieran grandes herramientas ni conocimientos científicos, sí eran muy observadores y se esforzaban en dar sentido al cielo a través de la observación detallada. Con el paso del tiempo, se trató de relacionar las posiciones cambiantes de las estrellas y constelaciones con diferentes acontecimientos históricos o naturales. Por ejemplo, resultaba útil saber que la aparición de Sirio en el cielo matutino marcaba que la crecida del río Nilo era inminente.

Poco a poco, se trató de relacionar estas predicciones con el comportamiento humano. Para ello, hace 3.000 años, los babilonios dividieron el cielo en 12 partes iguales, asociando cada una de estas secciones con una constelación del zodiaco. Fue entonces cuando se decidió no incluir a Ofiuco en esta clasificación, aunque era bien sabido que era también una constelación zodiacal. Sin embargo, establecer 13 zodiacos no encajaba con su calendario, que contaba con 12 meses basados en los ciclos lunares. Por no decir que el número 13 no era signo de buena suerte ya desde entonces…

La constelación de Ofiuco no se incluyó originalmente en el Zodiaco

12 meses, 12 signos zodiacales

De esta forma, se crearon 12 signos zodiacales repartidos en sus 12 meses lunares. Pero incluso entonces estos ciclos no coincidían exactamente con la posición del Sol sobre estas constelaciones. Así, el Sol pasaba por Virgo durante 45 días pero solo transitaba Scorpio durante una semana. Y, por supuesto, ignoraron que el Sol también recorría la constelación de Ofiuco durante 18 días al año.

No vamos a entrar a valorar que la posición aparente del Sol en el cielo en un momento concreto de nuestra vida pueda ejercer una influencia sobre nuestra personalidad o nuestro futuro. Cada uno es libre de creer lo que quiera. Pero al menos, que actualice los datos y consulte realmente dónde estaba el Sol cuando nació. Puede que se lleve una sorpresa… ¿Hay algún Ofiuco por aquí? ¿Dónde va a poder consultar su horóscopo?

Si quieres saber más sobre las constelaciones, sus historias y leyendas, acompáñanos en una de nuestras salidas de Mitología y Astronomía.

La entrada El horóscopo y la astronomía se publicó primero en AstroAficion.

Los mejores regalos para un aficionado a la astronomía

Lun, 03/12/2018 - 13:00

Se acercan las navidades y andamos todos como locos buscando regalos originales para sorprender. Y es que no es tan fácil encontrar un regalo especial con el que acertar. Pero si quieres hacer un regalo a un astrónomo aficionado, echa un vistazo a esta guía de qué regalar a un aficionado a la astronomía.

Los mejores regalos para un aficionado a la astronomía

En esta lista encontrarás actividades culturales y de ocio, libros, ropa y accesorios que todo aficionado a la astronomía necesita. Esperamos poder ayudarte en la búsqueda del regalo perfecto para ese aficionado (o aficionada) a las estrellas al que no sabes qué regalar.

Libros de astronomía

La astronomía es una afición sin límites. Y si algo tenemos en común todos los aficionados a la astronomía, es que siempre intentamos continuar aprendiendo y descubriendo nuevas cosas. Tanto si quieres hacer un regalo a un recién iniciado en este mundo como a un astrónomo con experiencia, seguro que encuentras un buen libro para regalar en nuestro artículo de Los mejores libros de iniciación a la astronomía. De hecho, hace poco ampliamos nuestro listado de recomendación en este otro artículo. No tienes excusa, seguro que encuentras el libro ideal con el que sorprender a esa persona. Hay guías del cielo, atlas astronómicos, libros de observación lunar, planetaria o incluso de astrofotografía.

Un buen libro puede ser un regalo excelente por sí solo. Pero además, te recomendamos esta Guía del Cielo 2019 como complemento para alguna de estas otras propuestas.

Regalar un telescopio: Su primer telescopio

Si quieres ir un paso más allá, también puedes regalarle su primer telescopio. Es un regalo difícil, ya que existen multitud de modelos y la elección puede ser complicada. Así que antes de lanzarte a la compra de un telescopio, echa un vistazo a nuestra guía Qué telescopio regalar: el primer telescopio. Evidentemente, no va a ser un regalo barato y, corremos el riesgo de regalar algo muy básico y que acabe olvidado en un trastero por no cumplir con las expectativas. Por eso, siempre recomendamos hacer el Curso de Iniciación a la Astronomía antes de tomar la decisión de comprar un telescopio. En un curso podrás ver y probar diferentes modelos y decidir cuál es el que más se adapta a ti.

Telescopios de iniciación básicos con alto riesgo de no cumplir las expectativas iniciales

Experiencias astronómicas con AstroAfición

La astronomía se disfruta mucho más en compañía. En nuestras actividades podrá aprender, divertirse y disfrutar de esta afición junto a otras personas con las mismas inquietudes. Tanto si es un aficionado con experiencia como si nunca ha mirado por un telescopio, tenemos una actividad ideal para regalar.

Para los que están empezando, os recomendamos el Curso de Iniciación a la Astronomía o el Curso de Manejo del Telescopio. En una jornada aprenderá todo lo necesario para adentrarse en este apasionante mundo. Aunque también puedes echar un vistazo a nuestras observaciones astronómicas o nuestras escapadas de fin de semana, ideales para disfrutar de esta afición en la mejor compañía, probar otros equipos y descubrir los mejores cielos de España.

Para los más románticos, regala un Tour Estelar para disfrutar de una noche en pareja bajo las estrellas. Descubriréis los secretos del cielo y observaréis a través de un potente telescopio en la fecha que queráis.

Sorprende con un tour estelar en la Sierra de Madrid

Estas Navidades además podréis disfrutar de un descuento exclusivo del 10% con el código ASTRONAV1819 (no válido para tarjetas regalo, turismo astronómico o baño estelar).

Baño estelar: Hammam Al Andalus y AstroAfición

Este año AstroAfición y Hammam Al Andalus Madrid te ofrecen un plan extraordinario para esta Navidad: la combinación de los baños árabes con nuestro Tour Estelar. El papel fundamental que ha desempeñado el mundo árabe en el estudio y desarrollo de la astronomía, se pone en relación con el lugar de descanso y relajación en torno al cual giraba la cultura árabe, el Hammam. De la combinación de ambos mundos surge este plan extraordinario. Te proponemos un baño árabe con masaje relajante y un tour estelar para descubrir el cielo de Madrid. ¡Reserva ya tu Baño Estelar!

Baño Estelar: Hammam AlAndalus y un Tour Estelar para despertar tus sentidos

Visitas a museos o planetarios

Es probable que cerca de donde vivas, exista un planetario o un museo de ciencia. ¿Has pensando en invitarle a hacer una visita? Los aficionados a la astronomía somos, en general, curiosos y disfrutamos con todo tipo de museos de ciencia y astronomía. Prueba a buscar museos, conferencias, exposiciones cerca de donde vivas. Quizá incluso puedas invitarle a un planetario o un observatorio.

El Planetario de Madrid es siempre una visita agradable para un astrónomo aficionado

Si estás en Madrid tienes el recientemente remodelado Planetario de Madrid, el increíble pero desconocido Real Observatorio y el siempre espectacular Museo de Ciencia y Tecnología. Además, por las afueras de Madrid existen otros centros astronómicos muy interesantes como el Museo Lunar o la estación de Robledo de Chavela. Hace un tiempo os contamos los mejores sitios para visitar en esta Guía por la Astronomía en la Comunidad de Madrid.

Revista Astronomía

En España tenemos la suerte de contar con una de las mejores revistas de astronomía del mundo. Su edición mensual cuenta con casi 100 páginas de contenido imprescindible para los aficionados a la astronomía. En ella encontrarás las últimas novedades científicas, efemérides, guías de observación, pruebas de equipos y un sinfín de artículos muy interesantes. ¿Quieres hacer un regalo para que se acuerden de ti durante mucho tiempo? Tenemos la idea perfecta: regala una suscripción a la revista Astronomía.

Además, si no vives en España o si eres de los que les gusta llevar la lectura a todas partes, también puedes suscribirte a través de su edición digital, disponible para Android e iOS.

Ropa térmica o de montaña

Sin duda, la afición a la astronomía implica altas dosis de frío y sueño. Las largas noches en el campo al aire libre hacen que todos pasemos frío, en mayor o menor medida. ¿Quieres hacer un regalo útil a un astrónomo aficionado? Regala ropa térmica o de montaña para ayudarle a soportar el frío de la noche.

Si crees que ya tiene de todo, te proponemos varias cosas para que puedas ir un paso más allá:

  • Ropa térmica de lana merino. Lo mejor para el frío extremo. La mayoría de las prendas térmicas son sintéticas y permiten una alta transpiración, lo que es ideal para hacer deporte. Pero la astronomía se práctica de manera estática y a temperaturas que pueden llegar a ser muy bajas. En este caso, desde nuestra experiencia, lo mejor son las prendas térmicas de lana merino como estas que encontrarás aquí. La lana no solo permite mantener la temperatura corporal sino que además es muy agradable al tacto (¡no pica!), es antibacterial (¡no huele!) y es natural y sostenible (¡no viene del petróleo!). Si buscas algo económico pero 100% lana merino, te recomendamos estas que encontrarás en Amazon por unos 40€. Si quieres algo de mayor grosor y de una marca de altísima calidad, echa un vistazo a las de Icebreaker.
  • Guantes y plantillas calefactables. Sí, sí, estás leyendo bien. Existen accesorios que cuentan con su propia batería para ayudarte a entrar en calor. Desde que las descubrí, no hay noches de invierno que no salga con mis guantes y mis plantillas calefactables. Aunque existen muchos modelos, podéis encontrar plantillas por unos 50€ como estas de TermIc y guantes por menos de 30€. Eso sí, para disfrutar de estos complementos hay que cambiar nuestra filosofía de vestir: el calor no es muy alto (¡o si no te quemaría!), por lo que por ejemplo si llevas calcetines gordos, no vas a notar mucho. La idea es justo la contraria. Cuando salgas con estas plantillas, utiliza calcetines finos (yo uso unos de traje) para poder notar el calor. En una noche fría, tener los pies y las manos calientes te permitirán aguantar cómodamente. ¡Pero no te olvides de llevar baterías de repuesto o unos calcetines gordos por si acaso se acaba la batería! Si eliges unas que funcionan a pilas, te recomiendo que te hagas también con unas pilas recargables de buena calidad como las Eneloop Pro.
  • Otras prendas calefactables. No solo existen guantes y plantillas calefactables. En internet también encontraréis todo tipo ropa calefactable: camisetas, chalecos y abrigos calefactables. Personalmente, no los he probado pero seguro que son un regalo muy original y es una sorpresa perfecta para cualquier aficionado.
Otras ideas de regalo para astrónomos aficionados

¿Tienes otras ideas? ¿Has tenido que hacer un regalo a un aficionado a la astronomía y has encontrado otras cosas interesantes? ¡Compártelo en los comentarios! A ver si entre todos podemos conseguir hacer una lista de regalos originales para aficionados a la astronomía.

La entrada Los mejores regalos para un aficionado a la astronomía se publicó primero en AstroAficion.

Efemérides astronómicas: Diciembre de 2018

Vie, 30/11/2018 - 00:00

Nos reunimos de nuevo con vosotros cuando nuestro planeta está a punto de completar otra vuelta alrededor del Sol en un punto de su órbita que, por cierto, no tiene nada de particular desde el punto de vista de la astronomía.
Lo que sí guarda una estrecha relación con nuestra querida disciplina son las fiestas de la navidad, cuyo sentido original se asociaba más con aspectos lúdicos y de culto a deidades paganas que con el sentido religioso tradicional que posteriormente se le impuso. De hecho, el término navidad, deriva etimológicamente de la acepción latina nativitas (nacimiento) y no hace referencia al nacimiento de Jesucristo como tradicionalmente se nos ha hecho creer, sino al Deus Sol Invictus (invencible dios Sol) en referencia directa al aumento de las horas de luz que comienza a percibirse desde el solsticio de invierno y era celebrado en la antigua Roma el 25 de diciembre, como colofón al final de las fiestas Saturnales en las que se celebraban abundantes banquetes y se intercambiaban regalos, ¿os suena?.

Ah!, la imagen de portada corresponde al Cometa 46/P Wirtanen, su autor es Alex Cherney (Terrastro, TWAN)  y fue publicada en APOD el 15 de noviembre de este año.

 

VISIBILIDAD PLANETARIA

Como hacemos siempre comenzamos la sección con una representación del Sistema Solar a comienzos de mes. Recordad que su finalidad es la de ilustrar la posición de los planetas y ni los tamaños ni las distancias respetan las escalas reales.

Posición de los objetos del Sistema Solar en diciembre de 2018

Mercurio: La posición relativa del planeta respecto a la Tierra y el Sol va a producir que sólo podamos observar el planeta en las dos semanas centrales y durante no demasiado tiempo, justo antes del amanecer y muy bajo en el horizonte. Durante el resto del mes se encontrará demasiado cerca del Sol como para poder ser observado.

El día 6 de diciembre su movimiento aparente alcanzará su posición de estacionario, finalizando así otro ciclo de retrogradación.

Venus: Durante este mes hará honor a su apodo de “Lucero del Alba”, brillando casi en magnitud -5. Como comparación Sirius, la estrella más brillante del cielo invernal, tiene magnitud -1,45. Será visible desde dos horas antes del orto solar hasta quedar oculto entre las luces del amanecer.

Marte: Situación de visibilidad muy similar a la del mes anterior. Visible en el cielo desde el atardecer, cuando alcanzará su máxima altura, nos acompañará en nuestras observaciones hasta poco después de medianoche.

Júpiter: Tras su “ausencia” el mes pasado por su conjunción solar vuelve a aparecer, esta vez por delante del Sol, por lo que será necesario esperar hasta las horas previas al alba para verlo. Comienza el mes todavía muy cerca del Sol, pero en la segunda semana ya podremos encontrarlo justo antes del amanecer y muy bajo en el horizonte este. Conforme avance el mes irá separándose rápidamente de nuestra estrella, anticipando cada vez mas su orto respecto del amanecer, hasta que a finales de diciembre este se producirá dos horas antes que el solar.

Saturno: El representante celeste del paso del tiempo se acerca rápidamente hacia el Sol, con quien se encontrará a primeros del próximo mes. La primera semana de diciembre le encontraremos ya muy cerca del horizonte al atardecer y para mediados de mes ya se esconderá en el horizonte entre las luces del ocaso.

Urano: Presente en el cielo desde el atardecer, alcanzará su máxima altura en las horas previas a la medianoche y permanecerá en el cielo hasta bien avanzada la madrugada, aunque irá adelantando rápidamente su ocaso conforme avanza el mes.

Neptuno: Desde el atardecer ya podemos encontrar al planeta justo por detrás de Marte, con quien librará una carrera hasta alcanzarle el día siete. En ese momento se encontrarán a tan sólo 2´de arco, lo que nos va a permitir ver a los dos planetas juntos a través del ocular del telescopio.

A continuación os adjuntamos las curvas de visibilidad de los planetas para este mes por si necesitáis información más detallada.

CONJUNCIONES

3 de diciembre: Luna y Venus a 2º 51’

5 de diciembre: Luna y Mercurio a 1º 22’

6 de diciembre: Luna y Júpiter a 2º 33’

7 de diciembre: Marte y Neptuno a 0º02’

9 de diciembre: Luna y Saturno a 0º 47’

14 de diciembre: Luna y Neptuno a 3º31’

15 de diciembre: Luna y Marte a 3º 39’

18 de diciembre: Luna y Urano a 5º 15’

21 diciembre Mercurio y Júpiter a 0º50’

COMETAS

Por fin ha llegado el esperado momento en el que el Cometa 46P/Wirtanen alcanzará sus mejores condiciones de visibilidad. Esto se producirá entre los días 12 de diciembre, cuando alcanzará el perihelio situándose a 1,055 UA del Sol, y el 16 de diciembre cuando será su máxima aproximación a la Tierra. Entre esas fechas se prevé que alcanzará magnitud 4, lo que lo sitúa con claridad como un objeto observable a simple vista. Además en esas fechas su localización debería resultar relativamente sencilla, al encontrarse alto en el cielo, transitando la zona entre las Pleiades y las Hyades, en la constelación de Taurus.

A pesar de la gran predicción de brillo conviene ajustar bien las expectativas, ya que el cometa ha desarrollado una coma con un diámetro aproximado de 1º por lo que su luminosidad estará poco concentrada. De igual modo en las fotografías publicadas hasta la fecha hemos podido comprobar como prácticamente no ha desarrollado cola y esta sólo puede apreciarse tenuemente dentro de la propia coma del cometa, siempre hablando de imágenes fotográficas. En cualquier caso será, con mucho, el cometa más brillante de todo el 2018, por lo que os recomendamos efusivamente incluirlo en vuestras observaciones.

A continuación os incluimos la carta de localización del cometa para este mes. Podéis descargar una versión para imprimir más grande y detallada haciendo clic sobre la imagen.

Localización del Cometa 46P/Wirtanen en diciembre de 2018

LLUVIAS DE METEOROS

Diciembre cuenta varias lluvias de estrellas, todas con una actividad meteórica baja (THZ 3) con la salvedad de las Gemínidas que, junto a las Cuadrántidas de Enero, es la lluvia de meteoros más activa, con una THZ de 120. Presenta actividad entre los días 7 y 17 de diciembre y máximo previsto el día 14.

Tiene el radiante en la constelación de Gemini, junto a la estrella Castor, y produce meteoros lentos que pueden ser muy brillantes y con vivos colores. El enjambre procede del asteroide Phaeton, lo que las hace aún más especiales, ya que lo habitual es que las lluvias de meteoros estén producidas por cometas.

Radiante de la lluvia de meteoros de las Gemínidas

EFEMÉRIDES 03/12/2018 Venus a 2°51’ de la Luna 05/12/2018 Mercurio a 1°22´de la Luna 06/12/2018 Júpiter a 2°33´ de la Luna Mercurio estacionario. (Elongación: 17.6°) 07/12/2018 Luna nueva (Distancia geocéntrica:394112 Km.) Marte a 0°02´ de Neptuno. (Elongación mínima de los planetas: 88.3°) 09/12/2018 Ocultación de Saturno por la Luna. DM: 1.236 Ilum: 3.6% Saturno a 0°47´de la Luna 12/12/2018 Luna en el apogeo. (Distancia geocéntrica: 405177 Km | Iluminación: 23.4%) 14/12/2018 Neptuno a 3°31´ de la Luna. 15/12/2018 Mercurio en máxima elongación oeste. (Elongación: 21.27°) Cuarto creciente (Distancia geocéntrica:399796 Km.) Máxima extensión iluminada de Mercurio. (EI: 21.8″^2 A.Fase: 74.10° Diam: 6.60″ Elo: 21.27° O V=-0.4) Marte a 3°39´ de la Luna 18/12/2018 Urano a 5°15´ de la Luna 21/12/2018 Mercurio a 0°50´ de Júpiter. (Elongación mínima de los planetas: 20.2°) Solsticio de invierno. Inicio invierno en el hemisferio norte 22/12/2018 Luna llena (Distancia geocéntrica:363368 Km.) 24/12/2018 Luna en el perigeo. (Distancia geocéntrica: 361061 Km | Iluminación: 96.0%) 26/12/2018 Venus en el perihelio. (Distancia heliocéntrica: 0.71846 U.A.) 29/12/2018 Cuarto menguante (Distancia geocéntrica: 375798 Km)

Y con esto terminamos la serie de efemérides de 2018. Felices Saturnales.

La entrada Efemérides astronómicas: Diciembre de 2018 se publicó primero en AstroAficion.

Qué telescopio regalar: el mejor telescopio de iniciación

Lun, 19/11/2018 - 08:00

Todos nos hemos sentido alguna vez atraídos por la observación de un cielo estrellado. La astronomía es una afición que goza cada vez de mayor popularidad y son muchas las personas que desean iniciarse en el mundo de la observación astronómica. Por suerte, la tecnología ha avanzado mucho y hoy en día tenemos al alcance telescopios de calidad extraordinaria que antes solo podían permitirse los profesionales. Pero si quieres comprar o, sobre todo, si quieres regalar un telescopio, tienes que tener muy claros una serie de conceptos básicos.

Reflexión previa

La elección de un telescopio es algo muy personal. Muchas veces nos preguntan “¿Cuál es el mejor telescopio para iniciarse?”, a lo que esperan que la respuesta sea un modelo concreto. Pero la pregunta es bastante más difícil que eso. Piensa por un momento que te alguien te preguntase cuál es el mejor coche y, sin darte más detalles, esperase una respuesta concreta de marca, modelo e incluso color, motorización y hasta el tamaño de las llantas. Pues lo siento pero no se puede generalizar. El mejor coche para una familia no puede ser el mismo que para una persona soltera, que para alguien que trabaje en el campo; al igual que no será lo mismo si solo va a hacer trayectos cortos o si se va a recorrer 1.000km a la semana. Pues lo mismo ocurre con los telescopios.

Montando diferentes telescopios durante el curso de iniciación a la astronomía

El mejor telescopio para mí no tiene porqué ser el mejor telescopio para los demás, ya que la elección depende de muchos factores: gustos personales, dónde se va a usar, para qué se va a usar (planetaria, cielos profundo, astrofotografía…) o si el peso y el volumen que estemos dispuestos a mover y manejar. Eso sí, todo lo que os contemos aquí está basado obviamente en nuestra experiencia y, por tanto, es subjetivo. Pero nosotros no somos una tienda de astronomía y no vendemos telescopios, por lo que nuestros comentarios tratan de ser imparciales. Por decirlo de alguna manera, nosotros no queremos venderte un telescopio concreto porque tengamos más stock o nos deje más margen comercial.

Por último, no recomendamos a nadie comprar un telescopio sin tener unos conocimientos mínimos de astronomía o sin haber probado anteriormente otros equipos y haber observado con ellos. ¿Acaso primero te compraste el coche y luego te sacaste el carnet de conducir? No, ¿verdad? Pues en astronomía, igual. Lo mejor es aprender las cosas básicas, empezar a observar el cielo a simple vista o con prismáticos, salir de observación con otros aficionados y tener algo de experiencia antes de lanzarte a la compra de un telescopio.

Conceptos básicos sobre telescopios

Si después de leer todo lo anterior, aún así quieres comprar un telescopio (ya sea para regalar o para ti mismo), conviene que conozcas unos cuantos conceptos básicos. En vez de repetirnos, te recomendamos que eches un vistazo a estas entradas en las que hablamos de los distintos tipos de telescopios y monturas.

Ten en cuenta que nuestro consejo siempre es el mismo: primero aprende astronomía y luego lánzate a comprar un telescopio. Tanto si quieres hacer un regalo especial y has pensado en regalar un telescopio, como si quieres iniciarte tú mismo en el mundo de la astronomía, te recomendamos que hagas antes uno de nuestros Cursos de Iniciación a la Astronomía. En ellos podrás ver y probar diferentes telescopios y ver cuál es el que más se adapta a ti.

Telescopios básicos: los más habituales para iniciación

El error más habitual al empezar es querer comprar un telescopio sin gastar mucho dinero. Aunque existen en el mercado telescopios baratos, no son recomendables para empezar. No nos malinterpretéis. Incluso con un telescopio pequeño y barato podremos ver muchísimas cosas. O si no, pensad en Galileo, que con un telescopio de tan sólo 30mm consiguió descubrir todo un nuevo mundo entre las estrellas. Sin embargo, por experiencia sabemos que lo más probable es que estos telescopios acaben abandonados en el trastero por no cumplir las expectativas. La mayoría de las personas que acuden a nuestros cursos y actividades con este tipo de telescopios acaba por abandonar la astronomía al poco tiempo. Y es que hay que tener mucha fuerza de voluntad para lidiar con una montura inestable que tiembla con una ligera brisa, con unos movimientos poco fluidos o con un buscador de punto rojo poco fiable.

Telescopios de iniciación básicos, demasiado básicos…

En general, no recomendamos usar refractores por debajo de 90 o incluso 100mm de apertura, ni reflectores o catadióptricos de menos de 150mm o incluso 200mm. Atendiendo a esta recomendación, es muy difícil que encontremos un telescopio decente por debajo de 400€. ¿Decepcionado? Quizá un poco. Pero piénsalo de otra manera. Si te compras un telescopio básico de 200€ y descubres que te apasiona la astronomía, enseguida querrás comprar algo mayor y esos 200€ habrán servido para muy poco. En cambio si ahorra y compras algo mejor lo podrás aprovechar durante mucho más tiempo y sacarle más partido a la inversión. De todas formas, insistimos una vez más: si no quieres gastar mucho dinero porque no sabes si de verdad te va a gustar la astronomía, ¿por qué no haces un curso de astronomía o sales con otros aficionados antes de comprar un telescopio?

Telescopio Dobson: el telescopio ideal para iniciarse en la astronomía

No obstante hay una honrosa excepción a lo que estamos comentando. A finales de los años 60, un astrónomo americano llamado John Dobson diseñó un modelo de telescopio con el objetivo de abaratar su coste y poder llegar así a más gente. Gracias a su ingenio, construyó una montura altacimutal (moviemientos arriba-abajo, izquierda-derecha) de madera en la que poder colocar un telescopio reflector de un tamaño razonablemente grande. Al eliminar el trípode, la montura y los demás engranajes tradicionales de un telescopio, y sustituirlo por poco más que unas maderas con un rodamiento, consiguió abaratar muchísimo los costes de un telescopio. Además este sistema era especialmente robusto y fácil de manejar por cualquier persona. Su diseño se popularizó enormemente y gran parte de los aficionados a la astronomía continuamos utilizando telescopios de tipo Dobson.

Si el presupuesto es ajustado, quizá la mejor opción sea la compra de un telescopio de Dobson. Por menos de 400€ podemos conseguir un telescopio Dobson de 200mm de apertura. Al final este telescopio no es más que un reflector (utiliza espejos) sobre una montura altacimutal de madera. Y con una apertura de 200mm podremos ver muchísimas cosas. Y si aún te parece mucho, puedes conseguir un Dobson de 150mm de apertura por menos de 300€.

Estos telescopios son aparentemente toscos, pero su facilidad de montaje, su sencillez de manejo y su buenísima relación apertura-precio hacen que sean una de las mejores opciones para iniciarse en la astronomía. Aunque estos telescopios no son solo para iniciación. En AstroAfición contamos con varios telescopios Dobson de 30cm e ¡¡¡incluso un ultraligero de 40cm!!!

Telescopio Dobson 40cm de AstroAfición

Y si quiero hacer astrofotografía

Es cierto. Un telescopio Dobson no vale para astrofotografía. En general las monturad altacimutales no sirven para astrofoto, pero es que encima la mayoría de los dobson ni siquiera son capaces de enfocar si les acoplamos una cámara. No, no están pensados para ello. Por tanto, si quieres hacer astrofotografía no son una buena opción… Pero, ¿acaso un telescopio de iniciación es una buena opción para iniciarte también en la fotografía astronómica? Ten en cuenta que si vas a querer hacer astrofoto necesitarás una montura ecuatorial robusta y motorizada, que sumada a un tubo más o menos decente no va a costar menos 1000€-1500€. ¿Estás dispuesto a gastarte ese dinero para empezar? Entonces sí existen buenas opciones y muchos modelos de telescopios que te pueden interesar. Pero no creo que sea este el caso de la mayoría de los que estáis leyendo este artículo, ¿verdad?.

Montura HEQ5, ideal para empezar en astrofotografía

En definitiva, un telescopio de iniciación “asequible” no va a ser nunca una buena opción para hacer astrofotografía en el futuro. De hecho, lo normal si quieres disfrutar de la observación astronómica pero también quieres hacer fotografías es tener dos telescopios. Y es que cada telescopio está más pensado para una cosa concreta. A grandes rasgos podemos decir que si quieres observar: un telescopio dobson grande; si quieres hacer astrofoto: una montura ecuatorial y un buen refractor; si quieres un equipo ligero y manejable: un catadióptrico. Por eso es normal que un aficionado acabe teniendo distintos equipos… De hecho, ¡en AstroAfición tenemos más de 10 telescopios distintos! Y los usamos todos, dependiendo de qué queramos hacer cada noche.

Y si es un telescopio para un niño…

Muchas veces son los niños los que piden un telescopio como regalo de Navidad o de cumpleaños. Es fantástico que muestren interés por la astronomía y la ciencia, y debemos aprovecharlo. Pero si les regalamos un telescopio barato, como los que mencionábamos antes, lo más probable es que se decepcionen rápidamente. Por lo que, antes de nada, te recomendamos comprobar qué interés tienen por la astronomía. Por ejemplo, asistiendo a nuestra actividad estrella para niños: Astrónomo por un día.

Si quieres saber cuáles son las mejores opciones para regalar un telescopio a un niño, echa un vistazo a esta otra entrada: ¿Qué telescopio regalar a un niño? Su primer telescopio. Pero no te sorprendas si la conclusión es parecida. A fin de cuentas, un telescopio Dobson también es fácil de manejar por un niño.

De hecho, el verano pasado en una de nuestras salidas de observación para ver las Perseidas, una niña de 8 años fue la última en marcharse. Estaba tan emocionada por todo lo que había visto y aprendido esa noche que insistió a sus padres para que la dejaran quedarse hasta tarde y nos preguntó si podía usar nuestro telescopio: un Dobson de 30cm. Mientras recogíamos el resto del equipo, la dejamos tranquilamente y se pasó un buen rato con el ojo pegado al ocular y pudo encontrar varios cúmulos de estrellas y hasta una nebulosa por sí sola. Y eso que necesitaba una banqueta para llegar a mirar. Era más de la 1 de la madrugada y sin duda fue la persona que más disfrutó de la noche.

La entrada Qué telescopio regalar: el mejor telescopio de iniciación se publicó primero en AstroAficion.

Los colores reales de los planetas del sistema solar

Vie, 16/11/2018 - 19:08

Vamos a comenzar este artículo con una afirmación que nadie me podrá rebatir: el planeta Marte es rojo. ¿O quizás sí podríamos debatir sobre ello?

El planeta Marte es rojo. O al menos así descansa en el imaginario colectivo. Pero  ¿Es rojo de verdad? En nuestras actividades siempre es un tema de debate. Cuando avisas de que en la observación de hoy vamos a poder contemplar Marte, todo el mundo espera emocionado observar una pelotita de color rojo intenso. Sin embargo, al acercar el ojo al ocular llega la decepción. “No es rojo”, dice mucha gente mientras me mira con cara de incredulidad. Efectivamente, no es rojo, o al menos nuestro ojo no lo percibe como tal, es más bien… de un tono anaranjado. Pero ¿Podemos fiarnos de lo que nuestros ojos ven? Sin duda hablar de “color” es un tema complejo y en gran medida subjetivo.

¿Qué es el color?

Para poder dar una respuesta empecemos por definir qué es el color, porque es un concepto con mucha miga. Podríamos decir que el color es una percepción que interpreta nuestro cerebro al recibir los impulsos nerviosos que mandan los fotorreceptores (conos y bastones) que tiene la retina de los ojos, al ser estimulados por las distintas longitudes de onda que reflejan los elementos que nos rodean.

Nuestra visión está limitada a lo que conocemos como el “espectro visible” que alcanza las longitudes de onda comprendidas entre los 390 y los 750 nm. Por encima y por debajo hay una grandísima variedad de longitudes de onda que nuestro ojo no es capaz de observar, esos “colores” son invisibles para nosotros pero están ahí.

Entonces, volviendo a nuestro ejemplo ¿Marte es rojo? La respuesta corta es sí, pero aquí has venido a aprender así que mejor vamos con la respuesta larga.

La respuesta larga

Podemos determinar el color de un planeta por observación directa a través de un telescopio. Es tu propio ojo, con ayuda de unas lentes y/o espejos (con más o menos cromatismo) los que ven en directo la imagen de los planetas (Los visibles, claro) y con buena vista puedes determinar su color. De esta forma estamos un poco limitados a que las condiciones de la atmósfera sean las adecuadas, que el telescopio esté correctamente calibrado y… que tu vista sea fiable.

La segunda opción son las fotografías. Podemos conseguir imágenes de los planetas a través de fotografías realizadas en telescopios terrestres, telescopios espaciales o en sondas. Pero ¿Podemos fiarnos de las imágenes tomadas por las cámaras? Aunque las cámaras están concebidas para captar los colores tal y como lo hacen nuestros ojos, rara vez resultan 100% fiables. De hecho todo el que haya hecho un poco de astrofotografía sabrá que las imágenes requieren un procesado y que en este se pueden modificar los colores, cambiar su intensidad, saturación…

Fuente: NASA, ESA, and The Hubble Heritage Team

Con toooda esta explicación la idea que debe quedarnos clara es que es difícil saber con una seguridad plena color real de un planeta, aún así, gracias a estas y otras herramientas podemos acercarnos a la realidad. Entonces ¿Marte es rojo?

Podríamos decir que tiene una tonalidad ocre, con fuerte carga de marrones, naranjas y rojos, pero en resumen y para simplificarlo mucho sí, es rojo. Y ese color que apreciamos está determinado por la alta presencia de óxido de hierro en su superficie y por la tenue atmósfera que lo rodea.

¿Y de qué color son el resto de planetas? Pues vamos a ir viéndolos uno por uno.

 

Imagen de mercurio tomada por la sonda Messenger en 2.008 – NASA

Mercurio

Al ser un planeta interior y estar tan cerca del sol no tenemos muchas imágenes de él. Bepicolombo ya está en camino para estudiar más detalles de Mercurio y esperamos sus imágenes con impaciencia. Mientras podemos servirnos de las fotografías tomadas por la sonda Mariner 10 y la sonda MESSENGER enviadas por la NASA.

Mercurio comparte muchas similitudes con nuestra luna. Dispone de una superficie rocosa, de color grisáceo, plagada de cráteres y eyectas producidos por los continuos impactos de asteroides. La atmósfera de Mercurio es tenue, de hecho es tan tenue que no se la considera ni siquiera atmósfera.

 

Fotografía de Venus por la sonda Mariner 10 de la NASA. Color real.

Venus

Cuando observamos Venus por el telescopio vemos un puntito brillante de color azul blanquecino. Sin embargo su color real es un tanto diferente. De Venus debemos aclarar que se trata de un planeta rocoso con una atmósfera muy densa de dióxido de carbono, dióxido de azufre y nitrógeno. Debido a esta capa de nubes el color que percibimos a través de la fotografía realizada por la sonda Mariner 10 de la NASA es un tono amarillo pálido, pajizo, con una franja blanquecina en el polo superior. 

La superficie rocosa del planeta no sabemos con certeza de qué color es pero sí se sabe que está formada por rocas basálticas ígneas y se puede teorizar que sea de un tono grisáceo.

Imagen de Júpiter tomada por la sonda Cassini.

Júpiter

La grandiosidad del planeta Júpiter nos permite observar sus colores a través del telescopio. Bandas blancas y franjas marrones se combinan en un baile sinuso de formas que nos recuerdan a una obra de arte moderno. Tenemos muchas imágenes de sondas que nos muestran la atmósfera del planeta.  Los colores están marcados por la composición química de las nubes que lo conforman. El color rojizo viene dado por un compuesto desconocido, seguramente azufre y fósforo.

De Júpiter debemos mencionar la gran mancha roja, otra apología espacial al color rojo, después de Marte. La gran mancha va variando a lo largo del tiempo. Pasa por un intenso color rojo hasta casi desvanecerse en un rojo pálido, su tamaño actual es aproximadamente de dos tierras y media y dentro de ella se alcanzan vientos de unos 400km/h.

Y por último no podemos abandonar Júpiter sin mencionar las impactantes fotografías de la sonda Juno (Que ilustra la portada de este artículo) donde muestra un intenso color azul en el polo sur del planeta. Aunque resultan espectacularmente bonitas, NASA advirtió que se tratan de fotografías con colores mejorados.

 

Saturno fotografiado en 2008 por la Sonda Espacial Cassini

Saturno

Viajemos un poco más lejos, hasta el planeta Saturno que nos hace un regalo visual cada vez que lo observamos con su majestuosa forma y su color dorado. Saturno está formado principalmente por helio e hidrógeno, al los que acompañan otros elementos en menor cantidad, como el amoniaco.

El hidrógeno dota a las nubes del planeta un color rojizo, sin embargo, quedan cubiertas por una capa de amoniaco que al entrar en contacto con el ultravioleta del sol torna a un color blanquecino. La combinación de estas dos capas superpuestas da como resultado los tonos ocres, dorados y amarillo pálido que observamos tanto a simple vista como a través de las fotografías.

Urano en 1986 por la sonda espacial Voyager 2.

Urano

Y pasemos a los planetas azules. Urano, el gigante gaseoso helado que sigue en la lista a Saturno está formado  de hidrógeno, helio, amoniaco, agua, ácido sulfhídrico y otros compuestos en menor cantidad. Las fotografías de Urano nos revelan que es un planeta de color muy uniforme y tono azulado.

 

Neptuno

Para terminar pongamos la vista en Neptuno. Un planeta muy similar a su gemelo Urano tanto en composición como en color.  Aún así vemos una clara diferencia, Neptuno presenta un color azul mucho más intenso, similar al azul índigo o azul ultramar. Esto es debido a que tiene una proporción de metano y amoniaco mucho más alta y al estar más alejado del sol nos ofrece un azul más oscuro.

 

Como ya sabéis, por el artículo “Redescubriendo el Sistema Solar” la lista de vecinos planetarios es cada vez más larga y entre satélites y planetas enanos podríamos seguir analizando objetos pero, por ahora, vamos a concluir este análisis colorímetrico en los planetas clásicos. Aún así, antes de despedirme, tengo una última curiosidad que contaros. Si hablamos de planetas y colores debemos poner también la mirada en la paleta de los pintores. 

Muy brevemente contado, las pinturas están compuestas de tres componentes, los pigmentos, los aglutinantes y los disolventes. Los pigmentos son aquellos componentes (orgánicos o inorgánicos) que dan coloración a la pintura. Normalmente reciben sus nombres por el lugar donde se han descubierto pero hay algunos casos excepcionales que dentro del contexto de este artículo llaman mucho la atención. Por ejemplo:

  • El rojo de Saturno, un pigmento de color rojo anaranjado, también llamado Minio. Está elaborado con tetraóxido de tripolomo y muchos pintores lo utilizaban como base, secante de otros colores o simplemente para mezclar con otros colores (ya que era un pigmento muy barato).
  • Cinabrio de Saturno, se trata de amarillo de plomo-estaño, un amarillo de color claro elaborado con dióxido de plomo-estaño. Su origen está en los hornos de vidriar de los alfareros.
  • Pigmentos Marte (Amarillo y rojo): En el siglo XVIII parece que se consiguieron los primeros preparados de pigmentos de hierro amarillos por precipitación, a partir de él se han obtenido otros colores, es lo que hoy conocemos como pigmentos Marte.

Y entre planetas y colores me despido,espero que este artículo os haya resultado útil y curioso. Un saludo para todos, sed felices, nos vemos en las redes.

 

La entrada Los colores reales de los planetas del sistema solar se publicó primero en AstroAficion.

Conjunción Luna y Saturno 2018

Sáb, 10/11/2018 - 12:15

Como ya nos adelantaba nuestro compañero Julio en las efemérides astronómicas de este mes de noviembre, el día 11 se producirá una conjunción muy especial. Pero antes de entrar en detalles, vamos a intentar comprender de qué estamos hablando.

¿Qué es una conjunción planetaria?

Sabemos que todos los planetas del Sistema Solar giran en alrededor del Sol siguiendo una órbita elíptica. Estas órbitas están, más o menos, en un mismo plano. Por tanto, en ocasiones puede ocurrir que los planetas se alineen desde el punto de vista de la Tierra. Esta disposición de planetas, que es visible desde el cielo después de la puesta de Sol, crea una ilusión óptica de proximidad entre ellos. Por tanto, desde nuestra perspectiva, aparecen muy próximos en el cielo y decimos que están en conjunción. Por ejemplo, entre Júpiter y Saturno la conjunción ocurre más o menos cada 20 años.

Además, no olvidemos que la Luna también gira constantemente alrededor de la Tierra, siguiendo un periodo de 29,5 días (periodo sinódico). A lo largo de su órbita, la Luna va cambiando de posición en el cielo, desplazándose unos 15º cada día. Por tanto, puesto que el plano orbital de la Luna es similar al del resto de planetas es relativamente frecuente que todos los meses pase cerca de los diferentes planetas. Sin embargo, debido a que la órbita de la Luna está inclinada 5º, no siempre coincide con la posición de los planetas, pudiendo situarse a varios grados de distancia.

Conjunción de Venus y la Luna en 2012

 

Conjunción Luna – Saturno en noviembre 2018

Este domingo 11 de noviembre tendrá lugar una conjunción entre la Luna y Saturno que será espectacular. La distancia entre ambos planetas será muy pequeña, lo que producirá un bonito espectáculo en el cielo después de atardecer. Pero esta vez la cosa va algo más lejos. La distancia entre ambos será de menos de 1º, por lo que se podrán ver a través del telescopio a la vez.

Aunque las conjunciones son bastante habituales, el hecho de poder ver Saturno y la Luna juntos a través del telescopio es algo extraordinario y que ocurre cada muchos años. Os animamos a todos a salir a observar este evento, que se puede disfrutar tanto a simple visto como a través de prismáticos o telescopios. Tan solo tendréis que buscar un sitio con un horizonte Suroeste despejado y mirar hacia allá poco después del atardecer. Aunque se podrán ver desde las 18:30 hasta las 21h, el mejor momento para verlo será a eso de las 19:00.

Simulación conjunción Luna – Saturno, 11 noviembre 2018

La entrada Conjunción Luna y Saturno 2018 se publicó primero en AstroAficion.